0
0
0
s2smodern

Escribe: Capodecina

 

 

ØLa BUAP gobernada por delincuentes 

 

ØLa Facultad de Derecho en manos de criminales

 

 

¿Qué pensaría Usted si un día un par de ladrones entran a su casa, le roban sus pertenencias, son encontrados culpables después de haberlos denunciado, y unos meses después se encuentra a los mismos ladrones dirigiendo el Departamento de Policía? Seguramente se sorprendería y se sentiría indignado y frustrado, Pues bien, eso es exactamente lo que ocurre en la BUAP, donde un par de delincuentes, juzgados por la propia autoridad universitaria, reaparecieron después de unos meses como funcionarios universitarios. Se trata del matrimonio de Roberto Carlos Gallardo y Ana Toledo, mejor conocidos como “Los Bonnie & Clyde” de la BUAP, quienes desde hace años han trabajado para la mafia de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, extorsionando a estudiantes de posgrado, manejando discrecionalmente los recursos de la Facultad —lo que en otras latitudes se conocería como lavado de dinero—, maquillando las cuentas de la Facultad para ocultar los muchos desfalcos que padece, entre otras tareas sucias de plomería y hojalatería.

 

Considerando que la corrupción permea hasta el último resquicio de la BUAP, empezando por Rectoría, donde el robadero alcanza cifras escandalosas (como lo aprendieron muy bien celebres exrectores maestros del trinquete, como Enrique Agüera y Enrique Doger, escuela de ladrones del actual rector José Alfonso Esparza, quien fuera ni más ni menos que el flamante Tesorero General de su patrón Agüera, o sea, el plomero de turno), el caso de los Bonnie & Clyde de la BUAP pasaría inadvertido entre tanta mugre. Sin embargo, resulta que ambos funcionarios de la Facultad de Derecho —funcionarios de quinta, claro está—  fueron descubiertos con las manos en la masa, es decir, fueron denunciados, juzgados, encontrados culpables y corridos de la Facultad por múltiples actos de corrupción junto con el malogrado ex Director de la Facultad de Derecho, Carlos Moreno, mejor conocido como “El Napoleoncito”, despedido por peculado y desfalco a la BUAP por el mismísimo Rector, pero otorgándole a cambio un jugoso finiquito y pensión, pues entre criminales podrán odiarse pero la compra de silencio siempre tiene un precio, bajo la lógica de “todos tienen cola que les pisen” o de “el que esté libre de pecado que arroje la primera piedra”.

 

Entre las muchas fechorías que Los Bonnie & Clyde de Puebla York realizaban para El Napoleoncito, y antes para “El Padrino”, Guillermo Nares Rodríguez, capo de capos de la Facultad de Derecho, destacaba la extorción a los estudiantes de posgrado, a quienes les “solicitaban” una tercera parte de sus becas de CONACYT, primero para tener acceso a ellas y luego para conservarlas, bajo la amenaza de que ellos controlaban a su antojo la asignación de las mismas. Este asunto tuvo gran resonancia, pues varios estudiantes de posgrado decidieron denunciar la extorción de la que eran objeto por parte de estos delincuentes ante las instancias legales correspondientes de la BUAP, lo que constituyó una de las causales que junto con otros hechos demostrados de corrupción provocaron la caída de “El Napoleoncito” y sus secuaces, como Los Bonnie & Clyde.

 

Además, estos delincuentes profesionales desempeñaban una labor estratégica para la mafia de la Facultad, pues eran el vehículo para sobornar a las instancias responsables de calificar la calidad de los programas de licenciatura y posgrado de la Facultad, ya sea del Conacyt o de otras agencias evaluadoras. Asimismo, eran los responsables de asignar discrecionalmente a conveniencia de las autoridades de turno los recursos asignados a los investigadores por instancias como PRODEP, PIFI y muchas otras, con su respectiva mochada. Y, por si fuera poco, esta parejita de románticos criminales era la responsable de maquillar el manejo de los recursos de la Facultad para encubrir todo tipo de desfalcos y peculados. Por todo ello, dada la voracidad de los mafiosos que controlan la Facultad, Los Bonnie & Clyde se volvieron indispensables, cosa que ellos sabían perfectamente, por lo que obtuvieron privilegios de todo tipo. Así, por ejemplo, al tiempo que eran estudiantes del Doctorado en Derecho eran ellos los que palomeaban la planta de sus propios maestros, en un juego recíproco de apoyos que les permitía acreditar sus materias sin asistir a los cursos; siendo estudiantes del Doctorado en Derecho eran ellos los que asignaban las becas de los estudiantes, incluidas las de ellos mismos. Por otra parte, el Clyde del dúo dinámico se tituló de Doctorado con un jurado conformado por él mismo y que, como era lógico, le concedió el grado con honores. De este tamaño son las transas en la Facultad. Hoy se sabe que la parejita posee varias propiedades y vehículos, y que se dan vida de reyes con un raquítico ingreso de funcionarios de quinto nivel.

 

En suma, por haberse vuelto indispensables para la transa, más tardaron en echar a los Bonnie & Clyde de la Facultad después de que fueron encontrados culpables en la administración pasada, que para reposicionarlos como funcionarios en la actual administración, a cargo del infumable Director Roberto Santacruz, mejor conocido como “El Calígula”, no sólo por vulgar y naco sino por su enfermiza obsesión con el poder. Así las cosas, la Facultad ha vuelto a ser lo que siempre ha sido, o mejor, nunca dejó de ser, o sea, una escuela de ladrones, gobernada por ladrones y administrada por ladrones, igual que una cárcel mexicana.

 

Impuesto por el Rector a cambio se asegurar estabilidad y proveer de la tradicional “mochada” que la Facultad de Derecho siempre ha provisto a la Rectoría, a El Calígula se le ha concedido luz verde para volver a desfalcar a la Facultad y rodearse de los delincuentes profesionales que requiera para ello. De ahí precisamente, el reingreso de Los Bonnie & Clyde a la Facultad, bajo la mirada atónita y el repudio generalizado de propios y extraños. En verdad que resulta frustrante, por decir lo menos, que estos delincuentes tengan licencia para seguir delinquiendo y saqueando a la Facultad, gracias al cinismo e hipocresía con la que suele moverse El Calígula y la “ceguera” cómplice de Rectoría. ¡A robar y extorsionar que la BUAP se va a acabar!

 

 

 

CON V DE VENDETTA

 

 

0
0
0
s2smodern

 

Por: Capodecina

 

No se lo cuente a nadie, pero la preocupación del Rector Esparza por el recorte de casi 250 millones de pesos a la BUAP es compartida por el Director de la Facultad de Derecho y sus asesores, Roberto “Calígula” Santacruz  e Isaac Jiménez (para quién no lo conozca lea el texto de Alejandro Mondragón en www.statuspuebla.com.mx del 13/09/2015), quienes para recuperar la tranquilidad, o tal vez para poder pensar una buena estrategia y presentársela al presidente Peña Nieto cuando el rector consiga la cita, se fueron durante toda la semana anterior, del 8 al 12 de Noviembre, al “horrible” país Colombiano, sin dejar de visitar, claro está, la ciudad de Cartagena y Bogotá.

 

 

El pretexto infalible es, participar en un Congreso Internacional con ponencia. Ja ja, ya, no se rían. Si el ilustre Calígula tiene amplia trayectoria (mmmpf) de investigador, no ven que es miembro distinguido del “ilustrísimo” Cuerpo Académico de la Doctora Alicia de Gante, quien por eso mismo, y no por ser Director de la Facultad, lo invitó a participar en él. Basta citar su libro….. (¿cuál?), bueno, sus artículos…. (¿cuales?)... Bueno no, sus reconocimientos académicos como…. ( ya, ¿dime uno?) ah, no, bueno pero es miembro de… (¿S.N.I. Prodep, VIEP?), No, del Club de Toby, y ahí es su Alteza Serenísima.

 

 

E Isaac Jiménez puede justificar su participación como Joven Investigador --nótese el compromiso de Calígula con la Juventud de México y los estudiantes de la Facultad-- no ven que es recién Egresado de la Carrera de Derecho y recientemente postuló para ingresar a algún posgrado de la Facultad, no porque en ella sea más fácil por ser funcionario en ella, sino por su “Alta Calidad Académica” (mmpppfff)

 

 

 

 

Nada de ello tiene que ver con el manejo opaco de los recursos asignados a la Facultad o de los generados por ella misma, pues los “intachables” Alma “Bonnie” Toledo y Carlos “Clyde” Gallardo se encargan de su “correcta” aplicación y comprobación. Ya lejos quedaron los señalamientos de corrupción, venta de becas CONACYT, transformaciones, plazas nuevas y definitividades.  Hoy la Facultad de Derecho camina en calma, los profesores y alumnos están tranquilos, tanto que Calígula pudo armar su Consejo de Unidad como quiso, o al menos así lo ha dicho al Rector.

 

 

 

Tanto hay control, que el Consejo de Unidad, la semana próxima, por unanimidad aprobará los resultados de la Convocatoria de transformaciones y definitividades, en la más completa  tranquilidad, sin que ningún afectado interponga algún recurso de inconformidad, amparo o demanda. Son los Buenos tiempos de la Facultad, atrás quedó el oscurantismo.

 

 

 

Nada que ver con el régimen Narista o del Dr. Peluquín, hoy son tiempos de cambio. Hoy las Parejas Imperiales pueden vivir en paz. Santa Calígula y su novia, Alma “Bonnie” Toledo y Carlos “Clyde” Gallardo, Francisco Sánchez y Rocío González, pueden disponer a su antojo de los recursos a su alcance, de la facultad los dos primeros, de la maestría en ciencias políticas los últimos.

 

Nadie cuestiona a estas figuras, nadie pregunta que pasó con la Certificación internacional que se iba a lograr en 2015 y no se pudo, que ahora sí en 2016 y tampoco, a ver si para 2017, total, mientras halla lana para pagar a CACSLA y contemos con la invaluable asesoría de Clyde y Bonnie todo lo podemos lograr.

 

 

 

Las pérdidas de nuestros investigadores del reconocimiento del SNI, como los de Francisco Sánchez, Alicia de Gante, Fabiola Coutiño y otros  no importan, total, los estímulos que dan son nada comparados con los de las coordinaciones y direcciones ¿o no Paquito y Calígula? La caída en la calidad se puede revertir con viajes y canonjías, ¿o acaso el viaje a Puerto Vallarta para “convencer” a los consejeros estudiantes no funcionó? ¿Y el de el de Sinaloa a estudiantes? también.

 

 

 

Con dinero, y acceso a él, todo se olvida, como que Carlos y Alma eran parte del viejo régimen, y de los peores ejemplos, igual que Francisco Sánchez y Rocío González, así como todos los coordinadores, sin embargo, las acusaciones sobre estos personajes hoy están olvidadas, la mentira de la circulación de los grupos gobernantes funciona, que nada cambie para que todo siga igual.

 

 

 

Esta es la Universidad del Nuevo Siglo, es la Universidad que vive Transformación, pero que sufre porque todo Sigue Igual. 

 

0
0
0
s2smodern

 

POR: CAPODECINA

 

Aunque la BUAP se ubica, según las evaluaciones más favorables[1]  dentro de las mejores 10 universidades del país (lugares 7 y 9 respectivamente), lo cierto es que está lejos de la excelencia y de situarse en posición competitiva a nivel internacional respeto a otras universidades ya que ocupa el lugar 701 a nivel mundial.

 

Lo anterior se refleja en la calificación que le da américa economía en el índice de calidad, 30.87 sobre un valor máximo de 100, que lo coloca en el lugar 19 a nivel nacional[2] , en tanto que a nivel general su calificación es de 57.9 puntos de un total de 100[3] que lo colocan en el lugar 72 en el continente americano.

 

Lo primero no tendría mayor relevancia salvo que lo comparemos con los datos dados a conocer esta semana y que reflejan el futuro por venir.

 

Se dio a conocer los resultados del proceso de renovación de perfiles del sistema nacional de investigadores, SNI, y los datos son espeluznantes para la facultad de derecho que dirige el Calígula.

 

A riesgo de adelantarme en la interpretación, y sin otro afán que obligar a dar una información que por lo demás es publica, puedo adelantar que de 11 aspirantes a entrar o permanecer en el SNI, solo 5 lo lograron, 6 fueron, usando un argot beisbolero hoy de moda, literalmente bateados, entre ellos una de las profesoras beneficiadas recientemente con su transformación a la máxima categoría laboral de la universidad, Fabiola Coutiño y su aliado en procesos fraudulentos de promoción u otorgamiento de plazas, Julián Hernández.

 

También un profesor que pensó que subiéndose a la fama de un premio internacional, otorgado a una publicación en la que colaboran varios universitarios, le alcanzaría para seguir engañando incautos fue bateado, el tristemente célebre Francisco Sánchez.

 

Además, salen otros profesores acostumbrados al arribismo académico como Alicia de Gante, quien sin ningún empacho le dió cabida a Carlos Moreno en su cuerpo académico cuando llegó a ser director de la facultad, pero una vez caído en desgracia y llegando el Caligula, ni tarda ni perezosa lo sustituyó también de dicho cuerpo por el mismo Santacruz (alias Caligula), así de lista doña Licha, pero no contaba con la astucia de los evaluadores del SNI.

 

También salen, desgraciadamente, otros profesores, unos acostumbrados a hablarle al oído al poder como Oscar Morillón,  pero también otros mas serios.

 

A falta de tiempo para analizar la forma en que esta situación afecta a la BUAP, avanzamos estos datos para ver cómo dañará a derecho, daño que si no se analiza con seriedad, será irreparable o de largo tiempo de recuperación.

 

Y un primer elemento de solución es revisar los procesos de otorgamiento de plazas y transformaciones, que igual y como ocurrió durante las ultimas convocatorias, su hace con criterios políticos y no académicos.

 

Los vicios son señalados:

 

1)dar plazas a derecho Tehuacán sin un argumento académico, en palabras de Santa-Calígula, 2 para derecho Puebla y una para Tehuacán, que porque no tiene doctores los tiene que apoyar.

 

2)aprobar perfiles en base a formatos de convocatorias pasadas, que tuvieron muchos vicios, pero que se acomodaron a mano, olvidando una leyenda simple de cualquier documento, no tiene validez con tachaduras o enmendaduras y aún así se aprobó por el Consejo de Unidad.  Como ejemplo el formato dice en programa educativo: derecho, pero en requisitos pone experiencia en el campo de la comunicación. Lo mismo sucede con el formato para sociología y criminología.

 

3) dejar en la CODIMA a los integrantes sobre los que hubo muchos señalamientos: Paulino Arellanes y Gina Tenorio, acusados de violentar los términos de la convocatoria. Un ejemplo, la plaza de ciencias políticas en la que la convocatoria establece expresamente licenciatura en derecho y se la dieron a un politólogo sin experiencia investigativa, sin doctorado y sin ubicaciones relevantes. Ojo maestros de la facultad, con estos actos dicha comisión avala que no hace falta ser doctor para tener tiempo completo.

 

4) que nuevamente los jurados internos serán a propuesta de los coordinadores igual que los perfiles, otra vez la misma puerta a arbitrariedades. ¿no se hizo así para beneficiar a Caligulita Jr. y a Castañeda de ciencias políticas, con jurados a modo?

 

Siempre se ha señalado que esto es algo que debe someterse a academias, es más, alguien lo propuso en el consejo de unidad, ¿porque Santa Cruz lo omite si el reglamento de academias de licenciaturas y posgrados de la universidad establecen que compete a las academias definir estos rubros?

 

El consejo de unidad, salvo contadas voces críticas e independientes, es espacio de halagos e intereses, no de responsabilidades ni de derecho, se ha pedido transparencia en la información sobre beneficiarios de plazas y transformaciones, no se ha cumplido, se ha pedido no a la duplicidad de funciones ni trafico de influencias, por Consejo se sugirió renuncia de coordinadores y aspirantes a plazas, ni ya habiendo sido beneficiarios de las plazas se cumple este mandado.

 

Es claro que el rector está feliz con la actitud del Calígula y es que el rector está más ocupado prestando la Orquesta Sinfónica de la BUAP en un evento privado de Mijares que se presume organizo Beltrones, que en atender a la calidad de la universidad.

 

P.D ahora que ya vienen las elecciones para consejeros de unidad ya vemos a los porros de siempre haciendo lo de siempre, el rector y esos porros deben entender que cuando él se vaya los consejeros usaran la máxima ¡Muera el Rey! ¡Viva el Rey!

 



[1] (como el ranking web de universidades [http://www.webometrics.info/es/latin_america_es/méxico] o el Qs world university rankings [http://www.conacytprensa.mx/index.php/diez-mas/6453-top-10-mejores-universidades-de-mexico-2015-2016])

[2] (http://eleconomista.com.mx/especiales/americaeconomia/2016/04/19/las-mejores-universidades-mexico-ranking-2016)

[3] (según el Qs university rankings: latin america 2016, http://www.topuniversities.com/university-rankings/latin-american-university-rankings/2016#sorting=rank+region=+country=+faculty=+stars=false+search=)

 

0
0
0
s2smodern

Por: Capodecina

Ya emitida la convocatoria de recategorizaciones y definitividades, y hasta plazas de nueva creación, el Calígula de Derecho se apresta a usar las instituciones para favorecer con una plaza de tiempo completo a la dueña de su corazón, a su Dulcinea en Derecho, la Mtra. Santillán, quién con poco menos de dos años en la facultad y un contrato de 11 horas ya es definitiva, ¿qué pasa aquí don Alfonso, no que iban a mejorar las cosas en Derecho?

Por si no lo sabe, están peor que con el Napoleoncito, al grado que algunos ya hasta lo extrañan.

A como están las cosas, parece que el camino a seguir en la Facultad para lograr una plaza de tiempo completo, definitividad o transformación, es hacerse a toda costa consanguíneos de Calígula, porque sus mismos “compadritos” pueden atestiguar que esta relación no es suficiente, tal vez alcance para una bonanza inmediata, pero nada a largo plazo, o en su defecto, hacerse sus “novias” o “amigas” para lograrlo, aunque no sé si lo amplio de su corazóncito tenga lugar para todas las aspirantes a uno de estos beneficios.

Por otro lado, es tanta la ignorancia jurídica del Calígula y sus asesores, acerca de la normatividad institucional, o es tanta su prepotencia y soberbia, que se aprestan a dar un albazo electoral con la integración del Consejo de Unidad que por no cuidar ni las formas, harán un Consejo tan endeble como la casa de los dos primeros cochinos del cuento, que con un soplo de cualquier lobo medio feróz, este se caerá rápidamente.

Veamos algunos motivos:

1)Proponen de Candidatos al Consejo a varios profesores que están legalmente impedidos porque no cumplen los tres años de docencia ininterrumpida, algunos exfuncionarios de la gestión anterior, otros recién desempacados o con maletas aún llenas de permisos de superación.

2) Otros no cumplen el requisito de definitividad, como uno que recién logró su tiempo completo y es consanguíneo de cierto funcionario de primer nivel en la facultad.

3) Algunos no son tiempos completos y pese a ello son propuestos al Consejo.

4) En tanto que otros tienen nexos con el viejo régimen y pese a todo el significado nefasto se les permitió el registro.

5) Es más, hasta presuntos responsables de delitos de plagio como estrategia para titular alumnos están en esta mezcolanza de aspirantes.

Sería conveniente que las autoridades universitarias pusieran atención al cumplimiento de los requisitos que establece la Convocatoria porque de otra manera estarían avalando un Consejo ilegal. Además, es lamentable que funcionarios que deben ser ejemplo en la defensa y cumplimiento de la legalidad, Autoridades de la Facultad de Derecho, sean los primeros en violar dicha normatividad. Esto sin dejar de notar que un análisis sobre el origen de las propuestas deja en evidencia la debilidad estructural del Caligulato.

Y el en cuento a los alumnos, el cochinero del Calígula no se quedan atrás, y es que sus “operadores” estrella, como premio a los alumnos consejeros que ya terminaron su consejería, se los llevaron a Puerto Vallarta. Isaac el flamante coordinador de atención a los alumnos se llevó a su esposa, claro tenía que llevar a la familia sino no estaría adecuado al estilo del Calígula. Y bueno tenían que premiar a los consejeros por su “gran y excelente trabajo” después de todo alzar la mano y no hacer nada por sus compañeros debe ser premiado, mientras los consejeros que realizaron eventos y que se esforzaron pese a las piedras en el camino no fueron requeridos a este viaje, que para no levantar sospechas en Derecho ni habladurías salió del monumento a Juárez en la zona de Plaza Dorada. También iban los consejeros universitarios con sus respectivas parejas. Este viaje de agradecimiento se convirtió en un viaje familiar.

Se rumora que la promesa para los candidatos a consejeros, será un viaje a Cancún. Qué bueno que en derecho alcance para viajes a consejeros y para tener a la familia del Caligulato en las mejores condiciones. Mientras que hacia afuera se dice que la BUAP adecua el presupuesto para que salgan todos los proyectos, hacia adentro se gasta en viajes para alumnos y esposas de funcionarios.

0
0
0
s2smodern

 

Nada mejor que la famosa fábula del parto de los montes de Félix M. Samaniego para describir los acontecimientos recientes en la Facultad de Derecho de la BUAP, pues el Calígula de Derecho, Roberto Santacruz, al igual que en aquel relato, no resultó ser sino un miserable ratoncito malparido, pese a sus ínfulas ególatras, esgrimidas desde antes del albazo rectoril con el que logró hacerse de la Dirección, y pese a sus bramidos que infundieron pavor en muchos docentes despistados y leguleyos, tales como “soy el mejor docente de derecho”, “yo sí puedo mantener en paz a la Facultad”, “soy amigo del Rector y ya me palomeó”, “yo sí voy a poner a trabajar a los doctores farsantes que no investigan nada”...

 

Su estilo fanfarrón y envalentonado con el que anunciaba ideas portentosas fue igual de demagogo y engañabobos que el de muchos otros pseudo-académicos que pululan en la misma Facultad: mucho ruido y pocas nueces. Así, por ejemplo, ha quedado más que patente la línea de continuidad de Santacruz con su antecesor en el cargo, el deleznable Napoleoncito. El nuevo equipo que estaba llamado a renovar y transformar a la Facultad al final sólo quedó en la misma caterva de siempre de ratoncitos con complejo de ratas, demostrando que el nuevo Calígula no representaba a nadie ni le interesaba promover un cambio como el que hoy reclama la Facultad, sino solo ocupar el lugar del malogrado Napoleoncito, y quedarse con su palacete y tal vez hasta con su pajecito.

 

Por todo ello, cabría preguntarle al Rector: ¿que pretendía con la imposición de este pobre ratoncito con ambiciones de Calígula? Hoy en Derecho las cosas están peor que antes. Abusos e intimidaciones que no se hacían por temor al poder del narismo detrás de Napoleoncito, ahora son cotidianos, amén de las prácticas corruptas de siempre. Así, por ejemplo, con la venia del Director, los coordinadores de licenciatura se apropiaron o distribuyeron entre sus allegados las plazas ofertadas este año, situación que ha generado una manifiesta inconformidad entre los docentes, pero que no se atreven a hacerla pública por temor a represalias. El caso más visible es el de Enrique Castañeda, conocido por no saber ni siquiera hablar, quien, en evidente conflicto de intereses por su carácter de Coordinador, diseñó un perfil profesional a modo, un jurado de cuates y un grupo de admiradores frente al que hizo su clase muestra, lo que le permitió apropiarse de una de las plazas, siendo que había mejores perfiles académicos entre los aspirantes. Pero en Sociología, Relaciones Internacionales y demás licenciaturas pasó algo semejante, hecho impensable en épocas del narismo, pero que deja en evidencia la estrategia de Calígula: “señores coordinadores, sean mis aliados y les dejaré hacer lo que les convenga, no importa qué sea”. Un ejemplo de que la estrategia le funcionó es que pudo lograr la plaza de su hijo Caligulita sin ningún contratiempo o cuestionamiento.

 

Otro ejemplo de continuidad es que personajes de la era narista, señalados por sus conductas negativas en el interior de la Facultad, no sólo no han sido distanciados de los ámbitos de decisión sino que han sido promovidos a responsabilidades más altas, y otros siguen operando desde la oscuridad para engañar a las autoridades que no les tienen mucho aprecio. Este es el caso del inefable Edmundo Garduño, responsable financiero de la Facultad, quien aparentemente fue despedido por sus muchas fechorías, pero que continúa administrando los recursos de la Facultad desde unas oficinas cercanas cruzando San Claudio. De los archicorruptos Carlos Gallardo y Alma Delia Toledo, de notoria publicidad externa, por un escrito periodístico que exhibía sus crímenes, e interna, por demandas contra ellos, hoy han sido reposicionados, uno como responsable financiero de membrete de la Facultad en sustitución de Garduño, y la otra, como consejera suplente del Consejo de Docencia de la BUAP, sin contar con algún mérito académico relevante. Y ya que hablamos del Consejo de Docencia, otra persona de la que vale la pena hablar es de la Consejera propietaria, Rocío González Pereira, quien salta a la fama por ser Consejera, igual que Alma, sin ningún mérito, pero que deja en evidencia que su esposo Francisco Sánchez, Coordinador de la Maestría en Ciencias Políticas desde la época del Napoleoncito, y que se había enemistado con el Calígula Santacruz, con este logro deja en evidencia que ya hizo las paces con él.

 

En esta cadena de reposiciones y contubernios oscuros también destaca el papel de Rocío Vargas Serrano, quién había dejado de ser Coordinadora de Derecho semiescolarizado y que ahora es renombrada no sólo Coordinadora de esta modalidad, sino también Coordinadora de Derecho a distancia. Enrique Castañeda, en la Licenciatura en Ciencias Políticas desde la época de Nares, pero que como buen trapecista pudo caer parado primero con Napoleoncito y ahora con Calígula, mismo caso de las coordinaciones de Sociología, con Gustavo López, Relaciones Internacionales, con Raúl Vázquez, y Consultoría Jurídica, con Marcos Gutiérrez, y en posgrado el ya mencionado Francisco Sánchez, presumido amigo íntimo del Napoleoncito y al parecer también de Calígula, puro emperador.

 

No podemos concluir este recuento sin mencionar a otro ratoncito malparido, el Mtro. Ávila Caso, quien no obstante auto-señalarse como el gallo para el relevo de la dirección dentro de dos años, en realidad se ha visto rebasado por la marrullería de Calígula al grado de que hoy desempeña un papel lamentable de comparsa de las trapacerías de aquél, pareciendo una caricatura bastante cercana al Gutierritos Abundes, operador político del Calígula, con más pena que gloria en el desempeño de tales funciones.

 

Ojalá que el recuento de los daños del pasado 5 de junio obligue al rector, si no a dar un golpe de timón en sus decisiones acerca de la Facultad, al menos a vigilarla de cerca para que no diga después que no sabía o que nadie le avisó del malestar que se ha venido generando.