Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1462087

Feminismo; ¿se debe exterminar o exorcizar? Escribe: La hermana Trinquetes.

0
0
0
s2smodern

 

 

 

Por la Hermana Trinquete.

 

Todos los días leo en redes sociales el discurso y debate de mujeres “feministas”. Nos bombardean de muchas maneras con ideas radicales sobre el valor que “debería tener” una mujer, los derechos que “no nos dan”, el lugar que “nos quitan” y las oportunidades que “no tenemos”. Pero lo que realmente llama mi atención, es cómo las propias mujeres feministas han creado una contienda contra los hombres e incluso contra las propias mujeres por mal defender su causa.

 

Me doy cuenta, que el feminismo moderno está muy alejado de la idea original de 1880; cuando inició el movimiento feminista. Pedir y exigir igualdad legal, derecho al voto, oportunidad laboral, derechos reproductivos, fueron consecuencia de la opresión de género y etnias; pero también del mismo ajuste social y económico. Al final se ha generado una guerra muy fuerte de mujeres feministas contra hombres. Pero lo realmente alarmante es cómo vemos diariamente mujeres contra mujeres.

 

Vivimos un tiempo en el cual las propias mujeres nos la pasamos exigiendo respeto por parte del género contrario, sin embargo no hemos aprendido a respetarnos y a defendernos de nuestro propio género. Diariamente veo casos y escucho a mujeres con algún problema laboral ocasionado por otra mujer; mujeres que no respetan un matrimonio ajeno, mujeres difamando a otras mujeres, saboteando el éxito de terceras. He incluso escuchado a mujeres criticando a otras por decidir ser amas de casa, como si un título laboral definiera su valía o su capacidad intelectual. Me preocupa la incongruencia con la que convivimos y la manera en cómo la aceptamos normal cotidianamente. La ambición desbordada de poder, ha llevado a muchas mujeres a pasar sobre múltiples cosas, ya sea otras mujeres, otros hombre e incluso sobre ellas mismas.

 

Mujeres escudándose detrás del velo del feminismo, donde tristemente solo alcanzan a disfrazar una agresividad heredada o aprendida en el primer entorno; la propia casa.

 

Debemos exigirnos como género femenino una total coherencia en nuestro discurso de amor y paz hacia la mujer. Tenemos como mujeres la responsabilidad de respetarnos unas a las otras. Exigir respeto en nuestras decisiones, acciones, derechos y propiedades. Para entonces en una sociedad de respeto de nuestro propio género, ahora sí poder defendernos con dignidad y pedir igualdad.

 

La realidad es que, hombres y mujeres en la sociedad, deberíamos trabajar en equipo, al final de cuentas somos complemento uno del otro. Y jamás olvidar la importancia social del papel de la mujer al momento de ser pilar familiar. Una buena mujer educa buenos hijos. Una mujer que respeta su género y el género contrario educará hijos respetuosos y de gran valía. Y para concluir me gustaría tomar el ejemplo de Circle K con el tuit políticamente incorrecto con el que promocionan el día de la secretaria. ¿De quién es la responsabilidad de terminar con el estereotipo de “la secretaria y el jefe”? De los hombres, de las mujeres o de ambos.

Please publish modules in offcanvas position.