Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1229740

Pedro Ángel Palou: Política exterior y política interior

0
0
0
s2smodern

 

 

Mientras usted lee esta columna, se está llevando a cabo la reunión más importante entre un equipo de transición de un presidente electo y el gobierno de los Estados Unidos: Mike Pompeo, secretario de estado, el yerno de Trump, Jared Kushner, quien hasta ahora ha sido el enlace entre el presidente norteamericano y Luis Videgaray, visita a López Obrador y Ebrard. También estará la Secretaria de Seguridad Interior, Krijsten Nielsen y el secretario de seguridad del próximo gobierno, Alfonso Durazo.

Muchas cosas están en juego, particularmente el tono con el que se conducirán en un futuro próximo las relaciones diplomáticas bilaterales, algo crucial, con independencia del impredecible Trump y su agenda ultra, disfrazada de desparpajo y caos. Poco a poco el presidente republicano ha ido imponiendo su agenda, nombrando jueces y magistrados de la Suprema Corte, modificando y derogando todos los avances de la política de Obama, lo mismo en salud que en medio ambiente, educación o derechos civiles de la minoría. Su estrategia de golpear y doblegar mediante el insulto o la amenaza le ha reportado dividendos en una aparentemente errática política exterior.

Por otro lado, el presidente electo de México ha insistido en que la mejor política exterior es la interior, y en que se generarán en el país las condiciones para que sólo migren quienes lo desean, no por necesidad. El proyecto de una especie de new deal a la mexicana busca arraigar a la población a sus lugares de origen, lograr una subsistencia alimentaria y, según recientes declaraciones de Durazo, no pretende militarizar la frontera sur, sino resolver la situación de quienes solo pasan por México y quienes se van quedando.

Quien ha leído La fila india, de Antonio Ortuño, o visto los documentales de La Bestia, el infame tren que los transporta, se preguntan si eso puede lograrse sin un cambio radical de política migratoria en México. Eliminar el brazo “policiaco” del Instituto Nacional de Migración, según ha declarado, suena a un principio muy correcto para desmantelar ese estado de cosas que tanto nos duele.

¿Y el muro?, le han preguntado los periodistas a Ebrard. ¿Qué hacer si sale en la mesa? No está en la agenda, ha dicho con tino el próximo Canciller. Veremos en los próximos meses diálogo, entendimiento, pero no sometimiento. Siempre he dicho que podemos voltear hacía Asía, que podemos fortalecer un tratado vigoroso con América del Sur, que China puede ser un aliado importante. No apostar todas nuestras canicas al Vecino Distante, que decía el gran reportero Alan Reading.

Mientras, proporciona una gran confianza lo que ocurra el día de hoy y los puentes que se abran. El regreso a los principios juaristas (El respeto al derecho ajeno es la paz) y a la doctrina Estrada también alivian. Nuestra política exterior era —hasta el comes y te vas y otras linduras— un motivo de orgullo; era un patrimonio intangible tan importante como nuestras pirámides. Hemos dilapidado parte de ese respeto, pero nunca es tarde para replantear con inteligencia la política exterior de México, una de nuestras mejores tradiciones de gobierno.

La reunión de hoy es un primer paso para exigir que se nos trate con dignidad, para establecer el tipo de relación que queremos tener con Estados Unidos. Si el presidente vecino asume que el viejo cuento de La fierecilla domada, de El Conde Lucanor es su manera de tratar a los otros (amenazar y golpear para doblegar, como ya dijimos), nosotros en cambio volveremos a los principios de la diplomacia, entre los que está el de la reciprocidad.

Ya no es tiempo de cruzarse de brazos, un bono democrático de más de treinta millones de votantes, cinco gubernaturas, 69 senadores, 310 diputados, 385 diputados locales, trece capitales estatales y 314 ayuntamientos da la fuerza para sentarse a la mesa de igual a igual, sin ningún complejo de inferioridad. Los mexicanos nos merecemos ese respeto.

 

PEDRO ÁNGEL PALOU

Please publish modules in offcanvas position.