Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1295118

0
0
0
s2smodern

 

 

 

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

El presidente electo lo volverá hacer; delegará la responsabilidad de sus decisiones al “pueblo”.

Disfrazado de un falso demócrata, realizará una consulta popular ociosa e infructuosa. Va a someter mediante 2 preguntas a la ciudadanía la decisión de tener un nuevo aeropuerto. Preguntará si prefiere cancelar el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México y reacondicionar el actual más la construcción de dos bases en la base aérea de Santa Lucía o continuar con el nuevo proyecto.

Esta consulta “ciudadana” encierra varios detalles y sobretodo, dudas.

De entrada suponemos que para construir una obra así, se necesitó de la intervención de gente especializa, técnicos en el área; por qué yo, que no sé nada sobre ingeniera civil, aeronáutica, ambiental etc., debo opinar si va mejor en un lugar que en otro. Como usuario simplemente deseo que mi vuelo no se retrase, sea más sencillo y cómodo el abordaje y que sea seguro. No puedo opinar más pues no soy experto en el tema. Entonces, ¿los ciudadanos solo vamos a opinar basados en lo que suene mejor o algo así o cómo?

Ahora, ¿por qué si es una consulta ciudadana, no la organiza el INE sino las asociaciones afines a MORENA y soportada económicamente con recursos donados por legisladores de MORENA? Esto ya da un sesgo a la consulta “ciudadana”.

La consulta es todo un misterio. No sabemos de las consecuencias que traerá ni quien asumirá los costos económicos, sociales y políticos pero el presidente electo dirá: yo no fui. Y esto es claramente una irresponsabilidad que no quiere asumir. Otra vez, ¿entonces para que cancelar un proyecto que ha llevado años de investigaciones y estudios serios?

Esta consulta me parece, además de infructuosa como lo he escrito arriba, innecesaria, mal organizada y mal justificada.

Sin embargo, ahora AMLO se ha metido en un problema no menor, el costo de no asumir su responsabilidad será costoso. No hay marcha atrás para esta consulta y los problemas que se vendrán afectarán a miles usuarios de del aeropuerto. Parece más bien un decisión tomada por revanchismo político, para acentuar más las preferencias políticas con sus filias y fobias que dejar que expertos opinen sobre la mejor opción para el país.

Así pues, sin guardar las formas la consulta irá, sesgada y sin un fin estratégico más que exculpar al presidente electo de su responsabilidad por tomar decisiones acertadas o equivocadas.

Sin pies ni cabeza en esta consulta “ciudadana” ¿quién querrá participar?

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

Sabemos bien que la retórica política está repleta de barroquismos, salidas fáciles y retruécanos; que el discurso y las acciones casi nunca van en paralelo y que las promesas de campaña se cumplen a medias.

Hoy, el nuevo presidente del país nos ofrece una muestra de lo que será su gobierno.

En el poco tiempo que lleva como presidente electo del país, ha sorprendido con algunas declaraciones que aún no se sabe cómo interpretarlas:

 

Primero, con el fin de lograr la mayoría absoluta en la Cámara de diputados, influyo en el nuevo poder legislativo (ya de mayoría MORENA) para que se le otorgara licencia al ex/aún (¿?) gobernador de Chiapas y así continuar gobernando dicho estado. La negociación fue que 5 legisladores del Partido Verde se unieran a la fuerza de MORENA. Es decir, ¿influyó para que Chiapas siguiera siendo gobernado por un político señalado por su indiferencia y vanidad hacia sus gobernados?, ¿Negoció con un político aliado del PRI, que fue útil a la “Mafia del poder”? Interesante será escuchar en su gira de agradecimiento el reclamo de los chiapanecos.

 

Segundo. Cuando los diputaos y senadores de MORENA empezaban a organizarse para crear las comisiones respectivas con la finalidad de investigar a Rosario Robles en el desvió de varios cientos de millones de pesos, el presidente emitió una declaración que dejó sorprendidos a varios de sus líderes: “¡Rosario Robles es un chivo expiatorio!, los verdaderos corruptos son los que…” y saliéndose con respuestas huecas y repetidas, ya no dio más nombres ni mucho menos. Otra vez: ¿No su lucha principal era contra la corrupción y la impunidad?, ¿Rosario Robles no trabajó, operó y coadyuvó con la “Mafia del poder” en el desvío de recursos públicos?, ¿Por qué defender o proteger a Rosario Robles?

 

Tercero. En su discurso de campaña afirmaba que la situación de pobreza e injusticia del país se debía a los malos manejos de la “Mafia del poder” y su integrantes (todos, menos quien estuviera con él), una vez ganando la elección presidencial, volvió a sorprender a aliados y contrincantes porque afirmó que recibía un país económicamente estable y en armonía; sin embargo, ayer nuevamente volvió a sorprender afirmando que México estaba en bancarrota y que por esta razón, le sería imposible cumplir con las demandas de la ciudadanía.

 

¿Recibió un país estable económicamente hablando o en bancarrota?, ¿No podrá cumplir todas las demandas de la ciudadanía pero sí todo lo que ofreció en campaña? ¿Será que el pueblo le pidió extravagancias en sus giras?

Parece ser que este sexenio será de contradichos y sorpresas, incluso para sus correligionarios.

No estaría mal como eslogan del nuevo gobierno la frase: Sí, sí, sí, pero no.

 

Mi cuenta en tuiter @TavoCorvera

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

 

¡Vicente Fox tira al PRI! Así titulaba el periódico Reforma su portada del lunes 3 de julio del año 2000.

A 18 años de distancia, se tiene el mismo sentir por un sector de la población: esperanza, emoción y felicidad. Aunque en lo particular sigo creyendo que el voto masivo a AMLO fue visceral y de castigo; muy pocos de su votantes reflexionaron sobre la viabilidad de sus propuestas de campaña. Es más, si analizamos un poco, fueron 3 clases de votantes los que dieron el triunfo; veamos: los que siempre han sido de “izquierda” y esperaban ver el sueño materializado, los que cambiaron a tiempo de partido, hayan sido del PRI, VERDE, PAN o PANAL y, la gran mayoría, los que hartos de los gobiernos del PRI y del PAN decidieron apoyar su resentimiento con quien vendió el discurso perfecto basado en la polarización de las clases sociales y la desigualdad que existe en el país. Soluciones que, con las palabras mágicas, nos llegarán.

Con estas 3 variables, AMLO logró conseguir lo que muy pocos, una participación histórica, una legitimación automática y lo mejor (aunque preocupante) una mayoría en el Congreso y en las gubernatura del país.

Dicho lo anterior, podemos observar que las propuestas de AMLO podrán ser llevadas a cabo sin pretextos ni excusas, para bien y para mal. Es muy claro que será una administración de mucho cabildeo y consenso, sin embargo, teniendo el Congreso de su lado, le será más sencillo gobernar.

Hace 18 años Vicente Fox ganaba la Presidencia de la República pero el PRI y el PRD tenían la otra mitad de los legisladores (224 diputados contra 273 y 60 senadores contra 67) y esto dio como resultado que muchas iniciativas se fueron a la congeladora o simplemente fueron rechazadas. Había llegado un cambio después de 70 años de hegemonía priista en el que solamente se pudieron promulgar algunas leyes vigentes hasta hoy e iniciar el camino a las reformas que hoy conocemos.

Hoy para AMLO la situación será diferente, no tendrá mucha oposición, así que el nuevo presiente no tendrá ni excusas ni pretextos para lograr un mejor país, claro, si primero logra la unión entre la ciudadanía que labró durante 18 años. Creo, ese será el primer gran reto.

 

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

Jamás la cámara de diputados se había visto tan entregada al ejecutivo. Y es que cómo pedir que se entienda la importancia de la división de poderes a diputados fanáticos o improvisados en la vida política del país, de esos que se preocuparon más por la selfie que por entender el proceso legislativo.

Con total ignorancia del artículo 49 constitucional, la actitud de los nuevos diputados por MORENA cedió parte de la autonomía del poder legislativo al ejecutivo al mostrar un apoyo ciego y parcial al presidente electo López Obrador, digno de porristas de torneo de futbol. El corito “es un honor estar con Obrador” siendo mayoría en el Congreso de la Unión, no solo es preocupante por el mensaje claro que nos augura que haga lo que haga y decida lo que decida el presidente de México, no será cuestionado sino aplaudido, es una amenaza latente a la división de poderes que, se supone, en cada legislatura se busca sea mayor.

No es algo nuevo o que no se sepa, la injerencia del ejecutivo con el legislativo, pero vamos, no así de burdo. Por supuesto hay diputados que su tarea es cabildear, negociar, convencer, tejer acuerdos; todo en beneficio del presidente en turno para apoyar su proyecto de nación, sin embargo, lo visto el día 1ro. de septiembre y días subsecuentes, nos muestra que será el más puro estilo de MORENA esta LXIV legislatura: las cosas a mi modo, a mis tiempos y mis formas o no hay negociación.

Es cierto que el presidente López Obrador necesita de las dos cámaras para resolver los numerosos pendientes (la mayoría urgentes) que tiene el país, me atrevo a decir que quizá más que en otras administraciones pues los resultados del PRI y del presidente Peña fueron un desastre, sin embargo, depositar 2 poderes en una sola persona no solo es un peligro (para México) sino además va en contra del artículo 49 constitucional.

El apoyo de diputados y senadores debe ser de manera racional y no fanática; pues se corre el riesgo de entronizar a una persona con las consecuencias fatales que hemos visto ya en casi toda América Latina.

Corear porras en favor del presidente nos regresó a la era lopezportilista donde el país, hundido económicamente, seguía aplaudiéndole al presidente a través de sus representantes en la cámara de diputados.

Por vía de mientras, llevamos 3 días con una inmensa mayoría de diputados morenistas y los mismos 3 días perdidos.

 

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

Por segunda ocasión, mucho revuelo causaron las encuestas publicadas por el periódico Reforma en donde sitúa a Andrés Manuel por arriba de Ricardo Anaya con un porcentaje muy superior. No sorprende que el candidato de MORENA vaya arriba en las encuestas, su índice de conocimiento tras 12 años de campaña es de casi el 90%, lo que sí sorprende es su índice de aprobación.

 

Tras dos debates entre los candidatos presidenciales demostró que, a pesar de los mismos 12 años de campaña, aún no tiene un plan de gobierno apegado a la realidad o, al menos, que plantee soluciones posiblemente aplicables.

Todos los candidatos parten de combatir la corrupción y mejorar la seguridad; de crear nuevos empleos y mejorar salarios; de brindar becas y apoyos a estudiantiles así como de inyectar más recursos a programas de asistencia social; es lógico si analizamos que todo proyecto político carecería de sustento si no se hablara de proveer bienestar común, sin embargo, ofrecer todo esto sin bases ni sustento sino con chistes (Ricky Riquin Canallín) o repitiendo frases (combatiendo a la corrupción) es lo que se supone nos debería detener a pensar y a razonar el por qué Andrés Manuel sigue arriba de la preferencia electoral.

 

La historia del país nos enseña que el resentimiento se contagia y lo hacemos viral hasta que nos cegamos. Bajo el lema: “todos roban”, “todos son iguales”, sin hacer distinción en su trayectoria laboral, académica, profesional y política, nos dejamos llevar por quien dice y repite “yo soy diferente”, aunque sus allegados tengan antecedentes penales, aunque hayan salido del mismo partido político al que tanto criticaron y creyeron dañino para el país, el resentimiento y la desesperanza nos hacen elegir por resignación. Sustituimos la participación ciudadana al mero hecho de salir a votar un domingo por quien ofrece cambiar de rumbo cada 3 ó 6 años porque pensamos que mágicamente dando giros extremos nuestras condiciones de vida van a mejorar, sin comprometernos a denunciar o dar seguimiento al trabajo de quien nos representa.

Es justificable que para un sector de la población, el más marginado, que sin acceso a la información, sino únicamente teniendo los servicios básicos: escuela y clínica médica, quiera votar por quien le ofrece salir de esas condiciones, afirmándoles que no mejoran porque “ellos, los de la mafia del poder se roban el dinero”, sin que les explique más allá de presupuestos, aprobaciones, ajustes económicos, licitaciones, leyes, procesos, etc; empero que un porcentaje de profesionistas deseen elegir desde la frase reiterada mafia del poder da a pensar que nuestra democracia se basa en estados de ánimo.

 

Es claro que los todos los partidos políticos se encuentran en una crisis de credibilidad, con el índice más alto de desconfianza, es por ello que ahora, en estas votaciones, la persona (o el candidato) se vuelve el objeto de estudio para poder elegir a quién nos gustaría nos represente, pero votar por quien alimenta y fomenta la división entre las clases sociales, por quien abona al resentimiento o por quien hace chistes, es votar cegado por el resentimiento que en nada nos va a beneficiar como país, un país urgido de reconciliación ciudadana.

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

Página 1 de 6

Please publish modules in offcanvas position.