Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1477474

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Adán Morales

 

Alguien pretende erigirse en el paladín de los poblanos, en el demócrata que necesita Puebla, pero…

 

 

La entrevista que dio Fernando Manzanilla a Ciro Gómez Leyva hace unos días, mostró a Fernando Manzanilla vestido de Fernando Manzanilla, para algunos solo dijo que la vista del gobernador ha mermado, para otros, esa frase desnuda a Barbosa por completo.

Y es que el ex secretario de gobernación fue punzante con esas declaraciones disfrazadas de paz, agradecimiento y buen ondismo, con quien fue su cómplice y jefe hasta hace unos días.

Su entrevista con Ciro Gómez Leyva causó el impacto deseado, enrarecer el clima político y despertar a los futuristas.  Mover el tablero sucesorio del gobernador, pues.

Los escenarios son muchos y el punto de partida es la ‘supuesta’  salud mermada de Barbosa.

Ese es el resultado de la entrevista de Fernando Manzanilla a Ciro Gómez Leyva. Solo ingenuos pensaran que eso no estaba calculado.

La respuesta de Barbosa por supuesto que no tardará. Saldrán a flote algunas componendas macabras que involucrarán a Manzanilla y equipo.

En la entrevista Manzanilla ofrece explicaciones sobre lo ocurrido en su breve paso por el gobierno de Barbosa, posturas que él mismo fue incapaz de ofrecer y de practicar durante los días turbulentos y califica de desafortunadas las declaraciones del gobernador en relación a la icónica frase…’Los castigo diosito’

Sin duda los demonios ya están sueltos, la forma de hacer política de Barbosa y Manzanilla, han creado las condiciones propicias a una polarización y a una radicalización.

Manzanilla sabía que tenía que irse, pero no así.

El inicio de adelantar su decisión, fue aquella columna en donde se escribió que Carlos Meza sería su sucesor.

Después vino la puntilla. Y una nota del diario CAMBIO en donde se le señala de organizar un complot con Eukid Castañón, fue la gota que derramó el vaso.

¿Qué pasó?

Los pactos no se cumplieron, la danza de las traiciones y los malos consejeros llevaron a Barbosa y a Manzanilla a este punto.

Barbosa jamás reconoció a Manzanilla como el secretario de gobernación. Lo consultaba poco y los temas punzantes los trataba con David Méndez.

Manzanilla por su parte operaba ya su propio proyecto. Establecía pactos con los enemigos de Barbosa y les prometía: dinero y poder.

Ambos  han llevado esta lucha más allá de la obsesión por el poder, del protagonismo enfermizo y están pisando las arenas movedizas del tema personal, del mano a mano, del ‘hay tiro’.

Ambos pretenden presentarse como estadistas cuando en realidad han sido factor de la desestabilización que se vive en el estado.

Vaya enero, a pesar de lo helado en Puebla el calor supera los 45 grados.

 

Mi cuenta en tuiter: @adangio

 

 

 

 

0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: Adán Morales

 

El gobernador poblano, Luis Miguel Barbosa, llegó a pensar la tarde del 2 de junio del 2019, que, los  687 mil 341 poblanos que votaron por él, realmente se creyeron eso de que podía ser la ‘Esperanza de Puebla’.

Pero su estilo de gobernar ha dejado mucho que desear y es que sus fobias de pronto lo nublan.

Aunque la mayoría de la prensa local tiene otros dato$ y se deshace en elogios. En corto confiesan el rechazo a su gobierno y  persona.

El inicio del 2020 el gobernador poblano logró colocar al estado como tendencia  nacional. Una declaración desafortunada (otra vez) y una acción que sacó a relucir su fobia contra el Morenovallismo, fueron la causa.

·        "Ustedes ven a una persona ejecutada con nueve balazos, no tengan duda que esa persona asesinada se andaba portando mal, ¿verdad? Aunque parezca una tragedia y lo es", dijo.

 

·        Retiró de un hospital de Acajete  los mosaicos y viniles de la fachada, argumentando que se trata de un programa de mantenimiento a Unidades Médicas (Prioridades son prioridades)

 

 

 

Habrá que preguntarle si revivir tiempos pasados (quitar colores e insignias) resuelven problemas presentes (desabasto de medicamentos…)

 

El impulso que comenzó el 1 de agosto, cuando asumió la gubernatura, se esfumó 5 meses después,  y es que su gobierno va perdiendo prestigio, credibilidad y confianza.

Si Luis Miguel Barbosa quería ser un gobernador recordado por el cariño de la gente y por lograr el desarrollo del estado, alguien debe avisarle que va en sentido contrario. Y es que sus acciones de gobierno han logrado despertar el enojo social  contra su persona.

·        Aumento del costo del transporte público.

·        El costo del  reemplacamiento.

·        La sospecha de licitaciones amañadas.

·        El despido de burócratas a los que por cierto no les han pagado.

·        La inseguridad en el estado crece y lo peor es que no se ve estrategia.

·        Un Martes ciudadano que se va convirtiendo en Martes de atolito con el dedo.

·        Y aún hay más.

Lo anterior, de estar equivocado, entonces  sugiere fallas en la comunicación gubernamental, que no sabe  transmitir de manera eficiente las bondades de la Cuatro T poblana.

Las encuestas sobre aprobación de  gobernadores  lo colocan en el lugar 25 de un total de 32.

En Campaña Barbosa llamó a la reconciliación, llamó  acabar con la corrupción y llamó a construir un mejor estado.

Pero en el ejercicio del poder sus palabras van siendo huecas.

Y es que los enemigos del estado gozan de cabal salud con la complacencia u  ineficiencia de las autoridades: crimen organizado, pésimos servicios públicos, desempleo, inseguridad, hambre, corrupción e impunidad…indiferencia.

El final es predecible, el 2020 promete ser el año del desencanto y los poblanos  lo cobraran en las urnas el 2021.

 

Mi cuenta en tuiter: @adangio

0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: Adán Morales

 

Algo más que patalear en el Consejo Universitario, hacer desplegados y pagar a algunos medios; para hacerse la ‘viStima’, tendrá que hacer el Tío Poncho, conocido en el mundo académico como Alfonso Esparza.

Y es que la embestida u auditoria a la que lo someterá el Auditor del Estado, Paco Romero, es realmente ordenada desde la ‘marranera’ en donde despacha, el gobernador.

¿Cuál es la ruta del Tío Poncho?

Sin duda ganar tiempo y es que sabe que el 2020 según los chinos es el año de la rata y él es un simple ratón. Y ante ellos no tiene mucho que hacer.

Además la imagen de la BUAP ha sido deteriorada, los Lobos BUAP y los malos manejos que hizo su hija, colocan a la ex Benemérita en picada.

Y aunque el rector ‘tenga otros datos’ poco podrá hacer, su intentona de regalar el examen de admisión no es más que una medida desesperada de un condenado a la hoguera.

El Tío Poncho tendrá que tocar la puerta del Palacio Nacional (a ver si lo escuchan, por que AMLO y Betty también tiene sus propios datos sobre los estados financieros de la BUAP) y es que en el estado realmente se encuentra solo, ha ido perdiendo poder y prestigio. Pocas veces se le ha visto en el círculo del poder y hoy enfrenta a uno de los operadores más feroces de la Cuatro T poblana, el diputado Biestro.

El duelo se antoja bananero pero de antología.

Si Biestro gana, se colocará en la antesala de la candidatura a la presidencia municipal en el 2021, si pierde, le podrán cantar las golondrinas.

La victoria para Esparza significaría que podría manejar su sucesión a modo.

Sin embargo Esparza puede obtener una victoria pírrica, es decir, salir ileso, pero con las manos atadas para colocar un alfil.

Sus horas están contadas y lo único que podrá hacer es buscar una salida ‘decorosa’ y es que eso de la Autonomía Universitaria y que los estados financieros gozan de cabal salud, solo existe en su cabeza.

 

 

Mi tuiter: @adangio

 

 

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Adán Morales

 

De las malas noticias que recibió el gobernador Luis Miguel Barbosa hace unos días es lo que todo mundo sabe y percibe, que MORENA en Puebla va en picada.

En parte se debe al fenómeno López Obrador y la otra a los malos gobiernos de MORENA en el estado y a  la imagen del líder del Congreso que no logra cuajar.

Aunque el gobernador  dice que los martes ciudadanos lo van sosteniendo en el ánimo social, lo cierto es que los que acuden son bien atendidos y salen satisfechos del trato que les dan. La terrible realidad llega días después y es que a muy pocos les solucionan sus demandas. Es decir les aplican el famoso ‘Atolito con el dedo’

Las cosas se le van descomponiendo más al gobernador, pues en su primer equipo hay una pugna entre dos bandos por el control estratégico de la gobernanza y el poder del estado.

La disputa es entre: Fernando Manzanilla y David Méndez, secretario y subsecretario de gobernación, respectivamente. Por el momento se va imponiendo Fernando Manzanilla, quien en algún momento se irá y es que sus intereses políticos ya tienen fechas marcadas.

Las filtraciones de audios, los columnistas que sirven de francotiradores, las renuncias de operadores en ambos bandos, son solo algunas de las armas que han usado los implicados.

Los desencuentros entre Manzanilla y Méndez no son nuevos. En las elecciones la guerra era fría, el primero se encargó  de tejer las alianzas políticas y electorales del candidato. David Méndez  presumía de tener el control del equipo de campaña y de la agenda.

En corto cada uno presumía sus datos y  decía que la elección se había ganado gracias a él. El caos se avivó cuando David Méndez fue nombrado subsecretario y tomó por asalto varias posiciones de la dependencia, muchos pensaron que los días de Manzanilla estaban contados, pero  hasta el momento se ha logrado mantener en el cargo con las uñas. Y es que no son pocos los que piensan que David Méndez actúa por órdenes superiores y no por sus fobias personales.

Pero Barbosa ya detectó que los esfuerzos de David Méndez no son efectivos y lejos de ayudarlo lo empiezan a dañar y este fin de semana dio un ‘aparente’ espaldarazo al decir que Manzanilla sigue al frente de la dependencia.

El conflicto entre los dos polos que tiene Barbosa en la ‘marranera’ (Secretaria de gobernación) afecta el gobierno, pues existe una confusión entre varios funcionarios cuando reciben una indicación diferente de cada uno.

¿A quién obedecer? es el dilema

Barbosa tiene la última palabra, o congela esa guerra o mueve a alguno de los dos y es que juntos no caben en ese techo y menos ahora que MORENA va en picada y tiene el riesgo de perder mucho de lo que ganó con la ola de AMLO.

 

 

Mi tuiter: @adangio

Página 1 de 4

Please publish modules in offcanvas position.