0
0
0
s2smodern

 

 Moreno Valle “El declive de un Don”

Escribe: Tonny Soprano

 

Ayer vino a verme “El Primazo” de oro negro, Serch, para los cuates.

Tocó como si me hubiese tirado a su novia en turno, una reporterita  de no malos bigotes que trabajó en la estación de Jabón&Vaselina que dirige mi amigo el Vic.

Traía a sus guaruras.

No sale sin ellos, sin su lap que contiene todos los secretos de la familia y sin su iphone 8 encriptado.

Uno de sus guaruras es un tipo que dice haber trabajado al servicio de Othón,  que fue entrenado por la guerrilla colombiana y que controla el tráfico de huachicol desde Coronango a Huejotzingo.

El otro, un gordo grasoso, mal encarado y con un sentido del humor insoportable.

Como no les abría, casi tiran la puerta.

Deje a mi lolita a medio camino. Una chica exquisita que me había enviado mi amigo Bruce.

Sacudí mi nariz, me puse mi bóxer y una bata blanca.

-¿Quién?, pregunté por fin, armándome de valor, mientras acariciaba detrás de la puerta la cacha de la Mágnum que me regaló mi tío junior allá por las navidades del 85 cuando cumplí 10.

-¡Abre grandísimo hijo de puta! -fue lo que recibí de respuesta.

Me asomé por la ventana y vi el rostro.

El rostro del encabronamiento.

Sí.

Era Serch.

SMV como lo conocen sus enemigos.

No había duda.

Era él.

El mismo que acababa de ser acusado por “El Higadito” Lozano de tener nexos con “El Cachetes”

El mismo que aceptó haberle escriturado unos terrenitos.

El mismo que viajó a Tamaulipas para llevar los caballos a la cabalgata de su primo.

El mismo que está en la cabeza de RMV para entregarlo a la plaza pública que reclama sangre.

 Con una mano sostenía un puro cubano y con la otra se rascaba las bolas.

Su cara  no era como siempre, bonachona y de buena gente.

Sus mejillas rosadas habitualmente tenían un color rojizo que combinaba con su rabia.

-¿Qué deseas, Serch? ¡No tengo nada que tratar contigo! -le dije

-¡Quiero hablar contigo! -escupió.

-¿De qué, de quién? -contesté tratando de fingir.

-De tu negocio.

-¿Cuál negocio?

-El de la extorsión.

-¿Cuál extorsión?

-No te hagas, coño. ¡Tú tienes las fotos y las estas filtrando!

Me rasqué las bolas y le dije: -Sí, ¿y?…

-La familia me envía a hacerte una oferta.

-¿La podré rechazar? –contesté-

-No seas payaso. -refunfuñó-

-¡¡Habla!! Espeté

-5 millones de los grandes y un boleto de Avión hacia Nueva Jersey sin fecha de regreso.

-Suena tentador, te busco. –le dije-

-Esperó tu respuesta esta semana –me gritó-  Y se fue.

Desde entonces me le he escondido.

Y ni las llamadas le contesto.

Pobre SMV.

Era mi amigo.

Casi mi hermano.

Me cae bien.

Pero anda divagando.

Lo que “El higadito” Lozano dijo sobre él no fue una rabieta ni nada personal, fue ordenado por el mismísimo 01

Regresé buscando a mi lolita y pensé en aquella frase de Frank Underwood “Vaya pérdida de talento. Él eligió el dinero en lugar del poder, un error que en este pueblo casi todos cometen”

 

Mi cuenta en tuiter: @soprano_tonny

 

 

PERIODISMO FICCIÓN