Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1171574

La influencia porcina que mandó a Puebla “ya sabes quién”

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Tonny Soprano

 

Una mujer con cara de neurasténica tocó a mi puerta. Abrí.

-Mi nombre es La Nena Corcuera y soy parte del círculo íntimo de “ya sabes quién” en Puebla.

-¿Del AMLO? -Le dije-

-No, del que conoces como el 01, y me mandó porque necesita que lo apoyes con la influencia porcina que mando “ya sabes quién” a Puebla. – gritó a punto del desquicio-

-¿El Ñoño? – pregunté-

-Ese mero –respondió-

Le eché un ojito disimuladamente y a pesar de su delgadez tenía sus cositas bien hechas y colocadas.

Estuve a punto de punto de dejarme llevar por mis impulsos pero esa mujer se veía súper intensa y me daría más dolores de cabeza que placer alguno.

Recordé cuando me metí con la novia de un ex senador tricolor, la mujer se veía de lo más relajada pero era: posesiva, autoritaria y represora.

Tuve que darle varios kilos de polvo y 2 semanas de mi tiempo en Cancún para poder quitármela de encima (pero eso es otra historia)

Por eso no le di su merecido a La Nena Corcuera, a la que descubrí muy parecida a una prostituta que conocí en Croacia y  que fue asesinada por un negro rabioso que echó su cuerpo al basurero después de violarla tres días seguidos.

Total que dejé entrar a La Nena y dejé que me explicará sus planes para acabar con la fiebre porcina que había enviado “ya sabes quién” a  Puebla, sin querer queriendo le toqué sus pequeñas tetas.

Sin decir agua va se ruborizó y me hizo una sesión de sexo oral impecable, la mujer apenas acabó y se fue.

De la fiebre porcina, de “ya sabes quién” y del 01, ya ni hablamos.

Yo, por mi parte, me fui a comer a Angelópolis.

Unos camarones y unos ostiones era lo que mi cuerpo pedía

Cuando llegué al centro comercial, este estaba a reventar.

Me fui entonces a la Avenida Juárez.

Lo mismo.

¿Por qué está esto hasta la madre de gente?, le pregunté a mi chofer, pero este se limitó a decir: “No sé, patrón”.

Fui por unos tacos de carne de puerco para exorcizar el hambre.

Luego le hablé a mi amigo “El Negro”, quien no contestó porque le había llegado otra bendición al mundo.

Me dio sueño, mucho sueño.

-PTM me dio el “mal del puerco”

De inmediato pensé en “ya saben quién”

 

Mi cuenta en tuiter: @soprano_tonny

Periodismo ficción

 

Please publish modules in offcanvas position.