Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1283410

Sí sí sí pero no.

0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

Sabemos bien que la retórica política está repleta de barroquismos, salidas fáciles y retruécanos; que el discurso y las acciones casi nunca van en paralelo y que las promesas de campaña se cumplen a medias.

Hoy, el nuevo presidente del país nos ofrece una muestra de lo que será su gobierno.

En el poco tiempo que lleva como presidente electo del país, ha sorprendido con algunas declaraciones que aún no se sabe cómo interpretarlas:

 

Primero, con el fin de lograr la mayoría absoluta en la Cámara de diputados, influyo en el nuevo poder legislativo (ya de mayoría MORENA) para que se le otorgara licencia al ex/aún (¿?) gobernador de Chiapas y así continuar gobernando dicho estado. La negociación fue que 5 legisladores del Partido Verde se unieran a la fuerza de MORENA. Es decir, ¿influyó para que Chiapas siguiera siendo gobernado por un político señalado por su indiferencia y vanidad hacia sus gobernados?, ¿Negoció con un político aliado del PRI, que fue útil a la “Mafia del poder”? Interesante será escuchar en su gira de agradecimiento el reclamo de los chiapanecos.

 

Segundo. Cuando los diputaos y senadores de MORENA empezaban a organizarse para crear las comisiones respectivas con la finalidad de investigar a Rosario Robles en el desvió de varios cientos de millones de pesos, el presidente emitió una declaración que dejó sorprendidos a varios de sus líderes: “¡Rosario Robles es un chivo expiatorio!, los verdaderos corruptos son los que…” y saliéndose con respuestas huecas y repetidas, ya no dio más nombres ni mucho menos. Otra vez: ¿No su lucha principal era contra la corrupción y la impunidad?, ¿Rosario Robles no trabajó, operó y coadyuvó con la “Mafia del poder” en el desvío de recursos públicos?, ¿Por qué defender o proteger a Rosario Robles?

 

Tercero. En su discurso de campaña afirmaba que la situación de pobreza e injusticia del país se debía a los malos manejos de la “Mafia del poder” y su integrantes (todos, menos quien estuviera con él), una vez ganando la elección presidencial, volvió a sorprender a aliados y contrincantes porque afirmó que recibía un país económicamente estable y en armonía; sin embargo, ayer nuevamente volvió a sorprender afirmando que México estaba en bancarrota y que por esta razón, le sería imposible cumplir con las demandas de la ciudadanía.

 

¿Recibió un país estable económicamente hablando o en bancarrota?, ¿No podrá cumplir todas las demandas de la ciudadanía pero sí todo lo que ofreció en campaña? ¿Será que el pueblo le pidió extravagancias en sus giras?

Parece ser que este sexenio será de contradichos y sorpresas, incluso para sus correligionarios.

No estaría mal como eslogan del nuevo gobierno la frase: Sí, sí, sí, pero no.

 

Mi cuenta en tuiter @TavoCorvera

Please publish modules in offcanvas position.