0
0
0
s2smodern

Negar lo innegable.

 

ESCRIBE: Octavio Corvera Álvarez

 

 

Cuando a finales de los años ochenta el mundo vio el fin de la Guerra Fría, casi todos los países pusieron atención en el nuevo modelo económico que ya se había ido imponiendo: el liberalismo económico. Quedaron países que “defendieron” el modelo socialista más por un capricho de sus líderes que por un análisis profundo y serio sobre sus alcances y limitaciones. Fue así que Cuba, Corea del Norte y China optaron por el modelo económico que ya había fracasado, tanto, que pocos años después China reviró su decisión para sumarse al gran comercio mundial donde ahora es la gran potencia en comercio y en crecimiento.

En México hicimos lo propio, nos sumamos a la era de comercio mundial pero siempre condenado por su clase política de izquierda que ve con esperanza poder vivir como en Cuba y ahora Venezuela.

Esta semana, el gobierno de Nicolás Maduro, señalado y condenado internacionalmente, decidió volver a encarcelar al principal líder de la oposición, Leopoldo López, en un acto de arbitrariedad absoluta. Maduro en su intento de continuar con los planes de Hugo Chávez y ser el siguiente Fidel Castro, intentó, mediante elecciones, dar paso a una Asamblea Constituyente y así poder rehacer la constitución venezolana y tener la facultad para desaparecer la fiscalía y la asamblea nacional, que actualmente, controla la oposición, es decir, controlar absolutamente todo el país sin ningún contrapeso. Todo lo anterior trajo consigo reacciones de todos los grandes países de América que, sin excepción, han condenado al régimen de Maduro, desde Estados Unidos con Trump hasta Chile a través de su presidente socialista Michelle Bachellet, pasando por Brasil, Canadá, Colombia y obviamente México.

Curiosamente aquí en el país, la dictadura de Maduro tiene apoyos. Por ejemplo, el domingo pasado durante las “elecciones” en Venezuela, un grupo de ciudadanos venezolanos residentes en México que se manifestaba contra la elección de la Constituyente fueron amedrentados por miembros del SME, su manifestación fue minimizada y reprimida tal y como sucedería con el régimen de Maduro.

En la “izquierda” mexicana, son los líderes Dolores Padierna, Yeidckol Polevnsky y Fernández Noroña (todos fieles seguidores de AMLO) quienes han defendido y halagado al gobierno venezolano, tanto, que se supo que la embajada venezolana en México, agradeció el apoyo de MORENA hacia su movimiento bolivariano. Su apoyo y defensa es una ridícula postura de finales de los años ochenta: el diabólico imperio norteamericano y sus diabólicos planes de conquistar el mundo. Por supuesto, no se manifiestan respecto la violencia o las irregularidades, ve en los males de México, la justificación para que Venezuela haga lo que hace. En un discurso del domingo, escuchaba decir a Fernández Noroña lo más disparatado, afirmaba que en Venezuela no había estudiantes desaparecidos (refiriéndose a los 43 normalistas) ni periodistas asesinados. Afirmar esto es muy poco responsable y muy poco solidario con la población venezolana que diario busca regresar a la paz y a la vida cotidiana.

Todo esto deja muy mal parada a la “izquierda” mexicana que no tiene otro discurso más que el del odio y el resentimiento, con un líder que afirma que no tiene ninguna intención de gobernar como en Ecuador, Bolivia o Venezuela, pero sus subalternos demuestran lo contrario.

 

 

A Venezuela le falta mucho camino para llegar a la paz y la estabilidad y a México mucho camino para tener una izquierda moderna y responsable. 

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: Octavio Corvera álvarez

 

 

En el funeral de “El Ojos”, jefe del llamado cártel de Tláhuac, se demostró lo que sucede en varios estados del país: la “ignorancia” de los ejecutivos de los estados que con tal de no asumir el costo político enfrentando el problema, niegan o minimizan que este tipo de organizaciones tiene una estructura fuerte en recursos financieros, humanos y que están mezclados entre funcionarios estatales y municipales, lo más alarmante, que una parte de la ciudadanía los respeta y aprecia.

 

Lo que se vio en algunos reportajes, a cientos de personas acompañando al criminal hacia el panteón junto con sus sicarios y colaboradores que formaron cinturones de seguridad e impidieron el paso de reporteros y fotógrafos nos demuestra que en la Ciudad de México los cárteles u operadores de la delincuencia organizada trabajan cómodamente, sin trabas ni problemas que los perjudiquen; ¿esto Mancera no lo sabía, no lo sabe? o ¿por qué ocultarlo? El costo político es alto diría la lógica, pero igual de costoso es saberlo y no hacer nada.

 

En Puebla, algo similar está sucediendo, se descubrió que el robo de combustible es o era un trabajo tan cotidiano que la ciudadanía tenía la opción de comprar gasolina con un distribuidor de PEMEX o un “huachicolero”. Lo mismo, ¿por qué ocultar el problema?, ¿para no alarmar a la población o por el mismo costo político? De igual manera estamos viendo que el resultado no fue el más popular, la solicitud de un préstamo millonario para abatir la inseguridad que va en aumento.

 

Para el Gobierno de la Ciudad de México, el hermano del delegado Rigoberto Salgado resultó ser el responsable del servicio de bicitaxis que actuaban como halcones para vigilar que las operaciones de “El Ojos” se efectuaran con tranquilidad, mientras que en Puebla, el alcalde de Palmar de Bravo sorprendió al ser detenido como principal aliado de una banda de “huachicoleros”. ¿Ninguno de los dos ejecutivos tiene conocimiento de con quién gobiernan? Sería preocupante pensar en que no, no saben.

 

A manera de comparación, si tanto se habla de espionaje telefónico, bueno sería que éste fuera utilizado en verdad como parte de la inteligencia en el rubro de seguridad pública. Es vergonzoso que sean Delegados o Presidentes Municipales quienes resulten involucrados con el crimen organizado y nadie hay advertido tal situación.

 

Me pregunto qué temas se abordarán en las reuniones de la CONAGO, si no son los de inseguridad en el país, no tengo idea qué temas se traten. Negar lo innegable solo encarece el costo político y exhibe a las autoridades.

 

Lo sucedido en Puebla y en la Ciudad de México refleja dos cosas, que los estados y sus titulares están rebasados, y que la sociedad civil o la ciudadanía empieza a tener empatía con las bandas de criminales al trabajar como halcones o permitiendo la ordeña cerca de sus parcelas o “inocentemente” despidiendo a los Jefes de los cárteles entre porras y gritos camino a sus entierros porque el Estado no garantiza ningún bienestar o seguridad futura.

 

Como se observa el escenario, lo más seguro es que el combate al crimen organizado continúe varios años más, máxime si el país no cuenta con los elementos necesarios para garantizar oportunidades de trabajo bien remunerados y si las fiscalías carecen de investigaciones bien hechas para castigar a quien comete un delito. Por esto mismo, los titulares en los estados que surjan electos en 2018 deberán afrontar los problemas en lugar de maquillarlos, investigar de quienes se rodean y como cualquier gerente de empresa, revisar el trabajo de quien les ayuda a gobernar.

 

El presidente Calderón recibió muchas críticas, hubo incluso quienes afirmaron que él era el responsable de miles de muertes en el país; preferían vivir “pacíficamente” en un México mezclado por delincuentes y gobernantes que de igual manera extorsionaban y secuestraban o igual ordeñaban gasolina. En su momento, optó por enfrentar al problema y sí, su costo político fue alto, sin embargo, negar lo innegable puede resultar a la larga más caro y peligroso.

 

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

 

0
0
0
s2smodern

 

 

 

 

 

 

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

Maravilloso país México donde todo es posible, se puede pasar de lo profano a lo divino en un solo momento.

 

Hoy (6 de julio) hace exactamente 29 años Manuel Bartlett era el responsable de que el Sistema Electoral, que en ese entonces manejaba directamente la Secretaría de Gobernación, se “cayera” y diera el triunfo a Carlos Salinas de G. quien iba por debajo de Cuauhtémoc Cárdenas en las preferencias electorales. Verdugo para la población y héroe para el gobierno, en ese momento Manuel Bartlett se convertía en un ícono del fraude electoral.

 

Bartlett, como un buen soldado, ejecutó la instrucción recibida, hacer que el candidato del PRI ganara a como diera lugar; suponía también que esto le garantizaría la próxima candidatura presidencial pero esto no fue así y lo demás ya es historia conocida, se refugió en Puebla del 1993 a 1999 siendo Gobernador para, muy a su estilo, ejercer el poder.

 

Hoy, a 29 años de “la caída del sistema” y a 18 años de dejar el poder en Puebla, nuestro ilustre personaje se ha refugiado bajo el cobijo de López Obrador, repitiendo una y otra vez que los intereses de México son primero, que la soberanía nacional es lo más importante y otras frases hechas que ensalzan la ideología de la Regeneración Nacional. 

 

¿Por qué ahora AMLO llena sus huecos con personajes que representarían perfectamente a la “mafia del poder”? Pareciera se ha dado cuenta de la necesidad de personajes que saben cómo funcionan los engranajes más sucios del país para poder competir, la Honestidad valiente se recarga sobre insignes priistas. En Puebla y otros estados no es coincidencia que varios ex candidatos tricolores se unan a las filas de MORENA donde lo último que desean hacer es conciencia sobre una Regeneración Nacional pues a final de cuentas: ¿esto qué es?

 

Si pasaron por los nombres de Nacional Revolucionario a de la Revolución Mexicana a Revolución Institucional, por qué no ahora pasar a la Regeneración Nacional.

 

Sin duda alguna, el trabajo que realiza Manuel Bartlett es de suma importancia para AMLO, nadie conoce mejor las necesidades de la nación y como lucrar con ellas como Bartlett, el perfecto match entre ambos para promover un discurso que venda la esperanza y prometer que “…desde la defensa del petróleo y el suelo mexicano que tanto nos ha dado … porque los enemigos del pueblo…México por fin saldrá del retraso” –zzz- Quizá por ello, puedo augurar que llegará a ser el Secretario de la Política Interior en la Presidencia Legítima segunda parte.

 

Hoy, a 29 años de la “caída del sistema” México sigue siendo la tierra de las oportunidades, Bartlett y el PRI lo saben.

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

 

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

Durante años, las elecciones en México se desarrollan en un solo momento. Sé que las autoridades electorales y los puristas del Derecho Electoral argumentarán que no es así, que el proceso empieza con las precampañas y de ahí hasta llegar a la entrega de la constancia de mayoría respectiva para el cargo electoral contendido. Y sí, eso marca la ley en cuestión, sin embargo, es el día de las elecciones el día que decide todo, pues gana el que obtiene mayor número de votos, así sea que la participación ciudadana sea mínima. Y en efecto, en cada elección se reduce la participación y las ganas de votar por la simple y llana razón de que la gente no cree más en los políticos ni en los partidos, es más, en la política en sí. Ejemplo, las últimas dos elecciones cayeron por debajo del 40% y para 2018 se estima que el presidente será elegido con menos de una tercera parte del voto. Lo anterior obviamente genera acciones contra la gobernabilidad, la legitimidad y la responsabilidad de los nuevos gobernantes; sin dejar de lado, las costosas (en términos monetarios) decisiones que es anular y repetir una elección debido a los cientos de irregularidades que se detectan en cada elección y como muy seguramente será el caso de Coahuila. Ante todo esto existe una solución: una elección de segunda vuelta.

 

En casi todos los países de América Latina que votan para elegir presidente y no primer ministro, consideran la segunda vuelta. Esto es, semanas después de la primera votación y elección, los ciudadanos regresan a las urnas para volver a votar, esta vez, entre quienes obtuvieron las dos preferencias de voto mayores. Este proceso le garantiza al nuevo presidente un gobierno más fortalecido y legítimo puesto que más de la mitad del electorado lo eligió en esta segunda vuelta. Eso es clave para un país como México en el que las elecciones siempre se dan entre violaciones a la ley que, lejos de fortalecer a los candidatos y al ganador, sale un nuevo gobernante debilitado y por ende, a la hora de gobernar, debe remar contra corriente atrasando el plan de gobierno propuesto.

 

Son dos propósitos de la segunda vuelta, el primero es eliminar a candidatos satélites (o patiños diría yo) que además lograría evidenciar su fuerza electoral real (esto nos ayudaría a la autoridad electoral a discernir mejor en la entrega de las prerrogativas, recursos que serían mejor aprovechados en otros rubros, ciencia por ejemplo). Este es el motivo por el que en México se requiere urgente esta reforma y por lo que el Presidente del PAN insta tanto a llevarla a cabo.

 

El segundo, es coadyuvar en la negociación política, pues los dos candidatos finalistas podrían empatar mejor sus planes de trabajo y gobierno, las agendas y hasta ser incluyentes en elementos que se consideren valiosos.

Podemos imaginar para la elección presidencial de 2018, cinco o más nombres en las boletas, cuestión que debilitará al candidato ganador, afrontando los retos que el país requiere sin mucho apoyo o ayuda.

 

El presidente EPN ha dicho que esta reforma le parece una solución falsa, pero quizá la verdadera razón se encuentre en el voto duro de su partido, el l PRI; ya que casi siempre es este voto el que le da el triunfo, una segunda vuelta lo dejaría en desventaja total porque los electores al regresar a las urnas, muy seguramente no votarían por el PRI.

Tal y como lo vimos en EdoMex, fue el voto duro del PRI quien alcanzó con apuros la ventaja, sin mencionar los cientos de irregularidades en la elección, el PRI tiene su fuerza en su voto corporativo, nada más. 

 

Sabemos que esto no será el remedio que resuelva todos los problemas del país, pero empezar con tener un presidente más fortalecido ya es un gran paso. 

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera 

 

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

 

El Frente amplio y el factor suerte.

 

Quién lo imaginaria, el PRD se encuentra en condición inmejorable para poder negociar todo lo negociable rumbo al 2018. De recordar que la pérdida de su registro ya empezaba a ser tema serio, pasó a ser la pieza clave que puede hacer ganar a MORENA o al PAN en las próximas elecciones presidenciales -quien le ofrezca más, será el ganador-. Y todo esto no es por otra cosa sino por el factor que siempre cambia el destino de las cosas en los últimos momentos: la suerte.

A pesar de que Juan Zepeda hizo un extraordinario papel en las pasadas elecciones del 4 de junio e inyectó un poco de vida y ánimo a su partido, el PRD se ha ido situando como 4ta. fuerza política a nivel nacional debido, entre otras cosas, a la salida y separación de AMLO, el discurso viejo y empolvado de Cárdenas, la pelea de los “Chuchos” que originaron la creación de 2 corrientes internas y el trabajo impopular de Mancera; aún con todo esto, la bendita suerte que reveló algo significativo: MORENA (AMLO) y el PAN por si solos no ganan y por tanto las alianzas son obligatorias si se quiere expulsar al PRI de Los Pinos. ¿Quién es el partido que inclinaría la balanza? ¡En efecto! El PRD.

Las pláticas han empezado y el PAN, hasta este momento, pareciera ha capitalizado más estos encuentros. C. Cárdenas y los “líderes” morales del Sol Azteca han vuelto a discriminar una alianza entre ambos partidos políticos, con razón en el discurso ideológico pero utópico en la praxis electoral. Ellos apelarían más a un encuentro con Andrés Manuel que tardo ni perezoso, ha impuesto condiciones de más y no deja de verlos como el partido segundón al cual, harían el favor de rescatar.

Sin duda el Frente Amplio dejará en muy buena posición al PRD en la que la gubernatura de CDMX podrá ser la manzana de la discordia y por la cual MORENA vaya solo en las elecciones –bueno, de la mano con el PT- por lo tanto el PAN tendría nuevamente la oportunidad de regresar a la presidencia para crear una agenda más plural puesto que el PRD incluiría algunos temas torales en la misma.

Quién lo iba a decir, el PRD es la novia que todos quieren.

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

CEL