Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1065267

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Tonny Soprano

 

Si una frase forma parte de mi religión es aquella que dice “Los carniceros de hoy son las reses del mañana”.

Digo esto porque hace unas horas tocó  a mi puerta el ex don RMV.

Se veía demacrado, flaco, cansado, ojeroso y  hasta sin ilusiones

Iba envaselinado y vestido de manera pulcra.

Acompañado de su esposa Martha E.

Quien a pesar de ir bien maquillada no ocultaba las ojeras que le causaban las horas de desvelo.

Un desvelo causado por el ajetreo decembrino;

-Su cumpleaños

-Su informe en donde el morenovallismo la destapó

-Su renuncia a la secretaria general de AN

-Las posadas, el pavo, las uvas y hasta la rosca.

Pero sobre todo el desvelo por qué Rafa no aceptaba las condiciones de Canaya para destrabar las negociaciones.

“Es qué Rafa quiere todo” me dijo entre dientes

-Tonny, ese cabrón quiere negociar lo que es mío. –dijo Rafa-

Le di una palmada y un  abrazo de caguamo.

-Despreocúpate, lo mejor está por venir. Anaya no quiere negociar Puebla, quiere negociar tu lealtad –le dije-

Verlo en ese estado me hizo sentir pena por él,  ha sido humillado  por Canaya , abandonado por sus amigos, y hoy vive

obsesionado en conservar como reducto Puebla,  agazapado con los morenogalistas quienes ven el paso del tiempo y

con este su desesperación crece y la confianza en su tlatoani desaparece.

Sus ojos muestran una melancolía infinita, sus gestos son a ratos desesperados; su cara la imagen de la vulnerabilidad.

No deja de hablar por los dos móviles, de mandar y recibir mensajes encriptados.

-Este cabrón no se dobla, ya le mande mensajes de 1000 formas.

-Te daré un consejo: Si entendieras que has dejado de ser el carnicero y ahora la res, tendrías resuelto el problema.

Martha Erika asintió dándome la razón.

Las manos de RMV se tensaron, agarró su móvil e intentó aventármelo, mis ojos lo retaron a hacerlo.

Me paré y le abrí la puerta.

Sus ojos inyectados por la ira se pusieron rojos, tomó de la mano a Martha E. y salió enfurecido.

Saqué mi talquera y bebí un poco de wisky.

Sólo tiene 49 años, pero se nota que ya no es aquel muchacho bromista que se iba a comer el mundo.

El grupo dejó de ser lo que era a ojos de mucha gente -una banda de bandoleros dirigidos por tipos más o menos

honorables que trafican con el poder, en otras palabras, un ejército sin uniforme ni moral, que comete todo tipo de

arbitrariedad en la zona, intimida, extorsiona y que factura millones de pesos, dólares, euros y bitcoins.

Un grupo que controlaba todo negocio: la usura, las basuras y el transporte de desechos tóxicos, robo de hidrocarburos, que obtiene grandes contratos, dirige la importación y distribución de mercancías falsas y cualquier cosa que se le pudiera ocurrir.

El grupo perdió el respeto y el miedo de los demás.

Una alerta de Marchelo me indicó que el ex don estaba a punto de dar un mensaje, su discurso fue corto, frio y muy forzado.

Para los que lo conocemos sabemos:

Que su discurso es una #PincheFarsa

Que su rostro luce alterado

Que aún no tiene nada amarrado

Que si no acepta lo que le ofrecen se quedará sin nada (incluye gubernatura)

Y que lo mejor no está por venir.

Era cuestión de minutos para que el Morenovallismo empezará a sufrir las traiciones, para que los perros mordieran la mano de su amo.

 

Sonreí, me rasqué los huevos y fui a ver un poco de porno.

 

 

Mi cuenta en tuiter: @soprano_tonny

 

Periodismo ficción

 

 

 

0
0
0
s2smodern

 

¡¡Martha gobernadora, Martha gobernadora!!

 

Escribe: Tonny Soprano

Un candidato a Diputado me invitó a ver el informe del “Chamaco” Giles que en realidad era el informe y destape de MEA. Imposible faltar y es que la ausencia a tal evento significaría una afrenta personalísima al 01 y al 02.

La tertulia empezó en la entrada del centro expositor.

Ahí saludé a Huepa, Riestra, Rincón, Marchelo, Pablito, al JACH, a la muerta, al Serch (quién traía un tufo  a gasolina insoportable), a Gris, al Gerry y demás morralla azul.

Estábamos todos platicando cuando de pronto llegó alguien que parecía iba al carnaval de Veracruz –despechugada y enseñando pierna y muslo-

-¿Ya viste eso? -le comenté a mi amigo.

-Cállate. Un congresista es su dueño

-¿Señorita?

Nos acercamos a saludarla. Ella, sonriente y de botas, también nos saludó.

 Su airecito fresa y su acento poblano me provocaban eso que llaman lujuria.

De pronto todos se fueron a la entrada principal.

-Seguro ya están dando los frutsis y los aguinaldos con cacahuates –pensé-

Error.

El grito de “Rafa presidente” me indicó que el 01 había llegado.

Venía acompañado de MEA, el 02 y su señora.

Sandra y Marchelo encargados de la prensa regañaron a los porristas.

-¡Coñooo! No griten “Rafa presidente”, no la chinguen, hoy es el día de la señora.

Los porristas robotizados cambiaron su chip y comenzaron a corear encabezados por la muerta.

“Martha gobernadora, Martha gobernadora…”

-uff cuanta creatividad, en Puebla hay talento solo falta apoyarlo (pensé)

La Doña no caminaba, flotaba de la mano del 01.

A su lado iban varios lambiscones que para todo le decían “jefa”. “Jefa por aquí”, “jefa por allá”. Ella sólo asentía y le sonreía a todos, “gracias”, les decía y los apretujaba.

 

Entré al auditorio y el aroma era peculiar, olía a mercado, a pasuco como dicen por aquí.

Un aspirante a senador trató de saludarme con el abrazo de caguamo.

Sus sobacos mojados y olor a patas hicieron que lo evadiera.

El mismo aspirante se acercó a MEA.

  “jefa vamos a ganar”. Yo no sé si la “jefa” lo creyó. Pero yo no.

Y es que ese aspirante había ido días atrás a pedir al CEN de AN apoyo para ser senador.

-“Que asquerosidad”

Ya en el evento me volví a topar a la novia despechugada del congresista.

Con el riesgo de que gritará freno me le acerqué l-e-n-t-a-m-e-n-t-e pero firme

-Hazte para allá que se van a dar cuenta -me dijo sonriente.

-¿Quién se dará cuenta? ¿El congresista con cara de cornudo?

-Cállate, menso -me dijo y me pegó suavecito en los huevos.

-ayy –susurré-

Y sin rubor me agarró las nalgas.

“El chamaco” Giles daba una exposición digna de cualquier maestro del COBACH o del CONALEP, nadie lo fumaba, todo mundo texteaba y se organizaba para el brindis navideño

Se lo dije a la novia del congresista y me agarró el sexo.

Y ahí se quedó y es que en ese instante MEA encendió las tribunas.

Lo que sucedió es innarrable solo les diré que tuvo un final feliz.

Una voz la llamó

-¡Véngase, candidata, pa’ la foto!

Y se fue moviendo el culo como aquellas bailarinas que le llevaron a Pepe “Mid” el fin de semana.

A mí solo me quedó unirme a la bufalada y gritar ¡¡Martha gobernadora, Martha gobernadora!!

 

Mi cuenta en tuiter: @soprano_tonny

 

Periodismo ficción

0
0
0
s2smodern

 

 

 

Escribe: Tonny Soprano

 

Uno de los lugares más apetecibles para beber y ligar en estos rumbos es un barcito ubicado en Angelópolis.

Bebida y mujeres de buena calidad, lolitas con dinero y algunas cougars (por supuesto insatisfechas)

El polvo circula discretamente (colombiano y con pocos cortes) y el jabugo es de lo mejor.

Sin embargo no todo es miel, de pronto llegan políticos con ganas de joder el buen ambiente.

Y esta vez así fue.

Las risas desbordadas de uno de los hijos favoritos del yunque interrumpió mi flirteo con la primogénita de un empresario.

Volteé y me miró.

Su reacción fue rara: amable y dicharachera.

La razón: 5 wiskis y 2 líneas

-Mi tonny –dijo efusivo-

Y clásico en Puebla, vino el abrazo de caguamo con aletazo y toda la cosa.

-Le comentó a mis amigos de las afortunadas declaraciones de “La calderona”, eso de que le dan asquito los gays fue sensacional, pinches antinaturales – dijo a risotadas-

Por un momento pensé.

-En que pinche momento se regeneró este tipo.

Y recordé lo que una muerta (hoy resucitada por Martha Erika) me dijo un día.

“Él fue puto desde chico, cuando jugaban a las escondidas se metía a los closets con puros niños, cuando sus papás se dieron cuenta lo mandaron con un psiquiatra para curarle su enfermedad”

¿Y se le quitó? Pregunté

-Pues algo. En sus tiempos de universitario lo volvió a traicionar su cu…erpo, vivió un romance con un joven empresario de Guadalajara. –respondió la muerta resucitada-

Las risas del político me volvieron a la mesa.

Los chistes sobre la homosexualidad de Riky Martín y el festejo de las declaraciones de “La Calderona” en la UPAEP lo tenían loco.

Me acorde que es un hombre casado, de las sociedades perversas que hay entre los políticos para aparentar tener una familia y ser baluartes de la sociedad.

Las risas del yunquista me dieron asco, su jamón en la boca mezclado con wisky y sus risas eran el peor de los espectáculos-

-¿Cómo es posible que este tipo vea la paja en el ojo ajeno y no mire la viga que tiene atravesada en el trasero?

Bebí mi trago y opte por irme.

No sé si fueron figuraciones mías o en realidad pasó.

Pero al despedirme, sentí su mirada sobre mi glock.

Y entendí a “La Calderona” lo confieso: me dio asquito.

 

Mi cuenta en tuiter: @soprano_tonny

 

Periodismo ficción

0
0
0
s2smodern

 

El ex presidenciable  y el C.Anaya

 

 

Escribe: Tonny Soprano

 

“Anaya presidente, Anaya con el frente…”

Las porras tan creativas de los asesores del niño azul me tenían sorprendido y con pena ajena.

Su imaginación era brutal y bruta.

“Se ve, se siente, Anaya va de frente…”

Suspiré y recordé el inicio del caos del Don, del ex presidenciable (a poco no rima con desechable)

Cuando fue gobernador de Puebla, Moreno Valle, apoyó a Miadero para que fuera presidente de AN.

El plan era que tan pronto llegaran los tiempos, Miadero y Moreno colocaran un enano en el CEN y pensaron en el C.Anaya, un jovencito de escasos 30 y pico de años, delgado, mal comido y con una formación académica decente. En su natal Querétaro lo apodaban “El cerillo”

Cuando el C. Anaya  llegó a ser líder de los azules, RMV lo felicitó públicamente y dijo que estaba orgulloso de ser una especie de padre político suyo.

Le dijo que el que obedece no se equivoca.

El error es que no le dijo a quién debería obedecer

Con los meses, el niño azul, ya convertido en Dios, dejó de tomar las llamadas a su mentor y es que no olvidaba la serie de zapes y el número de celulares que se habían estrellado en sus anteojos.

Sobrevinieron entonces dos cosas: al niño azul lo adoptan en Los Pinos y le dan una exposición jamás imaginada y recibe el asesoramiento de dos capos expertos en marrullería política: Diego&Santiago.

El ex don y también  ex presidenciable se dio cuenta de la traición.

Y a  la primera oportunidad, el ex se fue en contra de su pupilo -el orgullo de su soberbia política- y dijo que éste era un "ambicioso, traidor y avaro".

Los adjetivos le hicieron al C.Anaya lo que el viento a Juárez.

El final de la historia ya lo sabemos todos.

El C.Anaya es presidenciable y el ex es desechable.

Mis recuerdos fueron interrumpidos por una congresista que iba ajustada con un vestido rojo pasión y que me pidió coquetamente una selfie.

-¿Tú eres Soprano?

-Así es. ¿Y tú eres? –le pregunté-

-Soy tu admiradora y quiero una selfie contigo  – me dijo y al mismo tiempo agarró mis mejillas y me plantó un beso de lengüita-

De reojo vi que en estos eventos también existe la bufalada, políticos que acuden al besamanos y señoras que van por unos pesitos, se chingan las galletas y los refrescos tibios.

Mi admiradora no perdió el tiempo y me llevó a un lugar debajo de las porras.

Pensé en gritar freno, pero tenía la boca ocupada.

Un tipo llamado Dante platicaba con una tal Barrales y le metía mano por todos lados.

Un tal Zepeda repartía money a unos líderes que habían llegado con 3 camiones  de Chalco y Neza.

Dos poblanos trataban de organizar a un famélico grupo de 30 personas.

La diputada estaba arriba de mí.

Su agitación era silenciada por las porras.

“ya llegó ya está aquí el que va a sacar al PRI”

Al ritmo de la matraca y tambora me eche un rápidin de 15 minutos.

El rito del mete saca.

El C.Anaya, el niño azul, el cerillo, el candidato semejaba un rock start, las huestes azules lo coreaban y lo cobijaban, el acarreo del PRD había funcionado, los chuchos, estaban felices, Dante seguía manoseando a la Barrales, el Jefe Diego estaba a punto de dormirse.

La Diputada me pedía más, yo estaba exhausto.

Pero como buen macho alfa no me raje.

Los poblanos se preguntaban irónicamente  donde estaba RMV.

Con los pantalones en las rodillas y una mujer dándome una chupadita pensé en el ex presidenciable, mi amigo: "Su hambre insaciable de poder lo ha  convertido de lobo audaz a un lobo ciego y extraviado”

Lo confieso: Sentí pena ajena…

 

Mi cuenta en tuiter: @soprano_tonny

 

Periodismo ficción

0
0
0
s2smodern

 

 

 

Por Tonny Soprano

 

La sangre en este estado ha empezado a correr a litros y a bidones, la lucha es cruel y se da en cualquier lugar de la ciudad.

Estaba tirándome a una lolita en un nuevo colchón que acababa de comprar en el “Buen fin”.

Unas palmadas en mi puerta  me interrumpieron

Con los pantalones abajo grité “¿who?”, “¿quién?”, “¿cómo joden?”.

El silencio fue la respuesta

Y después otras palmadas en mi puerta

Tuve que abrir para ver qué pasaba.

Al abrir me topé con la cara del “Noño” Barbosa”

Ahí estaba, frente a mí, bastón en mano, mirada cansada y con unos pistaches enchilados en la boca.

-¿Usted? No entiendo.

-Acabo de comprarme una casita en este fraccionamiento, me enteré que eres mi vecino y vine a presentarme.

-Pero si todo mundo te conoce por lo rata que eres –pensé-

Lo tomé del brazo, lo metí a la casa y le ofrecí un ron.

-No bebo.  Me hace daño para mi glucosa, pero sí tienes una coquita con mucho gusto.

Su aliento era de lo peor, una mezcla de bilis con pistaches y serranos.

Saqué la coquita que me habían regalado mis amigos de la última letra.

Los ojos del “ñoño” brillaron.

-jajaja de esa no, de la otra –dijo nervioso y con las narices hechas agua-

- Así que eres mi nuevo vecino – le dije tratando de socializar-

-Sí mi Tonny.

Empezamos a platicar de cuando el “precioso” lo apoyó para iniciar su carrera política.

De cómo había exprimido al PRDERE local y al nacional.

De sus problemas con la diabetes.

De sus odios a Bartlett y a Manzanilla.

Y de cómo había convencido al PG de hacerlo candidato a Casa Puebla.

A pesar de su aliento y grotesca apariencia, en corto, el “ñoño” resultaba agradable

Le pregunté por la lana que le daba RMV cada mes.

-Él se portó muy bien conmigo, mi gratitud. Dijo

-¿Pero están distanciados? Pregunté

-Esa es tu percepción. Lo cierto es que ambos sabemos que no es nada personal, solo es política, negocios pues.

Me pidió otra coquita.

Le trajeron su coca de dieta.

Sonriendo me dijo: de esta no, de la otra.

-¡Eso! -le dije-

Luego me comentó que ya le habían platicado de mí y que quería pedirme un trabajito.

-Estoy puesto. ¿Qué hay qué hacer?

-Es simple. Quiero que me acompañes a ver al bocazas de Javier Lozasno. Solo quiero que sepa que somos amigos.

Una maletita negra que decía “Belisario Domínguez” fue puesta en la mesa.

Lo acompañé de inmediato.

Una vez frente a Lozasno, el “ñoño” me dio un abrazo de caguamo, Lozasno, pálido y asustado, solo atinó a decir: No sean ordinarios.

Lozasno y el “ñoño” me invitaron a la mesa.

Y recordé a un viejo amigo (El conserje del crimen) que un día me dijo: Nunca confíes en un criminal…

Rechace la invitación y decidí regresar a mi lolita y a mi colchón que había comprado en el buen fin.

 

Mi cuenta en tuiter: @soprano_tonny

 

Periodismo ficción

Página 1 de 15

Please publish modules in offcanvas position.