Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1207117

El Ñoño está enojado

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Tonny Soprano

 

Iba rumbo a mi casa cuando me encontré al ñoño

Está enojado. Muy enojado.

Sus guaruras me rodearon –JJ-ARMIENTA-LA AMENAZA ELEGANTE- y yo no supe qué hacer. El ñoño se me acercó con aire de furia y me dijo: estas ayudando a la mafia, me encargaré de que cuando gané no tengas ni un maldito cm de tranquilidad en esta ciudad.

Me zurré  del susto.

Ni en mis tiempos de mafioso en Nueva York alguien me había intimidado tanto.

Le hablé  al Castaño (quien todavía traía los efectos de la cruda de hace 8 días) y  me sacó de dudas: “El ñoño está enojado porque nadie lo pela y se ha quedado sin plata, “Ya sabes quién” se lo chingó con 500 mdp y el Don no le dará ni un centavo partido por la mitad”

Entendí  todo. Pero tenía mis dudas.

Ni la doña había ganado aun y el ñoño no había muerto completamente.

El resultado final aún no estaba concretado y nadie podía cantar victoria.

Esa noche ya no llegué a mi casa.

Me quedé  en el Fiesta Americana de La Vista, con unas lolitas del juvenil de AN que ya se veían despachando en La Casa del Cerro.

Hacía años que no me sentía con tanta intranquilidad

Recordé  tres momentos difíciles:

1. Cuando un congresista  me encontró flirteando con su amante la “niña azul”. Esa vez a punto estuvo de ordenarle a sus guarros que me dispararan, fueron minutos de angustia.

2. Cuando ayudé a una ex presidenta municipal a que le dieran más recursos y en agradecimiento me hizo un sensacional sexo oral en la habitación principal de La Casa del Cerro.

3. Cuando gomita me amenazó con echarme a la banda del “triángulo rojo” por haberme negado a practicar el viejo ritual mete-saca con ella.

Lo curioso del caso es que el ñoño no era italiano ni cercano a “Ya sabes quién”. Sin embargo, era obscuro y es que un mafioso robado es más peligroso que la carne de puerco del rastro de Puebla.

Esa noche no dormí, ni disfruté a las lolitas que me acompañaban.

El polvo no me hizo y solo unos puros de marihuana  me tranquilizaron

Al día siguiente, le hablé a una FIFI de esas que tengo trabajando en MORENA y le dije que necesitaba su ayuda. Le expliqué un plan bien detallado. Le dije: “Tienes que hacer que El ñoño se tranquilice, asústalo, dile que el castaño va por él, que sabe cuánto pesa, cuanto mide y que ya no se le para”

-El domingo te hablo. Por lo pronto descansa y no salgas a la calle –fue la respuesta de la FIFI.

Prendí  el televisor. Daban LuisMiguel #La Serie, La Sodi y el tal Boneta prendían a los televidentes, Luisito Rey  apareció y me recordó de nuevo al ñoño y a la incondicional.

Mierda – pensé-

 

Mi cuenta en tuiter: @soprano_tonny

Periodismo ficción

Please publish modules in offcanvas position.