Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1345423

Ollín, el Bejarano de Rivera Vivanco

0
0
0
s2smodern

 

 

Por Alejandro Mondragón

 

De aviador en la prepa Benito Juárez de la BUAP pasó a Gobernación Municipal hace un par de años, donde fue despedido por cobros indebidos en los baños de los mercados de la capital.

 

Luego, Ollín Rivera Moreno saltó a fungir como uno de los coordinadores de campaña de la actual alcaldesa Claudia Rivera Vivanco, con quien le une una laaarga amistad.

 

En campaña, medios poblanos acusaron a Rivera de tener vínculos con la delincuencia por la detención de su hermano en el robo de bancos, según consta en la Averiguación Previa 377/2011.

 

Ya en el gobierno municipal de Morena fue designado por Rivera Vivanco como flamante director de la Unidad de Normatividad y Regulación Comercial.

 

Después de tres meses en el cargo, ahora vecinos de Lomas de Angelópolis se sorprenden por su nueva residencia y auto de lujo que maneja.

 

¿De dónde?

Si nos atenemos  a los hechos su sueldo no alcanzaría para su nueva vida, pero desde el arribo de la administración morenista se ha tolerado todo tipo de comercio en las calles del Centro Histórico, continúan operando sin ningún problema cualquier tipo de antro en la ciudad.

 

Ollín Rivera sólo tiene una jefa y esa es Claudia Rivera, quien seguramente se habrá dado cuenta del cambio en el estilo de vida de su amigo, en apenas tres meses en el Ayuntamiento.

 

¿Copartícipe?

 

No se sabe, lo que sí sorprendió a varias planillas en los plebiscitos de la capital fue que hubo recursos importantes para fondear campañas de ciertos candidatos.

 

Rivera, Ollín, fue de los operadores del desastre de elecciones en Juntas Auxiliares, junto a Pablo Salazar y Senen Morales. Los barbosistas ya detectaron sus operaciones, quizá por ello haya tenido que negociar impunidad en algunas localidades.

 

El periodista Rodolfo Ruiz puso en su columna de E-Consulta, el dedo en la llaga:

 

“Un asunto delicado, del que pocos en el ayuntamiento de Puebla quieren hablar, es el relacionado con el dinero o las cuotas que ambulantes, comerciantes informales, artistas callejeros y propietarios de giros negros como table dance, cantinas, cabarets, hoteles de mala nota y prostíbulos disfrazados de restaurante-bar y loncherías pagan a inspectores y funcionarios del Departamento de Vía Pública, la Unidad de Normatividad Comercial, el Departamento de Concertación de Espacios Públicos, y el Departamento de Mercados y Central de Abasto.

 

“Qué está pasando con este dinero en efectivo que no ingresa a las arcas municipales: ¿quién se lo está quedando?, ¿a cuánto asciende al día, a la semana y al mes?, ¿hacia dónde está fluyendo?, ¿quién o quiénes se están haciendo millonarios con esos recursos que no entran a la Tesorería, ni a la Secretaría de Gobernación?”.

 

Todos los caminos llevan a la Presidencia, a la oficina de la alcaldesa Claudia Rivera con su amigo Ollín Rivera.

 

 

Please publish modules in offcanvas position.