0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: Lic. Ambrosio Pipitilla –Titulo en trámite-

 

Lunes 4 de junio de 2018, Ciudad de Puebla.

 

La candidata del PAN, Martha Erika Alonso, será la próxima gobernadora del estado de Puebla durante el periodo 2018-2024 tras ganar por un pelito de Lastiri  la elección a su concuño Fernando Manzanilla.

La Candidata de la coalición PAN-PRD-COMPROMISO POR PUEBLA-PANAL-PSI obtuvo según el PREP 36.4 de los votos contra 33.8 del famoso concuño incómodo.

“Se acabó la campaña, es hora de hacer realidad la voz de la gente, como lo hemos hecho desde el 2010 cuando Rafael asumió la gubernatura de este estado” declaró la virtual gobernadora en el Hotel Marriot,

Acompañada de su esposo, RMV, Martha Erika prometió trabajar “sobre todo por los niños y las mujeres que son el motor del estado”. “Como Directora del DIF aprendí que no hay nada más importante que nuestras familias, Es hora de que se les haga justicia, de que sigamos el camino que trazamos hace 8 años y que sepan que es posible una Puebla mejor” dijo eufórica la gobernadora electa, haciendo eco a su eslogan de campaña.

A pesar de arrastrar el desprestigio de RMV y Tony Gali por una larga lista de escándalos de corrupción en AUDI, entrega de notarías y uno que otro conflicto de interés con el ala conservadora de AN,  Martha Erika logró mostrarse como una panista  con  visión de estadista, alejada de lo que llamó “errores de otros tiempos”.

Esposa de RMV, Martha Erika concentró su mensaje de campaña en la cola larga y preciosa del candidato priista, Juan Carlos Lastiri y en su concuño a quien califico de un peligro para Puebla por  oportunista y populista.

El presidente estatal de AN, Eukid Castañón,  celebró el triunfo de la candidata. “Hace apenas algunos meses nos decían que sacarían al PAN de Casa Puebla”, declaró tras confirmarse el resultado de la elección. “Hoy demostramos una vez más que los poblanos saben distinguir entre la fuerza del cambio, el regreso al pasado y las opciones populistas que querían descarrilar al país. Es hora del PAN, del nuevo PAN”, dijo.

La escena en el PRI contrastaba, el silencio era tétrico, Lastiri estaba encerrado en su despacho con sus asesores de campaña: Hugo Sherer, Enrique Arenas, López Arroyo, Vega Rayet y Carlos Castillo. Y es que apenas y habían conseguido el 23 % de la votación; solo Estefan Chidiac estaba feliz pues tenía garantizada su senaduría plurinominal.

En las oficinas de MORENA, Fernando Manzanilla, estaba reunido con: Yeidckol Polevnsky y Elías Aguilar, quien aún seguía diciéndole que había ganado la elección por 5 puntos porcentuales.

Miguel Barbosa quien había sido coordinador de la campaña de Manzanilla realizaba llamadas misteriosas  y era el único en el bunker que repetía: “No podemos mandar al diablo a las instituciones”, “siempre les dije que el candidato estaba sobrevalorado y ese discurso de la mafia del poder era viejo”

Durante los meses previos a la elección, Manzanilla  concentró sus anuncios de campaña en denunciar lo que llamó “La dictadura perfecta”, utilizando imágenes de los escándalos de corrupción ocurridos durante el gobierno de RMV Atacó con el tema de los huachicoleros y de la inseguridad. Eso le permitió consolidar una ligera ventaja en los primeros meses de campaña, margen que dejaría escapar durante el primer debate, cuando, exasperado, llamó a la candidata de AN  “La mujer de Rafa” que insistía en acusarlo de “peligroso populista”.

Además Manzanilla nunca pudo tener un buen acercamiento con la prensa poblana a quien acusó de Tlacoyera y maiceada.

Acusó al PAN de haber hecho una elección de estado y al PRI de haberse prestado al cochinero electoral.

Su debacle vino cuando fue cazado en la BUAP por unos estudiantes que envió el Tío Poncho al cuestionarlo sobre si se puede ser feliz en la pobreza y sobre la legalización de la mota.

El vídeo se virilizó y todo Puebla vio la intolerancia del candidato que a la postre fue llamado #lorddalay

Unos minutos después de anunciado su triunfo, la gobernadora electa  dio a conocer los primeros nombramientos del nuevo gobierno. “No hay tiempo que perder para consolidar lo que comenzamos a construir en años pasados”, dijo Martha Erika.  Anunció la llegada a la Secretaría de Gobierno, a Eukid Castañón, Sandra Izcoa se incorporaría a la Dirección de Comunicación Social y en SEDESO iría Blanca Jiménez. “Son personas de sobrada honestidad. Tienen toda mi confianza”, dijo la gobernadora electa, exultante.

 

*Periodismo ficción,  toda semejanza con la realidad es puritita casualidad con unas gotas de provocación.

CEL