Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1432112

El desastroso rosario de anomalías.

0
0
0
s2smodern

 

›Desde el 2000, año en que nació la Auditoría Superior de la Federación y se comenzaron a contabilizar los daños presupuestales que no son recuperados a la hacienda pública, la titular de Sedatu es la funcionaria con el mayor récord de insolvencias. Acumula cinco mil 321 millones sin comprobar, equivalentes a todas las observaciones en el gobierno de Fox o el presupuesto anual de una dependencia, como Turismo

Los globos en los tiempos de Rosario Robles al frente de la Secretaría de Desarrollo Social, costaban 212 pesos cada uno. El valor en el mercado, de entre 15 y 30 pesos, no era relevante. Para adornar los actos de promoción de la Cruzada Nacional contra el Hambre, en su secretaría compraron 155 globos nacarados color azul del número nueve. La factura: 32 mil 900 pesos. Los globos de Rosario sí eran caros.

 

El caso de los globos caros en la Sedesol aparece en la auditoría 13-0-20100-12-0269 sobre el primer año de la gestión de Robles en esa dependencia, donde se señala que esos artículos formaron parte de un convenio de colaboración entre la secretaría y la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, el cual incluía la entrega de gorras, stikers, plumas, playeras, linternas, chamarras, hojas de fomi, lapiceras, mochilas y flores artificiales.

 

Se observa que los bienes que se detallan en el cuadro no corresponden con los objetivos que establece el decreto del Sistema Nacional para la Cruzada contra el Hambre (SNCcH), que son: cero hambre a partir de una alimentación y nutrición adecuada de las personas en pobreza multidimensional extrema y carencia de acceso a la alimentación”, refiere el documento de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

 

Así se manejaba el presupuesto en la Sedesol en los años en que Rosario Robles estuvo al frente de la dependencia. Pero no es extraño. De las 111 personas que han ocupado una secretaría de Estado en los últimos 18 años, Robles Berlanga es la funcionaria que tiene el historial más negro en el manejo de los recursos públicos.

 

Y si de resultados se trata, es la misma Rosario Robles quien posee la calificación más baja en el gabinete del presidente Enrique Peña Nieto, si se analiza la eficacia de los programas presupuestales que cada uno de los integrantes del gabinete tienen a su cargo.

 

“No te preocupes, Rosario”, dijo el presidente Peña Nieto en abril de 2013, cuando la entonces secretaria de Desarrollo Social fue acusada de utilizar los programas sociales con fines electorales en Veracruz. Hoy, cinco años después de aquel espaldarazo, la actual titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) se encuentra en medio del descrédito y señalada por posibles actos de corrupción, lo que erosiona la aprobación del Ejecutivo federal y taladra la campaña de José Antonio Meade.

 

Este semanario contactó al equipo de Comunicación Social de Rosario Robles para solicitar una entrevista, pero hasta el cierre de esta edición le petición no había sido atendida.

grafs-rosario-web-1

Costosa ineptitud

ejecentral revisó las gestiones de los diversos secretarios de Estado desde el 2000 —año en que comenzó a funcionar la Auditoría Superior de la Federación (ASF)—, y analizó los montos que las dependencias dejaron pendientes de solventar, luego de que el órgano fiscalizador detectara desvíos, recursos sin comprobar, obras sin terminar, servicios sin entregar, depósitos en cuentas bancarias no autorizadas o cualquier otra anomalía.

 

Después de casi un trienio de gestión al frente de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), la administración de Robles Berlanga dejó pendientes de solventar cuatro mil 316.4 millones de pesos, por tres años consecutivos, 2013, 2014 y 2015.

 

En este lapso —ella despachó del 1 de diciembre de 2012 al 27 de agosto de 2015—, la dependencia a cargo de Robles acumuló cinco denuncias de hechos por presuntos actos que ameritan sanción penal y la ASF tiene 101 acciones (aclaraciones, observaciones, devoluciones)  abiertas y pendientes de concluir.

 

Esos cuatro mil 316.4 millones de pesos que Sedesol no pudo comprobar durante los años que Robles estuvo al frente supera el monto aprobado este año para el programa de Estancias Infantiles, que alcanza los cuatro mil 070 millones de pesos, o los tres mil 205 millones que se invertirán para comedores comunitarios. Los posibles daños cometidos en las gestiones de Rosario Robles en las instituciones medulares para el combate a la pobraza y con ello garantizar el desarrollo social, también es dos veces superior a todo el dinero que se gastarán este año en el programa de Abasto Rural de Diconsa, un total de 2 mil 155 pesos, y todo el presupuesto que se destinará en 2018 al Abasto Social de Leche Liconsa 2 mil 112 millones de pesos.

 

›En 2016 —no se considera 2017, porque el análisis de esa cuenta pública está en curso y aún no se publica—, Robles Berlanga tiene un saldo sin comprobar por mil millones de pesos en la Sedatu. En total, al sumar los cuatro años de gestión en el presente sexenio, la exjefa de Gobierno del Distrito Federal acumula cinco mil 321.1 millones de pesos sin comprobar. Nadie, ni en esta administración ni durante los gobiernos panistas, tiene ese récord.

Dicha cantidad es suficiente para dar apoyo económico durante cinco años a 268 mil niños recién nacidos que hubieran quedado huérfanos, según los criterios actuales del programa Seguro de Vida para Jefas de Familia de Sedesol.

 

El monto también habría bastado para dar sustento anual a 764 mil 500 adultos mayores, partiendo de que el programa Pensión para Adultos Mayores entrega 580 pesos mensuales a los ancianos inscritos.

 

El funcionario que más se le aproxima a Rosario Robles es Emilio Chuayffet Chemor, quien fue secretario de Educación Pública del 1 de diciembre de 2012 al 27 de agosto de 2015. En esa primera mitad del sexenio peñista, el mexiquense dejó tres mil 632.6 millones de pesos sin recuperar.

 

En tercer lugar se ubica Enrique Martínez y Martínez, el coahuilense que se desempeñó como secretario de Agricultura entre 2012 y 2015, quien acumuló tres mil 380.6 millones de pesos que se pudieron justificar ni identificar su correcto paradero.

 

 

›DESDE 2013, PRIMER AÑO DEL GOBIERNO DE PEÑA NIETO, LA SEDESOL DE ROSARIO ROBLES FUE OBJETO DE CINCO DENUNCIAS DE HECHOS Y DOS AUDITORÍAS FORENSES (QUE SE REALIZAN CUANDO HAY INDICIOS DE FRAUDE).

Los Zebadúa, denunciados

RO-0001-WEB

Después de que el periódico Reformainformara que en la cuenta pública 2016, la ASF detectó un desvío por mil 311 millones de pesos en perjuicio de la Sedatu, la titular de la dependencia, Rosario Robles, acudió a la PGR para exigir pruebas de las acusaciones y ha concedido diversas entrevistas para deslindarse de los malos manejos.

 

La secretaria ha dicho que la ASF “ni siquiera ha utilizado la palabra desvío”, al referirse a las irregularidades en Sedatu. No obstante, en la auditoría forense 16-0-15100-12-1792 realizada en 2016 a los “Convenios de Coordinación, Colaboración y Acuerdos Específicos Suscritos con Universidades Públicas y Entes Públicos Estatales para el Desarrollo de Diversos Proyectos, Adquisiciones y Otros Servicios”, el órgano fiscalizador señala que “la recurrencia en el desvío de los recursos públicos destinados a programas sociales propicia impunidad y atenta contra los derechos humanos; trunca y arruina las condiciones de acceso a bienes, servicios y acciones indispensables para una vida mejor”.

 

Asimismo, añade que “durante cinco años consecutivos, y como resultado de la fiscalización, la ASF ha determinado el desvío de recursos públicos propiciado por irregularidades que han sido observadas reiteradamente, por un monto de cuatro mil 749 millones 715 mil 300 pesos de la Cuenta Pública de los años 2012 a 2015 y 2 mil 130 millones 986 mil 600 pesos de la Cuenta Pública 2016”, la mayoría de los cuales son atribuibles a Sedesol, Sedatu y a la Secretaría de Agricultura.

 

En su alegato, Robles Berlanga reiteró que la ASF “habla de irregularidades de muchas dependencias públicas y cada una tiene que irlas solventando, tienes que irlas acreditando; lo que no se acredite, entonces se procede ante la Función Pública o ante la PGR para pedir sanciones administrativas y sanciones penales. ¿Qué he dicho yo? Investíguese. Soy la primera y la más interesada en que esta investigación se haga a fondo”.

 

Lo que no dice Rosario Robles es que en su primer año como secretaria de Desarrollo Social (2013) quedaron mil 581.8 millones de pesos sin comprobar; en su segundo año (2014) el monto sin recuperar fue de mil millones, y en el tercero (2015) el monto sin justificar se disparó a mil 734 millones.

 

En los 12 años anteriores, la Sedesol tuvo dirigida por cinco secretarios (Josefina Vázquez Mota y Ana Teresa Aranda, con Vicente Fox; y Beatriz Zavala, Ernesto Cordero y Heriberto Félix Guerra, con Felipe Calderón). Entre los cinco, según los archivos de la ASF, el monto no comprobable ascendió a 72.5 millones de pesos. Es decir, si se compara el saldo no aclarado en Sedesol durante los gobiernos panistas con la irregularidades acumuladas entre 2013 y 2015, el aumento de los recursos mal utilizados con Robles se disparó en 5,853 por ciento.

 

Para 2016, cuando la Sedesol ya estaba en manos de José Antonio Meade, actual candidato del PRI a la Presidencia de la República, el monto de recursos sin comprobar bajó a 313.3 millones de pesos, de acuerdo con datos de la ASF.

 

Desde 2013, primer año del gobierno de Peña Nieto, la Sedesol de Rosario Robles fue objeto de cinco denuncias de hechos y dos auditorías forenses (que se realizan cuando hay indicios de fraude). Desde aquel entonces, la ASF exhortó a la dependencia a “establecer mecanismos de control para evitar adquisiciones, consultorías y servicios al amparo del artículo primero de la Ley de Adquisiciones cuando no se constante que las entidades cuentan con la capacidad de cumplir”.

 

De igual forma, la Auditoría solicitó en 2013 a la dependencia a cargo de Robles tomar cartas en el asunto para que “el Órgano Interno de Control realice las investigaciones pertinentes y, en su caso, inicie procesos administrativos para los actos y omisiones de los servidores públicos que no vigilaron, supervisaron, verificaron ni validaron la ejecución de los trabajos”.

 

Cuatro años después, en 2016, las malas prácticas continuaron, y en la ASF, en cada auditoría, continúa haciendo las mismas recomendaciones. En la práctica, Rosario Robles ha mantenido en su equipo de trabajo a Emilio Zebadúa como Oficial Mayor, tanto en Sedesol como en Sedatu, a pesar de que la mayoría de las observaciones lo señalan como presunto responsable de adquisiciones, servicios, asesorías que no siempre se entregan de acuerdo a la ley.

 

 

Emilio Zebadúa es hermano de José Ramón Zebadúa, quien fungía como secretario de Finanzas cuando Robles Berlanga fue presidenta nacional del PRD (2002-2003), gestión caracterizada por el desfalco y la triangulación de recursos para campañas políticas, situación que le costó su salida del CEN perredista y su posterior renuncia al partido.

 

grafs-rosario-web-2

Desfalco inédito

Las anomalías acumuladas por Rosario Robles son tan grandes que el monto supera los faltantes de todo el aparato de gobierno durante el sexenio de Vicente Fox completo. Es decir, los cinco mil 321 millones de pesos que la exdirigente nacional del PRD no ha logrado recuperar ni justificar entre 2013 y 2016, son mayores que los cuatro mil 288 millones que no comprobaron todos los entes auditados entre 2001 y 2006 en las áreas de gobierno, desarrollo económico y desarrollo social juntos.

 

Las anomalías del gasto de Robles equivalen a la mitad de todas las irregularidades cometidas durante todo el sexenio de Felipe Calderón en dependencias de gobierno. En conjunto, los montos no comprobados por todo el aparato de gobierno entre 2007 y 2012 suman 10 mil 697.3 millones, de acuerdo con los archivos de la Auditoría Superior de la Federación.

 

En la Sedatu, dependencias creada en el primero año de gobierno del presidente Peña Nieto, Robles Berlanga tuvo dos antecesores: Jorge Carlos Ramírez Marín (del 3 de enero de 2013 al 27 de febrero de 2015) y Jesús Murillo Karam (del 27 de febrero al 27 de agosto de 2015). Durante ese primer trienio, ambos funcionarios heredaron un monto sin comprobar de 280.6 millones de pesos, cifra que aumentó más de 300% en 2016, ya con Robles en el timón, año en que quedaron pendientes de solventar mil millones de pesos.

 

En septiembre pasado, con motivo del Quinto Informe de Gobierno del presidente Peña Nieto, ejecentral hizo una revisión sobre el desempeño de los secretarios de Estado, en función de los resultados obtenidos en los programas presupuestales que maneja cada integrante del gabinete. El análisis se basó en el Sistema de Evaluación del Desempeño, herramienta del gobierno federal para monitorear el logro de los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo.

 

›En una escala de 1 a 5, donde 1 es desempeño “bajo” y 5 es cumplimiento “alto”, las dependencias mejor rankeadas fueron las Secretarías de Turismo y de Hacienda, con un promedio de 4.

En aquella entrega se reportó que la integrante del gabinete que más le ha quedado a deber al presidente Peña Nieto en el logro de metas gubernamentales es Rosario Robles, pues la Sedatu obtuvo un promedio de 2.9. De los 19 programas presupuestales manejados por Robles, sólo uno tenía calificación de 5. Las acciones donde Sedatu tiene mayores problemas son Actividades de Apoyo para Mejorar la Eficiencia Institucional, el Programa de Infraestructura y la Política de Desarrollo Urbano y Ordenamiento del Territorio.

 

 

›EL DATO. En 2013, la Secretaría de Desarrollo Social informó que contrató a cuatro grupos de rock para un concierto en el Auditorio Nacional. Por el evento pagó 12.1 millones pesos. Cuando la ASF investigó el tema, la dependencia no pudo comprobar con facturas ni la contratación de los grupos ni la realización del evento.

Reprobada

En agosto de 2016,  la empresa Maxefi Consultores hizo una evaluación al programa denominado Política de Desarrollo Urbano y Ordenamiento del Territorio, la cual señala que existe una “baja capacidad institucional para implementar estrategias e instrumentos de política de desarrollo urbano y ordenamiento territorial”.

 

Sus causas, acorde a dicho documento, son “el diseño inadecuado de la planeación estratégica de las políticas de desarrollo urbano y de ordenamiento del territorio; la planeación insuficiente de los programas y de las acciones de política de desarrollo urbano y de ordenamiento del territorio; el bajo nivel de coordinación entre las áreas de la Sedatu y en la implementación de los programas; así como el inadecuado seguimiento de la gestión y de los resultados de los programas y de las acciones del sector”.

 

 

Las causas de estas situaciones, a su vez, son “la insuficiente capacidad institucional para la integración de planes; la información deficiente, insuficiente y mal integrada de las matrices de indicadores para resultados y de sus indicadores; inercias institucionales y resistencia a la actualización de los programas; falta de criterios y lineamientos para una adecuada coordinación entre las unidades administrativas, las entidades coordinadas, desconcentradas y las delegaciones estatales de Sedatu; y deficiente normatividad en materia de Política de Desarrollo Urbano y Ordenamiento del Territorio”. Adicionalmente, los efectos expresados para la problemática central son la “inadecuada ejecución institucional en política de Desarrollo Urbano y de Ordenamiento del Territorio; el bajo nivel de respuesta y de desvinculación de los programas para el logro de los objetivos sectoriales; la ausencia de estrategias operativas para atender las necesidades de la población objetivo, y la desarticulación en la implementación de programas y de las prioridades institucionales”.

Los 10 contratos
 anómalos más cuantiosos

En los primeros cuatro años como secretaria de Estado (primero en Sedesol y después en Sedatu), Rosario Robles acumula 128 Pliegos de Observación de la ASF, los cuales se refieren a contratos con algún daño patrimonial. Estos son los que implicaron mayores pérdidas para la hacienda pública:

grafs-rosario-web-3

1. Monto: 689.2 millones de pesos

Año: Sedatu 2016

Contraparte: Cuentas bancarias anónimas

Motivo: Transferencias sin identificar el destinatario de los recursos, ni contar con la  documentación justificativa y  comprobatoria

Programa afectado: Programa de Infraestructura.

2. Monto: 611.7 millones de pesos

Año: Sedesol 2015

Contraparte: Universidades Tecnológica de Nezahualcóyotl, Politécnica de Texcoco y Tecnológica del Sur del Estado de México

Motivo: No se realizaron actividades de orientación, promoción, apoyo, seguimiento, organización y verificación de obras encaminadas a fortalecer la operación del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS).

Programa afectado: Desarrollo Social Regional y Municipal.

3. Monto: 542.2 millones de pesos

Año: Sedesol 2013

Contraparte: Constructores de Chiapas

Motivo: 2,534 obras no realizadas en zonas marginadas de la entidad

Programa afectado: Desarrollo de Zonas Prioritarias.

4. Monto: 466.6 millones

Año: Sedesol 2014

Contraparte: Universidad Autónoma del Estado de México

Motivo: Sedesol realizó pagos a 328 mil 281 beneficiaros que no cumplen con las reglas de operación del programa.

Programa afectado: Pensión para Adultos Mayores.

5. Monto: 450 millones de pesos

Año: Sedatu 2016

Contraparte: Sistema Quintanarroense de Comunicación Social

Motivo: La Sedatu pagó hasta cuatro veces por los mismos materiales de audio, video y gráfico de piezas de comunicación

Programa afectado: Adquisiciones.

6. Monto: 386.8 millones de pesos

Año: Sedesol 2013

Contraparte: Universidad Autónoma del Estado de Morelos

Motivo: No se tiene evidencia de la adquisición, distribución y la entrega de bienes a 400 municipios.

Programa afectado: Cruzada Nacional contra el Hambre.

7. Monto: 324.6 millones

Año: Sedesol 2014

Contraparte: Universidad Autónoma del Estado de Morelos

Motivo: No se realizaron los servicios de orientación, promoción, apoyo, organización y evaluación para fortalecer la operación del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS).

Programa afectado: Desarrollo Social Regional y Municipal.

8. Monto: 271.8 millones de pesos

Año: Sedatu 2016

Contraparte: Televisora de Hermosillo S.A. de C.V.

Motivo: La Sedatu pagó hasta cuatro veces por los los mismos materiales de audio, video y gráfico de piezas de comunicación

Programa afectado: Adquisiciones.

9. Monto: 239.3 millones de pesos

Año: Sedesol 2013

Contraparte: Universidad Autónoma del Estado de Morelos

Motivo: Los servidores públicos de la Desarrollo Social y de la Unemor omitieron supervisar el contrato relativo a la prestación de los servicios y no vigilaron el estricto cumplimiento

Programa afectado: Atención a Jornaleros Agrícolas.

10. Monto: 237.2 millones de pesos

 

Año: Sedesol 2015

Contraparte: BPG Ingeniería, S.A. de C.V., Grupo Daxme, S.A. de C.V., y Muebles y Mudanzas, S.A. de C.V.

Motivo: Pagos en exceso por la adquisición, distribución e instalación de baños ecológicos

Programa afectado: Desarrollo de Zonas Prioritarias.

 

Vía: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Please publish modules in offcanvas position.