Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1065258

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

Por qué México al frente, sí.

 

México no sufrió una dictadura como Chile en la década de los 70´s y 80´s, aquí la transición del poder se hizo de manera tersa y “pacífica” aunque igual de maquiavélica. El PRI logró de manera eficaz, poder legalizar su entronización, creando toda una subcultura en el desarrollo de los ciudadanos durante años. La educación, la burocracia y la forma de hacer política tuvieron un sello distintivo bajo las administraciones priistas.

 

 

Cuando el siglo XXI nos alcanzó, México solo pudo expresar el descontento en las urnas cambiando de partido político más no de régimen. Las cúpulas siguieron gobernando bajo esa subcultura creada 70 años antes, lógico era de esperarse que el cambio decepcionó a muchos.

 

En las siguientes elecciones se intentó cambiar de rumbo hacia otro partido de oposición pero, bajo unas elecciones competidas y debatidas, el PAN logró retener la presidencia del país, avanzando pequeños pasos en su modernización aunque sin la suficiente fuerza y unión para realizar los cambios más radicales. Así, llegó el año 2012 y los mexicanos decidimos regresar al PRI, asustados por una violencia inusitada, mordimos el anzuelo de aquel dicho: malo por conocido. El resultado fue la peor catástrofe en la historia de las administraciones presidenciales: una violencia superada a la administración anterior, un déficit en la capacidad de ahorro y del poder adquisitivo, un endeudamiento exorbitante y diversos escándalos de corrupción que fueron premiados con la mayor impunidad.

 

 

Este año, en 6 meses, tendremos nuevamente la oportunidad de cambiar de partido y de régimen político. Hoy, como en Chile, se han unidos las dos fuerzas más importantes del país para impedir que el PRI (ícono de la corrupción y el fracaso gubernamental) retenga por 6 años más la presidencia de la república y seamos nuevamente el país de toda América Latina que menos crece económicamente. 

 

 

En 1988 y ante la amenaza de que Augusto Pinochet gobernara por otro periodo, fueron los partidos Demócrata Cristiano, Por la Democracia, Radical Socialdemócrata y Socialista los que formaron una coalición que logró vencer la dictadura chilena. Cualquiera hubiera dicho que una alianza entre izquierdas y derecha era totalmente inviable y una total incongruencia, sin embargo, el derrocar a una de las dictaduras más duras de América valía eso y más, dejar la ideología de partido a un lado y concentrarse en el país.

 

 

En México viviremos algo similar, alianzas entre el PRI y sus partidos satélites de siempre como el Partido Verde y el PANAL; alianzas entre dos partidos nuevos como son MORENA y PES, una auténtica alianza improvisada y de radicales y, la alianza entre el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, esta última, desde mi perspectiva, una alianza política de tres partidos, donde dos de ellos han sabido ser oposición, han gobernado los Estados más importantes del país, partidos con trayectoria e historia así como con grandes pensadores y activistas, precisamente como en 1988 cuando Maquío por el PAN y Cuauhtémoc por el PRD se ponían al triunfo de Carlos Salinas de G.

 

 

 

México no es Chile pero el daño que hemos sufrido por malos gobiernos es el mismo. Por eso creo que México al frente, sí.

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera 

0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

La frase “fuego amigo” siempre ha caracterizado a la política. Significan los golpes que por debajo de la mesa intercambian miembros de un mismo partido político pero con diferentes fines, ¿el objetivo? descarrilar al otro adversario mostrando unidad, he ahí parte del arte de hacer política.

Hoy por hoy las cosas han cambiado y este difícil pero genuino arte se ha hecho un acto cínico y mezquino. El ejemplo más claro se observa en el grupo de senadores autollamados “Los rebeldes del PAN” que no han hecho otra cosa más que dinamitar el Frente Ciudadano por México, llevando la contra al presidente del PAN y afirmando y promoviendo casi abiertamente el “voto útil” en favor de José Antonio Meade, precandidato (y parece ser candidato ya) del PRI a la presidencia de México.

Recordando un poco el contexto político, en muchas ocasiones, los panistas hemos tenido que lidiar con el mote “El PRIAN” en clara referencia a las parecidas formas de gobernar. La explicación para esto es sencilla. El PAN se ha caracterizado por ser un partido liberal en materia de política económica mientras que el PRI, hasta 1988, se apostaba por defender más el nacionalismo y la soberanía. Mezclando y confundiendo conceptos, el PRI engañaba a su muy puro estilo a la ciudadanía, argumentando que ellos eran los defensores y gobernantes de las clases sociales más populares y vulnerables. Llegando Carlos Salinas de Gortari a la presidencia del país, su pensar revolucionario cambió radicalmente y tomaron decisiones que el PAN había propuesto décadas atrás. Fue entonces que derivado de las decisiones tomadas por el PRI en sus políticas de gobierno, muchos electores influenciados por líderes de izquierda comenzaron a usar el título “PRIAN” para exhibir que las formas de gobierno eran muy parecidas.

Derivado de esto, el PAN cometió dos errores principalmente; nunca supo comunicar la diferencia que existía entre los dos partidos y tampoco priorizó a sus militantes o cuadros, en lugar de esto, concedió candidaturas y puestos claves a ex priistas que jamás se interesaron por conocer un poco más la filosofía panista.

Hoy, el papel que han venido haciendo “Los rebeldes del PAN” es sin duda vergonzoso: exhibir al PAN como un partido que prefiere que el PRI retenga el poder con todo lo que significa antes que sumarse a la propuesta hecha por el presidente del CEN, Ricardo Anaya; dañando por todos los frentes a “su partido” Acción Nacional.

 

Molestos e impotentes por no poder detener la estrategia del CEN, las reacciones son la denostación y la rabieta, el fuego amigo de manera burda y servil a Ochoa Reza presidente del PRI.

Con estos senadores, el PAN hoy pareciera es más priista que nunca, lamentablemente, un PAN blaugrana.

 

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

0
0
0
s2smodern

 

Ricardo Anaya, un paso adelante.

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

Hace unos días se reveló un estudio que realizó la organización Impunidad Cero en la que daba a conocer la grave situación en el país respecto a la eficacia o ineficacia para atender los delitos cometidos; los datos son alarmantes y en Puebla las experiencias que se viven a diario, con razón justificada, situaron a la Fiscalía General del Estado como una de las más deficientes.

Siempre ha resultado para el Procurador en turno (hoy Fiscal) todo un reto el combate a la impunidad, el sistema del país basado en corrupción y tráfico de influencias, no daba mucho margen para realizar un trabajo eficiente, por esta razón (y así lo quiero pensar) se  reformó la ley para priorizar el principio de inocencia y lograr una mayor agilidad en los procesos penales que tienen sobrepobladas las cárceles y que además, como se sabe, la mayoría de la gente que purga una pena son personas carentes de recursos que no pudieron pagar una fianza o un abogado o simplemente esperan una sentencia definitiva abonando al hacinamiento.

Puebla no fue excepción y cambió de Procuraduría a Fiscalía sin ninguna mejora de fondo.

Los problemas que se viven a diario en una ciudad que crece todos los días rebasan por mucho a la Fiscalía; denunciar un robo o un homicidio se vuelve igual de complicado y complejo siendo delitos totalmente distintos. En la mayoría de los delitos de alto impacto se han detenido a los responsables, siempre bajo la curiosa y suspicaz presión de las redes sociales. Las víctimas u ofendidos deben pasar por un verdadero calvario ya sea para denunciar un robo simple que una violación o un homicidio y esto es ridículo y absurdo. La falta de atención a los delitos “menores” están creando un clima de impunidad que solo incrementará la violencia. Para los estudiantes asaltados (en una Ciudad Universitaria), para los cuentahabientes, para las mujeres acosadas o para los vecinos de Unidades Habitacionales víctimas de vandalismo acudir a denunciar es realmente otra pesadilla de 3.5 horas para obtener un “regrese la siguiente semana”.

No cabe duda que la Fiscalía de Puebla es de hierro y no por dura el implacable sino por soportar todas las quejas y no inmutarse.

 

 Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

 

 

El Frente Ciudadano por México tiene dos clases de opositores. Por un lado, los puristas ideólogos que siguen viendo los objetivos de la derecha y de la izquierda como algo incompatible y, por otro lado, los “militantes” de los partidos que piensan en todo menos en el partido en el que “militan”.

Me explico mejor.  

 

Para los primeros, los opositores puritanos ideólogos, no quieren ver que las coaliciones y alianzas de partidos con ideologías “diferentes” se han dado en todo el mundo. Entrecomillo “diferentes” porque todos los habitantes, no solo de México, sino del planeta, deseamos que la corrupción y la impunidad se terminen, que haya empleo suficiente para todos y que se combata la pobreza, es decir, el bienestar y bien común son el anhelo número uno de cualquier país. Se niegan a aceptar que la izquierda y la derecha en todas las democracias modernas aspiran a llegar al mismo fin, con diferente método quizá, pero llegar al mismo resultado.

Por todo esto resulta curioso que haya quien todavía vea las alianzas como un fenómeno difícil de explicar, sobre todo si ya existen casos exitosos de alianzas entre los partidos de Centro Izquierda y Centro Derecha o Social Demócratas y Cristiano Demócratas en países como Chile o Alemania.

 

Y del otro lado, en el extremo opuesto,  están los  opositores pragmáticos, critican al Frente desde un muy particular punto de vista: el del neo militante.

Diversos actores políticos de extracción priista que al ser relegados o no ser tomados en cuenta en su trayectoria, decidieron incorporarse al PRD o al PAN o peor aún, decidieron brincar del PRD a Movimiento Ciudadano y de ahí a MORENA; estos mismos son los segundos críticos del Frente porque “no se cumplen con los estatutos del partido” o “se quieren hacer imposiciones”; la pregunta que cabe hacer es: ¿Cuáles estatutos?, ¿los del PRI, los personales o los de la elección de 2018?

 

Debido a la trayectoria del PAN en la vida política de México, es lógico sea una especie de guía en el Frente Ciudadano, tiene sentido y electoralmente hablando es lo más lógico debido a su rentabilidad, lo que no es lógico es que simples simpatizantes o neo militantes del PAN deseen participar en una elección interna de un partido político y exijan esta apertura a quien nunca ha participado en la vida política del mismo. Hay quienes se presumen militantes y ahora opinan sobre cómo debe ser el comportamiento del Frente, sin pensar que como en toda organización, las decisiones de un partido político son tomadas por un consejo que previamente fue electo.

 

Sin duda, que bien haría al Frente en quedarse con los verdaderos militantes de sus respectivos partidos políticos, que no solo vean por la oportunidad de expulsar al PRI del poder sino que además entiendan de las necesidades de las democracias actuales.  

 

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

0
0
0
s2smodern

19S, ¿se podrá?

 

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

Curioso saber qué hace 25 años en el PAN había otra renuncia de militantes valiosos. Igual de curioso saber que fue un mismo 6 de octubre cuando decidieron dejar las filas de Acción Nacional, los ideólogos José González Torres y Pablo Emilio Madero, expresidentes nacionales del PAN, Jesús González Schmall, Jorge Eugenio Ortiz Gallegos y Bernardo Bátiz entre otros, quienes habían conformado el Foro Doctrinario y Democrático; era el año de 1992 cuando estos ilustres panistas de igual manera acusaron que bajo la presidencia de Don Luis H. Álvarez el PAN obedecía a otros intereses y no … a los suyos.

 

Los detractores de Acción Nacional anunciaban el fin del partido, acusaban a Don Luis de ser necio y arrogante, de no escuchar “a la militancia”, vaticinaban la renuncia masiva de panistas siguiendo a Pablo Emilio para que el presidente del partido se arrepintiera de no cumplir caprichos.

Pasaron los días, los meses y los años y nada de eso sucedió, por el contrario, el PAN se hizo más fuerte como opción ciudadana y 8 años después se ganaría la presidencia de la república, algunos de estos ideólogos que habían renunciado siguieron su carrera política en el PRD de manera exitosa y otros simplemente abandonaron la aventura política.

 

Hoy por hoy, la historia regresa pero de la mano de Margarita Zavala.

La esposa del Ex Presidente Calderón decidió anunciar su renuncia al PAN el 6 de octubre argumentando cerrazón del presidente del CEN del PAN, Ricardo Anaya, y de no definir (cuando ella quería) lo que ella quería: su designación como candidata a la presidencia.  La historia se repitió pero adecuada a 2017; ahora es una militancia “panista”, compuesta de ex priistas quienes acusaron al presidente del CEN de lo mismo que acusaron en su momento a Don Luis, que es el fin del partido, que su necedad hará que se pierda la presidencia en 2018, que renuncie, que no escucha, etc.

Los días pasan y no ha habido una desbandada de militantes siguiendo a Margarita Zavala sino por el contrario, el presidente del CEN, Ricardo Anaya, se fortalece cada día más al ser quien lidera el Frente Ciudadano por México y al responder de manera clara e inteligente la guerra sucia de acusaciones tanto del PRI como de sus “compañeros” panistas.

 

Las encuestas posicionan a los enemigos a vencer,  Andrés Manuel y Ricardo Anaya, MORENA y el Frente Ciudadano respectivamente; esto obligará al PRI a debilitarlos con la finalidad de caer como tercera fuerza política, echando mano para esto de los candidatos independientes o a propios panistas y perredistas.

El final de la historia de la crisis del PAN en 1992 culminó en preparar el camino para conquistar la presidencia, hoy, puede ser el camino para recuperarla y, como se ven a diario las encuestas, Ricardo Anaya se consolida como un candidato firme y ganador dentro del PAN.

Ya lo decía Carlos Castillo Peraza: “He visto tantas veces el epitafio de Acción Nacional que ya empiezo a sospechar que es inmortal”

 

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

Página 1 de 12

Please publish modules in offcanvas position.