Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1260539

PAN blaugrana.

0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

La frase “fuego amigo” siempre ha caracterizado a la política. Significan los golpes que por debajo de la mesa intercambian miembros de un mismo partido político pero con diferentes fines, ¿el objetivo? descarrilar al otro adversario mostrando unidad, he ahí parte del arte de hacer política.

Hoy por hoy las cosas han cambiado y este difícil pero genuino arte se ha hecho un acto cínico y mezquino. El ejemplo más claro se observa en el grupo de senadores autollamados “Los rebeldes del PAN” que no han hecho otra cosa más que dinamitar el Frente Ciudadano por México, llevando la contra al presidente del PAN y afirmando y promoviendo casi abiertamente el “voto útil” en favor de José Antonio Meade, precandidato (y parece ser candidato ya) del PRI a la presidencia de México.

Recordando un poco el contexto político, en muchas ocasiones, los panistas hemos tenido que lidiar con el mote “El PRIAN” en clara referencia a las parecidas formas de gobernar. La explicación para esto es sencilla. El PAN se ha caracterizado por ser un partido liberal en materia de política económica mientras que el PRI, hasta 1988, se apostaba por defender más el nacionalismo y la soberanía. Mezclando y confundiendo conceptos, el PRI engañaba a su muy puro estilo a la ciudadanía, argumentando que ellos eran los defensores y gobernantes de las clases sociales más populares y vulnerables. Llegando Carlos Salinas de Gortari a la presidencia del país, su pensar revolucionario cambió radicalmente y tomaron decisiones que el PAN había propuesto décadas atrás. Fue entonces que derivado de las decisiones tomadas por el PRI en sus políticas de gobierno, muchos electores influenciados por líderes de izquierda comenzaron a usar el título “PRIAN” para exhibir que las formas de gobierno eran muy parecidas.

Derivado de esto, el PAN cometió dos errores principalmente; nunca supo comunicar la diferencia que existía entre los dos partidos y tampoco priorizó a sus militantes o cuadros, en lugar de esto, concedió candidaturas y puestos claves a ex priistas que jamás se interesaron por conocer un poco más la filosofía panista.

Hoy, el papel que han venido haciendo “Los rebeldes del PAN” es sin duda vergonzoso: exhibir al PAN como un partido que prefiere que el PRI retenga el poder con todo lo que significa antes que sumarse a la propuesta hecha por el presidente del CEN, Ricardo Anaya; dañando por todos los frentes a “su partido” Acción Nacional.

 

Molestos e impotentes por no poder detener la estrategia del CEN, las reacciones son la denostación y la rabieta, el fuego amigo de manera burda y servil a Ochoa Reza presidente del PRI.

Con estos senadores, el PAN hoy pareciera es más priista que nunca, lamentablemente, un PAN blaugrana.

 

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

Please publish modules in offcanvas position.