Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1303167

Damián Zepeda quiere controlar el PAN después de la elección y busca desplazar a Marko Cortés

0
0
0
s2smodern

Empieza a tejer alianzas con los caciques azules que controlan los padrones. ¿Otra vez Rudos vs Técnicos?

 

 

 

Las intenciones de Damián Zepeda quedaron al descubierto en la definición de la lista pluri del PAN. Desde entonces, para muchos quedó claro que el dirigente nacional interino no quiere ser un reemplazo circunstancial de Ricardo Anaya y, en cambio, buscará por todas las vías controlar la estructura más allá de 2018.

¿Qué fue lo que ocurrió? Zepeda se reservó una de las tres posiciones que suelen estar al servicio de la cúpula azul. El puesto 1, el 4 y el 7 siempre son definidos por la Comisión Permanente, mientras el resto se vota en base a las propuestas de los Comités Estatales. Esta vez, después de una operación orquestada por el propio Zepeda, no hubo votación.

Esta situación derivó en el famoso reproche de Javier Corral, que amagó con romper su alianza con Anaya. "El gobernador quería César Jáuregui Robles en el puesto 8, y lo mandaron hasta el 12. Es muy difícil que ingrese. Por eso el enojo", reveló una fuente panista que siguió de cerca las negociaciones.

Otro de los lastimados, y no parece una casualidad, fue Marko Cortés, el efectivo comisario de Anaya en San Lázaro. Cortés quería -en primer lugar- pelear por una curul de mayoría, pero las negociaciones al interior del Frente se lo impidieron, porque la dupla de Michoacán se reservó para dos perredistas.

Cortés aceptó entonces ir por una pluri, suponiendo que el mecanismo sería el de siempre: las propuestas más votados en el Consejo del PAN ocuparían los primeros lugares de la lista. No fue así, y la lapicera de Zepeda definió todo.

Zepeda ubicó a Cortés en el octavo lugar de la lista nacional, por debajo de Miguel Ángel Mancera -que pidió un canje con Xóchitl Gálvez-, de la propia postulación de Zepeda, y de Rafael Moreno Valle, quien exigió ese lugar al declinar su carrera presidencial.

Un verdadero golpe para un aliado incondicional de Anaya, que ahora tendrá que esperar que la votación sea respetable para no perder su ingreso en la Cámara Alta. Cortés es, además, un candidato natural para pelear el próximo semestre por la dirigencia nacional: es joven, buen operador y un referente del "gen panista". Y se anotaba como un posible líder de bancada. Los dos espacios que quiere Zepeda.

¿Arranca así una reversión de las históricas batallas de "Los Rudos" contra "Los Técnicos? Eso parece, pues según pudo saber LPO, Zepeda ya teje alianzas con los caciques que controlar los principales padrones del PAN, como Jorge Romero en la Ciudad de México, Anuar Azar Figueroa -hombre de Edgar Olvera en Edomex- o Juan Carlos Martínez Terrazas, a quienes nombra como coordinadores de la campaña de Anaya en sus respectivas tierras.

 

Vía: LaPoliticaOnLine

Please publish modules in offcanvas position.