Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1282549

El juglar: PRI-VERDE. Una columna de @Marcplo20  

0
0
0
s2smodern

 

Mario Suárez/@Marcplo20

 

Todos creemos que en las elecciones del próximo julio sol hay dos partidos con sus respectivos candidatos, más allá de alianzas con unos y otros, la pelea esta entre MORENA y PAN, entonces…

A qué juegan Enrique Doger y Michel Chaín buscando la gubernatura de Puebla. El primero busca acordar negocios, obras públicas o posiciones, no hay más o al menos es lo que la experiencia señala.

Sabe que la pesada loza que pesa su marca política lo va a mandar al 3er. lugar mientras que a Michel Chaín al 4to. y eso porque no hubo candidatos independientes.

Doger puede ser contundente y rapaz con su discurso pero no quiere. Más allá de un video donde 2 señoras acuerdan no votar por la reelección, sus propuestas se han ido en criticar la “Ley Mordaza” donde se le impidió mencionar la frase: la esposa de Moreno Valle, de ahí en fuera, pocas brigadas, poca movilización; por si fuera poco, su jefe de campaña es nada más y nada menos que Germán Sierra, el primer gran perdedor del PRI, el primer alcalde el perder frente al ex panista Gabriel Hinojosa en esos años en que el PRI ganaba todo el carro completo.

Y de Chaín qué podemos decir, ex colaborador de Moreno Valle y de Tony Gali; obviamente en sus discursos jamás toca lo ineficiente de ambas administraciones, únicamente algunas video conferencias en redes sociales, caminatas rodeado de 7 u 8 personas y presumir la gastronomía poblana: la cecina de aquí, los tacos de allá, las enchiladas de acullá.

 

¿Entonces por qué aceptar?

3 posibles respuestas para cada candidato:

La número uno.

 

Doger sabe perfectamente que al final podrá negociar una nula operación política para que al final le agradezcan con obras, posiciones o negocios.

Chaín fue obligado a participar para restarle votos a Barbosa. (Sí, hay quien piensa que el Verde le puede restar votos a MORENA)

 

La número dos.

Tanto el PRI como el PAN jamás pensaron que la ola MORENA-AMLO tendría estos niveles de aceptación, por tanto, Doger pensó que la gente cansada del PAN regresaría al PRI. Ilusión justificada.

Cahín, en un acto suicida y de berrinche, al bajarlo de la candidatura, buscó al Verde para desde ahí construir un puente de comunicación con sus ex jefes, negociar un buen puesto e intentarlo de nuevo en 3 años.

 

La número tres.

¿A quién le vienen mal unos milloncitos?

Ya sabemos que al PRI le dan 10 pesos para su operación política, el candidato se queda con 5 pesos para él y su equipo cercanísimo, los otros 5 van para los líderes quienes a su vez se quedan con 2.5 pesos y, al final, los otros 2.5 pesos son los que se usan para movilizadores, bots, equipo de comunicación, lunches, etc. Dando como resultado que al final los encargados de llevar votos priistas a las urnas abandonan el barco mentando madres.

En el caso del Verde, ¿a quién le vienen mal unos milloncitos?

Please publish modules in offcanvas position.