Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1358662

Monreal consiguió los votos del PRI y Yasmín Esquivel es la nueva ministra de la Suprema Corte

0
0
0
s2smodern

Con 95 votos a favor en una segunda ronda, la esposa Riobóo juró como en el máximo tribunal. El PAN y MC también colaboraron.

 

 

AMLO consiguió que el Senado completara la Suprema Corte de Justicia con Yasmín Esquivel Mossa, elegida en votación por cédula con 95 votos y en un segundo intento, cuando apareció la ayuda del PRI y de Movimiento Ciudadano negociada desde el fin de semana por Ricardo Monreal.

 

El jefe de Morena pospuso la votación el jueves cuando supo que no llegaría y este martes estuvo decidido a ir al recinto a todo o nada. En el primer escrutinio, la esposa de José María Riobóo, contratista y consultor del presidente Andrés Manuel López Obrador, consiguió el respaldo de sólo 66 senadores, 20 menos que lo necesario para los dos tercios.

 

Monreal pidió un cuarto intermedio y al regreso los legisladores volvieron a poner el sobre en la urna pero esta vez el resultado permitió celebrar al oficialismo, que no sólo consiguió los votos de los tricolores: para llegar a ese número fueron necesarios algunos más de Movimiento Ciudadano -como anticipó LPO, 3 de los 8 estaban dispuestos a acompañar- y también del PAN, la única bancada que se expresó oficialmente en contra de la terna ante los medios y en el recinto.

 

 

Las cuentas son simples: sumados, Morena y sus aliados (PT, PES, Verde), además del apoyo cantado del PRD y aún con los votos del PRI, se hubieran reunido 94 votos, eso sin contar que entre estos grupos hubo ausentes, como la verde Alejandra Lagunes. O sea, algún panista pudo haber dicho una cosa y hecho otra, pero como el voto es secreto, nunca se sabrá.

Para llegar a 95 votos, Yasmín debió necesitar votos del PRI, Movimiento Ciudadano y del PAN, que se había expresado en contra. La votación es secreta. 

Recién esta mañana, la elección de las magistradas apareció en el orden del día de la sesión y antes de que sonara la campana, como adelantó LPO, en el oficialismo ya especulaban con imponer a Yasmín en segunda ronda . Lejos de desmentir esos rumores, los jefes de las otras bancadas sólo informaban que bloquearían a la preferida de AMLO en un primer intento y después se sentarían a conversar en serio.

 

La excepción era el PAN, cuyos líderes ratificaron en conferencia de prensa su rechazo a la terna y en el recinto sobreactuaron la posición con discursos altisonantes. "Es un conflicto de intereses, porque un juez no debe tener influencia del Gobierno de turno", protestó Damián Zepeda, quien fue varias veces al atril para cruzarse con los morenistas. "¿Van a justificar esta votación con el pasado? ¿Y entonces cuál es el cambio? ", los burló en otro de sus discursos y cuando le tocó votar exhibió su boleta con el no a las tres candidatas.

 

Para minimizar la cercanía de Esquivel al presidente, los marrones rastrearon magistrados de otras épocas cercanos a los partidos tradicionales y recordaron que en 2004, la ahora jueza de la Corte fue ascendida a magistrada agraria a propuesta del presidente panista Ricardo Fox.

 

"Haber sido militante no la minimiza", protestó Monreal, que además levantó las banderas feministas junto a sus dirigidas y pidió leer el artículo 95 de la Constitución, que enumera los requisitos para elegir un juez y en ningún caso habla de conflicto de intereses, un concepto jurídico más reciente.

 

Yasmín fue la primera de las ternadas en defender su candidatura, no hizo mención a su vínculo con AMLO e intentó reparar sus tropiezos de la audiencia pública como con la promesa de "no dar un paso atrás en los derechos ganados y reconocidos", como puede ser la adopción de parejas homosexuales, que se había atrevido a cuestionar pese a que hay jurisprudencia del máximo Tribunal.

 

Aquella vez también se había declarado "a favor de la vida" y en contra del aborto, suficiente para irritar a senadoras que promueven una ley para habilitar la interrupción voluntaria del embarazo como Patricia Mercado, de Movimiento Ciudadano. Eran votos que hacían falta para alcanzar los dos tercios.

 

Loretta Ortiz fue la más sólida en la audiencia y en el pleno, sin complicarse con debates polémicos y haciendo gala de su experiencia académica y su conocimiento en derecho internacional. Varios senadores del PRI y de Morena pidieron por ella durante el fin de semana, pero AMLO nunca cedió a las presiones. Si la terna se rechazaba, debía enviar otra y si volvía a fracasar podía cubrir la vacante a dedo, un final que nadie quería.

 

Celia Maya, la otra ternada, no fue votada por ningún senador y pareció buscarlo con un discurso proselitista. "No niego la pertenencia al Gobierno, porque coincide con los intereses de la Nación pero de ser electa por ustedes mi lealtad será con lo expresado por la Carta Magna", prometió.

 

 

La primera votación terminó con 66 votos para Yasmín, 14 para Loretta Ortiz, ninguno para Maya, 24 en contra de la terna y 18 nulos, que serían los del PRI. Nervioso, Monreal pidió un cuarto intermedio de media hora pero necesitó el doble para consolidar una mayoría calificada que se hizo desear pero llegó con 9 votos de sobra: fueron 95 para Esquivel, sólo 6 para Loretta, 19 en contra y uno sólo nulo. Los tricolores fueron los conversos más visibles, pero no los únicos. Varios panistas ayudaron. Aunque lo nieguen.

 

 

 

Vía:LPO

 

 

Please publish modules in offcanvas position.