Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1065264

0
0
0
s2smodern

 

FILIAS Y FOBIAS

Por Gerardo Moctezuma

La carrera por la gubernatura de Puebla está a escasos días de quedar definida entre cuatro personajes, quiénes hasta ahora han sido moderados en sus apariciones mediáticas y sobre todo en presentarse de manera pública haciendo declaraciones innecesarias antes de tiempo.

La primera de ellos, la panista Martha Erika Alonso de Moreno Valle, está lista para contender, su equipo de campaña se encuentra trabajando y ya  tiene preparado todo lo referente a estrategias, planes, mediciones, líneas discursivas, imágenes de campaña, e incluso ya se han tomado las fotografías y preparado todos los materiales publicitarios que habrán de presentarla como la primera candidata a gobernador mujer en un estado por demás conservador, como lo es Puebla.

Por su parte, el hoy reconfirmado priista, Enrique Doger Guerrero, no ha perdido tiempo y tiene muy movidos a todos sus operadores electorales comunicando que él es el “bueno”. Ya  lo dijo el propio Doger en un conocido noticiero de radio esta semana: su campaña “será de propuestas, pero a la vez, reconoció que será una campaña de contraste”, por lo que sin duda tendrá que hacer uso de “arsenal pesado”, si en verdad desea hundir a su principal contrincante.

Juega además en este tablero electoral el ex rector de la UDLAP y casi candidato independiente, el Dr. Enrique Cárdenas, quién a través de su organización SUMAMOS no ha tenido tiempo para trabajar su propio tema central de campaña y estrategias electorales, ya que aún se encuentra nadando en las difíciles aguas de la recolección de firmas.

Finalmente, Luis Miguel Barbosa, el candidato de Morena a la gubernatura de Puebla de quien se espera sea el mayor confrontador tanto de Enrique Doger, como de Martha Erika Alonso, ya que la única manera que tendrá para subir en las encuestas será realizando “ataques directos” en contra de sus contrincantes claramente mejor posicionados hasta hoy.

Cómo y qué comunicarán los candidatos durante los tiempos de campaña

Una pregunta importante sobre el futuro de éstas campañas, se relaciona directamente con ese eje rector que servirá como el gran diferenciador entre candidatos y que es el tema central de campaña;  el resultado final de ésta lucha tiene que ver con la forma en que las campañas serán articuladas por los asesores, quiénes deberán definir mejor que nunca ¿cuál será el punto medular del mensaje que comunicarán para atraer al electorado? y ¿cómo es que habrán de hacerlo?

Recordemos que “normalmente los candidatos de oposición abanderan el cambio y los candidatos del partido en el poder abanderan la continuidad”. Por tanto, ¿cuáles serán aquellas cosas que podrán criticar abiertamente? y aquellas de las que deberán callar o estar preparados para responder.

Por un lado, MAE, se enfocará en recordar las grandes obras realizadas por su marido en el sexenio pasado y a la vez, podrá utilizar este periodo de estabilidad en el que se encuentra el estado gracias a Tony Gali, para vender su imagen como aquella que puede hacer que Puebla continúe dentro del progreso, ofreciendo así una Puebla que tendrá más y mejores obras y sobre todo que se convertirá en un estado de primer mundo, gracias a las inversiones extranjeras que podían llegar nuevamente de importantes empresas internacionales.

Enrique Doger se encargará de destacar lo más negro del Morenovallismo y encontrará en los temas de la inseguridad, los feminicidios y por supuesto el robo de combustible, las municiones con las que habrá de atacar la imagen de MAE. Doger y su equipo de campaña saben muy bien que atacando al Morenovallismo, afectarán directamente los resultados del voto de MAE, quien a pesar de todo, no tiene cola que le pisen, ya que sólo ha sido presidenta del DIF y Secretaria del PAN.

Miguel Barbosa Huerta tiene más difícil el poder escoger su tema central de campaña, seguramente enfocará sus estrategias en atacar al candidato puntero para poder subir un poco. Recordemos que también llega a la candidatura sin haber sido alcalde anteriormente, por lo que no tiene obras que presumir, ni grandes logros que cacarear.

De todos los anteriores, solamente el independiente Enrique Cárdenas podrá hablar libremente de temas negros, sin morderse la lengua; tendrá todo el chance de tocar temas que han afectado gravemente al Estado, como lo son la corrupción y la inseguridad; podrá criticar libremente a sus opositores, aunque si es inteligente, no deberá desgastar sus cartuchos en esto, ya que tiene poco tiempo para que la gente realmente lo conozca, para lograr posicionarse y después para que sus ejes principales de campaña lleguen a todos a aquellos votantes indecisos y switchers que podrían por lo menos hacerlo quedar en segundo lugar.

¿Qué definirá estas campañas?, será acaso la superioridad de recursos el punto clave; será aquel que tenga el mejor y más coordinado ejército electoral quien logre hacer que su victoria sobre el enemigo sea apabullante;  sabemos que además de una buena estrategia centrada en el elector,  el dinero, la organización y la estructura partidista ayudarán a derrotar a los oponentes, pero los tiempos de cada campaña son diferentes, y habrá que modificar cada estrategia y cada plan sobre la marcha, adecuándose a la realidad de la mejor manera posible.

¿Quién logrará tener la mejor estrategia, las tácticas más novedosas, las piezas publicitarias más atractivas, la mejor movilización terrestre?, pero sobre todo, ¿quién logrará sortear las campañas negras orquestadas en su contra y quien podrá hacer clic con el elector poblano ofreciéndole aquellas cosas que realmente desee y necesita recibir?

Tomen sus asientos que la batalla electoral está por comenzar, estoy seguro que se avecinan lluvias torrenciales, inundaciones, sismos y por supuesto maremotos y tsunamis en estas elecciones por la gubernatura de Puebla.

 

 

 Mi cuenta en tuiter: @moctezumager

0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: Jennyfer Lopez

 

Conversando con mis compañeros de la oficina, forzosamente teníamos que hablar de los juguetes que estaban planeando comprar o ya tenían para sus hijos.

 

Un compañero comento: Los juguetes están carísimos y eso que solo tengo dos hijos.

 

Le pregunte: ¿Cuánto fue el gasto?

 

Me contestó: Cerca de diez mil pesos!! ni hablar, se lo merecen, para eso trabajo.

 

Contesté: A toda madre no?

 

Otra comento: Yo les compré a mis hijos lo que no tuve de niña.

 

¿Que? -le pregunté

 

Pues cosas electrónicas, unas tablets hermosas, un play station -muy orgullosa presumió-

 

Pos la neta -les dije- no tengo ese pedo, pero yo sin ser adinerada, los juguetes que mis padres me compraron fueron sensacionales...

 

Seguí recordando -la cuerda para brincar junto con otras las amarraba para colgarme, la pelota no podía faltar, los patines, horas y horas de jugar hasta agotarme y eso me hizo sonreír.

 

Y así fue el cículo de las presunciones hasta que uno de plano muy jantacioso, después de presumir la lanota que se gastó le pregunté:

 

Oye, ¿qué de niños eras muy jodido?

 

Bueno no -me dijo- mi padre era obrero, fuimos cinco hijos, yo fui el único que estudié una licenciatura y me apoyaron en todo, es más era el orgullo de mis padres por mis logros...

 

¿Entonces...? le dije.

 

Bueno, mis padres nos daban muy poquito, era mas bien ropa y una cosita sencilla, mi padre siempre trabajó y dejó a mi madre con pensión...mi madre siempre tuvo la torta de frijoles para el recreo, no, no tuve mucho pero no sufrí hambre y fuí feliz...

 

Entonces ¿por qué compras tantas cosas tan caras si con poco fuiste feliz porque estabas lleno de amor y cuidado?

 

No sé -me dijo- a mis hijos solo les intereso si tienen todo o más...

 

Estás jodido -le dije- tus padres te enseñaron a ser hombre y tú a tus hijos les estás enseñando a ser pendejos

0
0
0
s2smodern

 

 Juan de Dios Andrade

 

Juan Pablo Piña: Desmantelar a RMV. Anaya: Afianzarse en Puebla. Corral: Liquidar a Meade. Beltrones

 

Cambian los parámetros de negociación y se desploma el escenario pretendido por Rafael Moreno. Las señales son claras y poco importa si hubo en principio un acuerdo entre ambos, que luego se fue al bote de la basura, o no. Al convertirse Juan Pablo Piña en el operador de Ricardo Anaya en Puebla, comenzó el desmantelamiento de la red electoral de Rafael. Juan Pablo conoce el entramado creado a instancias de Moreno Valle y busca desarticularlo y sumarlo al precandidato. Piña también representa poderes fácticos, a los cuales Rafael no podría neutralizar fácilmente. Es obvio que habrá ‘derecho de admisión’. Juan Pablo es portador de un mensaje del queretano: decir a los nodos de esa red con quiénes será el conflicto y con quiénes, no. El objetivo es acotar la lógica desestabilización, a raíz del encontronazo de poderes…

 

En el forcejeo entre los polos de Anaya y de RMV, se genera un efecto óptico que podría dar otra impresión…

 

 

“La fractura de la lealtad…”

 

 

La cadena de mando será la clave del desenlace de esta lucha de poder. Juan Pablo Piña trae la misión de fracturar la lealtad hacia Rafael. Humberto Aguilar Coronado, ‘El Tigre’, se encargó de aglutinar a la mayoría de los panistas desplazados. Piña se concentrará en los morenovallistas. A Ricardo Anaya no le conviene una ruptura, pero tampoco desea quedar a merced del exgobernador. ¿Cómo ganarle a Moreno Valle sin ruptura? Quitándole el control de las candidaturas y, por ende, de los futuros cargos y espacios a repartir. Lo que implica un mensaje inequívoco sobre quién va a repartir los haberes, mismo con el que todos los interesados deberán negociar. Lo ocurrido en el caso de Tlatlauquitepec, evidenció las tensiones y confirmó la ruta a seguir por parte de Anaya y Zepeda…

 

 

 

En el contexto de la aprobación de la Plataforma panista para el proceso electoral en curso, Anaya y el panismo tradicional sellaron los últimos detalles de un pacto. Van por la gubernatura y desplazarán a Martha Erika Alonso. Perdido el control de las candidaturas y estando en proceso la negociación de las mismas directamente con el CEN, se replantearán las obediencias y todo intento por crear un frente alterno, colapsará. De un lado, el CEN se reservó designaciones y distritos para mujeres. Del otro, Piña erosiona la red de poder electoral del exgobernador…

 

“Un punto ciego…”

 

 

El efecto visual indicaría una negociación entre los aliados de Ricardo y los de Rafael. La realidad es que el primero estaría designando y acotando, mientras Juan Pablo atrae a polos de diversa envergadura para rebelarse contra el segundo. Aquí se inserta la actitud de alcaldes panistas de la zona conurbada y explica lo que está pasando en la mesa de negociación. Juan Pablo Piña es la pieza toral de la estrategia, que se repetirá en los estados donde hay presencia del poblano. Está convirtiendo a Anaya en el dueño absoluto de Puebla, porque reparte a dos o tres manos. El caso de la alcaldía capitalina también es un juego de manos…

 

 

De paso, mandan el mensaje a Gali de que no es necesario que se confronte con Moreno Valle. Bastará con mantenerse al margen…

 

 

“La decisión crucial…”

 

 

Eje del desmantelamiento de la red de poder de Rafael Moreno Valle y enlace de poderes fácticos de corte liberal. Esto habilita a Juan Pablo Piña como aspirante a la gubernatura y de hecho está contemplado por Ricardo Anaya. Pero el precandidato presidencial también sopesa a Eduardo Rivera Pérez y al ‘Tigre’. En un esquema de negociación, Aguilar Coronado llevaría mano, bajo el entendido de que los primeros propuestos se descartan (Eduardo y Martha Erika). En un escenario de ‘fractura sin ruptura’, la cosa cambia: Rivera queda como la carta a jugar porque aglutina a panistas tradicionales y posee base electoral. En este momento, las cosas van transitando por ahí…

 

 

Anaya impulsa a Eduardo para la capital, cuando en realidad es para la gubernatura. Primera desmantelarán la red de poder y, luego, irán por ‘la grande’…

 

De resultar Eduardo Rivera el candidato, Humberto iría al Senado y Ricardo sabe que Juan Pablo deberá ser bien recompensado. El mensaje enviado por Moreno Valle hace unos días, para que Martha Erika fuese por la gubernatura y Eduardo por la alcaldía, iba en el sentido de atajar lo anterior. Lo que Anaya está calibrando es si la candidatura a la Capital poblana deberá ser panista (¿Piña, ‘El Tigre’?), frentista (inviable por acuerdo nacional) o de perfil ciudadano (¿Enrique Cárdenas, Angie Navarro u otra opción?). Rafael Micalco, por su parte, debe subsanar su situación, para que se determine hacia dónde iría…

 

 

¿Será el naufragio de Rafael Moreno Valle? En otros momentos, ha demostrado ser un ‘animal político’ hábil. Anticipar el fracaso de Anaya para apoderarse del CEN del PAN, condujo a que Anaya decidiese liquidarlo desde ahora. Pactar con él, implicaría un alto riesgo para el queretano…

 

 

“Entre rebeldes y tecnócratas…”

 

 

Para los estrategas de Ricardo Anaya, se ha formado un núcleo de intereses en su contra: hay un nexo que va de Los Pinos a los ‘panistas rebeldes’ (calderonistas) y a Moreno Valle, en torno a la candidatura de Meade. Asestar un golpe decisivo en Puebla, desarticularía la pretendida alianza alrededor de Meade para derrotar a AMLO y los tecnócratas tendrían que decidir entre esperar el triunfo de AMLO o rendirse ante Anaya. Ricardo no desea negociar en vísperas de las elecciones, sino una rendición incondicional por parte de los mencionados. En el fondo, es la estrategia para liquidar la candidatura de Meade, hundiéndola en un lejano tercer lugar…

 

 

Tratando de deshacerse de Manlio Fabio Beltrones, el grupo de Luis Videgaray no midió bien y entregó a Javier Corral un arma muy poderosa. Nunca pensaron que se iba a seguir de frente contra Peña Nieto y el propio canciller. Ellos mismos podrían darle sin querer la puntilla a Meade. El domingo, Corral mostró ‘músculo’ al convocar al mitin informativo y tuvo al Presidente ‘bajo fuego tupido’. Al arreciar las acusaciones desde Sonora contra Damián Zepeda, Beltrones le firmó el ‘acuse de recibido’ a Anaya…

 

 

Tan así lo percibieron en Los Pinos, que Peña Nieto está armando el listado de candidaturas para protegerse las espaldas. La ovación en el CEN a Ricardo Anaya y a Javier Corral, simbolizó el choque frontal con el poder presidencial, camino a la contienda con AMLO. Corral podría ser el que le proporcione a Anaya el mecanismo que pegue en la ‘línea de flotación’ de José Antonio Meade. Atención con estás dos frases de su discurso del domingo: “Nuestro movimiento será más grande que todos los partidos juntos, será un movimiento social más grande que nosotros mismos” y “Organizaremos una marcha de la dignidad chihuahuense hasta la Ciudad de México” …

 

 

En el mismo escenario, quedó claro que el reto de Miguel Ángel Yunes a AMLO para debatir se inserta en una situación más coyuntural. Yunes estaría intentando afianzar su proyecto político local y subirse al de Anaya…

 

 

Bienvenidos todos a la sucesión presidencial de 2018…

 

 

Hasta entonces…

 

 

Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Twitter: @confinespol

0
0
0
s2smodern

 

 

 

Escribe: Adán Morales/@adangio

 

El servicio meteorológico nacional ha pronosticado que en Puebla se tendrán fuertes heladas, sin embargo esto no ha sido motivo para que los panistas poblanos guarden su alegría y espíritu navideño.

El espíritu azul se prendió desde el domingo 17 de diciembre cuando Doña Martha Erika Alonso celebró su onomástico y después en el informe de AN fue destapada como candidata a Casa Puebla, pero esa es otra historia, pues la navidad ya está cerca y como para que nos hacemos preguntas de política y cosas peores,  si todos ya andamos comprando el relleno para el pavo y la sidra para el brindis.

Volviendo o “volvido” al tema, los panistas de MorenoGali festejaron con todo su tradicional posada, dicen que hubo piñata, colación y hasta arrullaron al niño.

Pero como no me invitaron (supongo que por un descuido administrativo) pues me imagino que fue así.

Al llegar al evento dos mujeres guapas y teñidas de rubio se encontraban regalando a todos los asistentes, el mejor presente navideño que pudieran imaginar, el libro: La fuerza del cambio, escrito por Rafael Moreno Valle.

Más de dos personajes gritaron: woooohhhh.

La fogata estuvo a cargo de Néstor Gordillo, quien ni tardo ni perezoso avivaba el fuego con un poco de huachicol que había llevado un diputado que es primo del 01.

Los cantos fueron organizados por Sandrita: Quien junto con Marthita Fernández encabezaban el coro.

“En el nombre del cielo…”

Rafa y Martha Erika arrullaban al niño

El ponche fue cortesía de Angelito Trawitz, que aunque es presidente de Compromiso Por Puebla, nunca falta en los grandes eventos.

Javier Lozano, Aguilar Chedraui y Luis Banck se encontraban disfrazados de Reyes Magos y montaron un puesto para que los “peques” se tomaron fotos con ellos.

Cabe decir que el elefante, el camello y el caballo fueron traídos del rancho de un personaje al que todos le llamaban “Othón”

La piñata fue lo mejor, pues tenía de manera subliminal el rostro del alcalde Inés Saturnino.

Todos querían pegarle y romperla, pero fue Martha Erika quien casualmente la quebró.

Todos como niños se lanzaron sobre ella, a ver si de chiripa había algo escondido, un papelito con un hueso.

Ahí se aventaron: Genoveva Huerta, Manolo Herrera, Lozano Alarcón, Pablito Rodríguez, Pedro Gutiérrez, Oswaldo Jiménez y otros personajes azules.

La pastorela fue de antología.

Pues el papel de diablito fue caracterizado por: Lozano Alarcón.

Y por 1era. Vez hubo otro diablo en la pastorela, que fue ni más ni menos: Pablito Rodríguez, quien llevaba una daga en la mano (por si se ofrecía)

El Ángel fue protagonizado por Jesús Giles, quien es tanta su bondad que sigue creyendo que es el presidente del partido.

El papel de Sn José y la Virgen María, corrió a cargo de RMV y MEA, quienes esperaban con mucha ilusión que el niño trajera torta y les hiciera el milagrito de la candidatura para Casa Puebla.

Los ponches con piquete empezaron a circular, los aguinaldos con dulces que había comprado Marthita en el mercado Zapata fueron geniales.

Al final todos se fueron muy contentos con su libro: La fuerza del cambio, escrito por Rafael Moreno Valle.

 

 

 

 

 

0
0
0
s2smodern

 

Por Jorge Zepeda Patterson

SinEmbargo

 

Que Javier Lozano brinque de un partido a otro para contratarse como gatillero sicario a las órdenes de un nuevo patrón, no tiene nada de sorprendente: la mayoría de los políticos no deja que las convicciones o la ética se atraviesen en su camino. Lo que llama la atención es que un partido abra los brazos y encumbre al que hasta unos días antes escupía sobre sus cabezas. Peor aún, tendríamos que preguntarnos ¿cuán descompuesto está el clima político para que los asesores de José Antonio Meade hayan concluido que se requiere a un buleador profesional para encarar la campaña electoral?

¿Qué lleva al PRI a convertir a este provocador contumaz en vocero de su causa? El fenómeno Trump, supongo. Una lectura superficial de lo que sucedió en Estados Unidos podría concluir que el camino a la presidencia se esculpe a golpes de tuits soeces, políticamente incorrectos, estridentes. Si creen que Trump está en la Casa Blanca gracias a sus insultos y a un comportamiento de barbaján para con sus rivales, entonces el fichaje de Lozano cobra sentido.

Incluso el propio Meade desde hace unos días ya había asumido esta estrategia. Dejó atrás la estudiada imagen de buena persona no-rompo-un plato, para subirse al ring y retar a López Obrador y a Ricardo Anaya. Alusiones al patrimonio del tabasqueño o a la novatez del joven candidato panista, por no hablar de duros reclamos a la corrupción de sus rivales. Las diatribas de Meade fueron muy aplaudidas por sus seguidores, aunque el resto del país no pudo dejar de pensar en el típico refrán “el burro hablando de orejas”. Acusar a sus competidores de ser corruptos minutos después de abrazar efusivamente al líder petrolero Romero Deschamps no es precisamente el mejor de los timings.

En todo caso Meade es un Trump muy poco convincente. Javier Lozano, en cambio, se ha preparado toda su vida. Originario de Puebla pero capitalino de siempre, es egresado de la Escuela Libre de Derecho donde conoció a Felipe Calderón, aunque militó en el PRI bajo cuyas siglas llegó a ser oficial mayor y subsecretario de Comunicaciones y Transportes en el sexenio de Ernesto Zedillo. Caído de la gracia de la cúpula priista, en 2006 se vinculó a Calderón y se las ingenió para ser ungido secretario del Trabajo y Previsión Social. Desde este puesto, Lozano se haría célebre por algunas batallas épicas. Con el sindicato Mexicano de Electricistas, con los trabajadores de Cananea, con el sindicato de sobrecargos, con el periodista Miguel Ángel Granados Chapa o con el empresario chino Zhenli Ye Gon, a quien terminaría acusando de difamación luego de que el contrabandista intentó implicarlo en temas de lavado de dinero. En estos y otros desencuentros, Lozano se caracterizó por su estilo rijoso y rudo, y por su gusto para ventilar en público y sin aparentes filtros sus humores y sus fobias. Dentro del calderonismo el ahora ex senador desempeñó el trabajo sucio para atacar y enlodar a los rivales de su fracción (entre otras cosas enarbolando duros epítetos contra Enrique Peña Nieto y los que hoy lo han contratado).

La incorporación de Lozano, además, tiene un segundo propósito. La batalla entre José Antonio Meade y Ricardo Anaya será feroz y despiadada porque ambos intentarán convertirse en beneficiarios del voto anti lopezobradorista. La única oportunidad que tienen de ganarle al líder de Morena es capturando el voto útil de su rival, es decir, fusionando en la práctica al segundo y al tercer lugar. De aquí a junio Meade tiene que convencer al electorado conservador que Anaya se ha desinflado y que él es la única alternativa viable ante AMLO. Javier Lozano podría ser clave porque proviene del PAN, conoce sus trapos sucios y, mejor aún, está dispuesto a ventilar la basura, real o presunta, en una arena pública que nuestro personaje suele convertir en paredón.

@jorgezepedap
www.jorgezepeda.net

0
0
0
s2smodern

 

‪‎PUNTOSSOBRELASÍES‬

OSORIO ROMPE CON PEÑA

imagen autor
RAMÓN ALBERTO GARZA/reporte indigo
@ramonalberto

 Dic 14, 2017
 Lectura 3 min
 

El quiebre en las altas cúpulas del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto está en su climax. Y el “fuego amigo” arrecia, reclamando el espacio de poder que siente que se le arrebató.

Hace poco más de una semana advertimos aquí de la increíble alianza rumbo al 2018 que estaba por gestarse entre el Partido Encuentro Social (PES) y Morena.

Increíble, porque para nadie es un secreto que el PES es hechura y propiedad de Miguel Ángel Osorio Chong y a simple vista sería incompatible con los intereses de Andrés Manuel López Obrador.

Decíamos también que el amor a segunda vista entre el PES y Morena se dio a partir de que el secretario de Gobernación no fue el agraciado con la candidatura  presidencial del PRI.

La respuesta fue la abierta rebelión contra su jefe, el inquilino de Los Pinos. Por eso Osorio Chong mandó al PES a refugiarse en los brazos de Morena.

El acuerdo de alianza original se firmaría el sábado 2 de diciembre, pero fue abortado intempestivamente sin alcanzar a documentarse ante el INE.

Desde Los Pinos fue llamado el secretario para exigirle que devolviera al redil al PES porque sería inadmisible que jugara a las contras sumándose al rival más poderoso del PRI.

Osorio se encerró en sus oficinas de Polanco con Hugo Eric Flores, uno de sus incondicionales que opera como presidente del PES.

Y para disimular la propiedad del partido, les dijo a sus superiores que los jefes del PES demandaban apoyos por 700 millones de pesos y el aval a la candidatura de Cuauhtémoc Blanco para gobernador de Morelos.

O no se aceptaron las condiciones, o el secretario decidió continuar con sus planes de la alianza en rebeldía.

El hecho cierto es que ayer miércoles Morena, el PT y el PES formalizaron su frente con una alianza registrada ante el INE.

Si el acto es un abierto desacato de Osorio Chong a su jefe, el presidente Peña Nieto, la fractura hacia el interior del PRI y del gabinete por la designación de José Antonio Meade es más profunda de lo que a simple vista se ve.

El secretario de Gobernación viene desairando los actos de gabinete, e incluso ya presentó su renuncia en por lo menos dos ocasiones. No se la aceptan.

Por supuesto que hay otra posibilidad, y esa es que exista un acuerdo cupular, de pleito arreglado, para que el PES se convierta en el Caballo de Troya dentro de la campaña de López Obrador.

Bajo esa tesis, Hugo Eric Flores sería el corre, ve y dile de las estrategias de Morena hacia el gobierno, o incluso el desertor de última hora buscando desacreditar a López Obrador.

La verdadera pregunta de fondo tiene que ver con identificar de qué tamaño es la fractura, grieta o abismo hacia adentro del gobierno del presidente Peña Nieto.

¿Tan irreconciliables son las disputas entre Luis Videgaray, el jefe de los Itamitas, y Osorio Chong, el jefe de los Hechiceros? Por lo visto, sí. Y ya estamos frente a las primeras consecuencias.

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Adán Morales/@adangio

 

El escenario para el Morenovallismo se ha desdibujado totalmente y es que RMV no creció políticamente, las encuestas lo colocaron siempre en un nivel de aceptación bajo y sus aliados lo abandonaron conforme Ricardo Anaya iba creciendo.

Muy lejos quedaron los días en donde las vacas sagradas del panismo lo cobijaban: Diego Fernández, Santiago Creel, Gustavo Madero, FECAL, Ernesto Cordero, etc.

Su cercanía con el PRI de Pepe “Mid”, la estrategia de golpeteo para el PAN de Anaya y su estilo de negociar lanzando jabs lo alejaron de la contienda y a los suyos de obtener las candidaturas poblanas.

¿Qué sigue?

El escenario es simple y de confrontación.

Teniendo el control de la estructura panista, RMV, juega su resto en  imponer a Martha Erika Alonso.

En su imaginario está pasar por encima de las fichas  Anayistas: Lalo Rivera y  Humberto Aguilar.

El primero con un capital social que le dio el ser alcalde y el segundo con un capital político que es envidiable.

Pero Moreno Valle tendrá que ceder posiciones si es que quiere que en el CEN de AN no haga uso de sus atribuciones partidistas.

·         Desconocer la dirigencia estatal y nombrar una delegación desde el CEN ( que de darse, Micalco estaría imposibilitado para encabezar)

·         Desde el CEN nombrar candidato a gobernador

Las horas que siguen serán tensas.

Y es que dejar las principales alcaldías, las posiciones del senado y las diputaciones federales no es cosa fácil, pues representan poder y dinero, mucho poder y mucho dinero.

RMV perdería margen de maniobra en el escenario nacional y local, y su proyecto presidencial quedaría agonizante.

Las cartas están en la mesa.

Martha Erika aun no puede cantar victoria, por eso su cautela y su negativa de decir abiertamente: “Quiero ser gobernadora”

Y es que el ego y la vanidad también forman parte de la política.

En definitiva el pastel poblano se tiene que repartir.

RMV tendrá que valorar cual sería el futuro si Anaya toma por asalto las candidaturas en Puebla y Anaya tendrá que valorar qué gana dejándole Puebla a Moreno Valle.

¿Pensará RMV amarrase al cadaver que parece Pepe Meade?

¿Qué cartas tiene RMV para la alcaldía poblana, qué cartas tiene Anaya?, ¿Qué candidatos hay para el senado, que candidatos hay para las dip. Federales?

Pero en estos escenarios hay que entender que el gobernador Gali también juega, es un actor clave, tiene en sus manos el presupuesto del estado y una estructura propia que desde hace mucho le pide tomar distancia del Morenovallismo.

Su decisión será  una cuestión de sobrevivencia política, quien le garantiza vida después de la muerte.

 

 

La moneda está en el aire y los demonios andan sueltos.

 

P,d: Para todo esto hay un plan remoto pero no descabellado -na,nananana, nananana-

 

0
0
0
s2smodern

Por Martín Moreno

SinEmbargo

 

+ Fulminó a Madero, Margarita, Fox, FCH y Mancera

 

+ El voto de los indecisos y millennial, su veta

 

El Gobierno peñista, dentro de su soberbia, cometió un error mayúsculo con Ricardo Anaya: intentó descarrilarlo para evitar que fuera candidato presidencial, a la vieja usanza: a periodicazos, exhibiendo una supuesta riqueza indebida del joven panista. Pero fracasó. Ni pudieron comprobarlo ni desprestigiarlo y, en un efecto búmeran, lo convirtieron en un férreo opositor al corrupto, caduco y antidemocrático sistema priista. En lugar de acabarlo, lo fortalecieron.

Hoy por hoy, Anaya es, a querer o no, una opción política para el 2018.

Pragmático o ambicioso. Práctico o desleal. Eficaz o convenenciero, lo cierto es que el candidato del ahora llamado “Por México al Frente”, podría llevar a tercios la elección presidencial, peleando contra AMLO y Meade. No sabemos aún si le alcanzará el gas para llegar a Los Pinos, pero de que va a jalar votos, eso ni dudarlo.

Por lo tanto, sería, desde ahora, un error descartarlo para ganar la Presidencia en 2018. ¿Porqué? Van 10 razones:

Primera, porque durante su carrera política – tan corta como meteórica-, ha sabido eliminar obstáculos y superar adversidades, con la habilidad suficiente para salir avante, y esas cualidades, en un político, son claves para su sobrevivencia. Anaya es un político con sangre fría, discurso encendido y capacidad de reacción.

Segunda, porque se deslindó rápidamente, recurriendo a esa sangre fría, de su mentor político: Gustavo Madero, a quien no solo obstaculizó para ser coordinador de los diputados panistas cuando Anaya arribó a la presidencia del PAN gracias, precisamente, al apoyo absoluto que Madero le había brindado, en un acto que muchos calificaron de traición, sino que, de paso, lo obligó al destierro: hoy, Madero es parte del gabinete de Javier Corral en Chihuahua, sin mayor injerencia en la cúpula panista.

Tercera, porque cuando todos miraban a Margarita Zavala como la natural aspirante presidencial del PAN – por trayectoria, por grupo político, por peso partidista y por la innegable influencia de su esposo, Felipe Calderón-, Anaya hacía trabajo de zapa y lograba amarres con las bases panistas: gobernadores, comités estatales, líderes regionales y simpatizantes. Y cuando Margarita y su grupo – confiados de más- se dieron cuenta, sin poder evitar que Anaya utilizara como plataforma electoral la presidencia del PAN, ya era demasiado tarde para ellos: Ricardo se había apoderado del partido. Zavala sabía que en contienda interna, Anaya la derrotaría sin remedio ante el voto abierto de sus casi 300 mil militantes, y por eso tuvo que jugarse su última carta: renunciar al PAN y buscar la candidatura independiente, con las limitaciones naturales que ello conlleva.

Cuarta, porque ante el enojo del grupo calderonista, la furia de Felipe Calderón, los ataques de los panistas traidores al PAN (decirles rebeldes es alabarlos), apoyando abiertamente y sin pudor alguno al PRI en el Senado y a José Antonio Meade, y la embestida del Gobierno peñista, Ricardo Anaya supo salir adelante. ¿Cómo? Fulminando, primero, a Margarita Zavala de la contienda interna panista, para luego “atender” a Calderón y al grupo de “prianistas” haciéndoles un vacío e ignorando sus arremetidas verbales, mientras que a Los Pinos le contestó donde más le duele a Peña: la corrupción del entorno presidencial y de su Gobierno, mostrándose, ante la opinión pública, como un opositor franco al régimen priista. Su estrategia le funcionó y ahora es candidato presidencial.

Quinta, porque en su discurso del domingo pasado, Anaya le propinó a Felipe Calderón el golpe más mortífero que hay en ese arte llamado boxeo: el gancho al hígado que paraliza. “(Calderón) no cambió las estructuras clientelares y corporativas del PRI. Y quedó intacto el pacto de impunidad. Se le entregó a Elba Esther Gordillo el control de la educación básica del país, nombrando a su yerno subsecretario de Educación Básica”. ¡Ouch! ¿Está mintiendo Anaya? La respuesta es no.

Sexta, porque ante el abierto apoyo de Vicente Fox a Meade – si eso no es traición al PAN, entonces que alguien me explique cómo se llama que un ex Presidente panista apoye al representante del viejo PRI-, Anaya tundió a Chente de manera frontal: “Un ejemplo que pinta de cuerpo entero lo que digo (respecto a Fox), es el Pemexgate. Al líder del sindicato petrolero no se le tocó ni con el pétalo de una rosa. Y ese sistema corporativo y clientelar del PRI permaneció prácticamente intacto”. ¡Ouch otra vez! ¿Y en esta, miente Anaya? También la respuesta es no.

Séptima, porque al integrarse el Frente por México, Anaya supo de inmediato que sería el candidato presidencial natural de esa alianza, derrotando sin ningún problema a Miguel Ángel Mancera. ¿Por qué? Por tres razones de pragmatismo político: porque el peso político del PAN está muy por encima de la ruina que es hoy el PRD, y jamás se le permitiría al perredismo imponer a su candidato presidencial; porque con el terremoto del 19 de septiembre, también se derrumbaron las posibilidades presidenciales de Mancera: ningún gobernante local puede aspirar a ser Presidente trepado en los muertos y en los escombros de un desastre natural, abandonando a los damnificados al no darles opciones de vivienda, tal y como ha ocurrido hasta ahora. El sismo sepultó las aspiraciones de Mancera, y eso lo sabía Anaya. Era cuestión de paciencia para ver pasar el cadáver de su rival político; porque sería una locura pensar en Mancera como candidato presidencial del Frente, ya que en las encuestas, el Jefe de Gobierno capitalino era el aspirante “un digito” que ni siquiera rebasaba el 10 por ciento de las preferencias electorales. La encuesta reciente de Reforma lo noqueó: 8 de cada 10 capitalinos no votarían por Mancera. Fulminado; y finalmente, porque el propio Mancera, oliendo su derrota, hizo berrinches de manera patética: se autoproclamó el padre del Frente, sin ningún efecto, para luego amenazar con ser el candidato solamente del PRD…¡cuando el PRD ya estaba amarrado con Anaya, vía Alejandra Barrales!, y ya fuera de combate, Mancera, abatido, dijo que mejor se quedaba en la CDMX para la reconstrucción. No fue un acto de ética personal, sino una salida más penosa que decorosa. En realidad, no le quedaba de otra. Si eso mismo lo hubiera dicho hace dos meses, entonces se la hubiéramos comprado. Ahora ya nadie le cree.

Octava, porque ya identificado como opositor al régimen priista-peñista, Ricardo Anaya se erigirá en opción para ese 30 por ciento de votantes indecisos que, de acuerdo a las encuestas, todavía no decide su voto. Esa veta la explotará Anaya, asumiéndose como una oposición real que fue víctima de ataques oficialistas por la amenaza que representaba a Los Pinos. Sabe que esa franja indecisa le podría dar votación para pelear la Presidencia.

Novena, porque Anaya cuenta con el apoyo de 11 de los 12 gobernadores del PAN, con excepción del poblano. Esas reservas de votos serán fundamentales para el 2018.

Décima, porque Anaya, debido a su edad – 38 años -, puede capitalizar a favor el voto millennial que, según los expertos, será el que decida quién será el próximo Presidente de México.

*****

Insistimos: no sabemos si su estrategia le alcanzará a Anaya para derrotar a AMLO, Meade y seguramente al Bronco y a Margarita Zavala, quienes se perfilan para ser candidatos independientes. Depende de muchos factores que llegue a Los Pinos.

Lo que sí sabemos, es que el pragmatismo de Ricardo Anaya lo ha llevado a victorias políticas importantes dentro de su carrera y ante adversarios poderosos. Tan claves, que ya lo tienen como candidato presidencial.

Ya veremos si le alcanza o no.

 

TW: @_martinmoreno

FB / Martin Moreno

 

 

 

0
0
0
s2smodern

 

PUNTOSSOBRELASÍES‬

SAQUEOS DE GOLPE

imagen autor
RAMÓN ALBERTO GARZA/REPORTE INDIGO
@ramonalberto

 Ene 8, 2018
 Lectura 3 min
 

El 2018 arrancó con los saqueos masivos y el vandalismo urbano en el Estado de México, Ciudad de México, Michoacán e Hidalgo.

Supertiendas y mayoristas como Aurrerá, Sams, Coppel y Famsa, entre otros, fueron saqueados por iracundos que se robaron lo que pudieron. Ya hay 113 detenidos.

Las escenas recordaron aquellas que un año antes, justamente en los primeros días de enero, bajo el llamado “gasolinazo”, vaciaron e incendiaron decenas de comercios en media docenas de estados en el país.

Con la diferencia de que -al menos en la superficie-ahora no existe una motivación clara como la del aumento a la gasolina.

De ahí que los analistas de la inteligencia oficial se cuestionen el origen de la súbita inestabilidad social y se pregunten: ¿Quién es la mano que mece esa cuna?

Lo primero que se advierte es que un despliegue tan organizado, con tanta violencia y vandalismo simultáneos, solo puede tener dos puntos de partida.

Uno, la explosión espontánea de sectores de la población que protestan por el encarecimiento de la vida y el alejamiento de un nivel de sobrevivencia mínimo.

O dos, el patrocinio de una subversión con tintes políticos, apadrinada por alguien con intención de evidenciar al sistema y ponerlo contra la pared.

Frente a los saqueos del gasolinazo de 2017, el vandalismo en 2018 arrecia en medio de tres factores que no se deben ignorar.

Primero, sucede en el Estado de México, entidad origen de Enrique Peña Nieto y del grupo que detenta el poder en el país.

Una entidad que estrena como su gobernador al cuestionado Alfredo del Mazo. ¿Mensajes al mandatario en su último año o caladitas al nuevo gobernador?

Segundo, los saqueos inauguran el año electoral de la sucesión presidencial, intentando exhibir a un Gobierno al que peligrosamente se le estaría saliendo de las manos la estabilidad social. ¿Acaso una provocación que obligue el estreno de la Ley de Seguridad Nacional? ¿Exigir la salida de militares a las calles para sofocar las revueltas?

Y tercero, que detrás de esos “espontáneos” estallidos, convocados a través de redes sociales y con ciber-instigadores profesionales, se asomen diferencias de poder.

Son las disputas entre quienes buscan prolongar un proyecto político y las de aquellos que se sienten marginados de un futuro que se les escapa de las manos.

Solía decir el priista Alfonso Martínez Domínguez que en México, para ser un buen político, no hacía falta saber resolver los problemas…. había que saber crearlos.

Y aquellos que promueven los saqueos de súper tiendas y  departamentales, filiales de firmas globales o corporaciones mexicanas que cotizan en la bolsa, saben el impacto que pueden generar. Pegan en donde duele.

Sean anarquistas que solo ven en ese caos la posibilidad de un cambio o facciones políticas que intentan arrebatar el poder, el Gobierno debe responder..

Por lo pronto es un mal presagio en el amanecer de 2018 despertar con esa sensación de que algo se nos está saliendo de control.

Página 1 de 57

Please publish modules in offcanvas position.