Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1295119

0
0
0
s2smodern

 

Raymundo Riva Palacio

Desde el fin de semana circula profusamente un escrito anónimo de un militar, en donde encara al presidente electo Andrés Manuel López Obrador por su intención de deshacerse de las Fuerzas Armadas y le pide que se apoye en ellas, sin menospreciarlas ni difamarlas porque son leales a él. Son mil 35 palabras respetuosas pero fuertes donde apunta que deshacerse de ellas es prescindir de la institución más sólida en México. La carta fue firmada por un oficial de alto rango, según fuentes castrenses, y no representa el punto de vista de un militar, o de algunos, sino expresa el sentir generalizado en las Fuerzas Armadas. El texto, ligeramente editado por razones de espacio, es el siguiente:

“Me dirijo a usted con el respeto que impone su próxima investidura como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas. No le escribe un periodista, columnista, analista o especialista en fuerzas armadas, no le escribe un adversario político. Le escribe un militar. Comenzaré por manifestarle que desde que tengo uso de razón, siendo apenas un niño, deseé fervientemente pertenecer al Ejército Mexicano y desde ahí servir a mi país. Así que con ese amor a mi país y a mi ejército le escribo.

“Primero, quisiera que le quedara claro que ser militar es una profesión; así como usted es un licenciado en derecho, yo soy un militar; así como otros son médicos, yo soy militar; así como otros son ingenieros, yo soy militar y no se puede cambiar una profesión por decreto o por ley.Usted decidió ser abogado y estudió en la UNAM para serlo. Yo decidí ser militar y estudié en el Heroico Colegio Militar. No sé si usted ha ejercido como abogado, pero yo sí he ejercido mi profesión por décadas sin interrumpirla por un segundo.

“Equivocadamente, usted piensa que un soldado ejerce su profesión únicamente en la guerra, es decir, en la lucha armada entre naciones. No, un militar aplica sus conocimientos y los ejerce aún sin que el país esté en un conflicto armado, y no profundizaré sobre este tema porque me llevaría horas hablar sobre teoría del Estado, soberanía, geopolítica, diplomacia, historia, estrategia, geoestrategia, defensa nacional, política de defensa, política militar, estrategia militar, logística, táctica, orgánica, economía de guerra, economía de paz, movilización, seguridad internacional, seguridad hemisférica, seguridad regional, seguridad nacional, poder nacional, sociología de la guerra, derecho de la guerra y otras tantas disciplinas que requiere conocer un profesional de las armas.

“En sus últimos discursos, usted ha planteado dar un giro a la naturaleza de las Fuerzas Armadas Mexicanas, cambiarles, o, mejor dicho, quitarles su razón de ser: la defensa exterior. Esta función está mandatada para usted en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 89 y, una vez que tome el cargo, será su facultad y obligación. Sepa usted que el espíritu de ese artículo tuvo sus orígenes en la necesidad del Estado mexicano no solo de defenderse ante una agresión armada sino, primordialmente, de prevenir la guerra.

“Con el respeto que merece, le digo que se equivoca al pensar que solo porque no hay guerra, no se necesita un ejército. Análogamente, sería como pensar que sólo porque en México está erradicado el sarampión, ningún niño debería ser vacunado contra es enfermedad. Señor López, usted plantea la posibilidad de una guerra al decir que si esta ocurre en México todos los mexicanos realizarán la defensa nacional. Efectivamente, así debe ser, solo que su concepto de defensa nacional es erróneo. La defensa nacional y la guerra requieren que los médicos sigan curando y salvando vidas, que los ingenieros sigan diseñando, creando y construyendo, que los obreros y campesinos sigan produciendo, que los maestros sigan enseñando, que los banqueros sigan operando el sistema financiero, que los empresarios sigan invirtiendo, que los abogados sigan litigando y así, todos los profesionistas y técnicos sigan haciendo las actividades para las que fueron preparados mientras los militares hacemos la guerra.

“Equivocadamente, afirma que en nuestra historia la defensa del país la ha hecho todo el pueblo, si así hubiera sido, tendríamos hoy un territorio más grande que el de los Estados Unidos. La defensa del país durante las invasiones únicamente la realizó el ejército, pero sin armas suficientes, sin municiones, sin comida, sin equipo para el frío o el calor y sin demás pertrechos. ¿La razón? En la defensa no participó todo el pueblo. No había quien diseñara las armas ni quien las fabricara; la economía era raquítica, no había quien produjera todo lo que se necesitaba para la guerra; no había unión. En 1847, el Ejército Mexicano fue vencido en combate y el resto del pueblo solo observó cómo el invasor izaba su bandera en Palacio Nacional después de que miles de soldados mexicanos murieron en el intento de detenerlo.

 

“Usted pretende convertir al Ejército en guardia civil, eso sería un gravísimo error. Ningún gobernante que quiere pasar a la historia como un estadista se deshace de su ejército. Por el contrario, lo emplea como el más fuerte instrumento a su disposición para proteger al Estado. Así ha sido siempre. Convertir a un militar en un policía es como querer convertir a un ingeniero en un médico; a un biólogo en un arquitecto; a un matemático en un sociólogo o a un electricista en un carpintero, en todo caso, en el intento de ejercer su nueva actividad, fracasará. Los militares no debemos y no queremos ser convertidos en policías. No cometa un error elemental de política, deshacerse del ejército es poner en riesgo la propia existencia del Estado mexicano”.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

twitter: @rivapa

 

0
0
0
s2smodern

 

 

 

 

Escribe Héctor Manuel Pérez Cuéllar/ Ángeles y Demonios de la Seguridad / @hector_mperez

 

“Cuando oigas a un hombre hablar de su amor por la patria,

es signo de que espera que le paguen por eso”.

 

 

Como lo mencione en la entrevista que me realizaron hice entrega de un proyecto a nuestra Presidenta Municipal de Puebla Capital en el cual se hizo un análisis de la Seguridad Pública con la visión de un cambio profundo que incluye una Reingeniería en todos sus aspectos de acción. Pero hablar de ello es fácil aquí les dejo un bosquejo general de que contiene para su éxito.

Mucho se habla del incremento de la delincuencia, que genera preocupación e inseguridad en la población como del mal funcionamiento de la Policía, que conlleva a su alto cuestionamiento. Lo más llamativo de todo esto, es reconocer en algunos discursos oficiales, el reciente descubrimiento de que la problemática de la seguridad y la cuestión policial, hayan adquirido tintes de tal magnitud, que se convirtieran en asuntos de Estado.

Esto verdaderamente nos alarma, pues para los profesionales de la seguridad, tanto ésta en lo general como la corporación policial en particular, siempre fueron inequívocamente asuntos de Estado y sistemáticamente, fueron desoídas todas sus advertencias sobre un pronóstico oscuro y la necesidad y urgencia de promover un cambio en el sistema para no llegar justamente, a la realidad que estamos viviendo.

Pese a nuestra afirmación y determinación, no cuento con una fórmula mágica, aplicable para cualquier caso y que además tenga el éxito asegurado. Tampoco, propongo modelos, pues entendiendo y pretendo que ello debe ser una construcción nueva y original, consecuente con la historia, la vida cultural, social y económica de cada Estado y por supuesto Municipio; entonces, a continuación ofrezco una serie de consideraciones, orientaciones y recomendaciones para observar ante una situación de cambio policial que fueron incluidos en el Proyecto entregado:

Se:

• Tomará razón de la realidad policial y generar su profunda reversión.

• Rescatará el espíritu de la Sociedad en materia policial y de seguridad en términos de Ley. (Cultura de la Legalidad)

• Fortalecerán sus relaciones con la Comunidad. (Seguridad por Cuadrantes)

• Cambiará el accionar y la metodología. Operatividad con cientificidad y tecnología. (Seguridad por Cuadrantes)

• Establecerán las bases necesarias para una transformación cultural de la Policía hacia la protección de los derechos humanos. (Carrera policial)

• Definirá una racional estructura organizativa y funcional de la policía.

• Instituirán mecanismos de control de gestión y evaluación de la labor policial.

• Asignará y distribuirá adecuadamente el presupuesto para el correcto desempeño de la Policía y el bienestar de sus integrantes.

Los temas tratados, me permitieron tomar razón de la realidad policial, que si bien se nos presenta como una problemática emergente, es en verdad centenaria aunque urgentemente, hay que revertirla. Esta reversión, hacia un nuevo modelo policial no hegemónico y a la vez sustentable para un Estado de Derecho, no es imposible pero sí costosa, sobre todo en lo cultural y espiritual más que materialmente, a la vez que debe apoyarse necesariamente sobre una firme voluntad de realización por parte de todos los actores sociopolíticos, y donde el Estado cumple un rol fundamental, pues implica la destrucción de ese Modelo Policial Hegemónico, que convenientemente creará y se sostuviera en América latina, a través de sus sucesivos gobiernos.

Para ello, se sugiere un proceso de reforma con la Policía y con los policías, y desde ningún aspecto, sin o contra ella y sus integrantes; que estará orientado a esa destrucción pero ejecutado muy cuidadosamente y mediante una estrategia de sustitución simultánea que evite los efectos perjudiciales y desalentadores, producidos a causa de los vacíos sistémicos.

Toda reforma, además de contar con un importante cuerpo axiológico del cual se emanan sus políticas; se sustenta sobre una serie de pilares o ejes principales a cuyo alrededor, giran las estrategias y tácticas que se pondrían en marcha.

En este sentido, y reconociendo a todos los trabajadores como los actores fundamentales, y el potencial más valioso de cualquier empresa o corporación; el eje director de cualquier reforma policial que se denomine como tal; tendrá entonces como protagonistas y sin lugar a dudas, a los funcionarios policiales encargados de hacer cumplir la ley como sus condiciones de seguridad e higiene en el trabajo, en el concepto más amplio posible: selección, formación, salario, salud y bienestar, capacitación y actualización, seguimiento del desenvolvimiento profesional como todo otro aspecto que haga a la defensa de sus derechos en complementación con su servicio comunitario. Con relación al cuerpo axiológico que guiará a la empresa, determinando su futuro perfil institucional, comprenderá y fijará claramente que el propósito fundamental del trabajo policial, es la prevención del delito y la protección de la vida comunitaria.

Para ello, ejecutará un accionar sistemático, ínter-colegiado y multi-sectorial, a la vez que orientado hacia los niveles pertinentes de la prevención, ya sea en la eliminación de oportunidades como en la observación y reconocimiento de las causas culturales, sociales y

económicas determinantes para la producción delictual, en coordinación con todos los organismos oficiales y privados comprometidos en la modificación del panorama social y aún más, con una respuesta profesional que permita indicar la oportunidad y grado de responsabilidad que éstos deban asumir.

Entonces, la Policía es un agente de control social de contacto y referencial, en lo externo y en el ámbito colectivo, importante y necesario, cuyas incumbencias van más allá de la preservación del orden público, la seguridad pública y la investigación de hechos delictivos, sino también, la determinación de sus causas generadoras, colaborando para mejorar la calidad de vida de la comunidad, virtud a una coordinación con todos los actores sociales. (Seguridad por Cuadrantes)

Esta coordinación se logrará a través del planeamiento policial que le permite un trabajo eficaz y eficiente ante los requerimientos de seguridad, asegurándole la correcta asignación y desempeño de sus funcionarios en tareas que le son específicas, a la vez que el buen uso de los recursos y de una adecuada estructura organizativa y funcional. De esta manera, se estaría ratificando lo dicho sobre la plena y necesaria consideración de sus funcionarios y sus condiciones generales de labor como de los sistemas y medios logísticos y financieros disponibles para que éstos, puedan cumplir con el mandado de la comunidad, expresado en términos de Ley.

Se debe comenzar entonces con la producción de un diagnóstico de la realidad policial, imprescindible y pretendiendo definir un universo compuesto por todas las variables ordenadas conforme sus características y efectos (identificando particularmente las negativas) y agrupadas en: independientes, interdependientes y dependientes, permitiéndome a partir de allí, producir un plan integral que establezca objetivos generales y operacionales como las políticas, estrategias y tácticas, necesarias para la puesta en marcha de una reforma policial sustentable.

Al decir diagnóstico, me estoy refiriendo a la fase del proceso planificador donde se lleva a cabo la observación, selección y análisis de los signos (lo que se ve; lo objetivo) y los síntomas (lo que se siente; lo subjetivo) de la realidad a tratar. Esto hace necesario determinar una situación que será analizada integralmente para responder a preguntas tales como: ¿Dónde se está? ¿Cómo se está? ¿Qué se tiene? ¿Dónde se quiere ir? ¿Qué se necesita? y ¿Cómo se hace para llegar a la meta?

En este contexto, está comprendida la realidad criminológica territorial donde la Policía lleva a cabo su misión; por ello, contará con los necesarios estudios de victimización y tendencias delictivas con la correspondiente cartografía delictual y los informes científicos sobre la delincuencia; conciliando para un futuro modelo prevencional, el tradicional esquema de eliminación de oportunidades con aquél que promueva el trabajo sobre las causas generadoras del delito.

Efectivamente, esto quiere decir que la policía debe comenzar a trabajar sobre una prevención basada en políticas que hacen al desarrollo social y con el conjunto de los operadores del sistema porque de no suceder así y continuar como hasta ahora, las comunidades en general y la policía en particular, fracasarán en su lucha contra la delincuencia común y organizada.

 

 

Tus comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

UN ERROR DE @RIVERAVIVANCO_ COLOCAR A LOURDES ROSALES AL FRENTE DE LA @SSPTM_PUEBLA

 

Un error de @RiveraVivanco_ colocar a Lourdes Rosales al frente de la @SSPTM_Puebla

0
0
0
s2smodern

Raymundo Riva Palacio

Hace dos semanas comenzó la gangrena en el corpus político de Andrés Manuel López Obrador. La contaminación comenzó cuando se filtró en las redes sociales el menú del banquete de la boda de César Yáñez, su incondicional escudero de décadas, con la abogada Dulce Silva, que sugería una opulencia que chocaba con la conducta pública de austeridad que él mismo había mostrado por años, y sobre todo, contradecía todo el discurso del presidente electo. El incipiente escándalo escaló a niveles inimaginables en el contexto de López Obrador, cuando la boda apareció en la portada de la revista ¡Hola!, dándoles un tratamiento que le dan a la aristocracia. La molestia de López Obrador se sintió desde la misma cena de la boda hace dos sábados, y llevó a Yáñez a la congeladora, que aún no ha sentido el rigor del enojo por encontrarse de luna de miel en París.

 

Las críticas no han cejado, con lo cual ha tenido un costo para López Obrador, que aún no se puede medir en imagen, pero sí en la sociedad política, donde se han transferido los reclamos al presidente electo por el hecho de su proximidad. No va a parar este frenesí. Varios medios de comunicación están investigando quién pagó la boda y la portada y 19 páginas más de ¡Hola!, lo que podría ser aún más embarazoso si de descubriera que no sólo fue la familia de la hoy esposa –de acuerdo con la tradición mexicana de quién se hace cargo del evento-, sino alguien más.

 

Las pistas sobre una parte de la cobertura de los gastos apuntan hacia el gobernador Antonio Gali. Funcionarios poblanos no negaron ni confirmaron que el gobernador haya sido uno de los financieros, pero admitieron que hubo elementos de la boda que establecen relación circunstancial. Por ejemplo, la banda de Los Ángeles Azules es frecuentemente contratada por el gobierno de Puebla para sus eventos. Igual sucede con Julián Jalil, un organizador de eventos y banquetes muy afamado en Puebla. El balcón del Centro de Convenciones donde se realizó la boda civil, con López Obrador como testigo principal, no pudo haberse otorgado sin autorización del gobierno, como tampoco el salón más grande de ese centro, donde fue el banquete.

 

Gali tiene una muy buena relación con Yáñez, quien se enfrentó con su predecesor, Rafael Moreno Valle, porque metió a la cárcel a su hoy esposa. La señora Silva, se reveló en este espacio en octubre de 2016, fue detenida junto con otras cuatro personas, acusadas de haber servido de prestanombres de Leonardo Tiro Moranchel, un empresario inmobiliario que defraudó a siete mil personas, y de haberse quedado con bienes inmuebles que las autoridades iban a utilizar para reponer parte del dinero defraudado. La señora Silva dijo que uno de los terrenos era suyo y logró un amparo para quedarse con los bienes inmuebles y el dinero. No salió de la cárcel en el gobierno de Moreno Valle, pero a los pocos días de asumir Gali el poder en febrero, obtuvo un amparo federal por violaciones procesales y en mayo quedó en libertad provisional. Gali fue uno de los invitados a la boda.

 

El pasado legal de su esposa, abogada de Tiro Moranchel, volvió a ser tema en los medios dentro del escándalo desatado por la exposición mediática de la boda. Al haber sido publicada en ¡Hola!, un evento privado se convirtió en público, y al observarse todo el montado, la contradicción entre quien fue vocero por años de quien condena los privilegios y habla de honestidad y austeridad como su principal valor moral, estalló en contra de López Obrador. Este es el punto donde comenzó la infección de la gangrena, que va a seguir recorriendo su cuerpo de no tomar acciones prontas. Personas en su entorno íntimo dijeron que no sabía la escala de la boda de su colaborador, ni que una revista del corazón estaba involucrada, lo que explica porqué antes incluso de la celebración, ya estaba incómodo. En el evento, el presidente electo estaba notoriamente molesto y cuando tuvo la oportunidad, se fue junto con su esposa.

 

Yáñez dejó de ser un activo para convertirse en lastre. Pero al mismo tiempo, su leal colaborador puede hacerle un enorme servicio, no por lo que pueda hacer él mismo, sino por lo que puede hacer López Obrador con él: despedirlo. No basta que Yáñez renuncie a estar en el próximo gobierno, con lo cual atenuaría la crítica, sino que tiene que ser cesado. Si López Obrador lo hace, enviará una doble señal, hacia dentro de su equipo, en el sentido que no habrá tolerancia ante ningún exceso, y hacia fuera, se revestirá de una mayor autoridad moral para combatir los abusos y los actos de corrupción. Inclusive, podría no proceder penalmente contra un funcionario del pasado, porque habrá demostrado que no le tiembla la mano para ello ni responde a compromisos ocultos, sino al ejercicio de la política sin venganzas.

 

Esta decisión debe ser emocionalmente muy dolorosa. Yáñez fue quien lo acompañó cada vez que se refugiaba en el México pobre a recuperarse de sus derrotas y prestarle el hombro de apoyo. Era parte de su familia. Pero mantenerlo, es cargar ilegitimidad en el equipaje y ser vulnerable a las críticas por el doble discurso juarista: “A los amigos, justicia y gracia. A los enemigos, la ley a secas”. Visto fríamente, López Obrador no tiene opción. Necesita este golpe de timón y recuperar el control total de su equipo y la agenda. Pero sobre todo, requiere del sacrificio de su incondicional para impulsar su Cuarta Transformación.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

twitter: @rivapa

 

 

0
0
0
s2smodern

La palabra exilio rondaba por los pasillos del departamento que mis padres alquilaban

 

 

Pienso en la caravana de migrantes de Honduras, esos siete mil desesperados buscando una vida mejor y pienso, inevitablemente, en mi abuelo. En que en este país todos somos migrantes.

La palabra exilio rondaba por los pasillos del departamento que mis padres alquilaban dos pisos encima del de mis abuelos. Ellos no eran de aquí, hablaban distinto, y tenían muy pocos amigos. Un niño como yo oía a retazos la historia de su vida: una vida truncada por el trastierro, una vida que dio un giro insospechado en 1939.

Mi abuelo –quien había sido juez de instrucción en Santander y ahora fungía como magistrado en Oviedo- encontró culpables a unos falangistas de algún delito que se pierde en la noche de los archivos judiciales. Al caer la ciudad en manos de los nacionales es advertido por su propio cuñado falangista que debe salir de allí: te buscarán para darte el paseo. El paseo era un eufemismo para indicar que esa sería la última noche y que no volvería jamás. Sin embargo, para mi abuelo hubo una permuta: ser confinado a un pueblo de Galicia.

Habían sido días de obuses y de miedo. Sus dos hijos –Chita y Juanjo- habían salido por los Pirineos y estaban en un campo en Francia. Su mujer huiría con un hermano a Marruecos –a las minas del Rif donde ese tío de mi madre, Ramón, fungía como médico. Mi madre tuvo la osadía de nacer el seis de julio de 1939 y mis abuelos en un gesto aún más temerario la llamaron Victoria. Nació allí, cerca del gran Atlas, perseguida desde siempre por el viento del Sahara, el simún, y por sus recuerdos de la ciudad de su infancia, Melilla.

Un buen día, la abuela –mi abuela Enriqueta- cruzó disfrazada de soldado falangista hasta la frontera con Francia y rescató a sus hijos y a su suegra de la ignominia y el frío. Con ese mismo espíritu indomeñable investigó la sanción de su marido –Juan García Gavito, mi abuelo- y a pesar de sus responsabilidades políticas, encontró que no había orden alguna para el confinamiento que le salvó la vida. En Melilla tuvo reunida nuevamente a su familia por algún tiempo. Hasta que vino el verdadero exilio, a México. Su hija mayor se había casado y su hijo estudiaba Ingeniería de Minas. Sólo la pequeña Victoria, entonces de 13 años los acompañó aquí.

En este país nací yo, un extraño también, y mis hermanos. No éramos españoles –mi abuelo, además, se preocupó porque no intimemos con gachupines que vinieron a hacer la América: por eso nunca fuimos socios del Parque España ni asistimos a ninguna romería. España era la República y ese tiempo no existía más. Yo asistía a una escuela de jesuitas y allí con seguridad fue que se me complicaron aún más las cosas. Un buen día llegué con mi abuelo y le pregunté a bocajarro:

-¿Es verdad que Asturias es el cielo?- su respuesta habrá sido negativa, pero no la registré: la humedad, el abanico de verdes en el campo, un lagar en el que se espicha la primera sidra.

El presente, en cambio, era gris. En los días descoloridos de mi abuelo no existía la felicidad.  Y quizá sí la nostalgia.

Cuando pienso en la caravana de Honduras pienso en Lázaro Cárdenas, pienso en mis maestros argentinos y chilenos, también exiliados, pienso en el horror de la dictadura, del hambre, de la miseria. Pienso en que tenemos que ser ese otro México histórico, el de la acogida, el generoso, no el xenófobo. Pienso en que no es posible que hagamos el trabajo sucio migratorio de Trump. Y pienso también que hemos sido terribles por mucho tiempo con nuestros hermanos centroamericanos.

 

Pienso en que esto ya tiene tiempo, en que ellos usan, en general, nuestro territorio para migrar a Estados Unidos y aquí los matamos, los violamos, los robamos. Lean La fila india de Antonio Ortuño, vean el trabajo excepcional de Las Patronas en el trayecto del horrible tren apodado La Bestia que los transporta. Todo eso pienso. Pero también pienso que siete mil personas no son solo un problema migratorio, son un movimiento político, representan una crisis humanitaria y ante tal fenómeno debemos responder con diplomacia, con política, con lo mejor que tenemos.

 

 

PEDRO ÁNGEL PALOU

ESCRITOR

 

@PEDROPALOU

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0
0
0
s2smodern

 

 

Raymundo Riva Palacio

El gran diseño de la Presidencia de Enrique Peña Nieto fue ceder el poder a Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio Chong, entonces secretarios de Hacienda y de Gobernación, y a Aurelio Nuño, el jefe de la Oficina de la Presidencia. A través de ellos gobernaba, mediante una delegación implícita del poder, y sólo ellos tenían acceso directo al presidente. El resto del gabinete tenía que pasar retenes burocráticos y enfrentar la furia de uno de ellos cuando al margen de esa tríada lograba un acuerdo con Peña Nieto. Ese férreo control encerró a Peña Nieto en Los Pinos y lo aisló. El modelo se desgastó y terminó con una implosión. Aún así, López Obrador piensa hacer lo mismo.

López Obrador está preparando su propia Presidencia tripartita, aunque el modelo difiere del que se implementó en el gobierno de Peña Nieto y es radicalmente distinto en el origen de su diseño. Lo más importante es que el presidente electo, a diferencia de quien será su antecesor, tendrá el control de esa tríada en Palacio Nacional, y no estará subordinado a ellos como sucedió en los primeros años del peñismo. Otra característica que lo hace diferente es que no habrá miembros del gabinete involucrados –con lo cual las legítimas ambiciones sucesorias que pudiera estimular, están acotadas-, sino serán parte del staff de la Presidencia.

La Presidencia tripartita de López Obrador estará integrada por tres personas que se encargarán de temas específicos. En el área jurídica –por donde pasarán todos los temas que establecerán las bases para la Cuarta Transformación-, está el consejero jurídico designado, Julio Scherer, que ha sido su abogado por más de una década y quien en los últimos años también ha sido una de las personas a quien también encarga temas políticos específicos. Para llevarle la relación con el sector empresarial y con inversionistas, que será un área estratégica en el próximo gobierno, estará Alfonso Romo, próximo jefe de la Oficina del presidente. En la parte política, un cargo fundamental porque hará el trabajo que siempre había hecho predominantemente López Obrador, estará Manuel Velasco, el senador con licencia que está terminando su mandato como gobernador de Chiapas.

Velasco es la revelación de esta Presidencia tripartita, pero también una ratificación de la creciente influencia que está teniendo con López Obrador. Velasco trabajó para Morena en las elecciones presidenciales y algunos de sus colaboradores más cercanos son ahora colaboradores cercanos del tabasqueño. El gobernador y senador, con muy mala imagen pública, es sin embargo, un eficiente operador político. Una demostración de ello fue conseguir el aval de Peña Nieto para impulsar a Morena en Chiapas, y en contra de José Antonio Meade, candidato presidencial del PRI y el gobierno. Cómo lo hizo, no se sabe. Lo único cierto, revelado por él mismo a sus cercanos, es que el respaldo a Morena fue platicado y autorizado por el presidente.

La Presidencia tripartita, a diferencia también de lo que sucedió con Peña Nieto, no es un modelo ajeno a López Obrador, como sí lo era para el presidente, que como gobernador del estado de México tenía relaciones e interacciones directas, que perdió en Los Pinos. López Obrador, en cambio, ha pulido ese sistema desde que era jefe de gobierno en la Ciudad de México, donde tenía colaboradores a quienes encargaba asuntos específicos. Quien más trabajo político desarrollaba en aquellos años con encargos delicados de López Obrador, era René Bejarano, que trabajaba en su oficina.

En la última campaña presidencial, el entonces candidato utilizó para esos fines a diferentes personas. Scherer y Romo fueron dos de ellos, así como Tatiana Clouthier, su coordinadora de campaña, pero cuya primera prioridad fue acercarle a grupos de la sociedad con quienes nunca había tenido relación. Su principal enlace, sin embargo, ha sido su hijo Andrés, la persona de mayor confianza del presidente electo, aunque aún no está claro si como se pensó antes de la elección presidencial, lo acompañará como consejero sin cartera en el gobierno o se irá a estudiar un posgrado a Boston.

No se sabe cómo gobernará López Obrador, y aunque no es lo mismo la Presidencia que la jefatura de gobierno capitalino, se pueden hacer conjeturas razonables de cómo lo hará. En el Palacio del Ayuntamiento ofrecía sus conferencias de prensa mañaneras, que comenzaron como una estrategia para llenar los espacios de información matutinos y jalar a todo el gobierno para comenzar sus labores temprano, y presidía la reunión con el gabinete de seguridad. Después desayunaba, generalmente de trabajo y en su oficina, tras lo cual encargaba los temas del día a Bejarano. A media mañana se iba de la oficina, a veces a jugar beisbol, muchas veces a reuniones con diferentes grupos de la sociedad, y regresaba en la tarde para revisar los pendientes. López Obrador ya adelantó que en la Presidencia tendrá una conferencia de prensa mañanera y presidirá las reuniones con el gabinete de seguridad. De ahí en adelante aún no se sabe cómo dividirá sus días.

 

Pero el diseño de su Presidencia Tripartita permite suponer que será un modelo similar al que siguió en el Palacio del Ayuntamiento, donde a través de sus brazos informales gobernará el día con día. López Obrador tendrá una mayor carga de trabajo en Palacio Nacional, pero como lo han hecho otros presidentes, dispondrá de tiempo suficiente para otras tareas. Algunos de sus antecesores usaban las tardes para reuniones de trabajo privadas e incluso personales. Conociendo a López Obrador, el tiempo que le quede libre será utilizado en lo que es su vida: trabajo político y electoral, porque su siguiente meta está en 2021.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

twitter: @rivapa

0
0
0
s2smodern

 

 

 

Recientemente platiqué con controladores aéreos del Aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México. Trabajadores sometidos a un estrés mayúsculo y que cuidan que se permita el vuelo alrededor de la capital del país. Ellos, definitivamente aseguran que la opción de Santa Lucía y Toluca, es peligrosa e inoperable.

 

El aeropuerto de Toluca, se ubica a 8,750 pies de altura (2,667 metros sobre el nivel del mar). Está 416 metros más elevado que la Ciudad de México o Texcoco (7,382 pies o sea 2250 metros). Esto representa mayor costo de operación para aviones que salen con la totalidad de su carga. Despegar de ahí representa un incremento en los costos de las aerolíneas de más del 25% en combustible. Mayor esfuerzo. Muchas aerolíneas disminuyeron sus viajes a esa terminal, por ese motivo y, además, la mayoría de las mañanas se retrasan los vuelos debido a neblina. Por eso, no aumenta el tráfico del aeropuerto Adolfo López Mateos.

 

Operar simultáneamente Santa Lucía y el actual Benito Juárez, rodeados por cerros y montañas que limitan el control de altitudes de las aeronaves. Así se reduce el espacio aéreo para dar espacio seguro a cada una de los aviones que despegan o aterrizan. Me aseguraron que actualmente, al permitir el despegue o aterrizaje en Santa Lucía, es necesario frenar las operaciones del Benito Juárez por razones de seguridad.

 

Si bien es oneroso despegar con carga completa desde el aeropuerto Benito Juárez, es la opción más cercana a los pasajeros, quienes tendrían que usar menos tiempo para llegar a sus destinos en la ciudad de México y en sus servicios de conexiones para otras ciudades en el país, así como al extranjero.

 

Las opciones de Puebla y Querétaro quedaron fuera del radar del próximo secretario de Comunicaciones, Javier Jiménez Espriú, por el rechazo que han manifestado aerolíneas internacionales. Estas, para mantener precios menores, deben ver ahorros en conexiones y la comodidad de sus tripulaciones y pasajeros.

 

Sí, Texcoco afecta la ecología del entorno. Sí, Texcoco se hunde (en el mismo ritmo que el Benito Juárez). Sí, es conflictiva la zona por la manipulación de grupos sociales de varios “líderes” que reaccionan emocionalmente y, con aparente ideología, se niegan al desarrollo de sus poblaciones.

 

 

No se puede negar que el aeropuerto representaría un detonante de empleo y bienestar para las poblaciones alrededor del aeropuerto. Sin embargo, políticamente no quieren mencionarlo ni los detractores, ni sus benefactores. Así es la “cochina” política.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@vsanchezbanos

0
0
0
s2smodern

Los resultados finales de la elección de Gobernador de Puebla aún son inciertos, el Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) se encuentra modificando y ordenando el recuentro de sufragios en ayuntamientos, los tendrá que concluir más tarde el próximo miércoles 10 de octubre.

 

 

Los resultados finales de la elección de Gobernador de Puebla aún son inciertos, el Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) se encuentra modificando y ordenando el recuento de sufragios en ayuntamientos, los tendrá que concluir a más tardar el próximo miércoles 10 de octubre.

 

Este fin de semana, el Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) modificó los resultados electorales en seis ayuntamientos del interior del estado, de los cuales en tres se revocó el triunfo a la planilla ganadora y en otros tres se ordenó analizar la reasignación de regidores por modificaciones parciales en la votación.

 

Los ayuntamientos se tratan de Santo Tomás Hueyotlipan, Tepeaca, Nicolás Bravo, Acajete, Pahuatlán, Cuauyuca de Andrade y Acateno,

 

Las determinaciones fueron impagadas en el Tribunal Electoral de Poder Judicial de la Federación por los partidos; el TEPJF tiene hasta el 14 de octubre como plazo para resolver las siete impugnaciones.

 

La Sala Regional Ciudad de México del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) revocó parcialmente la resolución del Tribunal Electoral del Estado de Puebla, relacionada con la elección de integrantes del Ayuntamiento de Atlixco.

 

La Sala Regional determinó lo anterior por unanimidad, al resolver el Juicio de Revisión Constitucional Electoral 213 de 2018, promovido por el Partido del Trabajo (PT), y cuyo proyecto de sentencia fue elaborado por el magistrado Héctor Romero Bolaños.

 

Lo anterior, a efecto de que se lleve a cabo un nuevo escrutinio y cómputo de la votación recibida en las casillas que no fueron motivo de recuento en el Consejo Municipal.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

0
0
0
s2smodern

 

 
Raymundo Riva Palacio

Los dados están cargados para decidir que será Santa Lucía, no Texcoco, donde se edificará el nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México. Nadie lo dice de esta manera, pero el folleto de 13 páginas para informar a la sociedad sobre las ventajas y desventajas de las alternativas, no deja lugar a dudas. El texto es sesgado, tramposo, sin balance y tendencioso. “La consulta es un ejercicio democrático para que la gente opine sobre lo que le conviene”, indica en su introducción. En efecto, eso se espera de la consulta. Pero la explicación a la sociedad no sólo es antidemocrática por la forma como induce al voto a través de la parcialidad en la presentación de las opciones, sino también es ideológica y recrea la polarización que ha caracterizado la carrera política del presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

El folleto establece en su primera parte la necesidad indiscutible de que la capital federal tenga otro aeropuerto que satisfaga las necesidades de pasaje y carga que hoy en día están saturadas. No menciona en ninguna parte que la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México fue terminada en 2007 como una solución temporal, en espera de la construcción de un nuevo aeropuerto porque el planteado por el presidente Vicente Fox, se frustró por la oposición de las pueblos nucleados por San Salvador Atenco, que tuvieron el apoyo de la izquierda social que encabezaba López Obrador.

Las comunidades que encabezan los activistas de Atenco habían estado en silencio desde que empezó la construcción del aeropuerto en Texcoco, pero resurgieron animados por el discurso de López Obrador contra la obra, e incentivados por la oposición de su futuro gabinete. El folleto es claro. Al hablar de posturas en contra de Texcoco, sólo menciona a los pueblos de Atenco y el Frente de Pueblos de Defensa de la Tierra, mientras que a favor únicamente señala al Consejo Coordinador Empresarial, en un ejercicio de maniqueísmo ideológico.

En apoyo a Texcoco, sin embargo, están las cámaras del sector de la industria aérea, las asociaciones de pilotos, los controladores aéreos, los colegios de ingenieros, los organismos internacionales de aviación civil y, también, todas las organizaciones empresariales, que ignora el folleto. No existe la misma categoría sobre Santa Lucía, aunque incluye a manera de apoyo el informe de la Organización de Aviación Civil Internacional de 2013, que en realidad respaldó a Texcoco como la alternativa viable, y que en septiembre pasado, a petición del equipo de López Obrador, señaló que Santa Lucía requería de estudios técnicos que aún no se contratan.

La información del folleto tampoco menciona que carecen de estudios sobre viabilidad y factibilidad financiera de Santa Lucía, y que las estimaciones presentadas en el folleto fueron proporcionadas por personas sin información ni soporte técnico a José María Riobóo, que participó sin éxito en la licitación de las pistas del nuevo aeropuerto en Texcoco, tras lo cual se convirtió en su principal detractor. Riobóo es asesor de López Obrador y se ha convertido en el cerebro de la oposición a Texcoco, subordinando a Javier Jiménez Espriú, el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes.

Otras de las grandes omisiones es sobre qué tipo de aeropuerto se pretende. La alternativa de Texcoco es un Hub, un centro de conexión internacional –que está mencionado en el folleto-, con una capacidad final de 135 millones de pasajeros, mientras que Santa Lucía, alterno del AICM, no sería un Hub, y el máximo de pasajeros que absorbería es de 60 millones. Sería una solución tan temporal como la Terminal 2, con capacidad máxima al 50% de Texcoco, pero con un costo que probablemente, de acuerdo con los expertos, terminaría presupuestalmente más alto que terminar la obra en Texcoco.

Esto tiene que ver con una serie de factores financieros que no están contenidos en el folleto y que tendrían que haber sido incorporados. La diferencia de escala entre los dos proyectos tienen una enorme diferencia en términos financieros a valor presente. Los ingresos aeroportuarios por pasajero son muchos más altos en un Hub, por el impuesto al uso de aeropuerto, el TUA, y por los ingresos no aeroportuarios, que no aparecen en ninguna parte del folleto. Estos ingresos no están bursatilizados como es el TUA –que ya se invirtió en la obra y que no podrían trasladarse a Santa Lucía-, la Fibra E –cuya inversión se perdería-, o los recursos inyectados por las Afores.

Los ingresos no aeroportuarios son los que se cobran a las aerolíneas para oficinas, los estacionamientos, las tiendas, restaurantes o establecimientos como las arrendadoras de automóviles. Tampoco considera la fuente de ingresos de lo que llaman “la ciudad aeropuerto”, una superficie de 400 hectáreas dentro del aeropuerto de Texcoco, que incluiría hoteles, bodegas de paquetería y oficinas, además del aprovechamiento del bien raíz del actual aeropuerto. Todos estos ingresos no existirían en Santa Lucía.

 

Esta opción tendría un costo adicional en multas por la cancelación de Texcoco, que no podría ser compensado, porque no sería Hub y su volumen lo haría insuficiente en menos de 20 años, lo que disminuye significativamente sus ingresos. El folleto sólo menciona que habría “posibles pérdidas económicas por cancelación en Texcoco”. Es más grave, y según los expertos, la repercusión en los mercados será mayor. “Sería visto como una opción de radicalismo que los asustará”, dijo uno de los expertos. “Verían que López Obrador no es Felipe González, sino Bolivia”. Esto es lo que menos, piensa uno, desearía el presidente electo antes de iniciar su gobierno, aunque por la inducción por Santa Lucía, no parece ser que le quite el sueño.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  

twitter: @rivapa

0
0
0
s2smodern

 

Adán Morales/@adangio

 

En Julio de este año se disputó una de las batallas electorales más reñidas de la historia de Puebla, misma que pelearon la panista Martha Erika Alonso y el Morenista Luis Miguel Barbosa Huerta.

Los primeros resultados de las encuestas dieron como ganador al de MORENA quien se sintió gobernador al filo de las dos de la tarde, sin embargo el PREP vio una ventaja de la panista hasta por 5 puntos

El resultado no fue aceptado por los de MORENA y acusaron de fraude, descubrieron un “supuesto” laboratorio electoral  en el hotel M&M y armaron un verdadero zafarrancho.

Se construyó la historia de que en el PREP se había insertado un algoritmo para manipular los resultados, se dijo que se habían manipulado actas y otras historias.

Días después presentaron sus denuncias de fraude ante las autoridades electorales.

El 19 de Septiembre de este año  y como si hubiera caído un dictador los de Morena festejaron la decisión del TEPJF de abrir los 26 paquetes distritales que hasta ahora dan la victoria a Martha Erika Alonso como gobernadora “electa”

La moneda está en el aire y algunos MORENISTAS están seguros de que la elección se va anular e irán de nuevo a elecciones.

Ante esto ya preparan su escenario ideal.

Y ante el desgaste político y físico que ha sufrido su candidato Miguel Barbosa, han decidido modificar el tablero.

El gobernador interino que designaría la avalancha en el congreso del estado, comandada por la dupla Biestro&JJ recibirían la línea de llevar al sobrino del ex gobernador (Manuel Bartlett) a ocupar interinamente el poder ejecutivo. A cambio de eso, Rodrigo Abdala cedería su posición de Súper delegado a Miguel Barbosa, quien ahí contralaría los dineros federales que envíen a Puebla; y Rodrigo Abdala seria el gobernador por al menos un año, eso sí, con la asesoría de su Tío, el poderoso director de la CFE: Manuel Bartlett

¿Pero quién sería el candidato?

Dicen los enterados que todo está planchado para que Yeidckol Polevnsky Gurwitz ​designe al  Senador Alejandro Armenta como el nuevo candidato de MORENA  a la gubernatura de Puebla, lo que pondría al PRI de Mario Marín de vuelta al poder.

El escaño en el senado que dejaría el Senador Armenta sería cubierto por: Jesús Encinas.

Este es el escenario que preparan en MORENA en caso de que la elección se anule, pero el equipo de enfrente está optimista y saben que en caso de confirmarse la ventaja, Martha Erika ganará legitimidad.

El que esto escribe cree que la jugada es perfecta, que poco o nada se moverán los resultados, el TEPJF limpiará el desaseo de esta elección y esto del voto por voto solo es el primer paso. 

Página 1 de 24

Please publish modules in offcanvas position.