Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1394240

Ollín, de Godín a Mirrey

0
0
0
s2smodern

 

 

 

@moviendoideas

 

Ollín Rivera  aseguró en una ocasión que muchos en el Ayuntamiento  le tienen envidia porque él es “rico, guapo y goza de las confianzas de la Presidenta”.

La vida de Ollín Rivera hace algunos años era como la de cualquier poblano promedio, llegaba temprano a su oficina con un tupper en la mano,  esperaba su quincena, pagaba sus tarjetas, abonaba su tanda, comía memelas y cemitas, compraba zapatos por catálogo y ansioso esperaba el fin de año para pagar algunas deudas con su aguinaldo; su máximo cargo fue haber administrado un mercado del centro de la ciudad.

 

Resultado de imagen para GODINEZ

 

Sin embargo a partir del 15 de octubre pasado su vida cambio y se transformó en una especie de Mirrey o al menos en un Huicho Domínguez versión 4G.

Y es que a pesar de ocupar un puesto de segundo nivel en la Unidad de normatividad y regulación comercial; Ollín es un milagro de la 4T y ha logrado transformar su vida en tan poco tiempo, percibiendo un  salario que no supera los 35 mil pesos mensuales.

Pero Ollín es un viejo lobo de mar en eso de la regulación comercial y es que ha recibido de su tío el famoso ‘Gilo’ Rivera todos los secretos que guardan los giros negros y el comercio informal, de esos que funcionan en la clandestinidad y dejan una  bolsa que al menos se calcula en  1 mdp semanales: libres de impuesto y en efectivo.

Su función desde su modesto puesto de Jefe de Normatividad es la de verificar: comprobantes de domicilios, identificaciones oficiales, constancias de protección civil, establecer una restricción en los horarios de compra de alcohol en los bares y negocios que lo distribuyen, y fortalecer el control estricto de la venta de alcohol a menores de edad, aplicar rigurosamente la normativa de concesión de licencias comerciales para la venta de alcohol y establecer las responsabilidades en las que pueden incurrir sus titulares por su infracción.

Sin duda una verdadera mina de oro para quien sabe hacerse de la vista gorda y deja que estos negocios operen al margen de la ley.

Nuestro personaje ha dado un cambio radical a su imagen, ha pasado de usar zapatos Flexi de 800 pesos a zapatos Ferragamo de 7000 pesos.

 

 

Ha dejado de comer en las taquerías y mercados para sentarse en el parrillaje de la Juárez al menos 3 veces por semana, siempre bien acompañado.

Ha cambiado Bodega Aurrera por City Market.

Sus dotes de galán también los ha sabido explotar y llegó a enamorar a una mujer que se encuentra en el staff de imagen del municipio, persona que gana 30 mil pesos mensuales y ahora es propietaria de un Spa que se encuentra ubicado en Plaza Mayor y maneja una camioneta jeep 2018, está de más decirles que es la versión de lujo.

¿De dónde estará pagando estos lujos este muchacho, acaso el Audi y la casa de interés social que recién adquirió habrán salido de su jugoso sueldo o tendrán que ver los 200 pesos que a diario entregan las más de 1500 sexoservidoras  que laboran en la ciudad sin control alguno?

 

Hasta el momento Ollín ha tenido cuidado en ocultar la mano con la que cobra pero no con la que gasta, de seguir así abrirá en el municipio un boquete de corrupción imposible de tapar y que terminará por enlodar la joven administración municipal.

Y es que Ollín es un personaje clave en la administración de Claudia Rivera, goza de su confianza, pero parece entender que su puesto es la herramienta para enriquecerse de manera brutal y cambiar su vida de ‘Godín a Mirrey’

 

Please publish modules in offcanvas position.