0
0
0
s2smodern

El triple juego de Esparza

 

Por Alejandro Mondragón / STATUS

Alfonso Esparza Ortiz, rector de la BUAP, mejor conocido en la comunidad universitaria como El Tío Poncho, salió bastante malandro.

Convencido de que nadie le peleará la reelección, sus operadores como Julio Galindo, secretario técnico del Consejo Universitario; y Rodolfo Zepeda Memije, director de Enlace y Gobernanza, presumen a la menor provocación:

“El rector Esparza le está haciendo creer al gobernador Tony Gali que se suma a su proyecto de sucesión, pero cuando obtenga la reelección sólo importarán sus intereses”.

¿Y cuáles son los intereses del Tío Poncho?

Jugar con todos. Triple salto.

Con los morenovallistas opera con el auditor David Villanueva, con Morena de López Obrador tiene a Francisco Vélez Pliego, quien cabildea y gestiona apoyos, mientras que en el PRI mantiene lazos con Jorge Estefan Chidiac y José Chedraui.

De hecho, llama la atención que la Escuela de Cuadros del PRI, plagada de fósiles, controlen áreas como Derecho y Administración.

A Esparza que se le salió de las manos la inseguridad en sus campus, pese a que ahora se suma al proyecto de gobierno para enfrentar lo que su Dirección de Apoyo y Servicio Universitario ha causado.

El Tío Poncho debería aplicar pruebas de control de confianza al personal de seguridad, sacar a su sobrina consentida de la DASU y dejar de subcontratar a los despachos afines a hijos y cuñado.

El Poncho anda metido en infiltrar a universitarios y académicos. Ya lo vimos en Derecho con el impresentable de Jesús Arroyo Chávez, consejero estudiantil del Rector.

También se han exhibido las burdas maniobras de El Papirrín, uno de los cabecillas de la BUAP que manipula las áreas de informática y computación.

Ahí está el patético Gustavo González María, operador personal de Esparza y administrador de las páginas SOYBUAP y LOBOBUAP, donde han lanzado una muy pendeja campaña de desprestigio contra la crítica.

Eres una vergüenza Esparza, porque tus operadores dejaron huellas, IPs, correos y mensajes desde la Rectoría para sus fines reeleccionistas.

Ya el grupo de Gali le había advertido al candidato en 2016 el doble juego de Esparza, quien lo apoyaba, pero también canalizaba recursos a favor de Blanca Alcalá Ruiz.

Ahora, su carta es Morena por la vía de Francisco Vélez Pliego.

Dicen en la BUAP que el morenovallismo apesta a cadáver político.

¿Será?

SE FUE TOVILLA

Vaya noticia. Desde hace algunos días dejó de ocupar la poderosa subsecretaría de Egresos de Finanzas, Eduardo Tovilla.

Este clave representante de los intereses financieros de Moreno Valle había logrado saltar a la nueva administración, pero dejó el cargo.

En su lugar quedó Francisco Zúñiga, un hombre de todos las confianzas del gobernador Antonio Gali.

Un cambio con mensaje, porque Tovilla se sentía intocable.

Ahí se lo dejo.