0
0
0
s2smodern


 
Escribe: Daniel Tapia Quintana
 
 
“Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber” Albert Einstein
 
 
La educación es una de las piezas más importantes que impulsa el motor del progreso y desarrollo de una nación. Invertir en educación será una estrategia correcta, siempre y cuando, esa inversión se realice de manera focalizada y atendiendo a resolver la raíz del dilema.
 
Hoy en día, son numerosos los expertos que destacan la importancia de invertir en la educación para formar ciudadanos comprometidos con valores universales como la democracia, la tolerancia y el humanismo bajo el fortalecimiento de un pensamiento crítico, reflexivo e integral. Uno de ellos, Fernando Reimers, director de Educación Global y de Política Educativa Internacional en la Universidad de Harvard, visitó nuestro país en septiembre del año pasado para presentar su más reciente libro “Enseñanza y Aprendizaje en el Siglo XXI” en el que planteó una serie de preguntas clave: ¿Cómo debe ser el modelo educativo que promueva las competencias y habilidades pertinentes para el siglo XXI? ¿De qué manera la educación ayuda a desarrollar no solamente el conocimiento y las capacidades cognitivas, sino las disposiciones para ser ciudadanos democráticos y activos, es decir, asociarse para mejorar las comunidades de las que forman parte? Entre muchas ideas plasmadas durante su visita, resalta la necesidad de replantear la intención del acto educativo y que en nuestro empeño por mejorar la eficiencia del sistema educativo no descuidemos la importancia de saber qué hacer con el conocimiento que adquirimos.
 
El 13 de marzo pasado el presidente Enrique Peña Nieto presentó el Nuevo Modelo Educativo para la Educación Obligatoria como parte de la Reforma Educativa que su administración ha impulsado. El Nuevo Modelo Educativo busca transformar la educación en México: romper con prácticas arcaicas como la memorización y considerar nuevos caminos pedagógicos como el componente emocional. No obstante, el contexto en el que el Nuevo Modelo Educativo busca navegar se encuentra lleno de paradojas: a la vez que busca incentivar la curiosidad, la innovación y la creatividad; debe sortear sus limitantes al enfrentarse a los códigos, a las instituciones y a diversos actores que ven en el cambio una amenaza a su status quo. El nuevo modelo tiene la difícil tarea de garantizar que los estudiantes mexicanos reciban una educación de calidad y que a su vez los prepare para enfrentar los retos del siglo XXI. 
 
 
De acuerdo con la Secretaría de Educación Pública (SEP), el nuevo modelo se fundamentará en cinco ejes:
 
1) Planteamiento curricular: Consiste en eliminar gradualmente la enseñanza fundamentada en la memorización para sustituirla por el razonamiento y el análisis bajo un enfoque pedagógico lúdico y dinámico. En este eje se integra el perfil de egreso y se incorporan directrices de aprendizaje y desarrollo emocional.
 
2) La escuela como centro del sistema educativo: Consiste en priorizar el rol de las aulas como comunidades de aprendizaje y como los actores más importantes del sistema educativo. Importante destacar el ideal de dotar con mayor autonomía a las escuelas y de eliminar las cargas administrativas para los directores y docentes con la finalidad de privilegiar las actividades pedagógicas.
 
3) Formación y desarrollo profesional docente: Consiste en privilegiar el mérito y el esfuerzo en la selección y consolidación de los cuerpos docentes como motores de la calidad educativa. 
 
4) Inclusión y equidad: Eliminar barreras para que todos los niños, independientemente de su condición social o étnica o su discapacidad, tengan acceso a una educación de calidad, a través de la construcción de escuelas inclusivas. Especial interés tendrán grupos que comúnmente fueron ignorados tales como las personas con alguna discapacidad o niños y jóvenes indígenas.
 
5) Gobernanza del sistema educativo: Consiste en incentivar la participación de los diferentes actores que tienen una incidencia directa en el mejoramiento de las condiciones de la educación en México (actores públicos, privados, académicos, sociales, civiles, entre otros).
 
A pesar de que la propuesta llega en el ocaso de la administración del presidente Peña Nieto, es importante valorarla y reconocer la inclusión de una visión de largo plazo, componente ignorado en la gran mayoría de las políticas públicas que se diseñan en México. Asimismo, es importante mencionar que el nuevo modelo deberá ser probado en los diferentes contextos en los que se sitúan las escuelas en nuestro territorio nacional con la finalidad de identificar áreas de oportunidad que contribuyan con la mejora del mismo en el corto y mediano plazo. Gradualmente, este modelo será implementado en el periodo 2018-2019 y será probado entre directores, alumnos, docentes, supervisores, padres de familia y autoridades con la finalidad de retroalimentar el proceso de implementación e identificar aspectos de mejora.
 
No obstante, el modelo presenta, desde mi punto de vista, tres desafíos importantes que me gustaría analizar de manera general.
 
El primer desafío comprende el rol de las tecnologías de la información en la educación. No basta con incluir un programa de uso de las tecnologías en las aulas para hacerlo funcional y mejore el 
 
aprendizaje de los alumnos. Son evidentes las desafortunadas experiencias de enciclomedia, habilidades digitales y con laptops para Niños de Primaria. Por ello, el éxito en este rubro no se visualiza diseñando un nuevo programa sino coordinando esfuerzos para que el uso y la utilidad del mismo sea asimilado por docentes y alumnos, principalmente. Es imperativo generar puentes entre lo académico, pedagógico y lo tecnológico.
 
Otro desafío que se enfrenta en este nuevo modelo es el relacionado con la enseñanza del idioma inglés. Para quienes hemos realizado visitas de campo en escuelas mexicanas, este elemento resulta posiblemente uno de los más complicados de visualizar, más no imposible de implementar y consolidar. Como bien se sabe, el aprendizaje de un idioma es un proceso que debe trabajarse, idealmente, desde los primeros años. No obstante, la gran mayoría de las escuelas públicas en México no cuentan con profesores que impartan esta materia y cuando las hay, lo ofrecen de manera intermitente. Sin duda el gran reto será encontrar el recurso financiero y el capital humano capacitado para atender a las escuelas y a los millones de estudiantes mexicanos.
 
Finalmente, el nuevo modelo subraya la necesidad de que las escuelas tengan las condiciones mínimas de infraestructura para fortalecer el impacto de este enfoque en los actores educativos. Sin duda, será un gran reto para el Estado mexicano tomando en cuenta las restricciones presupuestarias, por un lado, y, por otro, las múltiples necesidades en materia de infraestructura que tienen las escuelas mexicanas. Y con ello, no me refiero a construir nuevos salones o comedores, me refiero a cubrir necesidades mínimas como el mejoramiento de los sanitarios, mantenimiento a los edificios (problemas relacionados con la humedad, por citar un caso) o reemplazar ventanas y puertas de los salones. 
 
Se debe reconocer este esfuerzo por parte del Gobierno Mexicano por generar cambios que mejoren la calidad de la educación en nuestro país. Dependerá de muchos actores que este modelo no quede en letra muerta ni en buenas intenciones. El “Qué” y el “Cómo” de este modelo debe ser comunicado de manera puntual y sencilla con el propósito de evitar que se desvirtúe su propósito. De lo contrario, el Nuevo Modelo Educativo quedará en un plan que lejos de romper paradigmas, perpetuará el estancamiento educativo en el que se encuentra nuestro país.

 

*Las ideas expresadas por el autor no reflejan necesariamente las opiniones de Kybernus ni de otras organizaciones colaboradoras
 

0
0
0
s2smodern

Moreno Valle no hizo mención alguna de la enorme deuda con la que deja a sus gobernados. Foto: Cuartoscuro

- sinembargo

 

La organización Mexicanos Contra la Corrupción hizo pública una investigación en la que detalla el procedimiento de endeudamiento con el que Moreno Valle ha dejado a los poblanos con el agua hasta el cuello. “Esas tres obras, que suman pasivos por 22 mil 476 millones de pesos, se financiaron bajo el fideicomiso 0144 firmado con la empresa Evercore (del exsecretario de Hacienda Pedro Aspe). El objeto del fideicomiso 0144 es pagar a proveedores y contratistas del estado mediante Proyectos de Prestación de Servicios (PPS) o Proyectos de Inversión (PI)”.

Blindado contra la rendición de cuentas

 

La organización Mexicanos Contra la Corrupción hizo pública una investigación en la que detalla el procedimiento de endeudamiento con el que Moreno Valle ha dejado a los poblanos con el agua hasta el cuello. “Esas tres obras, que suman pasivos por 22 mil 476 millones de pesos, se financiaron bajo el fideicomiso 0144 firmado con la empresa Evercore (del exsecretario de Hacienda Pedro Aspe). El objeto del fideicomiso 0144 es pagar a proveedores y contratistas del estado mediante Proyectos de Prestación de Servicios (PPS) o Proyectos de Inversión (PI)”.

Blindado contra la rendición de cuentas

Además, Moreno Valle modificó las leyes para garantizar que sus subordinados permanezcan en cargos claves de auditoría y procuración de justicia. De modo que está completamente blindado por un par de décadas. Por lo que se refiere a la implementación del Sistema Estatal Anticorrupción, aprobado el año pasado, creó el Tribunal de lo Contencioso Administrativo del Estado de Puebla, en el que nombró a magistrados por más de 15 años. El nombramiento del titular de la Auditoría Superior tiene validez hasta el 2019, coincidentemente también los comisionados del Instituto para el Acceso a la Información Pública (IAIP) dejarán sus funciones a partir del 2021. Y para asuntos de violación a derechos humanos y recomendaciones que deja pendientes al respecto, el cargo del presidente de la Comisión de Derechos Humanos se mantendrá hasta el 2018.

Moreno Valle creó la figura del Fiscal Anticorrupción, usando también el marco legal para nombrar a Víctor Carrancá Bouget, quien ocupará el cargo hasta el año 2022. Llama la atención que a diferencia de la persecución que el gobierno federal hizo, desde la Procuraduría General de la República, contra el ex Gobernador de Veracruz, Javier Duarte, y el ex Gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, no hayan implementado ninguna medida para revertir el blindaje que de la misma forma llevo a cabo Moreno Valle. ¿Qué intereses pueden compartir?

¿Quién auditará las deudas de Moreno Valle?

Si de suerte se trata, no hay mejor estrella para alumbrar las transacciones financieras que le han permitido a Moreno Valle reportar sus finanzas sin que aparezca un aumento en el registro de su deuda pública. Una vez que consiguieron cambiar el término de “deuda” por el de “proyectos de prestación de servicios”, el endeudamiento fue creciendo sin que algún temor de sanción futura les atormentara.

Resulta, como lo anunció Sin Embargo la semana pasada, que justamente Marcela Andrade Martínez, colabora en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público como Titular de la Unidad de Coordinación con las Entidades Federativas. Andrade Martínez es una ex empleada de Pedro Aspe y trabajó en la empresa Protego-Evercore, como Subdirectora hasta 2012. ¿Será ella la encargada de revisar estas deudas públicas? Lo más probable es que así sea. No habrá de sorprendernos entonces que se valide cualquier justificación para dar carpetazo al endeudamiento más grande que haya vivido Puebla en su historia.

 

 

 

0
0
0
s2smodern

Resultado de imagen para BUZON PAN

Puebla, Puebla, 19 de noviembre de 2016.
A panistas y ciudadanos: 
Llegue a la Ciudad de Puebla el 18 de noviembre de 2008 con muchas ganas de progresar y formar parte activa de la comunidad.  Mis amigos coincidieron que es un buen lugar para vivir, entre ellos mi maestra Martha Vázquez Lacroix †,  quien sin pensarlo cinceló en mí las siguientes palabras: “Puebla es una ciudad que mira hacia el futuro”. 
Desencantado de varias administraciones priístas y perredistas de mi natal Chiapas opté por el PAN como alternativa. Después de investigar sobre sus principios me convencí que era la mejor opción y en la primera oportunidad voté.  Y voté en todos los niveles, desde elecciones a la Presidencia de Junta auxiliar hasta las elecciones para Presidente de la Republica y si el comité vecinal hubiera sido Azul, hubiera hecho lo mismo. En la elección a Gobernador de 2010, hice caso omiso de mis raíces y rechacé votar por Javier López Zavala. Convencí  a mi esposa y amigos que el PAN era la mejor opción. Debo mencionar que el convencer a mi esposa casi deriva en divorcio, ya que últimamente ella al hablar en lugar de pronunciar la “S” pronuncia la “J”.  En las últimas elecciones a Gobernador voté por Tony Gali y fueron las elecciones más difíciles para mí, no por competidas sino porque muchos ridiculizaron mi  lealtad al Azul y mi endurecida defensa de las magnas obras. No hice caso. En ese momento me autodefinía con el término usado por las encuestadoras: “voto duro”.

El día martes 25 de octubre del presente fui víctima del delito de robo al interior de vehículo y sin dudar llamé al 911 para reportar al taxista conductor de un NISSAN TIIDA con placas 5078SSJ que robó mercancía mientras cenaba en familia. Me sorprendió la elocuencia con la que Policía Municipal y Estatal me explicaron que no podían hacer nada al respecto. Consumido por la impotencia, la rabia y un remolino de implosiones  pedí hacer uso del sistema de cámaras para agilizar la detención, esas cámaras que todos conocemos por sus fines recaudatorios. La retórica de los policías para argumentar un “no funcionan” caló hondo. Sin falta, al día siguiente presenté la denuncia NUAT 126/2016/UAT/CCSJ, no sin antes perder valiosas horas en la Fiscalía y terminar en el Ministerio Publico Orientador.   
En ese momento estaba aferrado a la utópica idea de justicia pronta y expedita, así que difundí en Twitter el caso y obtuve respuesta directamente del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia el día 03 de noviembre, quien me hizo saber lo siguiente:

“…se giró el oficio 359-2016, mediante el cual la Agencia Estatal de Investigación ha iniciado una investigación sobre lo ocurrido. A partir del 01 de Noviembre, esta dependencia de la Fiscalía General del Estado tiene 10 días hábiles para emitir un reporte de las pesquisas. Es responsabilidad exclusiva de la Fiscalía realizar los procedimientos necesarios y cumplir con los plazos que marca la ley”.
El plazo se cumplió, pero no los resultados. Desquicia saber que un ladrón sigue sin castigo, impune y con cancha para cometer atracos de mayores dimensiones. Sin duda las denuncias de delitos menores no atendidos, desembocan en mayores, solo así se puede explicar la muerte del cuentahabiente del Camino Real a Cholula, el robo a casa habitación y robo de auto en la Colonia Maravillas, el asalto a la joyería de Triángulo Las Ánimas y el robo a plena luz en tiendas departamentales y bancos. Cuando no se aplican castigos ejemplares al amparo de la ley, el pueblo busca fuera de ella.
No podemos seguir pensando que las cosas son así y que no se puede hacer nada para cambiarlas, esta es nuestra página en la historia de la ciudad de Puebla y por lo tanto de nuestro país. Es nuestro momento y nuestra responsabilidad. Debemos exigir a las autoridades encargadas de impartir justicia que hagan “su trabajo”. No exijamos que nos hagan un favor, un paro o una concesión al impartir justica. La justicia es nuestro derecho, somos ciudadanos y hemos aportado los recursos para tener una ciudad segura y el México que verdaderamente merecemos. Es el momento de reclamar resultados medibles: un ladrón procesado al día por cámara instalada; si la Gendarmería vigila el estado, que no exista un deceso más a causa de la delincuencia; las redadas en transporte público deben dejar de ser una llamarada de petate y poner freno por completo a la ola de asaltos en rutas ya identificadas. Estos son solo ejemplos y es responsabilidad nuestra, establecer los parámetros que hagan valer cada peso invertido en seguridad, nadie vendrá a hacernos la tarea. Hagamos de México un país que vive su mejor futuro. 

Al día de hoy, me defino como “votante indeciso”.  Que si Osorio, AMLO, que si Margarita, Ricardo o Rafa, en este momento me vale sorbete. Exijo resultados. Que la Fiscalía saque las denuncias engavetadas y haga justicia. 
Hago un reclamo a aquellos panistas a los que he dado mi confianza en las urnas, que no traicionen a la patria al dar la espalda al pueblo, que arranquen la basura electoral de sus oídos y escuchen las demandas de un estado que gime en manos de rufianes premiados con su propia libertad. 
Atentamente,
F. Verdugo Blanco @Verdugoblanco, Ciudadano de a pie.

0
0
0
s2smodern

Tienda saqueada en el Edomex. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Todo parece indicar que al PRI ya no le importa perder las pocas posibilidades que tiene de ganar la presidencia en las elecciones del 2018 y está decidido a terminar, a cualquier precio, su obra de privatización y venta al mejor postor de los recursos naturales que aún quedaban en el largo proceso de neoliberalismo que ha compartido principalmente con el PAN durante los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón.

La reciente liberación de los precios de la gasolina ha acelerado el encono social en contra del PRI y de todos los partidos que aprobaron la reforma energética con la que, según el gobierno peñista, nos iría mejor a todos los mexicanos pues ya no habría aumento de precios de gasolina, luz, diésel y gas.

La decisión tomada por el gobierno de Peña fue apoyada al cien por ciento por el PRI que en el Estado de México implementó una estrategia de generar violencia con saqueos a tiendas y comercios a través de una estructura social y electoral llamada “Marea Roja” o “Camisas Rojas”.

La tarde y noche del primero de enero empezaron los saqueos en los municipios de Villa Nicolás Romero y Naucalpan y, días después, se extendieron a otros, principalmente en Ecatepec, donde se comenzó a ver esa estrategia con la llegada de gente vestida de camisa o chamarra roja organizando a grupos de 20 a 50 personas, saqueando negocios en un tiempo determinado de media hora, bajo la anuencia de la policía e incluso del ejército.

Ahí comenzaron los saqueos que luego se extendieron como incendio sin control a varios lados del país lo cual preocupó al gobierno federal porque se estaba convirtiendo en un conflicto social con implicaciones económicas y de tintes de seguridad nacional.

Por eso fue que mandaron al ejército y la gendarmería para sofocar los atracos masivos.

La “marea roja” o “camisas rojas” es una estructura política electoral que creó Arturo Montiel antes de las elecciones del 2006 cuando pretendía ser candidato del PRI a la presidencia de la República. Luego de que cayeron sus aspiraciones por el golpe político que le dio Roberto Madrazo al revelar sus propiedades millonarias y las de su familia, Montiel heredó esta estructura a su delfín, Enrique Peña Nieto, quien la usó para ganar en la elección del 2012.

El creador y operador de esta estructura fue Isidro Pastor, un expriista carismático que fue líder del PRI en la era de Montiel, presidente de la Gran Comisión de la LIV Legislatura del Estado de México 2000-2001 y diputado local en el periodo 2000-2003.

Pastor después quiso ser candidato a gobernador pero fue desplazado por Peña tras lo cual desde 2004 dejó las filas del PRI, pues le suspendieron sus derechos partidistas y posteriormente se tomó como cancelada su militancia por “traición”, ya que participó en la campaña del entonces candidato del PAN a la gubernatura, Rubén Mendoza.

Sin embargo, con Eruviel Ávila fue designado secretario de Desarrollo Metropolitano del Estado de México del 2013 al 2014, hasta la semana pasada — precisamente días después de los saqueos–, cuando anunció su registro como candidato independiente para la elección a gobernador este año en esa entidad.

En territorio mexiquense y luego a nivel nacional la “marea roja” o “camisas rojas” tuvieron un desempeño importante en las elecciones del 2012. Peña Nieto incluso usó la chamarra o camisa roja en toda su campaña, lo mismo que su equipo liderado por Luis Videgaray, y de vez en cuando se la pone cuando hay actos del PRI a los que asiste como líder máximo.

Durante los últimos años ya no se había visto actuar a las “camisas rojas” del PRI, hasta este arranque de año en que se les vio a la cabeza de los grupos de saqueadores en Ecatepec, el municipio donde el gobernador Eruviel Ávila fue presidente municipal y donde empezaron los saqueos con los que quisieron desvirtuar las manifestaciones de protesta contra el gasolinazo.

El PRI se ha vuelto a vestir de rojo al cierre del gobierno de Peña Nieto. Ahora con esta estrategia de usar de manera violenta la estructura de las “Camisas Rojas” que en 2012 utilizó para ganar la elección presidencial y que para la del 2018 podría ser usada para manchar o violentar el proceso electoral que está a punto de perder por sus incontables abusos de poder.

0
0
0
s2smodern

La cuenta de lo que más cuenta

Por: Fernando Castillo Pacheco

Meade puede enderazar la economía. Paquete económico 2017 hace recortes en salud y ciencia.

Hace casi veinte años, cuando en este país se discutía la reforma al sistema de pensiones, el Circulo de Estudios del Sindicalismo (CES) organizó una conferencia sobre el tema impartida por un joven funcionario de la Secretaría de Hacienda. Tuve la oportunidad de estar ahí a pesar de que rondaba apenas los 16 años de edad y la conferencia fue magnífica y del debate surgieron ideas que fueron incluidas por el presidente de ese Instituto de Estudios -y diputado priísta entonces- en un punto de acuerdo que llegó al Congreso de la Unión y llevó a modificar algunos términos de la iniciativa original, para beneficio de los trabajadores del IMSS, en cuya dirigencia sindical participaba el diputado. El Presidente del CES era mi padre y el ponente en la conferencia, era José Antonio Meade.

Esa fue la ocasión en que conocí y escuche por primera vez al hombre que llega, nuevamente, a la Secretaría de Hacienda y que es el último recurso y paradójicamente la mejor arma del presidente Peña Nieto para sacar a flote su gobierno y rescatar al país.

Luis Videgaray no salió de la Secretaría de Hacienda por su intervención en el fiasco que fue la visita de Donald Trump. Pensar esto es equivocado, pues el presidente ha mostrado una altísima tolerancia a la estupidez y las malas ideas de sus colaboradores más cercanos; esa es la causa de que después de Tlatlaya no saliera el general Cienfuegos y que aún con el conflicto de la CNTE y la fuga del "Chapo", no moviera a Miguel Ángel Osorio Chong. Videgaray se fue porque perdió la confianza de los mercados, no del Presidente, pero eso pesó más porque a diferencia de con el pueblo, en el mundo financiero valen más los hechos que la saliva y la tinta.

Sin embargo, la herencia a su sucesor está envenenada,  José Antonio Meade se ha sacado la rifa del tigre y tendrá que venir un rearmado integral del paquete económico, pues el que dejó Videgaray es más de lo mismo... pero peor. El discurso de Enrique Peña Nieto de que esta vez sería el gobierno quien se apretaría el cinturón y no los ciudadanos deja  entrever que el Presidente no había leído el paquete fiscal, o que otra vez quiso maquillar la verdad. O sea, por decirlo de forma cortés: el discurso presidencial no corresponde exactamente con la realidad. Por decirlo de forma más exacta: el presidente es un mentiroso, por decir lo menos.

Y es que la realidad del paquete económico es la continuidad de las políticas que han condicionado un fracaso de la administración, afectando en el presupuesto a los programas más necesarios.

Así, en el proyecto de presupuesto de egresos de 2017 se recortan al gasto de la Secretaría de Salud, 14 mil 781.2 millones de pesos, pasando su presupuesto de los 136,598.7 millones de pesos en este año, a los 121,817.5 millones de pesos en el siguiente.

En el sector, es preocupante que el presupuesto asignado al Seguro Popular disminuya de los 75,437.2 millones de pesos asignados en este año, a los 68,702.8 millones de pesos en 2017. Este programa es el que brinda atención médica a los mexicanos más pobres, los que en muchos casos no tienen otra forma de atenderse en sus enfermedades y la reducción presupuestal es una irresponsabilidad que contraviene tratados internacionales signados por el Estado Mexicano, pues por ejemplo, en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, se establece que el gasto social, como el de salud, debe ser progresivo y no regresivo.

Programas tan presumidos por el titular del ejecutivo como el del Seguro de Vida para Jefas de Familia, hoy son abandonados en el presupuesto, pues a este le fue reducido de mil 82 millones de pesos en 2016 a sólo 13 millones en el 2017. PROSPERA reduce en 15 millones de pesos su gasto para el próximo año, los comedores comunitarios tendrán 90 millones de pesos menos y las estancias infantiles 381 millones.

En materia de seguridad hay una disminución generalizada en los recursos asignados a las instituciones encargadas de seguridad y combate a la delincuencia. Los recursos del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de los Estados disminuyeron en 3.2 por ciento. El FORTASEG, un subsidio federal para fortalecer la seguridad pública en los municipios del país disminuye su presupuesto en 16 por ciento en comparación con este año, al pasar de los 5,952.6 millones de pesos a los 5 mil millones el año próximo.  En el mismo rubro, parece una burla que un gobierno tan cuestionado por las continuas violaciones a los Derechos Humanos destine sólo 254,371 pesos, en el 2017, para la Unidad Especializada en Investigación del Delito de Tortura.

Mientras el presupuesto de servicios personales -Sueldos, salarios, honorarios y prestaciones de la burocracia- alcanzará un presupuesto de 1 billón 164,676 millones de pesos, 3.57 por ciento más que en 2016, el gasto en inversión tiene una caída brutal, hasta representar sólo el 2.8 por ciento del PIB, desde el 3.9 por ciento que representó en el presupuesto del 2016. Este gasto tiene una gran relevancia en la vida económica del país, pues pone a circular dinero, crea empleos y favorece el crecimiento económico.

En total, los programas gubernamentales que impulsan el desarrollo económico tendrán un presupuesto de 914,600 millones de pesos, 19.3 por ciento menos que en el año que transcurre.

Sólo el presupuesto de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes fue recortado en 28.5 por ciento para el 2017.

Es inquietante que, a pesar de que según la propia secretaría, en 2015 se determinó que el 22 por ciento de la Red Federal de Caminos, es decir, 83,740 kilómetros  de carreteras federales libres de cuota, estaban en un nivel de "condiciones no aceptables", en el presupuesto de 2017 se destinen para el mantenimiento de esta red 7,867.2 millones de pesos, poco más de la mitad de los 14,764 millones destinados este año. Igual de preocupante es que para la construcción y modernización de carreteras se asignen 11,945.5 millones de pesos en 2017, que es mucho menos de los 27,730.2 millones que se destinaron en 2016 y que el gasto para caminos rurales cayera 70.8 por ciento, hasta los 4,855 millones de pesos.

La disminución del gasto en infraestructura no sólo afecta la economía, sino que es un freno al desarrollo económico y social de muchas comunidades.

El programa "México conectado" ve reducidos sus recursos en 84 por ciento, al pasar de mil 814 millones de pesos en 2016 a sólo 288 millones 962,262 pesos en el 2017 y la meta sexenal de habilitar 250 mil sitios de acceso a internet ya se ha reducido a no más de 150 mil sitios.

En educación hay una reducción de 37 mil millones de pesos; a Ciencia, Tecnología e Innovación se destinan 85,833 millones 94,881 pesos, 6.34 por ciento menos que en 2016 y el CONACYT ve disminuidos sus recursos asignados en 23.3 por ciento, al pasar de los 37,277 millones a sólo 30 mil millones en el próximo año.

Todo esto, mientras pagamos las consecuencias de un endeudamiento desordenado y se destinan 568,200 millones de pesos para el pago del costo financiero de la deuda.

Esto no es apretarse el cinturón, esto es castigar al ciudadano. El recorte era inevitable, pero no se aplicó en las áreas adecuadas. José Antonio Meade debe de negociar con el congreso un paquete económico distinto al presentado, pues éste perjudica al país y no cambia la tendencia económica que ha hecho que se pierda la confianza de los mercados.

Meade es un hombre inteligente que sabe que no puede construir una candidatura presidencial desde la Secretaría de Hacienda para el 2018. En esta realidad será muy difícil ganar el voto cobrando impuestos y hacer amarres con un presupuesto limitado, pero sabe también que es él y desde esa posición quien puede cambiar el rumbo de este sexenio, enderezar el país y recoger el desmadre.

Hay que lograr un sistema fiscal más eficiente, para que la economía crezca y todos paguemos los impuestos que nos corresponden, combatir en serio la informalidad y eliminar gastos fiscales producto de la ocurrencia, como el del Régimen de Incorporación Fiscal que ha sido un fracaso, donde se inscribieron contribuyentes que no cumplían los requisitos, en el que los que durante dos años tributaron a tasa cero, hoy se están dando de baja y reintegrándose a la informalidad, mientras que los beneficios otorgados en los dos años de vida del programa, han costado, en impuestos no recaudados, 38,808 millones de pesos.

Con el nombramiento de Meade, el PRI perdió un precandidato, pero México ganó un excelente secretario.

José Antonio Meade tiene la capacidad técnica y política para lograr un cambio económico que enderece el rumbo del país y corrija los errores del presidente, esperemos lo haga, pues, si no es él, quién y si no es hoy, cuándo.

Síganme en Twitter: @niniodeoro