Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1432112

EL CASO DE PAULINA CAMARGO, LEGALIDAD O INJUSTICIA.

0
0
0
s2smodern

 

La injusticia en cualquier parte es una amenaza a la Justicia en todas partes. Martin Luther King Jr.

 

Desde el 2015 la Sociedad Poblana conoció por los medios de comunicación la desaparición de la Joven Estudiante Paulina Camargo Limón, sus padres se dieron a la tarea de localizarla sin éxito, ahí empezaron las pesquisas por parte de la Policía Ministerial para dar con el paradero de la joven, las investigaciones condujeron a la captura de su pareja José María Sosa Álvarez quién por cuestiones que solo él conoce, proporcionó una versión de los hechos que posteriormente tuvo que corregir, era urgente para la Autoridad investigadora encontrar un culpable, en virtud, de que el caso se polarizó y la sociedad poblana reclamaba pronta solución.

 

A la vieja usanza la Autoridad Ministerial se encargó de confeccionarle un traje a la medida a Chema y así fue que lo puso a disposición del Ministerio Público por el delito de Falsedad en Declaraciones vertidas ante Autoridad, para posteriormente se le dictará el correspondiente Auto de Formal Prisión por dicho delito lo que lo tuvo, injustamente, privado de su libertad mientras el Órgano investigador armada la Averiguación Previa correspondiente para acusarlo formalmente por los Delitos de Homicidio y Aborto, no olvidemos que Paulina al momento de su desaparición contaba con cuatro meses de embarazo, según afirman testigos del caso.

 

La presión social jugó un papel trascendental en este caso, por mucho tiempo no cesaron las marchas y manifestaciones exigiendo el esclarecimiento del mismo, la Autoridad se sintió acorralada y propinó un duro revés a Chema, toda vez que aun sin pruebas ya no digamos contundentes sino presumibles o circunstanciales lo sometieron a proceso el cual concluyó el pasado trece de febrero con una Sentencia Condenatoria de DIECISÉIS AÑOS SEIS MESES de prisión por los delitos de Homicidio y Aborto, así termino este viacrucis Judicial en su Primera Instancia, creando un clima de incertidumbre jurídica y de inseguridad, pues no obstante de nuestro nuevo sistema constitucional, humanista, cualquier persona puede ser enjuiciada y sentenciada en ausencia absoluta de pruebas, dado que para la conclusión en la comisión de esos latrocinios es preciso estar en presencia de los cuerpos del delito, un cadáver y un feto, no suponer, no circunstanciar, no crear hipótesis sofistas, por carecer de sustento probatorio, sino tener por demostrados los ilícitos fehacientemente, puesto que se juzgan hechos delictivos no supuestos facticos.

 

Dice el Código Penal para el Estado que comete el Delito de Homicidio aquel que priva de la vida a otro, el bien jurídicamente tutelado lo es la vida, lógicamente para establecer el vínculo entre la vida y muerte de una persona se requiere esencialmente de su cadáver para así tener por demostrado en todo caso el Homicidio, ya que sin el cadáver del sujeto pasivo no se pueden llevar a cabo las diligencias como lo es la autopsia o necropsia según corresponda que arroje los datos científicos de que la acción desplegada por el activo ocasionó la muerte del agraviado.

 

Amén de que en el caso de Paulina el cuerpo jamás fue encontrado, por lo tanto tampoco dejó de ser un caso de desaparición ya sea forzada o voluntaria ya que entre tantas historias bizarras que se crearon alrededor de este caso hay quien afirma que Paulina escapo de la custodia de sus padres voluntariamente y que se encuentra viviendo en otro Estado de la Republica, lo cierto es que la falta del cuerpo del delito (cadáver) desestima que se encuentre probado el ilícito de Homicidio en contra de Chema y hace de suyo ilegal la condena de prisión que ahora pesa en su contra, la Autoridad vertió sus argumentos para llegar a senda conclusión, lo cual estimo que solo debilita nuestro sistema de justicia y fortalece la desconfianza en el mismo.

 

El análisis jurídico se funda en la causa de ausencia del cadáver para poder fundar una teoría de homicidio y así encontramos que la fracción IV del artículo 303 del Código Penal para el Estado, refiere “Que si no se encuentra el cadáver, o por otro motivo no se hiciere la autopsia, declaren los peritos, en vista de los datos que obren en la causa, que la muerte fue resultado de las lesiones inferidas.”, la causa se centra en las lesiones que hubiere recibido la víctima y que trascendieron en su muerte, la falta de datos, indicios, pruebas o circunstancias hacen improcedente demostrar el ilícito de Homicidio, esto en opinión de quien esto escribe.

 

Los momentos jurídicos circulan en una atmosfera de legalidad e injusticia, no todo lo que guarda legalidad es justo y lo justo no siempre es legal, bajo este contexto cabría preguntarse, ¿Los Derechos Humanos de la víctima del delito son más importantes que los del acusado? ¿Cuáles deben predominar?, la respuesta a estas interrogantes la tiene la Justicia, dar a cada quién lo que le corresponde, el Estado humanista requiere de mecanismos eficaces para garantizar los derechos humanos de los Ciudadanos, de todos y cada uno, no hay distinción por circunstancia alguna pues al hacerlo caeríamos en actos de discriminación.

 

En este caso para Chema sus Derechos Humanos quedaron a buen resguardo, el principio de Presunción de Inocencia y Debido Proceso no se garantizó, la Autoridad no asumió la responsabilidad Constitucional de garantir dichos principios en favor del acusado que como consecuencia verá pasar gran parte de su vida en una prisión.

 

Durante todo este andamiaje jurídico como lo será cubrir las tres etapas del Juicio, Primera Instancia, Apelación y Amparo Directo habrán pasado más años, lo cual redunda en que si la Autoridad Federal como última Instancia se pronuncia en favor de la inocencia del acusado y ahora Sentenciado, solo le dirán “Usted disculpe, nos equivocamos”, pero y todo el tiempo que fue mantenido en prisión preventiva quien se lo repone, como recupera su vida si ha sido tachado de asesino, quizás nunca lo dejen de mirar como delincuente, habrá perdido su reputación, integridad e imagen social.

 

Las consecuencias son funestas para Chema que enfrenta a un aparato de Justicia ávido de dar un resultado positivo a la sociedad, sea como sea, mientras que la verdad real seguirá flotando en el aire, preguntándonos; ¿Dónde está el cuerpo de Paulina? ¿Tiene vida o verdaderamente murió? ¿Chema es culpable o inocente? (realmente, porque la Autoridad ya lo inculpo) ¿Puede esfumarse, evaporarse o desaparecer un cuerpo sin dejar rastro alguno? O bien, ¿Existe una incapacidad judicial que esclarezca debidamente este caso?

 

 

Las interrogantes están planteadas, las respuestas son escasas o nulas, se hizo Justicia o solo se llenó el profundo hueco de la legalidad.

 

 

JULIO SANTOS LOZANO.

INVESTIGADOR DEL CENTRO DE CIENCIAS JURÍDICAS DE PUEBLA.

Please publish modules in offcanvas position.