0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: Adán Morales

 

El PRI poblano festejó sus 88 años expulsando al hijo del ex gobernador Melquiades Morales del partidazo, Fernando Morales.

A pesar de estar de manteles largos el PRI en Puebla vive su peor crisis y la expulsión de Fernando Morales en nada abona a un priismo en donde es un secreto a voces que está desbordado de traidores.

Fue a mediados del 2016, cuando el Comité Directivo Estatal del PRI, encabezado por Jorge Estefan Chidiac, inició el proceso para la expulsión de Fernando Morales por respaldar al candidato del PAN al gobierno de Puebla, Antonio Gali Fayad, y no a la abanderada del tricolor, Blanca Alcalá Ruiz.

Y fue el 3 de marzo que la Comisión Nacional de Justicia Partidaria, del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, determinó la expulsión de Fernando Morales Martínez como militante del partido.

La resolución consiste  en dejar de formar parte del Revolucionario Institucional, así como no tener derechos partidarios en dicho instituto político y no podrá reafiliarse al tricolor.

¿Qué deben entender los priistas con este mensaje?

¿Les entrará pánico y dejaran de coquetear con la esperanza de México –AMLO-?

¿Se reinventaran y se mostraran unidos ante los procesos electorales que se avecinan?

Por supuesto que nada de esto va a pasar.

Las cabezas del priismo poblano seguirán jugando cada quien por la libre.

Si Estefan tiene la intención de ir por los traidores tendría realmente que ir por todos.

Funcionarios federales, diputados, presidentes municipales, etc…

Si realmente hiciera eso se quedaría sin cuadros para competir en las próximas elecciones.

Es más, su número de militantes estaría muy cerca de los del extinto PSI.

Sin duda la expulsión de Fernando Morales es un asunto personal del dirigente estatal con él.

Se trata de ajustar cuentas y además buscar un chivo expiatorio para demostrar que en el PRI se combate la traición.

¿Habrá algún priista en puebla  que piense que los Lastiri, los Zavala, los Armenta, los Estefan, los Doger, los Leobardo Soto… son 100% leales al partidazo? ¿Alguien metería las manos al fuego por ellos?

¿Se creerá Estefan que ahora el PRI está lleno de puros priistas leales? Sobre todo si su dirigencia ha estado llena de mentiras, ineficacia, malos resultados, pero sobre todo sobre la sospecha de ser un dirigente cómplice del gobierno en turno, pues los lazos familiares son incuestionables.

¿Alguien ha visto a Estefan ser crítico de esta administración que encabeza su concuño el gobernador, Tony Gali?

Si lo hace seguramente duerme en el suelo.

El desprestigio del PRI es enorme, pero algo tenían que hacer para motivar a las bases en este aniversario y es que en el 2018 muy probablemente queden en tercer lugar de las preferencias electorales en el estado.

Por lo mientras si ve al dirigente estatal, Jorge Estefan, apláudale, pues tuvo los tamaños necesarios para echar a Fernando Morales del partidazo, aunque eso no sirva de nada.

 

 

 

 

Por cierto, el ridículo de Fernando Morales ha declarado que él renuncio al partidazo en enero del 2016. #nomamar

 

 

 

Mi cuenta en tuiter: @adangio

 

CEL