Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1283412

0
0
0
s2smodern

 

 

 

 

Escribe Tonny Soprano

 

Mi amigo el pianista quiso que fuéramos a su casa a dar el grito.

Llamé a unas amiguitas y todos nos pusimos de acuerdo para ir a la gorra.

Al llegar a la casa estaban unos guaruras que nos había enviado mi general Chucho M, (mejor conocido como el jefe Gorgory de por estos rumbos) y que nos sirvieron de valet parking

Yo llevaba un habano enorme en la boca y sonreía como si la pelea del Canelo con el tal golovkin me emocionará realmente.

En la reunión había de todo, políticos, empresarios, morenos, prietos y panuchos de doble y hasta triple moral.

Como suele suceder en estos casos los asistentes llevaban a sus novias oficiales, yo, conocía a más de una y cada vez que podía les tocaba el culo y solo me  decían  “ay, Tony” ahí está mi marido.

¡Qué miedo! les respondía

Una edecán de no malas tetas me dijo: Dice el pianista que usted tiene mesa especial, la jalé  del talle y le dije mis mejores versos seductores.

La belleza se sonrojó y se quedó callada.

La pelea iba a empezar

El público aullaba como si estuviera en Las Vegas.

Varios funcionarios se acercaron a saludarme y a pedirme la ridícula selfie.

“¡Diviértanme, perros!”, gritó un panista

¡Cállate pinche lame yemas del 01!, gritó uno de MORENA

El “cara de chile” sonreía con una botella de bacardi y una orden monumental  de tortillas remojadas en salsa roja y que por estos lugares les llaman: chalupitas

La pelea acabó, perdió el mejor y ganó el tal: Canelo

De pronto: el pianista  nos envió unos cien gramos de un polvo blanco.

 “Es de la buena” –le dije a una gordibuena que ya estaba sentada en mis muslos-

Los dos aspiramos como adolescentes.

“Me siento como en casa” le dije al pianista,  quien ya llevaba más de media botella de wisky.

Balbuceando me dijo: Mi Tonny, te voy a contar una historia, una historia que sucedió cuando yo era alumno del Humboldt.

-¿De quién se trata? –le pregunté intrigado-

-De ellos, tú me entiendes.

-Entiendo perfecto, soy todo oídos.

 yo aspiré una línea y bebí un sorbo de wisky. El Pianista comenzó su relato-

Ella era una niña inteligente y muy guapa, tendría escasos 14 años y unos ojos azulados que despertaban la envidia de todas sus compañeras.  Él era y aun es un Don Juan, desde pequeños hicieron clic y es apenas un par de años mayor que ella.

Su noviazgo en el colegio fue sabido por pocos.

De pronto ella dejo de ir a la escuela, muchos dijeron que ya no le alcanzó a su familia para la colegiatura y otros que se fue a estudiar a Canadá.

Lo cierto es que había resultado embarazada y había que ocultarlo.

El pianista detuvo su relato y es que a la fiesta había llegado su inseparable amigo “El Hijo del Santo”

Yo aproveché y busqué a la  edecán que me había recibido, la encontré por los baños e iba saliendo del baño con el hermano del pianista.

-¡Qué asco, pensé!

El “Serch” hermano del pianista y quien además  es propietario de uno de los edificios en donde el Castaño concentró el nido de espionaje, me pidió sentarse en mi mesa.

-Mi Tonny quisiera brindar contigo.

- Salud -le dije-

-Medio escuché lo que mi hermano te contaba, la historia es maravillosa: Ella y Él jamás imaginaron lo que la vida les depararía, quizás ocultar ese embarazo es su único error, pero en fin, hoy la vida les sonríe y su futuro es luminoso.

De pronto la edecán me hizo un guiño, la seguí hasta atrás de unos arbolitos, desesperada puso sus rodillas en el pasto y me practicó un felatio que me hizo gritar: Viva México Cabrones.

 

Mi cuenta en tuiter: @soprano_tonny

Periodismo ficción

 

 

 

 

 

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Tonny Soprano

 

Estábamos mi socio y yo desayunando en el Kamafruta cuando de pronto empezó a ponerse nostálgico y a recordar a una mujer que le abrió en canal el corazón.

-¿Te has enamorado alguna vez? –me preguntó con ese aire nostálgico que les da a los hombres cuando se acercan al 4to. Piso.

Pensé  que su mujer le daba esa famosa “agua de calzón” para tenerlo bruto y que empezaba a delirar, pero puso sus dedos  en mi hombro, le dio un sorbo a su café y empezaba a contarme.

De pronto nos interrumpió una joven reportera, era una mujer guapa y trabajaba para el periódico del Castaño.

En automático mi socio y yo la escaneamos y con los ojos nos dijimos: “si aguanta”

Don Tonny, me dijo la mujer entre asombrada e impaciente.

Se acercó más y me plantó un beso muy cerca de mis labios y lejos de la mejilla.

Soy su fan. –dijo nerviosa-

Mi amigo sopeaba su manteconcha con su café, sus ojos estaban llorosos.

La reportera se sentó y me preguntó: ¿Crees que sea cierto qué hayan intentado sobornar a los diputados de MORENA?

Tomé mi pluma Montblanc y le dije “te daré una lección sobre cómo-funciona-el-mundo. A ver, muñeca, esto es así, lo único que te pido es que no cites mi nombre o te voy a buscar, ¿ok?".

“El sistema sabe elegir a sus hombres. Los MORENOS son parte del sistema, fueron educados por el: Precioso, Bartlett, Melquis y el Don, pueden gritar y cacarear todo lo que quieran, pero el día que dejen de ser útiles los accidentes ocurren: se puede estrellar su auto con una prostituta a su lado y que cuando le abran la cajuela encuentren un kilo de coca".

De pronto habrá alguien que quiera romper la regla, una anomalía que también es funcional al sistema. A ellos se les manda un emisario con un mensaje plata o plomo, el plomo no es tan literal, el plomo significa usar el aparato, ya sea el Congreso o la fiscalía. Este mensaje se envía a través de emisarios serviles y que han corrompido todo lo que se les pone enfrente, emisarios que  vestirán con ropa cara y hasta podrían  tener un avión, cuando meses antes "mostraban” la suela de sus zapatos con agujeros.

Mi amigo no paraba de comer, su nostalgia se estaba convirtiendo en depresión.

La reportera tenía su mano en mi muslo.

Yo, seguí con mi relato.

“Los corruptos de MORENA entre los cuales puedes contar muchos, como el : JJ, Siniestro, Miaurer, Moni Lora, quieren llevar agua a su molino y encarecer un soborno que aún no les ha llegado, pretenden desactivar a esos diputados desconocidos y que se ganaron su diputación por rasparse sus rodillas, porque saben que el sistema los buscará, son personajes que en su vida han visto siquiera 50 mil miserables pesos juntos y que tan pronto se les ponga en la mesa un  par de millónes y unas placitas aflojaran lo que tengan que aflojar.

Todo está calculado, incluso lo que en apariencia no: Cuando la policía no 'regula' a los criminales, cuando los servicios de inteligencia no detienen a tiempo la bomba, cuando la  prensa pagada no  puede tapar el sol con las manos, en esos momentos se activan  los jueces, los fiscales, los operadores, los mensajeros, titiriteros y matones. En los tribunales, el sistema juega sus últimas cartas. Cada tanto, sin embargo, "la cloaca" necesita un fusible que salte, un condenado que será un mensaje, hacia aquellos que pretenden salirse; será un mártir que se inmola para calmar las ansias de justicia”

La mujer me veía extasiada y excitada. Le susurré al oído que me buscara en una hora en la habitación de un hotel cercano.

Se puso de pie y se fue meneando el culo como si bailará reguetón

Mi amigo seguía sopeando su cuarta manteconcha en su 3er café.

Perdón amigo, sígueme contando.

Me miró con ojos de #tantitamadre Tonny.

Pero siguió su historia y me dijo:

“Un día me enamoré, pero ella me asfixió, sus pinches celos acabaron con esto, yo fui indiferente y me valió madres. Me acosté con cuanta mujer se me acercó e insinuó: chaparras, gordas, morenas, como el aventurero chingao´s, volví a fumar marihuana y le partí su madre a dos pinches empleados lambiscones que tengo pero nada. Ella  revoloteaba en mi cabeza. Entonces la busqué, pero fue inútil. Se había ido. No supe más de ella. Pasé días y noches infernales. Volví a acostarme con todas. Volví a fumar. De nada sirvió. Cada vez que bebo la recuerdo. Pero no es nada Tonny, Olvídalo. Vamos por  unas putas para curar la nostalgia”

Entonces respiré.

Y es que mi socio había vuelto del más allá.

La reportera se quedó esperando, mi socio y yo: curamos la nostalgia.

 

 

Mi cuenta en tuiter: @soprano_tonny

Periodismo ficción

 

 

 

 

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Tonny Soprano

 

Esta vez no contare ninguna de mis historias, esto le pasó al “Mantecón” cuando interrogó a la mujer de un político “presunto” protector de huachicoleros en la sierra poblana.

Ahí les va.

 

La noticia había impactado a la clase política de la Sierra Norte en Puebla.

“Un grupo de fuerzas federales estaban entrando a la casa de un político para arrestarlo por estar vinculado con el robo de hidrocarburos”

El pillo había logrado huir junto con sus hermanos, pero su casa fue cateada y fueron detenidos: su esposa y un chofer.

Aunque la mujer logró salir con una fianza de 25 mil pesos, no pudo escapar al interrogatorio y al morbo de uno de los policías más cerdos de la región, el mantecón: un policía gordo y de baja estatura, quien inició su carrera con el Mayor Ventura Verdín y que había sido comisionado a la zona desde hace 10 años.

 Este policía condujo a la esposa del político  a la sala de interrogatorios, se le notaba la erección y es que la damita llevaba un pantalón blanco que dejaba ver unos cacheteros y una blusita color crema, además, caminaba sexy.

El mantecón le susurró al oído el mejor de sus piropos: Me gustaría ser almohada para que me abrace todas las mañanas…

Después tomo postura e inició el interrogatorio.

·        ¿Sabía de las actividades de su marido?

Solo sé que es político.

·        ¿Desde cuándo lo conoce?

Desde el 2000

18 años, que bárbara, que bien se conserva ¿Cómo le hace, dieta o mucho ejercicio? –Le dijo el mantecón-

Ruborizada la mujer contestó: Conservar la figura cuesta, es un sacrificio pero vale la pena: no puede usted beber, ni comer, ni desvelarse, ni exceso alguno… además hay que saber de cremas: cuales son para el día y cuales son para la noche, usted no está nada mal ehhh.

Jajaja No trate de dorarme la píldora sé que estoy bien cochi –dijo el mantecón a punto de la carcajada-

 

No se crea –le dijo la mujer-,  un poco de dieta, caminar treinta minutos diarios, algo de estiramiento y será usted un papacito, si salgo de esta le aconsejaré un buen corte de cabello y un spa pa´que le quiten esas facciones tan toscas, ah, y tome mucha agua, dos litros diarios, embellecerse es hidratarse.

Algo nervioso el mantecón dijo “volvamos a lo nuestro”

·        ¿Ignoraba que su marido protegiera a los huachicoleros?

La mujer se paralizó: No sé de qué me habla.

·        ¿Qué fue lo último que hicieron?

Preparé la cena, un sándwich de jamón serrano y una limonada de agua mineral, después de eso nos acostamos, él recibió varias llamadas, yo me quede dormida viendo esa serie en donde sale la Verónica Castro: La casa de las flores; Cuando desperté ya no estaba.

·        ¿Quién le llamó anoche?

Primero le habló alguien muy importante de Puebla.

·        ¿Cómo sabes?

Ahhh por qué contesto por el celular de “lamparita” de esos que no se pueden rastrear, ni intervenir ni nada. Luego le llamaron sus hermanos y al último la odiosa de su hermana.

El mantecón dio por terminado el interrogatorio, la mujer lo tenía nervioso.

Días después la mujer fue declarada en libertad y regresó al pueblo, ahí volvió a sus dietas, a sus cremas y a sus jeans ajustados a las caderas, de vez en cuando pasa por la comandancia y se aprieta más sus pantaloncitos cuando ve al mantecón y  es que sabe que al policía le gustan sus nalgas y sus piernas.

 

 

Mi cuenta en tuiter: soprano_tonny

Periodismo ficción

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Tonny Soprano

 

Al día de hoy el  “Bonito” Cruz es  el mafioso de la izquierda más importante después de Jr. el vástago del 02.  

Sin cuidado por la ley manejó mucho presupuesto público como quiso al menos los últimos 8 años, sólo consultaba en algunos casos al capo Mal-donado,  quien lo dejo como su representante supremo en el estado, su presencia se hizo más poderosa, pues muchos diezmos, contratos sin licitar, extorsiones y otras linduras lo hicieron tomar gran popularidad.

 No se mueve solo, sus secuaces: Los porquillo, El “Piernas”, JP, el Josh y Fer “mucho cash”, lo acompañan siempre. Tiene un gusto especial por la ropa de marca, las camisas mamalonas,  desayuna en el Kamafruta y los lunes va a las luchas.

Como todo buen mafioso nunca se sabe  a ciencia cierta su forma de operar, pero reza un dicho: la caca siempre flota.

Sus negocios empezaron cuando asumió el control de la educación: Contratos fantasmas, venta de plazas, amigos y recomendados en la nómina y proveedores,  fueron unas de las fechorías que realizó en esa área,  pero cuando fue enviado a controlar desde la “marranera” a las bandas locales su talento se desinfló y fue enviado a operar la construcción de espacios educativos en donde hizo mucho dinero con la mafia que controla el cemento y la arena.

Entregó aulas de cartón e inauguró edificios sin construir, también se había encargado del mercado negro de cervezas en las ferias de pueblo. Se le vio envuelto en el negocio del juego y contrabandeó alcohol cuando una “ley seca”, rigió en la región.

Pronto sus pillerías  lo hicieron famoso y fue llamado a controlar una agrupación criminal de izquierda de baja monta, pero que recibiría muchos recursos pues tenían que hacer llegar a la “Incondicional” a La Casa del Cerro.

Desde ahí él “Bonito” Cruz, apodo que detesta,  vio la manera de hacerse millonario y de seguir pegado a la ubre pública.

Vendió todo lo que pudo: candidaturas, cursos, asesorías políticas, propaganda y todo lo que se le pudiera ocurrir. Las tarifas iban desde los 400 mil  hasta el millón y medio de pesos dependiendo el lugar y el sapo.

Sin embargo, a pesar de este violento historial delictivo, Cruz acabó por convertirse en un héroe popular, admirado y protegido por los dueños de su correa. Cuando atracaba a alguien, una de las cosas que solía hacer era enviarles un regalo costoso a sus amos: el  01, el 02,  la Incondicional y  Mal-donado.

El 1 de Julio a pesar de haber sido arrasado por el tsunami NEGRO y de haber acabado con lo poco que quedaba de la criminal izquierda, siguió estando en el ánimo de sus amos. Y a pesar de su nula experiencia en el campo de las leyes, fue propuesto por el 02 a petición de la “Incondicional” como miembro destacado del poder judicial.

La única experiencia que el “Bonito” Cruz tiene en materia de leyes fue cuando una corte lo mandó a llamar para que explicará su participación en un tema de extorsión a dos pequeños hampones, tema del que salió limpio a base de billetazos y tráfico de influencias;  Días después esos hombres que lo señalaron sufrieron el despido y una salvaje golpiza en un supuesto intento de asalto en un aparente ajuste de cuentas.

El “Bonito” Cruz fue designado  este fin de semana  por los congresistas (al servicio del pueblo) como un hombre de leyes, como un hombre que impartirá justicia, como un Magistrado.

Sin duda,  la Iglesia en manos de Lutero y es que desde ahí el "Bonito" Cruz torcerá cuantas veces sea necesaria la ley para doblar a los enemigos del sistema y hacer negocio$ a diestra y siniestra.

 

Mi cuenta en tuiter: soprano_tonny

Periodismo ficción

 

 

 

0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: Tonny Soprano

 

La vida en Puebla a veces es aburrida.

La verdad es que extraño mucho New York, Italia o Rusia.

Un día normal en Puebla es el siguiente:

A las once de la mañana me levantó, me rascó los huevos y me baño. Una hora después salgo a desayunar. A las cinco estoy comiendo. Y a las once  mi cuerpo me pide unos tacos.

En ese lapso, me tiro a alguna ama de casa desesperada que va a algún gym o a una Godínez o a una fresita aburrida o a la Lolita si no hay más.

También me meto algo de coca, unos gramos de jabugo, tres kilos de frituras, seis cocas, cinco rones, dos tequilas, tres cervezas y un litro de leche con cereal.

Desde que llegué  a Puebla he aumentado 7 kilos (vaya numero cabalístico).

Ayer un amigo que tengo en MORENA me llamó.

Me invitó a una  marcha por la dignificación de la democracia y la lucha contra el fraude electoral (pinches mamadas –pensé-)

Sin querer escupí unas frases perfectamente poblanas.

-No mames, brother.

Mi amigo me dijo que vendría una “madurita”, una “cougar” con un nombre muy fifi, se llama “Yeidckol”

Es un huracán – me dijo- , mira Tonny, esta rucona pero todavía la mueve, además le gustan los hombres rudos y de manos gruesas como tú. Seguro que si te la amarras te meterás cientos de miles de dólares

Para no aburrirme decidí ir a la dichosa marcha.

Al llegar al Paseo Bravo distinguí unos camiones en donde bajaba gente que antes iba a los mítines del partidazo: Una gorda de la resurrección repartía tlacoyos con salsa roja, un tal  Armienta hacia gárgaras con cerveza y afinaba su garganta (es qué hay que gritar le decía a un asistente con una playera vieja de “ya saben quién”), un tal “siniestro” repartia chayotes a la banda brava de la prensa.

Un grupo de niñas bien que en realidad son niñas mal, con su café  Chip Frappuccino no dejaban de textear a favor de la marcha.

Estaban flacas pero sabrosas.

Una de ellas me sonrió y me coqueteó descaradamente.

De pronto todos guardaron la compostura; y es que la “Yeidckol” había llegado.

La mujer es una sesentona de buenas piernas y unas caderas de 7.

Su aire de autoridad fue tal que no volteó a ver ni al cojo Barbosa que devoraba unas chalupas acompañado de una coca de dieta.

Aburrido busque a la niña mal.

Nos hicimos señas y decidimos ir a un microbús a practicar el rito del mete-saca.

En camino al microbús un grupo de malandros de la 22 y el alto me secuestró.

Dos ganchos a mi deshecho hígado y una patada en los bajos me sometieron.

Cuando me ingresaron a una oficina de la colonia Gabriel Pastor me dejaron a solas con ella (Yeid).

-¡Tonny Soprano! ¡El mismísimo Tonny Soprano! ¡Déjame verte! ¿Y tu pistola es de a de veras?

Le saqué la pistola y se la puse en la boca. Ella la vio muy de cerca y me dijo que olía a meados.

La tomé de los cabellos y se la hundí hasta tocar garganta. Ella escupió sobre el arma, vomitó unas cemitas con pápalo que se acababa de comer y se la volvió a meter. Abrió los ojos grandemente, los puso en blanco y en tres minutos dejó que sacara todo el estress del secuestro.

Salí del lugar muy relajado pero con ganas de ir a buscar a la chica mala que me esperaba en el micro.

Aspiré un poco de coca y me fui como dijo el poeta: tarareando una canción no aprendida y llorando, la hermosa vida.

 

Mi cuenta en tuiter: @soprano_tonny

Periodismo ficción.

Página 1 de 13

Please publish modules in offcanvas position.