0
0
0
s2smodern

19S, ¿se podrá?

 

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

Curioso saber qué hace 25 años en el PAN había otra renuncia de militantes valiosos. Igual de curioso saber que fue un mismo 6 de octubre cuando decidieron dejar las filas de Acción Nacional, los ideólogos José González Torres y Pablo Emilio Madero, expresidentes nacionales del PAN, Jesús González Schmall, Jorge Eugenio Ortiz Gallegos y Bernardo Bátiz entre otros, quienes habían conformado el Foro Doctrinario y Democrático; era el año de 1992 cuando estos ilustres panistas de igual manera acusaron que bajo la presidencia de Don Luis H. Álvarez el PAN obedecía a otros intereses y no … a los suyos.

 

Los detractores de Acción Nacional anunciaban el fin del partido, acusaban a Don Luis de ser necio y arrogante, de no escuchar “a la militancia”, vaticinaban la renuncia masiva de panistas siguiendo a Pablo Emilio para que el presidente del partido se arrepintiera de no cumplir caprichos.

Pasaron los días, los meses y los años y nada de eso sucedió, por el contrario, el PAN se hizo más fuerte como opción ciudadana y 8 años después se ganaría la presidencia de la república, algunos de estos ideólogos que habían renunciado siguieron su carrera política en el PRD de manera exitosa y otros simplemente abandonaron la aventura política.

 

Hoy por hoy, la historia regresa pero de la mano de Margarita Zavala.

La esposa del Ex Presidente Calderón decidió anunciar su renuncia al PAN el 6 de octubre argumentando cerrazón del presidente del CEN del PAN, Ricardo Anaya, y de no definir (cuando ella quería) lo que ella quería: su designación como candidata a la presidencia.  La historia se repitió pero adecuada a 2017; ahora es una militancia “panista”, compuesta de ex priistas quienes acusaron al presidente del CEN de lo mismo que acusaron en su momento a Don Luis, que es el fin del partido, que su necedad hará que se pierda la presidencia en 2018, que renuncie, que no escucha, etc.

Los días pasan y no ha habido una desbandada de militantes siguiendo a Margarita Zavala sino por el contrario, el presidente del CEN, Ricardo Anaya, se fortalece cada día más al ser quien lidera el Frente Ciudadano por México y al responder de manera clara e inteligente la guerra sucia de acusaciones tanto del PRI como de sus “compañeros” panistas.

 

Las encuestas posicionan a los enemigos a vencer,  Andrés Manuel y Ricardo Anaya, MORENA y el Frente Ciudadano respectivamente; esto obligará al PRI a debilitarlos con la finalidad de caer como tercera fuerza política, echando mano para esto de los candidatos independientes o a propios panistas y perredistas.

El final de la historia de la crisis del PAN en 1992 culminó en preparar el camino para conquistar la presidencia, hoy, puede ser el camino para recuperarla y, como se ven a diario las encuestas, Ricardo Anaya se consolida como un candidato firme y ganador dentro del PAN.

Ya lo decía Carlos Castillo Peraza: “He visto tantas veces el epitafio de Acción Nacional que ya empiezo a sospechar que es inmortal”

 

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

0
0
0
s2smodern

 

 #FiscalCarnal

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

El pasado sismo sufrido en el país mostró una parte de la población que no se veía desde hace 32 años, olvidando el ensimismamiento y el egoísmo, miles de personas salieron a las calles a brindar su apoyo de todas las formas posibles, mostrando la solidaridad y la unión que se requiere todos los días en una país tan violentado como México.

Enseguida los medios de comunicación aprovecharon la acción repentina de la población para no solo dar nota del sismo per se sino del comportamiento social de todos nosotros. Columnistas, sociólogos, politólogos, psicólogos y hasta “coaches de vida” opinaron sobre este nuevo despertar mexicano; hubo hasta opiniones internacionales que sobresalían por afirmar que la nación mexicana había reaccionado de manera ejemplificativa. Posteriormente y gracias a esta viralización de imágenes, partidos políticos y gobernantes, no tuvieron otra opción más que sumarse a la ola de ayuda que la sociedad civil ejercía, teniendo como consecuencia las siguientes reacciones:

Por un lado, ante la respuesta de los partidos políticos que afirmaban que donarían parte de su presupuesto designado, las redes sociales (el nuevo altavoz de la población) se llenaron con mensajes de enojo enfatizando que no era ninguna donación sino devolución o reasignación del dinero del pueblo. Los partidos políticos enmudecieron o solo pudieron asentar que en efecto, era dinero de los mexicanos y que sí a la petición de reasignar un porcentaje de este presupuesto mientras que por otro lado y frente a las imágenes de gobernantes y autoridades mostrando su donación de despensas o consuelo a la víctimas damnificadas; el mismo altavoz condenó la falta de humildad o condenó el protagonismo, obligando a varios a retirar estas imágenes. Estas dos respuestas de la población pusieron a pensar en que por fin era la ciudadanía quien mandaba, la que participaba de manera activa y exigía otro comportamiento de la clase gobernante y que en todos cabía el pensamiento de ser mejores pero (y no es pesimismo) realmente ¿se podrá?

La duda no es gratuita si analizamos que fue la misma sociedad civil que se movilizó ante la opacidad del entonces presidente De la Madrid y que pasando la resaca del peor sismo que ha sufrido el país, la corrupción siguió imperando y otras conductas que menoscaban el desarrollo de cualquier país como el compadrazgo y la impunidad ; los actos de rapiña se volvieron a observar en diversos inmuebles, el acaparamiento de las despensas por parte de funcionarios y gobiernos para lucrar con la ayuda, el disimulo por parte de los partidos políticos para determinar la forma en la que los recursos serán reasignados y hasta actitudes indolentes e indiferentes de funcionarios que sin más, disfrutaban del shopping y el festejo como si fuera un día normal de asueto.

En la teoría tuvimos que haber aprendido a mejorar tanto como sociedad eligiendo mejores gobernantes como la clase política preparando mejores cuadros, unos y otros fortaleciendo la inclusión y la democracia para hacerla más efectiva y menos de pantalla, sin embargo no se dio nada de esto y por eso la pregunta ¿esta vez se podrá? Solamente un factor clave puede hacer la diferencia a 1985, el uso de las redes sociales, hoy por hoy altavoz de la ciudadanía.

 

 

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera 

0
0
0
s2smodern

 

 
 
Permítaseme esta vez, no escribir de ideologías ni posturas, de partidos ni candidatos.
Permítaseme esta vez transcribir una canción.

A la memoria de mi tío.

Jardín de invierno
(Fernando Delgadillo)

Sé de un hospital
donde dicen que,
no se marchitan las flores,
recuperan sus colores
y vuelven a respirar.

Sé de un hospital
en donde un rosal
blanco recuperó el tono
y un ruiseñor triste ha vuelto a cantar.

Hace tiempo que,
vengo oyendo hablar
a mediados y en secreto
de la existencia de un reino
como no se oyó contar.

Dícese el rumor
que hay un hospital
que sanó al que estuvo enfermo
y anda bien lo que otro lo anduvo mal.

Andará cerca del rio,
jugará dentro de mí,
se alzará tras del estío
donde oí el agua reír.
En lo profundo del bosque
lo hallará quien mire bien;
sigan los trinos este atardecer.

Yo sé de un hospital
en donde dicen que
no tocan tres estaciones
ni discurre el tiempo tal
ni como ocurre por aquí.

Unos dicen que
se ha formado de historias
y otros dicen sueños,
yo creo que es alguien que siembra un jardín.

Hay un hospital
-escuché decir-
de libélulas y abejas,
de vecinos, de parejas
y a cuanto quepa nombrar.

Hay un hospital
donde dicen que
todos los que se aman sueñan
para siempre juntos un tiempo más.

¡Ay! Dicen sí,
que el tiempo ahí
seguro anda al revés,
pues se afirma que
convierte en joven tu vejez.

Dicen que se vuelve a tener
lo que un día se fue,
lo que se sabe se espera
y se ignora de ayer.

Yo sé de un hospital
en donde dicen que
se van sumando los nombres
y que le rodean de escarcha
en una eterna aura invernal.

Yo sé de un hospital
en donde dicen que
todo mal se desvanece
pero nadie vuelve de ese lugar.
 
 
Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

 

0
0
0
s2smodern

 

 Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

El Presidente Peña Nieto insiste en repetirnos que durante su administración, se llevaron a cabo grandes “Reformas” que sacaron a México de su retraso, reformas entre comillas porque todo siguió igual en el fondo; ninguna de estas ha demostrado ser la receta que se necesitaba. Los motivos pueden ser diversos, el más claro es aquel que nos enseña que por un  lado de legisla para cambiar las cosas pero por el otro se hace todo posible para que las cosas sigan iguales. Este es el caso de la Reforma Política que ha desatado una guerra entre el partido del presidente y el PAN, centrada en la denominación del Fiscal General de República; o como el PAN le ha llamado, un “Fiscal carnal”.

La reforma Política fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el 10 de febrero de 2014, en ella, diversos artículos constitucionales se modificaron. Destaca el artículo 102 que define la reorganización del Ministerio Público y detalla que éste se organizará en una Fiscalía General de la República como un órgano público autónomo dotado de personalidad jurídica y de patrimonio propios, dicho de otra manera, ya no será el Presidente quien nombre al Procurador General sino que electo dentro de una terna de 10 candidatos que posteriormente ratificará el Senado.

La intención de modificar de Procuraduría a Fiscalía es buena siempre y cuando se apegue a lo que en espíritu se busca, garantizar la autonomía del titular de la dependencia, o lo que es igual, que el Procurador no sea cuate del Presidente de la Nación. Es aquí donde se centra la batalla entre PRI y PAN, ¿la razón? Simple: en la Constitución se estableció que quien se encontrara en el cargo de Procurador al momento de la transición de PGR a FGR, pasaría automáticamente a ser Fiscal. Pero esta designación fast track del priista Raúl Cervantes como Fiscal General puso en problemas este principio debido a la militancia priista del procurador, contraviniendo todo lo que se espera con la Reforma, total autonomía de la Fiscalía; de ahí que en el PAN, PRD y otras organizaciones civiles, hayan iniciado una serie de consensos para evitar esto se haga realidad.

Y es que esta no es una necedad del PAN o solo es llevarle la contra al presidente, de verdad existe una razón importante: el próximo Fiscal General continuará con las investigaciones de los desvíos de Duarte, Borge, Yarrington y otros funcionarios de primer nivel que son investigados por autoridades internacionales y afirmo continuará porque este fiscal durará en su cargo 9 años y porque como van las cosas, es muy probable que las investigaciones sobre varios ex gobernadores se sigan retrasando; esto sin mencionar la responsabilidad del titular de la SCT culpable de no haber atendido la denuncias previas del socavón del paso exprés en Cuernavaca o los actos de corrupción denunciados por ODEBRECHT señalando al ex titular de PEMX, Emilio Lozoya.

Como observamos, el partido del Presidente Peña y sus aliados legisladores tienen un interés primordial en que sea un amigo un cuate o un “carnal” quien se quede a cargo de todas estas investigaciones. Entonces para qué hacer una Reforma de esta magnitud si al final se desea todo continúe igual.

Lo dicho, rumbo al 5to. Informe de gobierno, el sexenio del Presidente Peña fue un sexenio repleto de “reformas”.

 

No a un #FiscalCarnal.

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

 

0
0
0
s2smodern

Negar lo innegable.

 

ESCRIBE: Octavio Corvera Álvarez

 

 

Cuando a finales de los años ochenta el mundo vio el fin de la Guerra Fría, casi todos los países pusieron atención en el nuevo modelo económico que ya se había ido imponiendo: el liberalismo económico. Quedaron países que “defendieron” el modelo socialista más por un capricho de sus líderes que por un análisis profundo y serio sobre sus alcances y limitaciones. Fue así que Cuba, Corea del Norte y China optaron por el modelo económico que ya había fracasado, tanto, que pocos años después China reviró su decisión para sumarse al gran comercio mundial donde ahora es la gran potencia en comercio y en crecimiento.

En México hicimos lo propio, nos sumamos a la era de comercio mundial pero siempre condenado por su clase política de izquierda que ve con esperanza poder vivir como en Cuba y ahora Venezuela.

Esta semana, el gobierno de Nicolás Maduro, señalado y condenado internacionalmente, decidió volver a encarcelar al principal líder de la oposición, Leopoldo López, en un acto de arbitrariedad absoluta. Maduro en su intento de continuar con los planes de Hugo Chávez y ser el siguiente Fidel Castro, intentó, mediante elecciones, dar paso a una Asamblea Constituyente y así poder rehacer la constitución venezolana y tener la facultad para desaparecer la fiscalía y la asamblea nacional, que actualmente, controla la oposición, es decir, controlar absolutamente todo el país sin ningún contrapeso. Todo lo anterior trajo consigo reacciones de todos los grandes países de América que, sin excepción, han condenado al régimen de Maduro, desde Estados Unidos con Trump hasta Chile a través de su presidente socialista Michelle Bachellet, pasando por Brasil, Canadá, Colombia y obviamente México.

Curiosamente aquí en el país, la dictadura de Maduro tiene apoyos. Por ejemplo, el domingo pasado durante las “elecciones” en Venezuela, un grupo de ciudadanos venezolanos residentes en México que se manifestaba contra la elección de la Constituyente fueron amedrentados por miembros del SME, su manifestación fue minimizada y reprimida tal y como sucedería con el régimen de Maduro.

En la “izquierda” mexicana, son los líderes Dolores Padierna, Yeidckol Polevnsky y Fernández Noroña (todos fieles seguidores de AMLO) quienes han defendido y halagado al gobierno venezolano, tanto, que se supo que la embajada venezolana en México, agradeció el apoyo de MORENA hacia su movimiento bolivariano. Su apoyo y defensa es una ridícula postura de finales de los años ochenta: el diabólico imperio norteamericano y sus diabólicos planes de conquistar el mundo. Por supuesto, no se manifiestan respecto la violencia o las irregularidades, ve en los males de México, la justificación para que Venezuela haga lo que hace. En un discurso del domingo, escuchaba decir a Fernández Noroña lo más disparatado, afirmaba que en Venezuela no había estudiantes desaparecidos (refiriéndose a los 43 normalistas) ni periodistas asesinados. Afirmar esto es muy poco responsable y muy poco solidario con la población venezolana que diario busca regresar a la paz y a la vida cotidiana.

Todo esto deja muy mal parada a la “izquierda” mexicana que no tiene otro discurso más que el del odio y el resentimiento, con un líder que afirma que no tiene ninguna intención de gobernar como en Ecuador, Bolivia o Venezuela, pero sus subalternos demuestran lo contrario.

 

 

A Venezuela le falta mucho camino para llegar a la paz y la estabilidad y a México mucho camino para tener una izquierda moderna y responsable. 

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera