Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1359939

Pancho Ramoss, el Eukid de Mr. Té

0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: Tonny Soprano

 

Estaba con una mujer azul que había asomado la cabeza ahora que se murieron los Moreno Valle, lo confieso, me gustaba más cuando no tenía silicones en las nalgas y sus pechos eran pura lumbre.

De pronto tocaron la puerta.

Con mis manos en sus pechos grité “¿quién coños es?”

Unos toquidos más fuertes fueron la respuesta.

Con mi boca llena de ella tuve que abrir para ver qué pasaba.

Preparé mi bat y furioso me iba a lanzar sobre quien fuera.

¡oh sorpresa!

En la puerta estaba el mismísimo Pancho Ramoss

-¿Tú? No entiendo.

Me dijo que acababa de comprarse una casa ahí junto a la mía en Lomas de Angelópolis,se enteró que yo era su vecino y pasaba a por una tacita de café.

Pancho Ramoss me estudió perfectamente, llevaba un poco de polvo, un wiski y un par de botellitas de coñac.

Lo tomé del brazo, lo metí a la casa y le ofrecí un poco de jabugo.

Aunque todo lo hice con una cautela asombrosa; y es que Pancho Ramoss es un hombre con el que hay que andarse con cuidado, siempre ha mantenido un bajo perfil pero se mueve en las cañerías del sistema.

 

“Su historia comenzó cuando se volvió amigo de juergas del ‘preciosito’, le curaba las crudas y se sabía de memoria los chistes de polo-polo y platanito.

Su premio mayor en esa época fue que lo hicieron congresista y ahí hizo amistad y complicidad con dos verdaderos dinosaurios con colmillo de mamut: Lastiri y Leobardo. Los negocios empezaron a caer a raudales. Pues centaveaban a cuanto munícipe podían.

Pero su mayor mérito fue haber enamorado a la hija de ‘chayito’, a quien el amor le entró gracias a los chistes que Pancho le contaba.

Un día los chistes dejaron de funcionar y el amor llegó a su final.

El sexenio del ‘copetes’ fue la punta de lanza para el trio: Pancho-Lastiri-Leobardo. Su labia y sus chistes lo tenían en buen ánimo con doña ‘chayito’, los negocios a través de Lastiri empezaron a fluir y sin duda contribuyeron con una buena dosis a la famosa estafa maestra.

Hoy Pancho Ramoss está de vuelta, es el encargado de la operación política, la plomería, el revocado, el lavado, el tendido y planchado de todo lo que pasa en la ‘marranera’, sus habilidades le llenaron el ojo a Mr. Té y es el Eukid versión 4T de este gobierno interino.”

 

Pero volviendo al tema.

Pancho intentó seducirme con un par de chistes.

-Yo le correspondí con un poco de polvo.

Entre malos chistes, wiskis y polvo se fue la tarde

Le pregunté por sus jefes en MORENA.

-En realidad yo soy del PRI, pero había que apoyar a Mr. Té.

Él se ha portado muy bien conmigo, tanto que me ha prometido hacerme diputado federal y algunas obras para mis amigos constructores. Fue un sincero agradecimiento por el ‘apoyito’ que le dimos en campaña.

Sólo eso -me contó

Me pareció prudente su actitud.

Brindamos con polvito en la nariz.

Luego me dijo que ya le habían platicado de mí y que quería pedirme un favorcito.

-Estoy puesto. ¿De qué se trata?

- Quiero tomarme una selfie contigo y que me des chance de subirla en mi face y tuitearla.

Lo abracé y posé junto a él.

La selfie fue un éxito, miles de likes y de compartidos.

Se paró feliz y nos despedimos dándonos un abrazo de caguamo.

De inmediato busque mis botellitas de coñac ‘para echármelas’

Pero mi sorpresa fue mayor y es que mi chica azul ya se las estaba echando.

Me quedé paralizado.

 

 

Mi cuenta en tuiter: @soprano-tonny

Periodismo ficción

Please publish modules in offcanvas position.