Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1320715

EL DERECHO DE LOS PUEBLOS. Una columna de @hector_mperez

0
0
0
s2smodern

 

EL DERECHO DE LOS PUEBLOS.

 

“Siempre habrá investigadores apasionados y orgullosos que querrán morder por si mismos el fruto del Conocimiento

 e, incidentalmente, la granada”.

 

Escribe Héctor Manuel Pérez Cuéllar/ Ángeles y Demonios de la Seguridad / @hector_mperez

 

 

El Derecho, como conjunto de reglas de conducta válidas en un tiempo y espacio determinados. Obedece a una visión del mundo, a una filosofía de la vida a una serie de disposiciones encaminadas a preservar el orden dentro de un territorio y organizar a la sociedad a partir de adecuados condicionantes económicos, sociales y culturales.

 

Desde mediados del siglo XIX, bajo el influjo de la revolución francesa y estadounidense, se ha configurado nuestra República bajo un modelo de Organización Democrática que se divide en los tres poderes y respeta determinados derechos individuales y colectivos. La forma Jurídica Republicana plasmada en las Constituciones de 1857 y 1917, contiene en sí misma una visión específica de la sociedad mexicana.

 

Las regiones indígenas de refugio como las llama el doctor Aguirre Beltrán; el respeto a núcleos urbanos habitados por indios en los fundos legales trazados a 600 varas alrededor de una iglesia, las distintas rebeliones de oposición de intelectuales y religiosos de la época, permitió la continuidad de códigos de conducta y formas de organización social, aunque quedó trastocada la concepción original del Derecho de los Pueblos Prehispánicos. Con la Independencia, el país buscó un régimen jurídico que asegurara la permanencia en el poder de los grupos que la impulsaron; las respuestas se inclinaron por el presidencialismo, mismo que fue confirmado por la Constitución de 1917 y el cual no logró disolver los remanentes de organización política, civil, social, mercantil, y penal de origen indio que se ha continuado, paralelamente, al modelo oficial en vigor.

 

Estas formas jurídicas paralelas, en la actualidad se encuentran bajo diferentes condiciones que dependen del grado de incorporación a la economía, de aculturación y del nivel de integración a la sociedad en general. En algunos casos se encuentra una estructura social, un conjunto de normas y una visión especifica de la Impartición de Justicia y de Seguridad Pública, mientras en otras sociedades indígenas se han impuesto, en diferentes grados, otras nociones sobre este tema. Existen casos de grupos étnicos que hasta la fecha conservan un gobierno tradicional propio. Este se encarga de mantener vigente una normatividad históricamente definida.

 

Los cambios y evolución de las diferentes regiones del país han penetrado en los grupos étnicos de manera significativa en términos de Impartición de Justicia y Seguridad Pública, en específico ha modificado su seguridad colectiva y convivencia social.

 

La Seguridad vista desde los usos y costumbres ha perdido vigencia y esto afecta ya que no garantiza que el grupo tenga aprendidas, ni ponga en práctica, las normas de las instituciones del Estado, pues la norma jurídica, en el caso específico de la Seguridad Pública, deberá ser incorporada a la cultura y tradiciones, lo cual no ocurre con rapidez. Su aceptación y conocimiento derivan de una práctica sujeta a innumerables factores; la norma escrita o la transmitida oralmente, implican una concepción global de la vida. En un grupo social que en apariencia a dejado la norma tradicional y se acogido a las normas del Estado es probable que en su concepción de estos mantenga vivas algunas figuras que se apegan más a su visión tradicional.

 

Las funciones ejecutivas de los gobiernos, sean consejos de ancianos, gobernadores, capitanes, caciques, agentes municipales, comisarios ejidales o de bienes comunales, son diplomáticas, legislativas, judiciales, sociales, religiosas y determinan la explotación y uso del territorio conscientes de que, cualesquiera de estas formas tienen como objetivo fundamental conservar el orden dentro del grupo. Estas autoridades representan y defienden al pueblo y su territorio. Para la Seguridad Pública, las autoridades indígenas cuentan con auxiliares que reciben distintos nombres: jefe o comandante de policía, juez auxiliar o suplente y topiles entre otros. En las sociedades tradicionales, una de las instituciones más antiguas, es la Policía, la cual es nombrada por la propia comunidad. Generalmente está formada por jóvenes que hacen la ronda en el turno diurno y nocturno, ser policía es una parte de los deberes sociales a los que se enfrenta cualquier persona que pretenda llegar a puestos de mayor jerarquía.

 

El papel de la Policía, cualquiera que sea el nombre que se le asigne en cada lugar, se desempeña dentro de la noción que se tiene de la normatividad local, en una escala de valores que puede corresponder a la que vive la sociedad en su conjunto.

 

No considerar estas reflexiones en el contexto general de la política de gobierno que tendremos en los próximos 6 años será seguir escondiendo lo impostergable y avergonzarnos de nuestras raíces, corresponde a nuestro próximo gobernante que cuenta con una visión de estadista, hacer los cambios radicales y sus colaboradores incluir dentro del Plan de Desarrollo Estatal todo aquello que beneficie a nuestro pueblo indígena para que reciban un trato humano y sea con visión de respeto a sus usos y costumbres la aplicación de la Ley.

 

La Reconciliación tema que es un factor importante en nuestro estado es manejado por El Exsenador Luis Miguel Barbosa Huerta atinadamente en los tiempos en los que nos encontramos para como dice su significado, “recuperar ese pacto tácito entre todas las partes en conflicto para iniciar una relación de reconocimiento de amistad y concordia”.

 

Esto no podrá ser si actores políticos se enfrascan en generar ambiciones personales y no pensando en el bien común brincando de un lugar a otro, cabe recordar que el Soberano los eligió para realizar su encargo por el tiempo establecido, si bien es un derecho a contender plasmado en la Constitución también es un derecho del Soberano reclamar su trabajo para lo que fueron elegidos, por ello es importante que nosotros tengamos en mente ello para reclamar que no se eligieron solos que no son Tlatoanis entendido como el que manda y al cual todos obedecen, son servidores públicos que obedecen al Ciudadano en términos legales por el tiempo elegidos, cito a nuestros Pueblos Indígenas y Urbanos en líneas anteriores pues en ellos está el poder de las decisiones de elegir; y no, en mesas o desayunos con grupos de Poder que han por desgracia manipulado el quehacer político y de desarrollo de Puebla, así que a serenarse y obedecer al Soberano pues en ello está la Gobernabilidad de nuestro Estado.

 

 

 

Tus comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Please publish modules in offcanvas position.