Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1462094

Un ‘Varguitas’ anda suelto en Huauchinango.

0
0
0
s2smodern

 

 

 

 

Escribe: Adán Morales

 

La desfachatez que tiene Gustavo Vargas, presidente municipal de Huauchinango, y que para efectos de esta columna llamaremos ‘Varguitas’ (por cariño) no tiene límites.

Cuando ‘Varguitas’ supo que los números de la elección le favorecían celebró como si los resultados fueran gracias a su operación política y le dijo a sus colaboradores: -Le hemos entregado buenas cuentas a ‘Andrés Manuel’-

Impulsivo y fanfarrón  presumió  su cercanía con José Juan Espinosa, el famoso JJ. Sus visitas al congreso del estado eran frecuentes y por sugerencia de sus concejales le ofreció espacios en la administración pública municipal, le brindó presupuesto y compartió el poder. (Sin duda un genio)

Una vez que el JJ cayó de la gracia de la 4T, ‘Varguitas’ fue a buscar cobijo con el ‘poderoso’ Gabriel Biestro, quien lo sumó a su equipo pero al final Varguitas le restará más de lo que pueda sumar.

Los resultados en su municipio son paupérrimos.

Los ciudadanos no ven obras y Huachinango se encuentra en los primeros lugares de opacidad, es decir cero trasparencia.

‘Varguitas’  cree que para ser un buen político tenía que basarse  en la película de Luis Estrada: La ley de Herodes y que el municipio que gobierna es  la localidad de San Pedro de los Saguaros.

Va con su propia ley en la mano, sin estrategia y peor aún, sin discurso.

Pero lo peor no reside ahí.

El periodista Edmundo Velázquez que dirige el portal PAGINA NEGRA informó en mayo pasado que: Banda del “Loco Téllez” utiliza el pueblo mágico de Huauchinango como su guarida.

La duda impone.

¿Quién protege al Loco Téllez, quién es el nexo entre ‘Varguitas’ y el líder huachicolero? ¿Tendrá algo que ver su primo Ardelio Vargas Fosado?

Son preguntas que levantan muchas suspicacias.

 

Por lo mientras desconfié de aquel que le diga que el  ‘Varguitas’ goza de cabal salud en  la 4T poblana.

 

 

 

El Tío Poncho y su laberinto.

Alfonso Esparza quiso pasar a la historia como un estadista académico serio y dedicado, pero su ambición lo exhibe como un especialista en el arte de las cochupos y los negocios.

Lo oscuro que se esconde tras la venta de los Lobos BUAP lo ha embarrado de lodo y no hay manera ya de limpiar su imagen, pues la pobre operación de medios que tuvo su Jefe de comunicación fue lenta y mala, malísima diría.

Si Alfonso Esparza no permitiera muchas cosas en la universidad y dejará de ver a esta como la Cueva de Ali Baba, su capital político estaría por las nubes y los universitarios en pleno ascenso académico. Ahora solo le queda salir en silencio y por la puerta de al lado.

Una auditoria revelaría la verdad sobre el manejo del presupuesto, aclararía las  sospechas de  licitaciones amañadas, de la sobrefacturación,  de las obras mal hechas, de los negocios en el hospital y  las farmacias.

Si alguien ve a Alfonso Esparza tóquele un REQUIEM y es que alguien  muy poderoso quiere su cabeza y sus negocios.

 

Mi cuenta en tuiter: @adangio

Please publish modules in offcanvas position.