Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1040987

La lengua floja de un yunque.

0
0
0
s2smodern

 

 

 

Escribe: Tonny Soprano

 

Uno de los lugares más apetecibles para beber y ligar en estos rumbos es un barcito ubicado en Angelópolis.

Bebida y mujeres de buena calidad, lolitas con dinero y algunas cougars (por supuesto insatisfechas)

El polvo circula discretamente (colombiano y con pocos cortes) y el jabugo es de lo mejor.

Sin embargo no todo es miel, de pronto llegan políticos con ganas de joder el buen ambiente.

Y esta vez así fue.

Las risas desbordadas de uno de los hijos favoritos del yunque interrumpió mi flirteo con la primogénita de un empresario.

Volteé y me miró.

Su reacción fue rara: amable y dicharachera.

La razón: 5 wiskis y 2 líneas

-Mi tonny –dijo efusivo-

Y clásico en Puebla, vino el abrazo de caguamo con aletazo y toda la cosa.

-Le comentó a mis amigos de las afortunadas declaraciones de “La calderona”, eso de que le dan asquito los gays fue sensacional, pinches antinaturales – dijo a risotadas-

Por un momento pensé.

-En que pinche momento se regeneró este tipo.

Y recordé lo que una muerta (hoy resucitada por Martha Erika) me dijo un día.

“Él fue puto desde chico, cuando jugaban a las escondidas se metía a los closets con puros niños, cuando sus papás se dieron cuenta lo mandaron con un psiquiatra para curarle su enfermedad”

¿Y se le quitó? Pregunté

-Pues algo. En sus tiempos de universitario lo volvió a traicionar su cu…erpo, vivió un romance con un joven empresario de Guadalajara. –respondió la muerta resucitada-

Las risas del político me volvieron a la mesa.

Los chistes sobre la homosexualidad de Riky Martín y el festejo de las declaraciones de “La Calderona” en la UPAEP lo tenían loco.

Me acorde que es un hombre casado, de las sociedades perversas que hay entre los políticos para aparentar tener una familia y ser baluartes de la sociedad.

Las risas del yunquista me dieron asco, su jamón en la boca mezclado con wisky y sus risas eran el peor de los espectáculos-

-¿Cómo es posible que este tipo vea la paja en el ojo ajeno y no mire la viga que tiene atravesada en el trasero?

Bebí mi trago y opte por irme.

No sé si fueron figuraciones mías o en realidad pasó.

Pero al despedirme, sentí su mirada sobre mi glock.

Y entendí a “La Calderona” lo confieso: me dio asquito.

 

Mi cuenta en tuiter: @soprano_tonny

 

Periodismo ficción

Please publish modules in offcanvas position.