Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1409747

La 4T, el licenciado y yo.

0
0
0
s2smodern

 

 

 

Escribe: Tonny Soprano

 

Existe en el gabinete de Dn Nene un personaje muy singular al que a partir de hoy llamaré ‘El Licenciado’.  Este hombre tiene poder y es una especie de Consigliere de la 4T poblana.

Es un tipo de pocas pulgas, no bebe, pero como fuma (de todo); adicto a la falda fácil y al igual que yo  odia los chistes y a los putos.  Solo Don Nene y quien esto escribe  somos los que lo podemos bullear con saña. Si otro lo hace es porque no lo sabe o no tiene miedo a recibir una buena madriza.

Nuestro encuentro se dio en una casa privada cuya dueña es doña licha.

2 Colombianas y una rusa nos dieron la bienvenida.

Por supuesto que ellas no sabían quienes somos, para ellas éramos dos honorables hombres de negocios. Al menos eso creíamos y es que hay gente que parece no saber nada y al final lo sabe todo.

En la mesa ya nos esperaba un whisky tan viejo como mi novia en turno (25 años), una caja  de puros Gurkha Cigars y una talquera boliviana para sacudirnos la nariz.

El jabugo y el queso llegaron unos minutos después.

-Pinche Tonny, este lugar es una verdadera maravilla: Putas, polvo y sobre todo discreto.

-Pinche Licenciado, este es  el SPA de la mafia, si se quiere fumar se fuma, si se quiere follar se folla, incluso si se quiere mandar a dormir a alguien con los peces se hace.

-¿Y la ley? –me dijo-

-La ley está ahí para los pendejos –le respondí-

-Y hoy la ley somos nosotros –gritó el licenciado-

Sin darnos cuenta ya llevábamos ¾ de pomo, 4 puros y un par de polveadas.

El licenciado viajó en el tiempo.

Hace años tuve a la ley en contra, tuve que huir, de lo contrario habría caído y el negro de la prisión hubiera sido pagado para visitarme todos los pinches días. Tenía 30 años, hoy tengo 58 y un chingo de mañas.

Hoy todos nos la pelan.

Llegan los lame yemas con su pinche curriculum y sus constancias de doctorados patito a verme, pero para esto no se necesita título, lo que se necesita es lealtad,  huevos  y estar bien parado con alguien del grupo, pero si eres mujer necesitaras cogerte a alguien también.

Sin eso aunque tengas tus doctorados la vida valdrá madres.

Mientras el licenciado hablaba yo ponía mis manos en una colombiana. La rusa  buscaba mi glock desesperadamente.

Ambas me mordieron al mismo tiempo.

El licenciado seguía con su retórica, puro en mano y mirada extraviada.

Te estás volviendo insaciable, me murmuró la colombiana.

 Sólo tengo gusto por ti, susurré.

La rusa tenía mi glock en la boca y sus ojos a punto de reventar.

El licenciado seguía hablando de que por fin la revolución le había hecho justicia, con sus pulmones jalaba todo el humo del Gurkha como para no desperdiciar nada y lo dejaba escapar lentamente como si le doliera perderlo.

Así es mi Tonny, necesitamos que nos ayudes, en estos tiempos tan calientes aplicar la ley no basta y necesitamos hombres como tú.  Dijo el licenciado muy al estilo de la 4T

No pude responder, las mujeres me tenían en estado de erupción y de mi boca solo escapaban suspiros.

De inmediato me sobrepuse y le dije al licenciado: decías.

Pero ya no me respondió, se había quedado dormido.

¡Pinche licenciado! –pensé-

Tomé mis cosas e intenté  buscar a mi Lolita, pero era tarde, preferí ir por un café con leche y un pan de elote

 

Mi cuenta en tuiter: @soprano_tonny

Periodismo ficción

 

 

 

 

 

Please publish modules in offcanvas position.