Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1040994

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Adán Morales/@adangio

 

Estoy en la lista. Lo dijo en voz baja para que nadie lo oyera. Su voz llevaba el ambiente de un funeral, el frio de un invierno.

Los que lo escuchaban mostraban nerviosismo. A ciencia cierta no sabían de lo que hablaba, lo intuían.

Es la neta, brother, soy el que sigue. Las amenazas me han llegado, el siguiente soy yo.

¡Maldita la hora en qué acepte  trabajar con ellos! –REPETÍA-

Él era policía de investigación, de esos que vivieron en los nidos clandestinos que se formaron durante el sexenio pasado.

Sabía que muchas de las noticias policiacas eran falsas: Los muertos por infarto, los desaparecidos, los asesinados durante un asalto, los fallecidos en un ajuste de cuentas entre bandas o familias o los “mala suerte” que habían sido tocados por una bala perdida.

Y consciente que cualquier día él podía ocupar la nota roja.

“Muere aplastado por un elefante” así de insólito imaginaba los titulares

Un viejo ex compañero lo había invitado a trabajar para que se infiltrara en una organización, su labor era de tierra y su casa se había vuelto el nido ubicado en la calle de Acatlan, en un edificio propiedad del hermano de un congresista con aspiraciones a gobernador.

La casa llena de agentes tenía como finalidad nutrir “El cerebro”,  un dispositivo que se alimentaba diariamente con información clasificada y se le entregaba a “E”

Llamadas, fotografías, estados de cuenta, fobias, filias, amantes, peleas, adicciones, en fin, la vida completa de los enemigos y amigos  del sistema era guardada en “El cerebro”

Su nerviosismo aumentaba, la taza de café también temblaba, parecía que tenía miedo y por eso temblaba en sus manos.

No le voy a decir a la familia, no quiero que se preocupen. Trataré de hacer mi vida normal. Pero era imposible. Vivía alarmado, bastaba con que viera un vehículo extraño por su casa para inquietarse. Cualquier persona que medio lo mirara lo ponía en estado de alerta y hasta el aleteo de una mosca lo inquietaba.

Sus días en el calendario eran números rojos.

Las noticias fatales lo perseguían.

Un día leyó:

Asesinan a Meztli en el mercado hidalgo...

Al otro día ejecutaron a otro y a otro…

 

Prendió un cigarro y bebió de su atemorizada taza de café.

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Adán Morales/@adangio

 

El secretario de estado ya no lo aguantó. Desde hace meses se percató de que lo venía siguiendo. Así que decidió ponerle punto final al asunto y enviarle un mensaje a quien había pagado para que lo espiaran.

Fue en Quintana Roo en dónde una camioneta cerrada con siete hombres entrenados para proteger la seguridad nacional lo tumbaron a empujones y patadas, lo ataron con manos y brazos y luego de someterlo, lo metieron al vehículo para llevárselo. Salieron de ahí hechos la mocha y apenas el polvo marcó la partida.

Llegaron a una bodega y lo siguieron tundiendo. Se acercó alguien que parecía el que mandaba. Era el “Lic”. Bien vestido, alto, con voz gruesa. Todos se detuvieron frente a él, casi cuadrándose. Bola negra, dijo. Y todos reiniciaron los golpes. Esta vez le cortaron parte de la espalda y le abrieron la cabeza. Al dictamen se agregó fractura de clavícula. Se quedó ahí, tendido. Le dieron paracetamol y algo de coca,  y le gritaron al segundo día ya levántate güevón. Órale, este no es un hotel.

Le volvieron aplicar la receta de “la bola negra” los chingadazos eran mortales. Los verdugos solo se alimentaban de cerveza, yerba y perico, no había manera de escapar ni de oponer resistencia.

El “lic” aparecía al menos dos veces al día, revisaba la condición de la víctima y al oído le preguntaba cosas que solo dios y el saben.

Después de interrogarlo volvía a decir: bola negra.

Y los chingadazos le volvían a llover al espía a diestra y siniestra.

Un pericazo lo volvía a levantar para seguir soportando la madriza que le metían. Madrizas que también un día aplicó.

Por la mente de la víctima pasó su vida en minutos.

Recordó que era bueno para los madrazos y para cumplir órdenes, era un verdadero cabrón para las luchas callejeras, después de someter a alguien, dejaba a sus víctimas con traumas físicos y mentales severos.

La palabra bola negra lo volvió a la realidad.

Una lluvia de madrazos colocados estratégicamente acabaron con su existencia.

Sonrió y babeó. Y así quedó, esparcido en el piso, con viscosidades en la boca. Indefenso.

 Cuando llegó el “lic” dijo ni modo. Era mi preferido. Y gritó bola negra.

El cuerpo de la víctima fue tirado en Tamaulipas.

El jefe del espía recibió el mensaje y solo exclamó: Hijos de puta…

 

 

p.d : Recuerde que lo que dicen por ahí es pura ficción

0
0
0
s2smodern

 

 #SEPPUEBLA “La Ineficiencia bajo los escombros”

 

Escribe: Adán Morales

 

 

En un primer momento la policía no supo si el asesinato de la alumna de la BUAP, Mariana Fuentes Soto, era el feminicidio numero 87 o un asalto más de los muchos que ocurren a diario en esta ciudad.

Y es que la víctima tenía su celular en la mano, lo que hacía pensar que el feminicidio no era el móvil.

El pasado 30 de septiembre, en la 17 sur y en la 45 A poniente, Mariana Fuentes Soto, alumna de La BUAP fue asesinada durante un asalto con un disparo en la cabeza. La joven se negó a entregar sus pertenencias y los enfrentó, encontrando la muerte.

Según la información de la Fiscalía, el homicidio se dio a consecuencia de un robo perpetrado por uno de cuatro sujetos que delinquían en la zona y de los cuales, uno es conductor del sistema del servicio de transporte privado Uber.

“Con base en las investigaciones realizadas y la red de videovigilancia del Centro de Emergencias y Respuesta Inmediata (CERI), así como cámaras de los domicilios de la zona, se determinó que esa noche participaron cuatro sujetos masculinos, a bordo de un vehículo VW tipo Vento, color rojo, registrado en la plataforma Uber”, refiere la FGE.

Uber se limitó a decir que: “Chofer de Uber, detenido por asesinato de Mariana en Puebla; no fue durante el viaje.

En la Ciudad de Puebla, los crímenes cometidos en este tipo de transporte, han pasado a formar parte de la vida diaria.

 

El 15 de Septiembre, tras ocho días desaparecida luego de abordar una unidad de Cabify, el gobierno de Puebla confirmó el asesinato de Mara Fernanda Castilla.

El feminicidio indigno a la sociedad local y nacional.

Mara es un caso aislado, llevamos seis años operando sin incidentes: Respondió Cabify

E implicó también a un conductor de este tipo de plataformas.

 

El secretario de Seguridad Pública municipal, Manuel Alonso García, reveló hace unos días que en los últimos meses, fueron detenidos 10 conductores del servicio de taxi Uber relacionados con robos y asesinatos en la capital.

Señaló que delincuentes han hecho uso de vehículos de la plataforma Uber para la comisión de delitos, principalmente robo con violencia a comercios y transeúntes, además de estar relacionados con el atraco a tiendas de conveniencia y farmacias.

 

En medio de esta tendencia a la alza el panorama es desolador.

Y es que si algo es claro es que en Puebla: “La muerte viaja en Uber y en Cabify ¿Quién los protege?, ¿Quién los regula? “

No estaría mal que se dieran a conocer públicamente quienes son los dueños y los choferes de Uber y Cabify, para saber qué intereses se esconden.

Pero ese es un sueño de opio, pues en este estado nunca pasa nada y cuando pasa: No pasa nada.

 

Mi cuenta en tuiter: @adangio

 

 

0
0
0
s2smodern

En Puebla la muerte viaja en Uber y en Cabify ¿Quién los protege?

 

Escribe: Adán Morales/@adangio

 

El negro no era un personaje menor, en el triángulo rojo, lo respetaban y cuidaban, era el jefe. En su historial se podía leer que había sido policía, trabajó durante 2014 en la corporación de Yehualtepec, municipio ubicado entre Quecholac, Tecamachalco y Palmar de Bravo.

Vivió en Amozoc durante un tiempo y en los últimos años se dedicó con su papá al robo de combustible en la zona,  tenía gordo el expediente y también los güevos.

Y así lo presumía y gritaba, retaba y escupía, a quien tuviera enfrente.

Sus enfrentamientos con su socio y amigo el “toñin” fueron varios y le hicieron ganar fama y respeto.

Pero eso no le importaba al Cartel Jalisco Nueva Generación y es que para ellos el “Triangulo” les pertenece.

La lucha por el control de la plaza del “Triángulo Rojo” arreció en agosto luego que Jesús Alfredo Beltrán Guzmán, “El Mochomito” –sobrino y heredero de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loaera– cerró su alianza con miembros del Cartel Jalisco Nueva Generación.

“El Mochomito”  comenzó  una guerra en contra de Los Zetas por el control de las zonas donde ocurre la extracción ilícita de combustible de los ductos de Pemex.

Y al negro ya se la habían sentenciado, Vivía a salto de mata y sus enemigos lo sabían. “Te vamos agarrar, cabrón. Noviembre nos gustó pa´que te vayas. Le vamos a dar fierro, de eso no se salva el güey”

El negro hizo lo que pudo, intentó cambiarse el rostro y hasta las huellas dactilares.

Pero su carácter y soberbia no entendieron que había nuevos y poderosos jugadores en el triángulo, él pensaba que era dueño de la guadaña y el gatillo, que era el rey y sultán, patrón y príncipe, dios y el diablo.

Cuentan que en su última salida preguntó, ¿ya pagaron el moche? Lo que lo hacía sentir con más confianza, (y es que la marina llevaba 6 meses persiguiéndolo)  antes de subir a su camioneta lo abrazaron fuerte, le palmaron la espalda y apretaron su mano.  Le desearon lo mejor porque estaba cerca su cambio de rostro; al salir, un par de policías que lo cuidaban se le cuadraron y hasta el director de la policía local  fue a desearle suerte. Él agradeció y miró tolerante, hizo reverencias y sonrió por gratitud y cortesía.

El chofer arrancó la camioneta rumbo a una clínica de la ciudad de Puebla.

Luego de 6 meses de cacería, dos operativos fallidos, seis de sus hombres asesinados y un marino abatido, la muerte le llegó,  un grupo de cuatro sicarios fuertemente armados, ingresaron al lugar

Y  por sorpresa, abrieron fuego en contra de sus guardaespaldas   y los asesinaron a quemarropa, pese a que el negro intentó darse a la fuga brincando al balcón en el segundo piso del inmueble las balas y la muerte lo alcanzaron.

 

 

 

0
0
0
s2smodern

 

 #SEPPUEBLA “La Ineficiencia bajo los escombros”

 

Escribe: Adán Morales

 

Lo que sucede en el PAN poblano no es sorpresa. Es una división propiciada y alimentada desde la mano de RMV.

Jesús Giles desde su falsa posición de líder solo responde a los intereses de la dupla RMV&MEA, ellos han dividido al panismo poblano y tienen a las antiguamente  figuras en la banca: Ana Tere, Lalo Rivera, Humberto Aguilar, Paco Frayle etc y etc.

El objetivo principal de la dupla RMV&MEA es establecer un MORENOVALLATO en Puebla, y para eso necesitan un partido sumiso y disciplinado.

Martha Erika Alonso aún no se ha decantado de manera abierta por la candidatura a Casa Puebla, porque así le conviene. Ha mantenido un doble juego en el que hoy  afloró una cara que no se le conocía: la de espía.

Lo publicado por el periodista Alejandro Mondragón este Lunes es brutal para quien aspira a gobernar Puebla y llena todos los días su tuiter de “valores”.

Solo los ingenuos pensarán que la principal implicada, Martha Fernández de Castro, actuó por iniciativa propia.

La nota no tiene pierde y refleja el estilo personal de gobernar de RMV.

Implican a Martha Érika en espionaje a panistas (Nota completa: click en la imagen)

 

El espionaje al que fueron sometidos “presuntamente” el grupo de Identidad panista conformado por: Eduardo Rivera, Humberto Aguilar, Rafael Micalco, Juan Carlos Mondragón entre otros, es producto de un juego de odio político  atizado por el Morenovallismo desde el inicio de su sexenio.

Y es que todos los días madrugaban y se preguntaban al estilo de pinky y cerebro:

Cerebro: "Vamos Pinky, tenemos mucho que hacer antes de mañana en la noche"

Pinky: "y que vamos a hacer cerebro"

Cerebro: "lo mismo que hacemos todas las noches Pinky, TRATAR DE CONQUISTAR AL MUNDO"

El PAN de RMV&MEA es un partido en el que dominan las ambiciones por los cargos. La lista de candidatos que vienen para las elecciones del 2018 serán palomeadas por el matrimonio Moreno Valle-Alonso; los senadores, los diputados federales y locales, los presidentes municipales y sus planillas, vaya, hasta las juntas auxiliares tendrán el sello del Morenovallismo.

Sin embargo los Morenovallistas tienen varias piedritas en el zapato.

1.-La principal: La pugna entre Ricardo Anaya y RMV, ambos desconfían mutuamente, ni Anaya cree en Rafael y Rafael no cree en Anaya.

2.- Los negativos que cargaría Martha Erika Alonso en una campaña son brutales: acusada de consentir el: Huachicol, su indiferencia hacia “La alerta de género”, el espionaje que practicó RMV y ahora ella, son solo algunas de las pequeñas linduras con las que tendrá que lidiar.

Y si la reacción de su equipo de prensa es rápida y burda como lo ha sido últimamente, Martha Erika, estará en un predicamento.

¿Pero quién iría acompañando a  Martha Erika en campaña?

El PAN ha dejado de ser el de antes, el de los empresarios, el de los yunques (algunos de doble moral pero con cara de decentes). Ahora la cara del PAN de Moreno Valle es la del Senador Lozano Alarcón, la de los Diputados: Eukid Castañón, Aguilar Chedraui y Sergio Moreno Valle por señalar solo algunos que además  guardan amistad con el famoso “cachetes”

Este tipo de políticos saldrían a las calles a pedir el voto ciudadano a favor de AN y Martha Erika.

Queda claro que el PAN de la decencia ha quedado atrapado en un bache de esos que no tapa el alcalde, Luis Banck.

Moreno Valle sabe que Anaya difícilmente le dará la candidatura presidencial, su apuesta para presionar es a través de los partidos que conforman el frente: MC y PANAL.

Pero en caso de no lograrlo hará de Puebla su trinchera, su nido, su cueva.

La duda reside en qué si Ricardo Anaya morderá el anzuelo de Rafael Moreno Valle: Dame Puebla y tendrás miles de votos, dame un caballo y te daré un reino.

Suena tentador, pero Anaya ha demostrado ser un hueso duro de roer.

 

 

Mi cuenta en tuiter: @adangio

Página 1 de 5

Please publish modules in offcanvas position.