0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: Adán Morales 

Parece ser que la ética profesional en el periodismo es olvidada por muchos, para muestra hay varios botones , recientemente, Mauricio Ortega, director del diario La Prensa sustrajo el jersey del quarterback de los Patriotas de Nueva Inglaterra, Tom Brady, después del Super Bowl 51.

En Puebla dos penosos casos han sido ventilados:

1.-En mayo del 2015  candidato priista Jorge Charbel Estefan Chidiac demandó penalmente ante la a Procuraduría General de la República (PGR) al director del periódico Cambio, Arturo Rueda Sánchez de la Vega, por los delitos de extorsión y chantaje; el periodista le exigió 10 millones de pesos a cambio de no publicar una grabación; para ello, el candidato presentó un vídeo donde el comunicador le indica que “administra la reputación de los políticos”.

 

2.- Y hace unas semanas, Enrique Nuñez y sus colaboradores, Lety Torres y Fernando Maldonado; fueron la botanita de la comida que ofreció el gobernador Tony Gali a los medios de comunicación.

Pues con unas copas de más trasmitieron en vivo desde Casa Puebla y realmente le hicieron honor al nombre de su programa: Destrozando la noticia.

 

Pues a este club también se une el periodista Marco Núñez Zarazua, quien ha sabido aprovechar y explotar el nombre de Federico Lamont. Fuentes anónimas señalan que Núñez Zarazua es parte de la vocería del operador número uno del  huachicol en Amozoc, sí, el mismísimo presidente municipal, José Cruz Sánchez Rojas  conocido desde su niñez como “El mocotes” , quien ha estado involucrado en el trasiego de hidrocarburos ilícitos.

Y misteriosamente ha salido bien librado.

 

 

El periodista es el encargado de llevar a verdaderos pero corruptos periodistas a “acordar” con el presidente y pasan a  formar parte de la nómina del ayuntamiento amozoquence y cada 15 días o cada mes pasan por sus respectivos “viáticos revolucionarios” a la tesorería del municipio.

Esta operación no es nueva, recordemos que Núñez Zarazua no es la primera vez que se ve envuelto en temas de extorsión y de obtener recursos de manera ilícita disfrazadas en la actividad del periodismo, ya que como ex empleado del ayuntamiento de Amozoc conocía los movimientos del hampa organizada en la región, pero también él se llevó hasta el bote de basura cuando se fue.

En este sentido con ese olfato que da el colmillo y las mañas, enfocó su mira hacia personajes como Rincón y los Morales (Fernando y Jesús) con los cuales en el amparo del poder les pide favores y vende información que a llega a obtener en el tema de la seguridad pública, tema que dice es especialista y en el cual dice “les opera”.

Pero el tema no para ahí, nuestra fuente dice que  las complicidades y la corrupción entre Núñez y el poder son muchas, como lo es una constructora a la cual hace unos meses le “enderezó” Enrique Doger Guerrero y con la cual  se dice constructor y desde donde dice tener nexos con Tony Gali Jr. y que con él tiene negocios en la zona de  Quecholac.

La discreción en Marco Núñez no es su fuerte,  en corto no se cansa de decir que los primos Morales se la deben por que se ha quedado callado de sus tropelías, que Enrique Doger se la debe porque le ha ayudado desde que tenía el programa con Lamont y  que Damián Hernández le pagaba por su silencio ante las tranzas de su jefe Agüera.

Además presume de su influencia a nivel federal, se dice protegido de Alberto Amador Leal, quien laboró recientemente como delegado de gobernación en Veracruz y hoy cobra en la SEDATU.

Las dudas se imponen.

¿De dónde saldrá el dinero que el presidente de Amozoc le paga a este periodista?

¿Realmente será protegido de Mario Rincón y de los Primos Morales como nos confió nuestro informante?

¿Tony Gali Jr tendrá negocios con Marco Núñez?

¿Federico Lamont aun protege a este “fino” muchacho?

¿Tendrá convenios con la universidad de Alfonso Esparza?

¿Marco Núñez realmente es un periodista de uñas largas?

No es nada personal, sólo son preguntas…

 

 

 

TE PUEDE INTERESAR:

 

 

CEL