0
0
0
s2smodern

 

 #RMVESPÍA El Watergate  poblano… (De por aquí cerquita)

 

Escribe: Adán Morales

 

Si hay algo que tiene feliz a Jorge Estefan Chidiac es que los candados se hayan abierto en favor de José Antonio Meade, figura estelar del grupo ITAMITA que dirige Luis Videgaray y es que si alguien es cercano al grupo, es él.

Sin embargo ese exceso de felicidad lo ha llevado a pecar a ratos (que son muchos) de soberbia y pecar de francote y no poder contener sus declaraciones.

Las últimas afirmaciones lo tienen metido en un lío de credibilidad.

El primero con Antorcha campesina, a quienes en una reunión acusó de delincuentes:  “yo he visto asesinatos, he visto muertos, familias que se hacen pedazos (…)”.

Estefan se dijo víctima de una trampa, pero la trampa sólo estuvo en la grabadora no en lo que dijo.

Obvió, días después se desdijo y pidió disculpas a la organización.

Es decir “Reculó” del verbo recular.

La organización por su parte se vio desorganizada pues una acusación así debería terminar al menos en una denuncia.

Pero la duda flota en el ambiente, ¿Estefan mintió en sus declaraciones contra Antorcha o como dirían por aquí cerquita le dio cus-cus?

La franqueza de Estefan contrasta con su amnesia y es que el dirigente olvida que su historia no es la de “Estefan en el país de las maravillas” su historia está llena de capítulos oscuros.

Veamos.

Sin duda debe ser muy difícil ser Estefan Chidiac, aquel que es señalado por ser el creador del FOBAPROA, IPAB y de los gasolinazos, todo en pro de la patria (por supuesto). Aquel que desde su posición legislativa de Presidente de la Comisión de Hacienda dicen se volvió ilustre por llevar un “moche” en cada asignación de recursos.

Aquel que desde su posición de secretario de finanzas del CEN del PRI operó las famosas tarjetas de Soriana y hoy no ha dado ninguna declaración respecto a si los dineros de las propinas de “Lozoya” entraron a la campaña priista en el 2012.

Pobre Estefan entre tanta corrupción y él vive engañado, tan mal anda económicamente que no tuvo ni siquiera para los tlacoyos del periodista Arturo Rueda.

Su inocencia es tal que seguramente cuando apadrinó políticamente a su compadre Rubén Gil, alias “El Gavilán” a la presidencia municipal de Izucar (hoy preso por narcotráfico en Estados Unidos) no sabía nada de sus actividades ilícitas, a pesar de que el alcalde era un tipo que hacia llover dólares en las fiestas.

 

Si Estefan piensa que el escandalo con Antorcha campesina es un caso cerrado seguramente se debe a que negoció algo con ellos, las respuestas se verán en la cantidad de posiciones que les asignen en el reparto de candidaturas del Revolucionario Institucional y en la gestión de recursos que puedan bajarles de la federación a sus municipios.

El problema en estos casos es que Estefan Chidiac ha gastado unas cartas de negociación con Antorcha gracias a su franqueza, “Es un caso cerrado” dice. En fin.

 

Su última declaración fue una amenaza de guerra en contra de la secretaria general de AN, Martha Erika Alonso, a quien calificó que en caso de contender por la gubernatura sería una candidata débil y a modo, pues cargaría con los negativos de RMV.

No es la primera vez que enfrenta a RMV.

Ya lo ha hecho varias veces y ahora con esta descalificación a Martha Erika delineó cual sería el perfil de la campaña priista en contra de ella.

Seguramente el presidente estatal del partidazo seguirá metiéndose en problemas en los días que vienen, algunos por táctica política y otros por franqueza.

¡¡Qué Dios nos agarré confesados!!

 

 

 Mi cuenta en tuiter: @adangio