Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1394240

0
0
0
s2smodern

 

 

Con relación a la columna publicada en este medio titulada “LA DIPUTADA NELLY MACEDA,  Y SU CHAROLA” firmada por Adán Morales (@adangio), se hace pública, de forma íntegra, la siguiente carta aclaratoria.

 

 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

MOVIENDO IDEAS

P R E S E N T E

En relación a su columna PLUMAS, publicada el día 14 de Julio del 2019, me permito precisarle que los hechos señalados son totalmente falsos.

En primer lugar usted está mezclando un asunto político, laboral con un asunto personal.

De mi parte, Carolina Gaspar Ramírez, madre del menor afectado y agredido de manera artera y alevosa, por el señor Rafael Flores Hernández, asentado en la Agencia Especializada en Delitos Sexuales , misma que le anexo y pido que se maneje de manera discrecional para no afectar el proceso legal del menor, así como de su servidora. Espero que respete por su ética profesional los datos anexos.

Referente a los hechos señalados el día 29 de Junio fue agredido mi hijo mayor por el señor Rafael Flores Hernández; y se trata del maltrato a un menor con discapacidad y no ser hijo del mencionado señor. Por lo mismo la gravedad del asunto, ya que hay tres menores afectados. Y es inmoral publicar algo sin fundamento y meramente personal.

Con lo que señala el señor de haber sido nombrado Cónsul Honorario es totalmente falso, no hay ninguna designación y menos hacia él, ya que no tiene ninguna relación laboral con la Embajada, lo que es muy grave que ustedes estén nombrando a una Embajada tan respetable como es la Embajada de la Federación de Rusia o que le muestre su nombramiento.

Y le pido que no mezcle asuntos personales con asuntos laborales y políticos, ya que este asunto es meramente personal y jurídico, toda vez que el señor fue detenido por la autoridad competente por delitos de violencia intrafamiliar y tiene orden de restricción a los menores y a mi persona.

Por lo que de ser necesario, le solicito que de manera personal me dé una cita para mostrarle todos los documentos y evidencias que acreditan mi dicho.

Le solicito que retire dicha publicación que daña mi persona y la de mis hijos, y la de las demás personadas mencionadas.

Sin más por el momento le reitero mis saludos.

 

ATENTAMENTE

MAESTRA CAROLINA GASPAR RAMIREZ

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

También nos hacen llegar la caratula de la Carpeta de Investigación en contra de Carolina Gaspar  Ramírez promovida por Rafael Flores Hernández quien la denunció por el delito de violencia familiar.

 

 

 

 

0
0
0
s2smodern

 

ESCRIBE: BRUCE JULIS

 

En Puebla hubo un tiempo en el que todo se manejaba por la voluntad de un solo hombre.

 

Hoy, a meses de la muerte de aquel hombre, pocos han entendido que su patrón se murió, quien los hizo “personas de respeto” se hizo pedazos.

 

En razón de eso, aún quedan zombies con alma morenovallista, esa alma que les hace sentir que aún son dueños de la verdad, de la opinión, de la historia de este Estado.

 

Y cuando a estos esbirros, “imbéciles cómodos”, se les presenta algo diferente, algo que pueda implicar un trabajo serio y objetivo, se vuelcan como perros rabiosos para ver si consiguen algún efecto que provoque que alguien les lance un peso.

 

Hoy en Puebla, esta jauría de huérfanos hambrientos, está en busca de un nuevo “patrón” que les pague lo que sea, están desesperados y harán cualquier cosa para aprovecharse de la mínima situación, que les suene a “dinero fácil”.

 

Estos cretinos nunca aprendieron a trabajar, estaban acostumbrados a que su amo les soltara las riendas, les tirara el dinero y así, de manera inmediata, inventaban lo que fuera necesario sobre el objetivo que su amo les indicara.

 

Afortunadamente hoy, en Puebla, la verdad no tiene dueño y cualquiera que quiera expresarla, podrá hacerlo sin pedir permiso a nadie, no volveremos a permitir que un grupo o un medio de comunicación intente comprar la verdad para sus asquerosos planes, hoy existe un grupo muy grande de ciudadanos que no va a permitir que los “imbéciles cómodos” vuelvan a inundar todo, con la basura que les enseñaron a regar, hoy es tiempo de nuevas formas y eso ya nadie lo va a detener, aunque los marranos “chillen” porque huelen su inminente muerte en la opinión de los poblanos.

 

Bruce Julis

@PerroRon1

#AxolotlMedia

0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: @adangio

@moviendoideas

 

La diputada federal por Acatlán, Nelly Maceda Carrera,  su suplente Carolina Gaspar Ramírez y Horacio Gaspar Lima  no tienen  nada que ver con el México nuevo con el que sueñan los seguidores de López Obrador: No mentir, no robar, no traicionar.

Digamos que representan todo lo contrario.

Y hacen gala del fuero que ostenta la diputada federal para litigar temas personales en aras de beneficiarse y joder al prójimo.

En otras palabras: son el claro ejemplo de los políticos de siempre.

Esta ocasión los tres señalados han mezclado el tema político con el tema personal, sus fobias, miedos y fantasmas los pretenden calmar con el charolazo de la Dip. Nelly Maceda.

La historia no tiene pierde y en el fondo tiene que ver en que Rafael Flores, esposo de Carolina, fue designado apenas hace unas semanas como Cónsul Honorario de la Federación Rusa en México.  Causando la envidia de la pareja quien siente que la 4T aún no le hace justicia.

El 29 de Junio de 2019, Carolina Gaspar, montó en cólera y se lanzó a los golpes sobre su marido quien esquivaba los jabs, rectos y uppercut. La desesperación de Carolina fue en aumento al ver que sus golpes no encontraban destinatario y fue entonces cuando cambio de técnica y al más puro estilo del Cavernario Galindo se lanzó a mordidas sobre su oponente  quien no pudo contener el ataque bestial y fue roído para después ser echado de su casa bajo amenazas.

La historia no paró ahí como suele suceder cada vez menos en los pleitos conyugales, al otro día la diputada federal, Nelly y su suplente, Carolina, acompañadas de policías municipales se presentaron en las oficinas de Rafael para detenerlo de manera inmediata, lo que vino fue lo que casi siempre sucede: Rafael fue paseado por la ciudad durante unas horas para ablandarlo y después ser presentado en las oficinas de seguridad publica en Rancho Colorado y después turnado al Juzgado Calificador de Valsequillo.

Y aquí es donde aparece el célebre Horacio Gaspar Lima (disidente del gobernador electo, pero esa es otra historia) padre de Carolina, que  es una mezcla de  Félix Salgado Macedonio y Gerardo Noroña, quien  con ese peculiar estilo le pidió a Rafael unos cientos de miles de pesos para que su hija retiré los cargos y acciones legales que tienen en su contra.

‘piénsalo cabroncito’ cuentan que le dijo amenazante.

Lo anterior ya se encuentra radicado en la carpeta de investigación: 12838/2019/ZC

Nelly Maceda cuesta a los mexicanos 129 mil 549 pesos mensuales, es decir, 1 millón 554 mil 598 al año, tomando en cuenta solo su salario bruto (sin bonos, aguinaldo, ni prima vacacional) y hasta la fecha no ha presentado ninguna iniciativa, siendo evaluada como una de las peores legisladoras.

Ojalá deje de usar su charola y ocupe el cargo para legislar en contra de acciones como las que realiza: Ella, Carolina Gaspar y Horacio Gaspar Lima.

Vaya personajes.

¡Qué viva la 4T!

0
0
0
s2smodern

Estadounidenses y canadienses ya le llaman el “arbitraje Bartlett”

 

 

Escribe: Carlos Mota/El Heraldo

 

El mexicano más nombrado en Osaka, Japón, en estos días durante el arranque de la cumbre del G-20 no es el presidente Andrés Manuel López Obrador, ni el canciller Marcelo Ebrard, ni el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa —estos dos últimos representantes de AMLO ahí—. No. El mexicano más nombrado es el director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett. Resulta que la delegación mexicana que está trabajando allá ha recibido fuertes cuestionamientos de lo que estadounidenses y canadienses ya denominan el “arbitraje Bartlett”.

 

¿A qué se refieren los representantes de los gobiernos con ese término? Sencillo: al desconcertante litigio arbitral que el director de la CFE inició con IEnova para cambiar y/o anular las cláusulas del contrato del gasoducto Sur de Texas – Tux-pan, que hace varios días fue totalmente terminado, pero para el que la CFE no expide aún el certificado de finalización.

 

Este tema ya ha pasado por la oficina del secretario de Comercio de Estados Unidos Wilbur Ross, donde desconcertó fuertemente la postura de la energética mexicana debido a que apenas el 12 de abril pasado el presidente AMLO dijo de viva voz en Mérida, durante el US-Mexico CEO Dialogue, que para nuestro país los contratos eran “sagrados”. En aquel momento esa declaración fue un bálsamo para IEnova, dado que su dueña Sempra Energy —la empresa de servicios públicos más grande de California y de Texas—, es la constructora del gasoducto junto con TransCanada.

 

Bartlett está desatado. Ayer se supo que arrancó otro arbitraje más; es decir, quiere también la revisión de las cláusulas contractuales del gasoducto Samaluya-Sásabe, que pasa por Sonora y Chihuahua y que construyó la empresa de Carlos Slim, llamada Carso Gasoducto Norte.

 

Fuentes de primer nivel consultadas ayer por la tarde me confirman que, ante las fuertes implicaciones que ha tenido la actitud de la CFE, la propia empresa productiva del estado ha solicitado a las compañías demandadas reuniones individuales para la próxima semana a fin de resolver el tema. La idea, por el momento, es que los arbitrajes continúen (eso quiere la CFE), pero se van a sentar a la mesa con cada una. Las fuentes afirman que otro proceso arbitral, contra Fermaca también se ha iniciado.

 

Lo paradójico de todo es que los contratos fueron diseñados por la CFE…

 

AMLO, PREOCUPADO

El presidente Andrés Manuel López Obrador habría girado ya la instrucción de que la prioridad número uno del gobierno es que los gasoductos operen, sobre todo el de Sur de Texas – Tuxpan, que está finalizado. Lo del arbitraje sería secundario para él, aunque ayer reiteró su postura de que los contratos son “leoninos” y que quiere “conciliar”.

0
0
0
s2smodern

 

Raymundo Riva Palacio

 

En su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció lo que probablemente es la presentación más cándida de su vida pública. Registrémosla, es la mañanera 152 en su día 222 de gobierno. Estuvo llena de revelaciones sobre las intrigas y enfrentamientos en Palacio, con detalles de quién contra quién y el porqué de las pugnas. La narrativa también muestra la otra cara, de cómo el presidente, que sabía lo que sucedía en su entorno, dejó que corrieran los conflictos, solapó las diferencias y, en la mayor contradicción de todo, respaldó al secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, pese a pensar que representaba el continuismo, que explícitamente rechaza. Es decir, se desnudó como un presidente que no controla a su equipo, donde cada quien, si lucha por su territorio, puede hacer lo que quiera. El desorden, como modus operandi de un gobierno extravagante.

 

El presidente admitió ante la prensa: “Estamos en un proceso de transformación, aquí no se oculta nada, no es que salió del gobierno por motivos de salud. Es un hombre con criterios, como nosotros”. López Obrador confunde la transparencia y el ejercicio de gobierno. No tiene porqué mentir, pero la forma como explica su apertura, demuestra es que cada quien, por tener criterios propios, puede hacer lo que se le plazca, incluso denunciar al presidente que observó cómo se despedazaban sus principales colaboradores para la política económica sin intervenir, ni hacer un control de daños para neutralizar el mensaje de la renuncia de Urzúa que los conflictos internos son ordinarios.

 

Luego, añadió: “Tuvimos, entre otras discrepancias, lo del Plan (Nacional) de Desarrollo, que hubo dos versiones, y la versión que quedó es la que yo autoricé, que incluso me tocó escribirla porque había otra versión. Y sentí que era continuismo”. El Plan es responsabilidad de Hacienda, pero cuando Urzúa llevó el documento técnico al presidente, le incorporaron 70 páginas de contenido político, sin haber leído el contenido. Mario Delgado, coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, trató de minimizar el escándalo y aseguró que eran lo mismo. Luego el presidente dijo que el documento de Hacienda eran “anexos” del Plan. Ayer lo presentó como si esa parte no hubiera existido. Las mentiras no abonan a su credibilidad.

 

En esa misma idea, López Obrador agregó: “Era una concepción todavía en la inercia neoliberal y había que marcar la diferencia”. Su política económica, con Urzúa y con Arturo Herrera, su sucesor, hasta ahora, es neoliberal: disciplina fiscal, déficit cero y control macroeconómico. La inercia neoliberal que señala, por diseño estratégico, fue una instrucción presidencial. Urzúa no se mandaba solo. Aplicó lo que le pidió el presidente y continuó reduciendo el gasto público y la nómina del gobierno, que evoca la reaganomics del presidente Ronald Reagan, quien junto con la primera ministro del Reino Unido, Margaret Thatcher, lanzaron la segunda oleada del neoliberalismo en 1977-1978.

 

El presidente entró entonces a detalles: “También (hubo) discrepancias en el manejo de la banca de desarrollo. Yo le encargué a Alfonso Romo que ayudara en la coordinación para el funcionamiento de la banca de desarrollo y no había en esto acuerdo, o sea, había diferencias entre ellos notorias”. Fueron más que eso. Los consejos de administración los encabezaba Urzúa, quien desacreditaba lo que presentaban los directores de la banca de desarrollo, que recibían instrucciones de Romo, el jefe de la Oficina de la Presidencia. El primer encontronazo fue en Nafín, en diciembre, y desde entonces las pujas no cesaron, sabiendo de ello el presidente. Cuando le preguntaron a López Obrador si una de las causas de la renuncia era Romo, respondió: “Sí, seguramente eso era algo evidente, tenían diferencias y con otras áreas”. Esta disputa nunca la sofocó, pese a que con el paso de los meses varios miembros de su equipo tomaron partido por Romo en contra de Urzúa.

 

El presidente no se contuvo en seguir narrando los problemas: “Diferencias también se tuvieron con el SAT, con la directora del SAT”. Margarita Ríos Farjat, jefa, no directora, del Sistema de Administración Tributaria, que es una de las herramientas de las que dispone Hacienda para manejar la tesorería, fue nombrada por Romo con la aprobación del presidente. El principal problema con ella explotó el viernes pasado, cuando quiso forzar una ley contra las empresas fantasmas -son cinco grandes evasores fiscales los que tiene en la mira, incluido un neoleonés-, a lo cual Urzúa se opuso. El entonces secretario de Hacienda maniobró y estuvo a punto de colocar a Renato Sales como contrapeso de Ríos Farjat, pero López Obrador lo vetó.

 

La plática de Urzúa con López Obrador sobre su renuncia fue el lunes, pero no hizo nada el presidente porque su salida fuera ordenada, como tampoco lo hizo con Germán Martínez, cuando renunció al Seguro Social. En los dos casos hubo recriminaciones sobre obstáculos y sabotajes internos, de los cuales sabía el presidente y dejó correr. Igual que ahora sucede en Morena, donde dos miembros de la nomenklatura, Yeidckol Polevsky y Bertha Luján, están peleando a sartenazos sin que el presidente ponga orden. Vendrán quizás más renuncias, anticipó el presidente.

 

 

En efecto, hay algunos en camino, como ha discutido con su equipo sobre los conflictos entre Gobernación y la conserjería jurídica, la Fiscalía General y la Unidad de Inteligencia Financiera, la Secretaría de Energía y Pemex, o la Secretaría de Bienestar hacia adentro y con la Presidencia. Son demasiados los choques internos por territorio y poder, al amparo de la omisión del presidente, a quien por sus funciones podría señalársele una irresponsabilidad. El piloto del gobierno y el país, no gobierna ni guía. Reina el libre albedrío que produce un desbarajuste sistémico.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

twitter: @rivapa

0
0
0
s2smodern

 

 

La cultura para los pobres no puede ser una pobre cultura.

Debe ser grande, refinada, ambiciosa, avanzada.

 

Antonio Abreu

 

 

Las declaraciones de Susana Zabaleta despertaron la más grande admiración y promoción de los anti AMLOS, de la llamada prensa fifí, y de todos aquellos que en el pasado, como focas, sólo aplaudían al régimen. Por otro lado, se ganó el odio irracional y ataques desmedidos de los chairos y los amlovers y de quienes aplauden, igualmente como focas, sin analizar las consecuencias de las políticas del gobierno federal.

 

En una estrategia mediática de primer semestre, destacaron una entrevista de Armando Manzanero donde dice no estar decepcionado y seguir esperanzado y la presencia de Belinda apoyando al presidente. Como si una cosa descalificara a la otra, en esta estrategia de ambos bandos de acusar al otro, de dividir.

 

Todo un escándalo en las redes: mucho ruido y cero análisis.

 

Las redes sociales son simplistas: no permiten la discusión razonada y con argumentos. Estoy seguro que pocos saben el contexto y tampoco han analizado a profundidad lo dicho por la Zabaleta y sus razones, quien, dicho sea de paso, es polémica y de momento hasta visceral pero, eso sí (y nadie se lo puede negar), sumamente culta e inteligente.

 

Pero ¿qué pasó en realidad? Pues fue la respuesta a una columna de Sergio Sarmiento en el “Reforma” a un twitt anterior: “Yo creo que a la cultura nos va a ayudar muchísimo y ahora sí hay lana por fin, después de no sé cuántos miles de sexenios. Ahora sí hay lana para la cultura… ¡Vete a volar, Gaviota!”, citó a la Zabaleta el periodista y agregó: “Parece que se equivocó”.

 

Zabaleta respondió en su cuenta de twitter con el mensaje: “Tristemente sí me equivoqué. Perdón por mi estúpida esperanza y por pensar en un México que todos queríamos; lo sé, es decepcionante“. De paso, Zabaleta corrigió al articulista: “‘Zavaleta’ es con ‘b’. ¿Ya ves? Todos nos equivocamos”.

 

Por otra parte, AMLO ha dicho que se está apoyando a la cultura como nunca, que el apoyo es para la cultura de los pueblos originarios. Esto deja entrever un cierto desprecio o, por lo menos, indiferencia hacia otras manifestaciones culturales. Esto, y las declaraciones contra las becas del FONCA y otros programas como el de apoyo a festivales. Lamentable posición y aun viniendo de alguien que fue apoyado fuertemente por la comunidad artística y quien, dicho sea de paso, tiene como compañera de vida a una mujer sumamente culta.

 

Pero más allá de los twitts, y las declaraciones de gente (que considero brillante en sus áreas como Horacio Franco, Jesusa Rodríguez, Marina Núñez y el mismo AMLO), hay que ver que esta discusión es más profunda y más antigua. Si bien el derecho a la cultura es un derecho humano y el estado, en cualquiera de sus niveles, tiene la obligación de aportar recursos a la promoción de la cultura y las artes, la pregunta es (y también el punto profundo de lo que está pasando en el país) ¿a qué tipo de cultura debe apostar el estado?

 

Ya en otras ocasiones he escuchado comentarios tan bizarros como el de que “¿para que se gasta tanto en pagar sueldos y todo que conlleva alrededor de la Sinfónica Nacional si nadie entiende esa música?”. O “¿de qué sirve gastar en el ballet si nadie lo ve?”. Opinan que ese dinero se debería utilizar en ballets folclóricos en todo el país o en bandas municipales. Claro que quienes opinan esto no saben del enorme esfuerzo y años de estudio que tiene que hacer un artista para tocar en una sinfónica o bailar en un ballet. O críticas al porqué se pagan millones para traer una exposición de Kandisnki (¿y quién es este wey?) si puedes ver fotos de sus cuadros en internet.

 

Por otro lado, también hay cosas absurdas, como que los festivales culturales han privilegiado los actos masivos para el lucimiento de los gobernantes con artistas comerciales como los Ángeles Azules, Matute, Raúl Di Blasio, dejando a un lado la promoción cultural y a los artistas y producciones independientes y a veces colocando sinfónicas sólo si acompañan a un artista comercial.

 

Otro punto a tomar en cuenta es el financiero, ¿sabrán quienes conducen las políticas culturales que las actividades culturales aportan el 3.3% del PIB? Mientras que el estado sólo destina un poco más del 0.05% del PIB al desarrollo cultural.

 

Como podemos ver son dos elementos que están en juego: dinero y criterio.

 

Si el estado aportara el 1% del PIB a promover el arte y la cultura y formara un consejo (y no sólo escuchara el consejo de sus aplaudidores) formado por artistas y promotores del gran abanico que son los diferentes sectores culturales se podrían hacer grandes cosas por el país y se contribuiría a reconstruir el tejido social y combatir la violencia. Como dice el mejor trombonista del mundo, el oaxaqueño Faustino Díaz: “No es con recortes presupuestales a cultura como se va mejorar al país. Es mejor idea invertir en la cultura, el deporte y la salud …”

 

Ojalá el gobierno federal escuche a la comunidad cultural en lugar de aferrarse a sus errores y, por otro lado, la misma comunidad cultural se una y presente proyectos viables para un mejor desarrollo integral de los mexicanos.

 

 

 

Rafael Andrade Torres.

 

Universidad Leonardo Da Vinci

0
0
0
s2smodern

 

Raymundo Riva Palacio

 

La carta de renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda, es una denuncia. Igual a la de Germán Martínez a la dirección del Seguro Social. El texto de Urzúa es de hastío y derrota, convirtiéndolo en la primera gran víctima del presidente Andrés Manuel López Obrador, por su significancia en el gobierno y el contexto en el cual se da la salida. Los mercados reaccionaron inmediatamente, actuando intuitiva y emocionalmente, como siempre, a partir de las incertidumbres que revelaba una crisis en el sector hacendario, que lucha todos los días por mantener el control de la macroeconomía -aplaudida hasta ahora por el mundo-, tirando la cotización del peso con el dólar. Pero la renuncia, paradójicamente, pueden no ser tan mala noticia como parece, sino todo lo contrario.

 

En su carta, Urzúa dio algunas claves del porqué de su salida. “Discrepancias en materia económica hubo muchas”, escribió. El único desacuerdo de fondo, y todo el tiempo desde antes incluso de iniciar el gobierno, fue con Alfonso Romo, el jefe de la Oficina del Presidente, quien le ganó la partida. En la renuncia, Urzúa le cortó un traje a la medida: “Me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública. Esto fue motivado por personaje influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés”. Mejor, imposible.

 

El único conflicto de interés “patente” entre su función de gobierno y sus negocios es de Romo, un empresario e inversionista a cargo de la relación con empresarios e inversionistas. La “imposición” de funcionarios inexpertos en asuntos hacendarios fue hecha por Romo. La principal se dio en el Sistema de Administración Tributaria (SAT), Margarita Ríos Farjat, una abogada neoleonesa que para poder asumir el cargo se tuvieron que cambiar los requisitos. No fue la única cabeza de playa que sembró en el territorio de Urzúa. Todos los directores de los bancos de desarrollo fueron propuestos por Romo.

 

Urzúa se iba incomodando cada vez más, porque aparte de Romo, estaba a disgusto con otras acciones, expresado con claridad en su carta, al afirmar que “se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento”, refiriéndose al nuevo aeropuerto en Santa Lucía y a la refinería de Dos Bocas, y exteriorizando su molestia por el último choque intramuros, con Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad, que quiso anular contratos con transnacionales del gas, generando incertidumbre jurídica en el exterior.

 

La molestia de Urzúa fue expresada hace casi tres semanas durante una reunión vespertina en Palacio Nacional, donde se discutieron los ajustes al gabinete y el reordenamiento de la administración pública. Su salida estaba anunciada, pero no se esperaba en estos momentos. Una de las principales razones de su molestia era cómo lo había reducido el presidente, al convertir al secretario de Hacienda en un jefe de compras gubernamentales, y no en el funcionario que debería de estar atendiendo y cuidando a los mercados. Su papel de guardián de la disciplina fiscal lo cumplió con creces, pero su papel dentro del gran concierto estratégico interno, estaba disminuido.

 

Quien tomó ventaja del contexto fue Romo, más enfocado en la inversión y en el sector privado, que es uno de los brazos estratégicos que el presidente le cortó a Urzúa. Romo, que está previsto deje la Oficina de la Presidencia en manos del actual consejero jurídico, Julio Scherer, tendrá que mantener la relación con los inversionistas y el sector privado, con los que lidia indirectamente a través de sus brazos en Hacienda. Bajo esta óptica, la salida de Urzúa no es perjudicial, como ha sido la primera lectura, al ser resultado de una lucha interna donde predominó aquél que ha insistido al presidente la necesidad de cuidar a los mercados y al sector privado.

 

En esta misma línea de pensamiento, la llegada de Herrera a Hacienda refuerza el procedimiento estratégico del presidente. Herrera era el funcionario de Hacienda mejor evaluado por los analistas internacionales, luego de que en enero, cuando se hizo el road show en Nueva York para presentar el plan de negocios de Pemex, Urzúa decepcionó a sus interlocutores que lo describieron excesivamente bromista y frívolo, mientras que al nuevo secretario -que tiene una experiencia internacional que no tenía su predecesor- lo vieron con enorme capacidad y conocimiento de sus temas.

 

Sin embargo, la promoción de Herrera no significa que el modelo de operación aprobado por el presidente se modifique. Al contrario, si López Obrador aceptó la renuncia a Urzúa, es porque no iba a cambiar su modelo de operación. Herrera tendrá que seguir haciendo ajustes al gasto público, recortando la nómina del gobierno y hurgando en los dineros públicos para reforzar la capitalización de Pemex y armar un buen plan de negocios. No va a tener problemas con él. En el pasado, cuando era jefe de gobierno de la Ciudad de México y renunció Urzúa como secretario de Finanzas a la mitad de su administración, lo sustituyó el subsecretario Gustavo Ponce, quien fue cesado en medio de un escándalo de conflicto de interés y dispendio, relevándolo Herrera, quien en ese entonces era director de Gestión Financiera.

La renuncia de Urzúa regresa cohesión al equipo económico de López Obrador, que había vivido una ambivalencia por el la guerra interna del ex secretario de Hacienda con Romo. La estabilidad interna ayudará al presidente, al carecer Herrera de la estatura de Urzúa, ante el presidente, que aliviará las presiones que sentía por la tensión con Romo.

 

 

El gobierno necesitará explicar a los mercados el fondo del cambio para no generar una interpretación equivocada, pero sobretodo, si el presidente decidió por la ruta de Romo, mantenerse en ella.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

twitter: @rivapa

0
0
0
s2smodern

ARACELI DOMÍNGUEZ MUÑIZ

 

Escribe: Adán Morales

 

Será en las próximas horas que se confirme, pero de acuerdo a mi CISEN, Josefina Araceli Domínguez Muñiz será la futura Secretaria de Administración en el equipo del gobernador electo.

Es decir manejará casi todo.

 

De confirmarse en esa u otra posición el grupo de Lastiri que en realidad es el de Rosario Robles se fortalecería y la sospecha de que vienen por posiciones para el 2021 y la gubernatura para el 2024 crecería.

 

Por supuesto que en el equipo de Barbosa lo negaran, La nota sería que lo admitieran y no faltaran columnas que salgan a decir que Lastiri es un mito.

 

¿Pero quién es Josefina Domínguez?

 

De entrada es de Tehuacán y hace algunos ayeres fue candidata del PRI a la Presidencia Municipal, pero fiel al estilo de los candidatos que impulsa Juan Carlos Lastiri, perdió en el proceso interno.

 

Fue  Delegada de Sedesol en Baja California, en donde su hija “Michelle Muñiz” fue llamada #LadySedesol por llamar a la prensa ‘vendida’.

 

También tiene otro hijo de nombre, Arturo Muñiz Domínguez, quien dicen los enterados que durante muchos años ha sido uno de los prestanombres de Lastiri Quirós en muchos negocios sobre todo en la construcción de vivienda y edificación de obra pública.

 

Dicen que su fortuna compite con la de un político poblano al que su abuelo le heredó 50 mdp (pero esa es otra historia)

 

Si alguien ve al gobernador electo pásele está fichita de estas fichitas y es que apegándonos a los lineamientos de la 4T que el Presidente AMLO ha enunciado: ‘No robar’, ‘No mentir’, ‘No traicionar’; personajes así deben ser revisados con lupa.

 

 

Asqueroso caso de moches en la Secretaría de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial en Puebla.

 

Quienes piensan que el secretario de medio ambiente en Puebla Rafa Reynoso, ordenó una auditoria en contra de Carlos Arturo Ibáñez Alcocer y Óscar Jesús Parra Tay, quienes se desempeñaban como director de Calidad del Aire y Cambio Climático y coordinador general del Medio Ambiente de la Secretaría de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial respectivamente, se equivocan.

Pues estos muchachos fueron recomendados por la misma persona que impulsó su nombramiento y que hoy funge como diputado del Partido Verde.

Los negocios en esa dependencia fluían descaradamente y todos se llevaban su tajada: C y O, le daban a R y JP, ellos reportaban al siguiente piso puntualmente.

Sin embargo se les pasó la mano y de pedir moches pasaron a la extorsión con personajes que no tenían que tocar, personajes cercanos al poder que hoy habita en los CIS, en las dependencias y una que otra secretaría.

La guillotina por supuesto que fue ordenada de manera inmediata, además serviría para decir que el gobierno de Pacheco Pulido es intachable contra los corruptos.

De cualquier manera debemos reconocer que hay dos lacritas menos en el gobierno del estado y eso se aplaude.

 

 

Mi cuenta en tuiter: @adangio

0
0
0
s2smodern

 

Raymundo Riva Palacio

La liga finalmente se rompió. Fueron meses de acusaciones de corruptos, de humillaciones políticas, maltrato y desprecio por parte del nuevo gobierno. Vivieron bajo amenazas de iniciar procesos penales para quienes no quisieran ser trasladados al Instituto Nacional de Migración y al resto lo trataron como objetos desechables. Los mandaron a las calles en condiciones laborales que nunca habían tenido y cuando se quejaron, los insultaron. Ningún respeto se había mostrado a una institución que durante años fue la primera línea de fuego contra los criminales. Desaparecerla e integrarla al Ejército, bajo el paraguas de formar parte de la nueva Guardia Nacional, como planteó el gobierno, galvanizó la molestia que venía creciendo y que provocó este miércoles una rebelión que cambió el metabolismo en el corazón de las áreas de seguridad pública federal.

 

La rebelión comenzó a las cuatro de la mañana del miércoles. A las 5:08 de la mañana se emitió el primer informe a las autoridades superiores, que daba cuenta de que los policías federales que iban a salir del Centro de Mando de la Policía Federal en Iztapalapa para pasar exámenes de control de confianza, habían cerrado los accesos para impedir la salida o entrada de cualquier vehículo. A través de los chats de los policías federales, comenzaron a llegar los avisos de refuerzos. Los primeros salieron de la zona de San Juanico, sobre la carretera que conecta la Ciudad de México con Pachuca, donde se encuentra un cuartel de la Policía Federal y de la Gendarmería -una base policial muy grande y considerada modelo-, y bloquearon la autopista.

 

Una alerta, jamás confirmada, apareció en los celulares: “Compañeros ya vienen los PM (policías militares) con equipo antimotines para sacarnos… compañeros compañeros hay que apoyarlos y vienen los guachos (soldados) con anti motín no hay que hacerles caso no hay que ser militarizados ánimo ánimo”. Los reportes mostraban que la rebelión no se limitaba a los policías federales a quienes les habían quitado prestaciones, antigüedad y los habían alejado de sus familias para ser tratados como elementos de segunda clase dentro de la Guardia Nacional, sino que se estaban sumando elementos de las siete divisiones de la Policía Federal en todo el país. Sólo en la Ciudad de México hubo seis bloqueos, incluidas la sede de la Secretaría de Seguridad Pública Ciudadana y el cuartel general de la Policía Federal.

 

La rebelión pudo haber sorprendido a muchos, pero se venía gestando. El detonante fueron unas notificaciones que recibieron policías federales el martes, donde les informaban que a partir de la fecha del oficio estarían bajo las órdenes de la Secretaría de la Defensa Nacional que significaba un cambio radical a sus esquemas laborales: se acababan los descansos de cinco días al mes por 25 días de trabajo consecutivo, incluidos los fines de semana. La operatividad, que era el equivalente a un bono de riesgo, de nueve mil 800 pesos, también desaparecía. Serían absorbidos por el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas a partir de enero de 2020, cuando también entraría en vigor la homologación de sus salarios con los de los militares. No sabían a cuánto equivaldría porque aún no lo precisa la Secretaría de Hacienda.

 

Los policías federales dejarían de ser civiles y pasarían a ser militares, aunque asignados a la Guardia Nacional, que es un cuerpo paramilitar mediante el cual el presidente Andrés Manuel López Obrador dio los primeros pasos para desaparecer a la Policía Federal, y sentar las bases para que, si encuentra las condiciones políticas durante su sexenio, eliminar a las Fuerzas Armadas, que serían absorbidas a esa nueva estructura que entró en vigor el domingo pasado. Las nuevas condiciones perfilaban que cerca del 30%, según circuló en los chats de los policías federales, pensaban pedir su baja, aun cuando no les dieran el finiquito.

 

El presidente López Obrador dijo durante la conferencia de prensa matutina que no se iba a despedir a nadie que cumpliera con los requisitos -uno muy importante es el peso, donde los militares están exigiendo dietas para reducir hasta 35 kilos- ni tampoco se iban a modificar sus prestaciones, lo que contrarrestó con la información que les habían dado a los policías federales en la víspera. Pero volvió a arremeter contra los policías al asegurar que la institución “se echó a perder” al relajarse la disciplina y se cometieron abusos. El presidente incurrió una vez más en el error que llevó a esta crisis, al personalizar en los policías las deficiencias, omisiones e incluso corrupciones de algunos mandos superiores, o en la Secretaría de Gobernación durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

 

La rebelión no fue sofocada, y los federales preparaban continuar este jueves la protesta con un paro nacional. El secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, buscó neutralizar la rebelión con paliativos, algunos concretos -como el regreso de seguros médicos privados, que sirvieron para salvarle la vida a decenas de policías heridos en combate- y la no separación de sus familias. Poco efecto tendrán en el fondo del problema. La convicción es que los desaparecerán, que los militares aceptarán quedarse con un mínimo número de ellos y, sobre todo, que las palabras llegaron tarde. Las humillaciones, vejaciones, amenazas y descrédito permanecen como heridas incurables.

 

 

Las autoridades esperan sofocar la revuelta y podrá ser esa la solución inmediata. Pero el daño permanece. La moral dentro de la Policía Federal es muy baja, como consecuencia del maltrato sistemático del gobierno, como lo ratificó ayer mismo el presidente López Obrador. Más allá de alcanzar un resultado favorable, no ganan él, ni Durazo, ni los policías federales. Esta crisis favorece a los criminales. Nadie parece saber para quién trabaja.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

twitter: @rivapa

0
0
0
s2smodern

 

 

Los “moches” en el interinato.

 

El ex gobernador interino Guillermo Pacheco P. se aventó un home-run, ahora que está moda el béisbol, al soltar la guillotina sobre dos “nuevos” funcionarios que estaban en su administración: Carlos Arturo Ibáñez Alcocer y Óscar Jesús Parra Tay, quienes se desempeñaban como director de Calidad del Aire y Cambio Climático y coordinador general del Medio Ambiente de la Secretaría de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial respectivamente. Y esto fue porque lo angelitos cobraban distintos moches para otorgar permisos en la instalación de espectaculares en la zona metropolitana y autorizar los permisos de impacto ambiental que necesitaban los constructores.

 

La duda salta, ¿por qué estos dos expertos en tráfico de influencias, chantajes y desvío de recursos fueron exhibidos?, ¿a quién no convidaron o reportaron sus jugosas ganancias? ´Sepa.

 

Parra Tay, bajo el cobijo del Partido Verde y de sus dirigentes igual obtuvo diversos frutos primero, al servicio del morenovallismo y después, al servicio de lo que será la 4T, ya sabe, los chapulines siempre se ven favorecidos. Por otro lado, Ibañez Alcocer, más conocido por golpear a sus parejas en turno y aventarse un escándalo que ni la hija de Alejandra Guzmán con la nueva adquisición de MORENA, Denisse Ortíz, su ex pareja también, además de cobrar moches, le contaron al Juglar que la protección de otra joya panista, Miguel Huepa, se servía con la cuchara grande al pedir el famoso “diezmo” a los presidentes municipales de la zona conurbada con San Andrés, territorio que Miguel Huepa conoce muy bien, además de venderle gasolina o facturar, mejor dicho, cerca de $500,000 mil mensuales a Leoncio Paisano; gasolina que obviamente no llegaba a los tanques de los vehículos oficiales de los autos. Por eso digo que siguiendo la consigna del presidente, Pacheco P. barrió de arriba hacia abajo.

 

Y ya de paso, saliendo al tema los ex panistas, vaya lío que armó el periodista Alejandro Mondragón en twitter, al poner en entredicho la militancia de otro panista,

 

un tal Jorge Paz. Y es que este cuate se dio vuelo convocando a una rueda de prensa a nombre del Comité Directivo Municipal de San Andrés sin siquiera avisar al presidente del mismo. Él solito invitó a la presidenta del Comité Estatal, Genoveva Huerta, al Secretario General, Paco Fraile y a otros cuadros del panismo san andreseño cuando el periodista lo exhibió como miembro del PSI.

 

Varios fueron los tuits que iban y venían; Jorge Paz defendía su militancia, los demás le cuestionaban si pertenecía al partido de la familia Navarro que hasta tuvieron que arrobar a la senadora por el PAN (y por el PSI), Nadia Navarro, sin que ella dijera algo al respecto.

 

Con este hilo de tuiters como se dice, o le están tendiendo la cama a este Jorge Paz para quedarse con el Comité, o se chamaquearon a Doña Geno.

Página 1 de 8

Please publish modules in offcanvas position.