Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1345423

Primer golpe al bolsillo de peñistas

0
0
0
s2smodern

 

Víctor Sánchez Baños/Eje Central

 

Ayer, la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador vetó las súper poderosas intermediarias farmacéuticos que fueron las reinas en las administraciones de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Hicieron una fortuna a costillas de la salud de los mexicanos.

Por ello, la política lopezobradorista es acabar con esos monumentales negocios que ganaban sospechosamente unas cuentas empresas intermediarias y dejaban afuera las compañías fabricantes de medicamentos. El licitar directamente las medicinas se elimina un intermediario y, de esa manera, disminuyen el precio en muchas centenas de millones de pesos.

 

Especialmente, los medicamentos especializados para enfermedades como cáncer, Sida, enfermedades cardiacas y otras crónico-degenerativas, se convertían en rehenes de esas empresas.

Una de las trampas, que aún utilizan varios políticos, es la licitación abierta para la adquisición de medicamentos. Gana una compañía a la que le hacen los pedidos “oportunamente”, pero sólo le hacen el primer pago; los posteriores los suspenden bajo la promesa que “pronto liquidarán las facturas”.

 

Este es el plan con maña. Las compañías ganadoras del contrato, ante la falta de pago, suspenden el suministro de medicinas. Por ello, los gobernadores “salen al rescate” del sector salud y “hacen compras de emergencia”. Aquí está el negocio para los políticos. En esas “compras de emergencia” no están obligados a licitar y pagan un sobreprecio que puede superar gasta el 500% en cierto tipo de medicamentos.

Curiosamente, Grupo de Fármacos Especializados, Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico, como Grupo Maypo, así como otras locales en diversas entidades del país, lograban esos contratos. En todos los casos, esas empresas estaban ligadas a funcionarios gubernamentales. Claro, de eso no se escaparon ni el ISSSTE, ni el IMSS, así como la misma Secretaría de Salud. Pero, lo escandaloso, por el monto, era en los Estados de la República y sus instituciones de salud.

 

No culpo a nadie, ya que las pesquisas aún no terminan. Por el momento, vemos que lo más saludable para las finanzas públicas es que participen los laboratorios, con lo que se eliminarán los intermediarios. Sin intermediarios, reiteramos, disminuye el precio de las medicinas. En el caso de las empresas distribuidoras, lo que representa la logística de entrega a cada uno de los hospitales, puede licitarse por separado e, incluso, mejorar el precio en algunos medicamentos.

Cártel en términos económicos, es un grupo de proveedores de bienes o servicios, que se unen para pactar precio al consumidor, aniquilando el libre mercado y la competencia. Eso lo conoce perfectamente el equipo de López Obrador.


 

Please publish modules in offcanvas position.