0
0
0
s2smodern

Por Israel VELÁZQUEZ G./Lucero HERNÁNDEZ. 

Vía: El Popular

Asegura que en la elección de candidato a la gubernatura en Puebla respaldará a quien decida el Partido Acción Nacional.

 

Humberto Aguilar CoronadoEl Tigre, tiene más de 30 años como militante del PAN, partido en el que es consejero vitalicio. Se le ve como uno de los hombres de mayor confianza de Santiago Creel Miranda y muy cercano a Ricardo Anaya Cortés, el dirigente nacional de los panistas; ambos, Creel y Aguilar, no vieron en primera fila el triunfo de Vicente Fox Quesada en el 2000, fueron parte activa de ese el primer presidente no priista de México.

Aunque dice que tiene muchas ganas de participar en el proceso electoral de 2018, se muestra relajado y afirma que votó por José Antonio Gali Fayad, cuando éste contendió por la gubernatura de Puebla en el 2016 para suceder en el cargo a Rafael Moreno Valle Rosas, a quien ve, a pesar de que aparece en el tercer lugar de todas las encuestas, con posibilidades de ser el candidato panista a la Presidencia, porque “en política 60 minutos es mucho tiempo, seis años muy poco tiempo.”

Hay panistas inconformes con la dirigencia del PAN¿cuál es su posición al respecto?

—Por ahí del mes de noviembre de 2016 un número importante de panistasme buscó para ver si podía apoyarlos en el proceso de modificación e integración del Consejo Estatal y del Consejo Nacional y lo hice con mucho gusto. Empezamos a ver cómo les empezaron a cerrar puertas.

Desde el “no es hora para entregar papeles” hasta el “no hay quién te selle el documento”. Se llegó al absurdo de que gente que no estaba acreditada sellaba, entonces hicimos un esfuerzo jurídico y la Comisión Jurisdiccionalnos dio la razón en todos los casos y desafortunadamente cumplieron sólo en algunas partes. Al final sólo pudimos incorporar dos mujeres al Consejo Estatal.

A raíz de eso empecé a buscar a Rafael Micalco, a Juan Carlos Mondragón, a Juan Carlos Espina y a Eduardo Rivera y decidimos buscar a la militancia excluida de las decisiones del partido. Dicen que la dirigencia de (Jesús) Gileses incluyente, pero nunca invita más que a los militantes que le van a aplaudir.

Lo que nosotros decimos es que en el PAN debe haber espacio para todos; entonces, con esos cuatro exdirigentes y yo como consejero nacional vitaliciohemos salido y hemos tenido una serie de reuniones con panistas que se quieren expresar y que quieren y tienen necesidad de participar en política.

Una de las actividades a que hemos convocado es que acudan a actualizar sus datos dado que se vence el plazo y lo hacemos porque el Comité Directivo Estatal no ha hecho publicidad sobre las fechas, lugares, horarios en los que pueden los panistas ir a actualizar sus datos.

Siempre se supo que el padrón está muy inflado al grado de que Rafael Micalco presentó una denuncia diciendo que se requería que el CEN pusiera toda la atención en Puebla para que el padrón tuviera certeza.

Según los datos que hemos escuchado no hemos llegado al 48 por ciento de actualización, es decir, de aquellos 38 mil o 40 mil panistas que se supone presumían en el padrón de Puebla no vamos a llegar ni a 20 mil.

¿Cómo ha sido su encuentro con panistas excluidos?

—Es muy gratificante ver a muchos compañeros que después de 6, 7 u 8 años que los dejas de ver te piden que regreses. La queja es muy clara: de repente llegaron a quienes perseguíamos porque se robaban las urnas, entraron al partido, hicieron a un lado a los panistas y ahora controlan el partido.

Estamos formados en la oposición y luchamos contra el aparato gubernamental durante muchos años, ¿(entonces) por qué no luchar para recuperar la identidad el PAN? Eso los ha motivado mucho a seguir trabajando para actualizar sus datos y pensar en el futuro.

No vamos a promover la candidatura de nadie, porque lo platicamos a fondo: si alguien quiere promover su candidatura que vaya solo, porque la fuerza de este grupo es que no vamos a promover a nadie. La propuesta nuestra es buscar a los mejores hombres y a las mejores mujeres que representen la ideología y la doctrina del PAN.

¿Esta recuperación del partido es nacional?, ¿sólo estatal?

—Estamos trabajando en el ámbito estatal porque creemos que la dirigencia nacional ha trabajado con una gran apertura y ha dado oportunidad a todos los grupos de participar. No hay quejas a nivel nacional. Hay quejas del trato que se da a los panistas en Puebla.

¿Qué le ha comentado Ricardo Anaya de la situación que enfrenta el PANhasta ahora en Puebla?

—Fui su coordinador de asesores como presidente de la cámara y cuando se lanza a la candidatura para dirigir al partido le ayudo a organizar tres estados importantes: JaliscoVeracruz y el estado de Oaxaca. Sólo con los votos de Jalisco y Veracruz hubiera ganado sin problema si los otros estados no hubieran participado. Bueno, él ya conoce la realidad de Puebla, ha tratado muy de cerca a la dirigencia estatal y lo que hemos llevado al Comité Ejecutivo Nacional son pruebas de que no hay voluntad de incluir a militantes que no piensen de la misma manera que el dirigente estatal.

A nosotros nos enseñaron en el partido a pensar, a decir y a no estar de acuerdo con lo que piensa quien esté al frente, pero también nos enseñaron a respetar lo que dice el de enfrente y a apoyar lo que tome la mayoría como decisión sin necesidad de ser perseguidos, amenazados, excluidos.

Poco a poco el exgobernador (Rafael Moreno Valle) fue tomando el control del partido al grado de que está su esposa en la Secretaría General, ¿qué pasó en la Dirigencia Nacional para permitirlo?

—No fue esta dirigencia nacional la que metió eso, fueron otras que ya no están, afortunadamente. Ahora nos encontramos con que estamos ya en la carrera por la Presidencia de la República y también se despiertan apetitos, intereses, esfuerzos (…) por eso no estamos yendo a poyar a ningún candidato.

Algunos son simpatizantes de Margarita Zavala otros somos simpatizantes de Ricardo Anaya, pero con el esfuerzo estamos diciendo que no se trata de uno u de otro, se trata de que este partido en Puebla dé oportunidad a todos para construir una democracia.

Con estas diferencias que hay en el PAN, ¿ve posible que gane en 2018 la gubernatura?

—Sin duda alguna. El PAN es la primera fuerza, hoy por hoy, aquí en el estado de Puebla

¿A pesar del avance de Morena?

—A pesar del avance de Morena, que es una amenaza real. Quien no quiera reconocer que Morena ha avanzado en Puebla vive en un error. Si viene una fuerza emergente muy fuerte, pues el PAN necesita de los panistas para hacer un trabajo sólido y presentarse con opción de ganar en 2018, pero si van a excluir a los panistas me parece que no alcanzará para un frente con el cual pudiéramos resultar victoriosos…

¿Eso del frente no lo ve más mediático que real?

—Somos aliancistas por naturaleza, recordarán que en el 2000 fui el jefe de negociación para concretar la alianza con el Partido Verde Ecologista de México; siempre he sido aliancista y he creído que las posiciones se deben de juntar para tomar decisiones.

Creo que la posibilidad de un frente amplio que no sea sólo para ganar una elección si no para crear un gobierno de coalición con compromisos claros de qué se va a hacer en el terreno legislativo, qué en el administrativo, qué se va a hacer en el terreno y en las políticas públicas. Creo que esa es la gran fortaleza de un frente para 2018…, si como en Puebla, sólo se da para obtener un resultado electoral, no estaremos en el camino correcto.

De acuerdo con los tiempos electorales, ¿aún es posible que recuperen la identidad del partido?

—Síclaro que todo es posible. Desde el 2000 en Puebla todas las candidaturas han sido decididas por designación; nadie se puede espantar ahora. Ya no es un tema nada más de estar bien posicionado en conocimiento. No. Hemos visto que en muchos estados han resultado electos los mejores posicionados de muchos partidos y resultan unos pillos.

Se juega mucho con esta idea de que la gente cada vez tiene menos confianza en los partidos…

—De las candidaturas independientes tengo la impresión de que era una gran salida para México: desafortunadamente la incursión de El Bronco en la vida política las catapulta, pero su actuación en el gobierno me parece que las entierra.

Lo he dicho muchas veces, el mayor costo que puede pagar un partido es que si está gobernando en la siguiente elección no lo voten y gane otro. ¿En Puebla se le puede criticar al PAN perder una elección cuando quienes estaban gobernando no eran del PAN y sólo cargaba el PAN el costo político? Si yo soy Humberto Aguilar y hago cosas como Humberto Aguilar, pues que me cobren como Humberto Aguilar y que me castiguen como Humberto Aguilar, pero si gente utilizando mi nombre hace cosas no me pueden cobrar a mí ese tipo de asuntos. La sociedad debe estar muy atenta y cobrarle al PAN lo que haga el PAN.

Tony Gali, lo he dicho siempre, no engañó a nadie. Él siempre ha dicho que no es del PAN, que el PAN lo invitó a ser candidato, y no tiene a funcionarios de primer nivel que sean del PAN, pero él no engañó a nadie.

En el primer nivel de gobierno estatal, en el primer nivel del gobierno municipal no hay gente del PAN, y que no digan que no hay gente preparada. Pongo mi currículum y a ver quién de todos ellos tiene el currículum que tengo, o ahí están Lalo Rivera o Juan Carlos Espina, mujeres talentosas como Augusta, como Sonia, que simplemente son excluidas.

¿Entonces la gestión del ahora exgobernador Rafael Moreno Valle Rosasnunca representó al Partido Acción Nacional?

—Yo no soy quién para juzgar la gestión de Rafael, porque no estuve en Puebla. Lo que yo digo es que no tuvo gente del PAN en los primeros órdenes de gobierno, creo que metió en un principio a Myriam Arabián y luego la corrió.

Ahora que menciona el currículum, con el que suyo, ¿qué prevé para usted en 2018?

—Soy un animal político, me dicen El Tigre. Estudié para la política, me preparé para la política. Ingresé a un partido para participar en política y he tenido la grandísima oportunidad de participar a nivel partidista y a nivel legislativo, y a nivel de la administración pública en los tres órdenes de gobierno.

Como animal político, me hierve la sangre por participar en el próximo proceso electoral. No he decidido todavía en dónde, pero yo sí creo que El Tigre debe estar en la boleta electoral del 2018 para abonar al esfuerzo de Acción Nacional por ganar la Presidencia de la República.

¿Esto lo ha platicado con Ricardo Anaya o en Cabildo?

—Claro, me conoce muy bien, sabe de mi militancia, de mi actividad, del liderazgo que me reconocen en Puebla, en el último mes no hemos platicado, pero están por ejemplo Santiago Creel con quien platiqué hace 15 días. Aquí estoy yo y hay gente en Puebla que quiere participar. Yo no digo que vayamos nosotros y que ellos salgan. Nos enseñaron que en el PAN cabemos todos, hagamos un esfuerzo por convivir y coincidir.

VIDEO

A partir de la presidencia de Vicente Fox se tiene esta tendencia de que las esposas pretendan quedar el cargo. Tenemos el caso de Margarita Zavala y en Puebla el caso de Martha Érika Alonso. ¿Qué opinión le merece a usted esto?

—Me parecen muy respetables sus aspiraciones. A mí no me gustaría que se les encasillara como que van porque son esposas de, sino que puedan acreditar trabajo político partidistatrabajo político administrativo, diseño y políticas públicasdebateactitudconciliación. No son buenas las experiencias que ha habido en el país en donde se presenta a contender la esposa del que fue gobernador: está el ejemplo de Nayarit cuando la esposa de Toño Echeverría se lanza a la candidatura a gobernador y pierde (…) me parece que todavía no está bien visto por la sociedad que sea así.

¿A quién respaldaría Humberto Aguilar para ser el candidato a la gubernatura del estado?

—A quien elija el Partido Acción Nacional, que tal si es a mí al que eligen, pues me apoyo a mí mismo.

Me da la impresión de que son reales las posibilidades de que usted sea el elegido…

—¡Ah, caray! Después me dices dónde tienes tu bola de cristal (risas).

Suponiendo que no puedan recuperar al PAN y que sea un morenovallista el elegido…

—Uno de nuestros fundadores dijo que este trabajo del PAN era una brega de eternidad. Así nos formamos. Así luchamos más de 70 años para sacar al PRIde Los Pinos. Si hay que seguir trabajando para recuperar la identidad el PANlo vamos a seguir haciendo.

A partir de la mayor exposición mediática de Martha Érika Alonso la lectura es que Moreno Valle ya tiene un candidato para la elección interna del PAN

—Me parece que son teorías que piensa un columnista y las plasma. Todavía no está decidido nada…

¿Es real la posibilidad de que Moreno Valle sea el candidato?

—Está trabajando y ahí está en el tercer lugar de las encuestas, aunque ya hay más candidatos: ya están (Ernesto) Ruffo y Juan Carlos (Romero Hicks). Ahora vi unas mantas y bardas en Guanajuato que decían, muy creativas, por cierto “AníMMMate Márquez” con tres M porque es Miguel Márquez Márquez. Creo que todos tienen posibilidades, quién sabe qué vaya a pasar. En política 60 minutos es mucho tiempo, seis años muy poco tiempo.