Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1394237

#Puebla 2 de Junio –Una elección de estado-

0
0
0
s2smodern

 

#Puebla 2 de Junio –Una elección de estado-

 

Escribe Adán Morales / @adangio

 

La elección en Puebla había sido, para todos los efectos, una elección de Estado. El presidente Andrés Manuel López Obrador envió a Gabriel García Hernández (coordinador de los súper delegados), Rene Bejarano y a Yeidckol Polevnsky, como  los enlaces del gobierno con la campaña de Barbosa, lo mismo comprometieron posiciones con los diversos grupos políticos que usaron los padrones clientelares de la entidad. El dinero salió del erario poblano.

La operación la fraguaron en un cuarto de guerra ubicado en un fraccionamiento de lujo ubicado en Santa Clara Ocoyucan, en coordinación con funcionarios locales: Manzanilla, Estefan Chidiac, Paco Ramos, Miguel Robles, Claudia Rivera, Karina Romero y los generales de la campaña: David Méndez, Eduardo Rivera Santamaría, Carlos Meza y Eric Cotoñeto, diseñaron la estrategia a seguir.

Enviaron a Maritza Marín a movilizar a toda la CNC, Leobardo Soto movilizó su ‘voto duro’ de la CTM, Erika Díaz concentró a su gremio en la capital, el SNTE 23-51 realizó una operación electoral al estilo de las abejas negras que un día les enseñó Elba Esther Gordillo, Antorcha campesina operó en todos los bastiones que tiene en el estado.

Gerardo Islas se comprometió a meter miles de votos en la mixteca camuflados en el Partido Verde, Carlos Morales fue designado para operar la zona de Huejotzingo, en Huauchinango Gustavo Vargas Cabrera y la diputada Liliana Luna, fueron los responsables, en Teziutlán: Carlos Peredo.

Rodrigo Abdala, fue enviado a trabajar la capital en donde hay un alto número de programas sociales,  junto con Claudia Rivera.

En los municipios conurbados trabajaron la llamada 'ruta de las ligas ', bajo el mando de Rene Bejarano, quien desde las seis de la mañana trabajó con el padrón de los beneficiarios de la Secretaría del Bienestar.  El gabinete estuvo trabajando todo el día, y el secretario general de gobierno, Fernando Manzanilla, le fue pasando a Gabriel García Hernández, Rene Bejarano y a Yeidckol Polevnsky, la  información de cómo iba la elección.

Al más viejo estilo de las estructuras priistas el arranque de la jornada era fundamental. Para el primer corte de las encuestas de salida esperaban iniciar el día con una ventaja de al menos 10  puntos sobre Cárdenas, de AN, porque de otra forma,  se complicaría el día.

Las encuestas de salida de las 11 de la mañana mostraban que Barbosa  estaba arriba de Cárdenas y de Jiménez Merino,  por ocho puntos, aunque el BEAP  y MásData  reportaron que la gente no estaba respondiendo a la salida de la urna porque argumentaban que las encuestas estaban manipuladas.

A las 11 y media enviaron al cuarto de Guerra de Barbosa una encuesta atribuida a la presidencia, en la que Barbosa  aventajaba por 9 puntos a Cárdenas, mientras que una más a las dos y media de la tarde había reducido la ventaja 7 puntos.

 

Sin embargo, dentro de la casa de campaña de Barbosa  no había nerviosismo, revelaron algunos operadores. Poco antes de las tres de la tarde, le informaron al presidente que Barbosa llevaba poco más de 600 mil votos y que ganaría por 10 puntos. Ese porcentaje no  correspondía con ninguna de las encuestas de salida. El último corte a las cuatro y media de la tarde mostraba arriba a Barbosa por 7  puntos porcentuales, y como en todas las mediciones previas,  Jiménez Merino y el PRI lucían desmoronados. A las cinco de la tarde la gente de Barbosa lucia tranquila. Sus datos decían que iba a ganar.

El despliegue federal se encaminaba al objetivo buscado, y coronó la ofensiva que diseñaron en contra de AN y el PRI, con lo cual se intentó compensar los negativos de Barbosa, en gran parte por la actitud que asumió ante la muerte de la ex gobernadora y ese  halo de soberbia que lo acompañó en los últimos días, además, el  descrédito de Andrés Manuel y la mala imagen de los gobiernos municipales de MORENA lo colocaron en una posición de alerta. Al mismo tiempo más del 65 por ciento de los encuestados en las semanas previas declararon que: ‘Barbosa va a ganar, pero yo no votaré por él’.

¿De dónde sacarían los votos? Era la pregunta

Esto obligó al equipo de Barbosa a pactar con los líderes locales, abrieron las negociaciones y perdonaron a todos aquellos que habían sido sus enemigos en el pasado reciente y les prometieron posiciones políticas y prebendas económicas.

El ambiente hostil creado para el PRI fue la persecución a  su principal activo político y financiero: Mario Marín.

AN sufrió una  embestida mediática cruel, su candidato fue señalado de ser financiado desde el estado de Jalisco, de cobrar ilegalmente una beca de investigador, de poseer un hotel valuado en mdp, de haber defraudado al fisco y hasta de acoso sexual.

La compra del voto comenzó en 500 pesos y  terminó en mil quinientos.

El PREP da una ventaja a Barbosa de 9 puntos.

El BEAP dice que la ventaja es de 12 puntos

MásData señala que Barbosa ganó por 10 puntos.

 

Lo anterior se traduce en que el candidato de Morena logró sacar apenas 800 mil votos y que esto no es suficiente para ser un gobernador legitimado como pretendía MORENA.

 

NOTA: Está columna debería aparecer el 3 de junio del 2019

*EJERCICIO FICCIÓN

Please publish modules in offcanvas position.