Powered by Spearhead Software Labs Joomla Facebook Like Button

Visitante número: 1208740

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

 

¡Vicente Fox tira al PRI! Así titulaba el periódico Reforma su portada del lunes 3 de julio del año 2000.

A 18 años de distancia, se tiene el mismo sentir por un sector de la población: esperanza, emoción y felicidad. Aunque en lo particular sigo creyendo que el voto masivo a AMLO fue visceral y de castigo; muy pocos de su votantes reflexionaron sobre la viabilidad de sus propuestas de campaña. Es más, si analizamos un poco, fueron 3 clases de votantes los que dieron el triunfo; veamos: los que siempre han sido de “izquierda” y esperaban ver el sueño materializado, los que cambiaron a tiempo de partido, hayan sido del PRI, VERDE, PAN o PANAL y, la gran mayoría, los que hartos de los gobiernos del PRI y del PAN decidieron apoyar su resentimiento con quien vendió el discurso perfecto basado en la polarización de las clases sociales y la desigualdad que existe en el país. Soluciones que, con las palabras mágicas, nos llegarán.

Con estas 3 variables, AMLO logró conseguir lo que muy pocos, una participación histórica, una legitimación automática y lo mejor (aunque preocupante) una mayoría en el Congreso y en las gubernatura del país.

Dicho lo anterior, podemos observar que las propuestas de AMLO podrán ser llevadas a cabo sin pretextos ni excusas, para bien y para mal. Es muy claro que será una administración de mucho cabildeo y consenso, sin embargo, teniendo el Congreso de su lado, le será más sencillo gobernar.

Hace 18 años Vicente Fox ganaba la Presidencia de la República pero el PRI y el PRD tenían la otra mitad de los legisladores (224 diputados contra 273 y 60 senadores contra 67) y esto dio como resultado que muchas iniciativas se fueron a la congeladora o simplemente fueron rechazadas. Había llegado un cambio después de 70 años de hegemonía priista en el que solamente se pudieron promulgar algunas leyes vigentes hasta hoy e iniciar el camino a las reformas que hoy conocemos.

Hoy para AMLO la situación será diferente, no tendrá mucha oposición, así que el nuevo presiente no tendrá ni excusas ni pretextos para lograr un mejor país, claro, si primero logra la unión entre la ciudadanía que labró durante 18 años. Creo, ese será el primer gran reto.

 

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

0
0
0
s2smodern

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

Por segunda ocasión, mucho revuelo causaron las encuestas publicadas por el periódico Reforma en donde sitúa a Andrés Manuel por arriba de Ricardo Anaya con un porcentaje muy superior. No sorprende que el candidato de MORENA vaya arriba en las encuestas, su índice de conocimiento tras 12 años de campaña es de casi el 90%, lo que sí sorprende es su índice de aprobación.

 

Tras dos debates entre los candidatos presidenciales demostró que, a pesar de los mismos 12 años de campaña, aún no tiene un plan de gobierno apegado a la realidad o, al menos, que plantee soluciones posiblemente aplicables.

Todos los candidatos parten de combatir la corrupción y mejorar la seguridad; de crear nuevos empleos y mejorar salarios; de brindar becas y apoyos a estudiantiles así como de inyectar más recursos a programas de asistencia social; es lógico si analizamos que todo proyecto político carecería de sustento si no se hablara de proveer bienestar común, sin embargo, ofrecer todo esto sin bases ni sustento sino con chistes (Ricky Riquin Canallín) o repitiendo frases (combatiendo a la corrupción) es lo que se supone nos debería detener a pensar y a razonar el por qué Andrés Manuel sigue arriba de la preferencia electoral.

 

La historia del país nos enseña que el resentimiento se contagia y lo hacemos viral hasta que nos cegamos. Bajo el lema: “todos roban”, “todos son iguales”, sin hacer distinción en su trayectoria laboral, académica, profesional y política, nos dejamos llevar por quien dice y repite “yo soy diferente”, aunque sus allegados tengan antecedentes penales, aunque hayan salido del mismo partido político al que tanto criticaron y creyeron dañino para el país, el resentimiento y la desesperanza nos hacen elegir por resignación. Sustituimos la participación ciudadana al mero hecho de salir a votar un domingo por quien ofrece cambiar de rumbo cada 3 ó 6 años porque pensamos que mágicamente dando giros extremos nuestras condiciones de vida van a mejorar, sin comprometernos a denunciar o dar seguimiento al trabajo de quien nos representa.

Es justificable que para un sector de la población, el más marginado, que sin acceso a la información, sino únicamente teniendo los servicios básicos: escuela y clínica médica, quiera votar por quien le ofrece salir de esas condiciones, afirmándoles que no mejoran porque “ellos, los de la mafia del poder se roban el dinero”, sin que les explique más allá de presupuestos, aprobaciones, ajustes económicos, licitaciones, leyes, procesos, etc; empero que un porcentaje de profesionistas deseen elegir desde la frase reiterada mafia del poder da a pensar que nuestra democracia se basa en estados de ánimo.

 

Es claro que los todos los partidos políticos se encuentran en una crisis de credibilidad, con el índice más alto de desconfianza, es por ello que ahora, en estas votaciones, la persona (o el candidato) se vuelve el objeto de estudio para poder elegir a quién nos gustaría nos represente, pero votar por quien alimenta y fomenta la división entre las clases sociales, por quien abona al resentimiento o por quien hace chistes, es votar cegado por el resentimiento que en nada nos va a beneficiar como país, un país urgido de reconciliación ciudadana.

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

0
0
0
s2smodern

 

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

La independiente Margarita Zavala desistió de continuar buscando la presidencia del país. ¿Las razones? Diversas; falta de cumplimiento en los acuerdos, una mejor negociación o hasta simple y llano cansancio físico. Lo que es un hecho es que tanto el PRI como el PAN la han empezado a buscar para sumarla pero lamentablemente, ella con el panismo de Ricardo Anaya no va.

Sus amigos, aliados y hasta ex empleados están con Meade: Javier Lozano o  Ernesto Cordero por ejemplo, razón suficiente para inclinarse por la campaña del candidato tricolor.

Sus argumentos como candidata independiente nunca convencieron a los empresarios que la apoyaban y financiaban, sus titubeos en el primer debate y los continuos reclamos a Ricardo Anaya terminaron por desencantar al electorado y al panismo. 

Hoy, Margarita Zavala se encuentra en un dilema, apelar a la congruencia o convertirse en la próxima Fox apoyando a un PRI que cada día retrocede en el ánimo de los votantes. Si bien es cierto, los 5 puntos porcentuales que tiene en las preferencias electorales no ayudan a Anaya y mucho menos a Meade, la experiencia que le dejaron los 47 días que estuvo en campaña serían valiosos para influir en cierta medida por uno u otro candidato.

Lo que se esperaría de Margarita no es su apoyo incondicional a Ricardo Anaya o al PAN, sino una nula participación agresiva que divida más el voto favoreciendo a López Obrador.

Veremos el actuar en los próximos días de Margarita Zavala, ojalá no se decida por seguir el camino de Vicente Fox.

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

0
0
0
s2smodern

 

Ala diestra/ @TavoCorvera

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

Precisamente dos cosas quedaron claras en este segundo debate rumbo a la presidencia del país, Meade y el PRI quedarán en tercer lugar de las preferencias electorales y Andrés Manuel tiene escaso conocimiento en temas de política exterior.

 

Del candidato tricolor no hay más que exponer, el costo de abanderar al partido del presidente Peña Nieto, resultó extremadamente caro. De Andrés Manuel sí es necesario hacer algunas precisiones.

 

Nuevamente el candidato de la “izquierda” no respondió con propuestas concretas los cuestionamientos de los moderadores, es más, en diversas ocasiones solo se limitó a sus frases hechas: “vamos a acabar con la corrupción” o “acabaremos con la mafia del poder”.

 

Dos respuestas llamaron enormemente la atención, decir que el aumento en la producción y consumo de opioides va a disminuir combatiendo la corrupción y que el respeto del gobierno de Trump se va a ganar combatiendo la corrupción, es decir, repuestas huecas, sin sentido, frases hechas y discursos repetitivos.

 

Lo sorprendente radica en el equipo que está detrás del candidato, en teoría, son diversos intelectuales de gran experiencia o personas con altos niveles de preparación; ¿entonces, no lo asesoran? o su estrategia es responder así para llegarle al pueblo.

 

Esto sí preocupa porque si uno revisa la página oficial de MORENA, en sus documentos no encontramos más que boletines, entrevistas y las bases ideológicas de su movimiento pero… ninguna idea concreta de gobierno; ni en sus Lineamientos básicos del proyecto alternativo de nación 2018-2024 aparecen ideas o, justamente proyectos para enfrentar los problemas del país.

 

Es cierto que los candidatos y quien llegue a gobernar (Ricardo Anaya o Andrés Manuel) no serán expertos en todas las materias pero para eso se conforma un gabinete y un equipo de trabajo. ¿Será que como se viene advirtiendo, Andrés Manuel desea gobernar a base de ocurrencias e improvisaciones?

 

La ideología primaria de su movimiento es la base popular de la población (Primero los pobres rezaba su lema hace 6 años) esto no tiene nada de malo pero olvida, él y su equipo, que México enfrenta otros problemas, no solo pobreza. México, como economía emergente, es un país atractivo para invertir; un país que ahora mismo padece las decisiones de un esquizofrénico en el gobierno de Estados Unidos y que también, está en peligro de salir del tratado de libre comercio más importante que tiene.

 

La respuesta “gobernar con honestidad y combatiendo la corrupción” sería ideal para una pregunta referente a temas de transparencia o de asignación de recursos públicos, quizá simplemente para señalar los ejes rectores de su ejercicio del poder y aún así, considero lógico que todos los candidatos responderían lo mismo, ninguno diría que gobernará en total opacidad o en la clandestinidad.

 

Parece que en 18 años no ha sido capaz el movimiento que encabeza Andrés Manuel el crear proyectos concretos de trabajo para una sociedad polarizada.

Si la respuesta para la pregunta (una de muchas que tenemos varios ciudadanos) “cómo combatirá al crimen organizado” es “gobernar con honestidad y combatiendo la corrupción”, entonces sí estamos frente a un candidato que solo ha recorrido el país varias veces para implantar un record Guinnees.

Los indecisos tendrán pronto que decidir: la improvisación o la preparación.

0
0
0
s2smodern

 

 

 

Escribe: Octavio Corvera Álvarez

 

Como en los años más duros del Partido Comunista, el Nuevo PRI, el PRI del siglo XXI, el de los PRIllenials no solo sigue haciendo la misma operación electoral para cooptar el voto sino que ahora también recurre a “sus” instituciones como la Procuraduría General de la República para infundir el miedo.

 

Para el Gobierno Federal, los problemas de venta de drogas (narcomenudeo) en la Máxima Casa de Estudios del País (UNAM), el lavado de dinero de algunos exgobernadores y la corrupción que hay en PEMEX (desde su líder sindical hasta sus operativos que ordeñan los ductos) son temas que pueden esperar, de segundo término o que no urgen, la prioridad está en saber quién fue el que se atrevió a llamar “hijos de puta” al, o a los funcionarios de la PGR. Para su sorpresa, “El Jefe” Diego Fernández de Ceballos, fue el que se adjudicó el improperio pero además, afirmando que fue una expresión coloquial para calificar las acciones del gobierno federal en contra de su contrincante electoral. Vamos, ¿esto es de repercusión federal, exhibir a un candidato en un video oficial quejándose de la PGR? Miles son los insultos que hemos pronunciado varios ciudadanos después de saber que un ex gobernador se ha huido con cientos millones de pesos y la PGR tarda hasta tres años en encontrarlo; somos otros millones de mexicanos los que los insultamos cuando dan a conocer que no pueden dar resultados con las investigaciones a los funcionarios de primer nivel de PEMEX en el robo de hidrocarburos, así como también somos millones de habitantes los que ante la falta de eficacia en su trabajo para consignar delincuentes, les manifestamos toda clase de reclamos y sí, otra vez de insultos.

 

Lo desfavorable para el PRI, es su muy poco porcentaje de credibilidad, todo esto no ha hecho más que victimizar a Ricardo Anaya y centrarlo en el debate político. Las acusaciones de lavado de dinero y ahora de “plagio” en una conferencia son de risa, al grado que nos ponen a pensar que mañana lo exhibirán porque en 5to. grado de primaria no hizo la tarea. Y lo más desafortunado para nosotros, es que mientras la PGR utiliza sus recursos en difundir estos videos, el narcomenudeo continua en la UNAM y en varias esquinas de todo el país, el tráfico de armas y, además, 43 cuerpos de estudiantes desaparecidos; o sea, trabajo, si hay.

 

Lo que verdaderamente llama la atención es que ya son 2 escándalos en los que se valen de la PGR para frenar al candidato; ¿será por eso que aún no hay fiscal, o es que aún no encuentran otro que sea a modo, o quizá solo desean esperarse a irse y mientras usar ese sueldo en los gastos de su campaña? solo ellos lo saben.

 

Algo es seguro, el PRI, la PGR, SEDESOL, IMSS y anexas, sufren de crisis de credibilidad y ante esto, solo una mala noticia para Ricardo Anaya, la limpia en las instituciones tendrá que ser a conciencia y mucho, mucho desinfectante.

 

 

 

Mi cuenta en tuiter: @TavoCorvera

Página 1 de 7

Please publish modules in offcanvas position.